¿Quié­nes no quie­ren que mar­che la paz en Colom­bia?- Dax Tos­cano

Hipó­cri­ta­men­te hablan de paz mien­tras masa­cran a la pobla­ción y ase­si­nan o des­apa­re­cen a las y los lucha­do­res socia­les a tra­vés de sus fuer­zas mili­ta­res y para­mi­li­ta­res.

Acos­tum­bra­dos al enga­ño, mien­ten una y otra vez para, a tra­vés de sus medios de pro­pa­gan­da e into­xi­ca­ción masi­va, pre­sen­tar­se como man­sas palo­mi­tas que bus­can la paz para Colom­bia, mien­tras la insur­gen­cia, a la que cali­fi­can de terro­ris­ta, para los pro­pa­gan­dis­tas de la oli­gar­quía es la que se cie­rra a esa posi­bi­li­dad.

San­tos es un peón del impe­ria­lis­mo y de las mul­ti­na­cio­na­les que desan­gran a Colom­bia. Autor inte­lec­tual de los ase­si­na­tos de cam­pe­si­nas y cam­pe­si­nos para lue­go hacer­los pasar como gue­rri­lle­ros muer­tos en com­ba­te, pre­ten­de pre­sen­tar­se, por medio de una ope­ra­ción de mar­ke­ting y pro­pa­gan­da, como un líder polí­ti­co caris­má­ti­co, equi­li­bra­do y mode­ra­do.

Su rela­ción amis­to­sa con el pre­si­den­te Chá­vez, su via­je a Cuba, vís­pe­ras de la Cum­bre de las Amé­ri­cas, para entre­vis­tar­se con Raúl Cas­tro y “expli­car­le” por­que dicho país no podía asis­tir a esa reu­nión, su pro­nun­cia­mien­to, al igual que el de otros man­da­ta­rios, a favor de que Cuba par­ti­ci­pe en la pró­xi­ma cum­bre, lo hacen apa­re­cer como un esta­dis­ta razo­na­ble.

¡Qué coman cuen­to quie­nes no cono­cen a sus enemi­gos!

San­tos ha neu­tra­li­za­do al régi­men boli­va­riano de Vene­zue­la, el mis­mo que inclu­so ha cedi­do ante cier­tas pre­sio­nes del Pala­cio de Nari­ño, como la entre­ga de gue­rri­lle­ros de las FARC-EP y el ELN cap­tu­ra­dos en Vene­zue­la, la deten­ción y pos­te­rior extra­di­ción de Joa­quín Pérez Bece­rra y el encar­ce­la­mien­to de Julián Con­ra­do. De igual mane­ra, el pre­si­den­te Hugo Chá­vez, fren­te a los ata­ques per­pe­tra­dos por Uri­be, no ha dicho una pala­bra, con­di­ción que le impu­sie­ra San­tos para con­ver­tir­se en su “mejor ami­go”.

Mien­tras tan­to, Cuba, por razo­nes de Esta­do, guar­da silen­cio fren­te a los crí­me­nes per­pe­tra­dos por el régi­men colom­biano, ale­ján­do­se de la polí­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta de denun­cia de las oli­gar­quías ven­de­pa­trias y pro yan­quis y del apo­yo a los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios que le carac­te­ri­zó hace algu­nas déca­das. Sabe­do­ra que ha sido obje­to de escu­chas ile­ga­les en su emba­ja­da en Colom­bia, Cuba no ha denun­cia­do estás prác­ti­cas rea­li­za­das por la inte­li­gen­cia colom­bia­na.

Sobre los pro­nun­cia­mien­tos de San­tos en la Cum­bre de las Amé­ri­cas, no es más que una juga­da con la inten­ción de posi­cio­nar­se como líder de la región, para de esta mane­ra hacer­le fren­te indi­rec­ta­men­te al pre­si­den­te Hugo Chá­vez y dete­ner las pro­pues­tas de cam­bio radi­cal y revo­lu­cio­na­rio en Lati­noa­mé­ri­ca. Otro obje­ti­vo es bus­car un espal­da­ra­zo para la lucha con­tra la insur­gen­cia colom­bia­na.

Ade­más, San­tos no per­día nada al hacer esas decla­ra­cio­nes que pudie­ron herir los sen­ti­mien­tos de Oba­ma, pues­to que el acuer­do de libre comer­cio entre EEUU y Colom­bia ya se había con­cre­ta­do.

No es casual que un burro haya esta­do espe­ran­do a Oba­ma en Colom­bia con ansias de que se lo lle­ve a la Casa Blan­ca. No es de “Demo”, el borri­co de Tur­ba­co, de quien se habla, sino del necio del Pala­cio de Nar­qui­ño, que acom­pa­ña­do de la burra que ha sido la estre­lla de la farán­du­la del uri­bis­mo y aho­ra del san­tis­mo, la mis­ma que ni siquie­ra sabe el himno de Colom­bia, han expre­sa­do su ser­vi­lis­mo fren­te a su amo impe­rial.

Por tan­to, no hay nada ino­cen­te en la con­duc­ta de este san­to de paco­ti­lla que con su son­ri­sa maca­bra fes­te­jó el bom­bar­deo a Angos­tu­ra don­de murió el coman­dan­te Raúl Reyes, el que con total cinis­mo seña­ló que había llo­ra­do de feli­ci­dad por la muer­te de Alfon­so Cano, líder de las FARC-EP o el que en decla­ra­cio­nes recien­tes ha estig­ma­ti­za­do peli­gro­sa­men­te a la gran Mar­cha Patrió­ti­ca, acu­sán­do­la de tener rela­cio­nes con las FARC-EP, lo cual a todas luces es una decla­ra­ción de gue­rra y un lla­ma­do a las fuer­zas repre­si­vas y cri­mi­na­les al ser­vi­cio del Esta­do colom­biano de actuar con­tra quie­nes la inte­gran, lo cual ya ha que­da­do en evi­den­cia tras la des­apa­ri­ción de los diri­gen­tes cam­pe­si­nos Her­nán Henry Díaz y Martha Ceci­lia Gue­va­ra y el ase­si­na­to de Mao Enri­que Rodrí­guez, inte­gran­te del equi­po de segu­ri­dad del Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano.

De igual mane­ra, los perio­dis­tas laca­yos, ras­tre­ros y ser­vi­les como Yamid Amat y María Isa­bel Rue­da que, hacién­do­se eco de las acu­sa­cio­nes del Ejér­ci­to y la Poli­cía colom­bia­na, una y otra vez, en for­ma mali­cio­sa, insis­tie­ron en pre­gun­tar en el pro­gra­ma “El Gran Repor­ta­je” a Pie­dad Cór­do­ba y Andrés Gil sobre el supues­to finan­cia­mien­to por par­te de las FARC-EP al Movi­mien­to Mar­cha Patrió­ti­ca. Asi­mis­mo, el “Ras­pu­tín” colom­biano, José Obdu­lio Gavi­ria, en el perió­di­co «El Tiem­po», en el artícu­lo de opi­nión titu­la­do “¿Qué pasa?”, no solo ha acu­sa­do a la Mar­cha Patrió­ti­ca de ser una crea­ción de las FARC-EP, sino que ha hecho un lla­ma­do para que se neu­tra­li­ce la mis­ma (es decir se la repri­ma o exter­mi­ne como en el caso de Unión Patrió­ti­ca), ade­más de gene­rar mie­dos absur­dos en sus lec­to­res. A nivel inter­na­cio­nal el dia­rio espa­ñol «El País» publi­có un artícu­lo titu­la­do “Mar­cha Patrió­ti­ca, ¿bra­zo polí­ti­co de las FARC?”, en el cual se ponen de relie­ve las decla­ra­cio­nes de Alfre­do Ran­gel, de la Fun­da­ción Segu­ri­dad y Demo­cra­cia (la mis­ma que habría reci­bi­do una millo­na­ria dona­ción de los EEUU), que seña­la que la Mar­cha Patrió­ti­ca no sería otra cosa que el PC3 de las FARC.

Bajo estas cir­cuns­tan­cias: ¿pue­de pen­sar­se que en Colom­bia hay mar­gen para la acción de la opo­si­ción polí­ti­ca sur­gi­da de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, sin ser obje­to de estig­ma­ti­za­ción, de cri­mi­na­li­za­ción, de per­se­cu­ción, de ase­si­na­tos? Esto lle­va a plan­tear algu­nas refle­xio­nes.

Lo pri­me­ro tie­ne que ver con los lla­ma­dos a la paz que se han rea­li­za­do des­de dis­tin­tos sec­to­res, unos en for­ma hones­ta y otros con total hipo­cre­sía. Hay que indi­car que hablar de la paz en abs­trac­to es inco­rrec­to. Mucho más cuan­do se pre­ten­de equi­pa­rar la paz sola­men­te con el cese de la lucha arma­da por par­te de los gru­pos insur­gen­tes en Colom­bia, mien­tras el Esta­do gans­te­ril con­ti­núa con el ejer­ci­cio de la vio­len­cia poli­cial, mili­tar y para­mi­li­tar con­tra los sec­to­res popu­la­res en el cam­po y las ciu­da­des.

El Esta­do se arro­ga el dere­cho de ejer­cer la vio­len­cia y nie­ga la posi­bi­li­dad a los pue­blos de enfren­tar­la por medio de la lucha revo­lu­cio­na­ria, inclui­da el levan­ta­mien­to arma­do, para no dejar­se gol­pear por sus opre­so­res.

Las for­mas de lucha que los pue­blos lle­van ade­lan­te son el resul­ta­do de con­di­cio­nes con­cre­tas en las que viven.

La oli­gar­quía san­tan­de­ris­ta, con el total apo­yo del impe­ria­lis­mo yan­qui, ha masa­cra­do a cam­pe­si­nos, tra­ba­ja­do­res, estu­dian­tes e inte­lec­tua­les revo­lu­cio­na­rios. Fren­te a esto, diver­sos sec­to­res de la pobla­ción pobre de Colom­bia, res­pal­da­dos muchas veces por miem­bros de la cla­se media, por inte­lec­tua­les revo­lu­cio­na­rios, se alza­ron en armas para pro­te­ger­se y evi­tar, median­te la lucha gue­rri­lle­ra, muchos de los crí­me­nes come­ti­dos por par­te de las fuer­zas mili­ta­res y para­mi­li­ta­res de la oli­gar­quía colom­bia­na con­tra la pobla­ción iner­me.

Las y los inte­lec­tua­les orgá­ni­cos al ser­vi­cio del esta­blish­ment dejan de lado, por con­ve­nien­cia, esta reali­dad.

La paz que ellas y ellos pre­go­nan, es la que man­tie­ne las estruc­tu­ras de explo­ta­ción intac­tas. Y para man­te­ner­las así, nece­si­tan man­te­ner a la “ple­be” a raya, median­te el ejer­ci­cio de la fuer­za y por medio de los meca­nis­mos de embru­te­ci­mien­to men­tal. Por ello hay que aca­bar con toda rebel­día, y eso se hará más fácil si no hay una opo­si­ción fuer­te, que le pue­da pro­pi­nar gol­pes con­tun­den­tes a los explo­ta­do­res. Un pue­blo iner­me es mucho más fácil de domi­nar.

Por esa razón quie­ren aca­bar de una vez por todas con las gue­rri­llas, para así ani­qui­lar con mayor rapi­dez a las y los lucha­do­res socia­les, sin tener que gas­tar más balas con­tra una insur­gen­cia arma­da que cons­ti­tu­ye un freno, una barre­ra pode­ro­sa a sus cri­mi­na­les accio­nes.

¿Qué han hecho Uri­be y San­tos real­men­te por la paz? Nada, abso­lu­ta­men­te nada. ¿En qué ha con­tri­bui­do el gobierno de EEUU para lograr la paz en Colom­bia? En nada. Por el con­tra­rio, han sido los que han agu­di­za­do el con­flic­to con bom­bar­deos, con ase­si­na­tos selec­ti­vos y múl­ti­ples, con tor­tu­ras, con encar­ce­la­mien­tos, etc.

Mien­tras las FARC-EP dan ges­tos con­cre­tos de paz, el impe­ria­lis­mo yan­qui y la oli­gar­quía colom­bia­na no han hecho abso­lu­ta­men­te nada. Como dice Pie­dad Cór­do­ba, la tal “lla­ve” de San­tos para la paz, es una “lla­ve ñoña”, que no abre nada más que las puer­tas para que siga actuan­do con total impu­ni­dad el para­mi­li­ta­ris­mo.

Bush y Oba­ma, Uri­be y San­tos, han demos­tra­do que para ellos, la úni­ca vía para aca­bar con el con­flic­to en Colom­bia es la mili­tar, aplas­tan­do a la insur­gen­cia revo­lu­cio­na­ria. Ade­más que para el apa­ra­to indus­trial mili­tar esta­dou­ni­den­se resul­ta un nego­cio muy lucra­ti­vo.

Cíni­cos como son, de vez en cuan­do se lle­nan la boca dicien­do que se podría pen­sar en un diá­lo­go para alcan­zar la paz, siem­pre y cuan­do la insur­gen­cia no pon­ga nin­gu­na obje­ción a sus con­di­cio­nes y que ella no plan­tee nin­gu­na peti­ción con­cre­ta. Es decir, un diá­lo­go don­de los que estén fren­te al Esta­do nar­co­pa­ra­mi­li­tar colom­biano, ter­mi­nen úni­ca­men­te fir­man­do lo que les impon­gan.

Solo pue­de exis­tir un diá­lo­go hones­to cuan­do hay sin­ce­ri­dad en las pro­pues­tas y cuan­do se apun­ta a resol­ver las cau­sas reales y fun­da­men­ta­les que han ori­gi­na­do un pro­ble­ma.

El equi­li­brio de fuer­zas es impor­tan­te cuan­do se pre­ten­de esta­ble­cer acuer­dos con­cre­tos. Pero si por un lado se quie­re des­ar­mar a un pue­blo sin des­ar­mar­se los opre­so­res, enton­ces ¿qué garan­tías van a tener aque­llos que son des­po­ja­dos de sus meca­nis­mos de defen­sa y res­pues­ta fren­te a quie­nes les gol­pean?

Los deten­ta­do­res del poder cuan­do se sien­ten fuer­tes, man­dan al cara­jo el diá­lo­go o ter­mi­nan bur­lán­do­se y enga­ñan­do al otro. Por eso, la con­di­ción de la entre­ga uni­la­te­ral de las armas por par­te de la insur­gen­cia para lle­var ade­lan­te un diá­lo­go en Colom­bia que per­mi­ta alcan­zar la paz, es absur­da.

EEUU, Israel y el Esta­do mafio­so colom­biano al ser­vi­cio de la oli­gar­quía quie­ren más gue­rra, no la paz. León Panet­ta, secre­ta­rio de Defen­sa de EEUU estu­vo recien­te­men­te de visi­ta en Colom­bia. Y no nece­sa­ria­men­te como los agen­tes del ser­vi­cio secre­to a car­go de la segu­ri­dad de Oba­ma para ir a putear, sino para “revi­sar temas estra­té­gi­cos de segu­ri­dad y coope­ra­ción bila­te­ral en la lucha con­tra el nar­co­te­rro­ris­mo”, lo que tra­du­ci­do al len­gua­je común sig­ni­fi­ca más inter­ven­ción mili­tar de los EEUU en el con­flic­to colom­biano. Diez heli­cóp­te­ros, entre ellos cin­co blackhawk, fue­ron auto­ri­za­dos que se ven­dan a Colom­bia para com­ba­tir a la insur­gen­cia.

Esto no se pue­de per­der de vis­ta.

El Movi­mien­to Patrió­ti­co por la Segun­da y Defi­ni­ti­va Inde­pen­den­cia no debe, bajo nin­gún con­cep­to, des­cui­dar cada uno de estos aspec­tos. Por­que mien­tras el pue­blo orga­ni­za­do se lan­za masi­va­men­te a la calle, la oli­gar­quía san­tan­de­ris­ta lo estig­ma­ti­za, lo cri­mi­na­li­za y lan­za ame­na­zas que ter­mi­na eje­cu­tán­do­las con el cla­ro pro­pó­si­to de aca­bar con la rebel­día que sur­ge des­de las entra­ñas del pue­blo. Es que la paz para San­tos y sus secua­ces, es la paz de los cemen­te­rios que quie­ren lle­nar­los con los cadá­ve­res de quie­nes se opo­nen al régi­men nar­co­pa­ra­mi­li­tar. No debe exis­tir la menor duda de que estos fas­cis­tas que­rrán frus­trar, dete­ner la mar­cha por una Colom­bia en paz y con jus­ti­cia social, tal como lo hicie­ron con la Unión Patrió­ti­ca.

No cabe, por tan­to, ser inge­nuos. La resis­ten­cia y la rebel­día popu­lar deben orga­ni­zar­se ade­cua­da­men­te.

Hay que con­ju­gar el accio­nar polí­ti­co con el mili­tar. No se tra­ta de tomar las armas y seguir el camino de la insur­gen­cia. La Mar­cha Patrió­ti­ca debe tener cla­ro los pro­ce­sos his­tó­ri­cos y las lec­cio­nes que han deja­do a la lucha de los pue­blos. Lo pri­me­ro que debe seña­lar­se es que el paci­fis­mo es un arma al ser­vi­cio de la reac­ción. Es dejar­le todo el mar­gen de acción a los que están pre­pa­ra­dos para usar las armas con­tra el pue­blo. Por ello es nece­sa­rio pre­pa­rar­se para la auto­de­fen­sa mili­tar, esta­ble­cer meca­nis­mos de segu­ri­dad per­so­nal y colec­ti­vos ade­cua­dos, de com­par­ti­men­ta­ción de la infor­ma­ción y de con­tra­in­te­li­gen­cia de las acti­vi­da­des de los gru­pos repre­si­vos poli­cia­les, mili­ta­res y para­mi­li­ta­res. Esto ayu­da­rá a sal­va­guar­dar la inte­gri­dad de las y los lucha­do­res socia­les. No pre­pa­rar­se sería una irres­pon­sa­bi­li­dad mayús­cu­la, imper­do­na­ble.

Como decía el Che, al enemi­go no hay que dar­le ni un tan­ti­to así de chan­ce a que gol­pee.

Otro aspec­to fun­da­men­tal es el desa­rro­llo de la con­cien­cia polí­ti­ca. Sin teo­ría revo­lu­cio­na­ria, no hay prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria y vice­ver­sa, decía Lenin. Hay que tra­ba­jar duro no solo para con­cien­ciar a quie­nes están den­tro del Movi­mien­to, sino a aque­llas per­so­nas que no sim­pa­ti­zan con el mis­mo y que pro­duc­to de la alie­na­ción a la que son some­ti­das dia­ria y per­ma­nen­te­men­te por fal­si­me­dia, pue­dan estar con­fun­di­das polí­ti­ca­men­te.

Las bases del Movi­mien­to deben estar siem­pre lis­tas para la movi­li­za­ción fren­te a diver­sos pro­ble­mas que ten­gan que ver con la pro­ble­má­ti­ca nacio­nal y tam­bién inter­na­cio­nal. No debe des­cui­dar­se la soli­da­ri­dad con las luchas de otros pue­blos y movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios en el mun­do.

Las calles son de los pue­blos, no de las oli­gar­quías. Por tan­to no se pue­de per­mi­tir que los sec­to­res de la dere­cha, que los gru­pos de poder arre­ba­ten a los colec­ti­vos socia­les que luchan con­tra el orden esta­ble­ci­do estos espa­cios.

La polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria impli­ca orga­ni­za­ción y direc­ción. Pero ade­más impli­ca que haya defi­ni­cio­nes pre­ci­sas sobre las líneas de acción que se deben lle­var ade­lan­te, así como las pro­pues­tas con­cre­tas y solu­cio­nes efec­ti­vas para la infi­ni­dad de pro­ble­mas que viven los colec­ti­vos socia­les. Hay que evi­tar que el Movi­mien­to se des­gas­te con per­ma­nen­tes movi­li­za­cio­nes sin lle­gar a con­se­guir algo con­cre­to. La oli­gar­quía colom­bia­na para apa­ren­tar ante el mun­do su supues­to carác­ter demo­crá­ti­co, pue­de no obs­ta­cu­li­zar el desa­rro­llo de las movi­li­za­cio­nes, siem­pre y cuan­do no sean con­tun­den­tes y que ade­más no ten­gan exi­gen­cias que pon­gan en vilo al régi­men. Se debe con­ju­gar, por tan­to, la pre­sión social a tra­vés de gran­des y con­tun­den­tes movi­li­za­cio­nes, con la pro­pa­gan­da y el tra­ba­jo de con­cien­cia­ción polí­ti­ca del pue­blo, más la exi­gen­cia a solu­cio­nes inme­dia­tas, sin des­cui­dar que la estra­te­gia final es la toma del poder.

La paz la vamos a lograr con la movi­li­za­ción de todas y todos los sec­to­res popu­la­res, ha dicho Pie­dad Cór­do­ba. Pero no bas­ta con ello. Movi­li­za­ción, pre­sión y pro­pues­tas con­cre­tas. Los deten­ta­do­res del poder deben estar con­tra las cuer­das, gol­pear­los con­tun­den­te­men­te, para que sepan que el pue­blo exi­ge cam­bios con­cre­tos y no solo palia­ti­vos. El gobierno debe ser des­en­mas­ca­ra­do por cada acción que lle­ve ade­lan­te, inclu­so las que apa­ren­te­men­te bene­fi­cien a los sec­to­res popu­la­res, como es el caso de la “Ley de res­ti­tu­ción de tie­rras” que bene­fi­cia a las mul­ti­na­cio­na­les y lega­li­za el des­po­jo por par­te del para­mi­li­ta­ris­mo de las tie­rras de los cam­pe­si­nos.

Es un pro­ce­so com­ple­jo y lar­go. Hay que tener en cuen­ta que hay un enemi­go pode­ro­so que tam­bién se orga­ni­za y tie­ne mucho poder y muchas armas, des­de las mili­ta­res has­ta las mediá­ti­cas, para des­truir cual­quier inten­to de paz.

La com­bi­na­ción de todas las for­mas de lucha debe seguir sien­do un pun­to fun­da­men­tal para el desa­rro­llo del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en Colom­bia. Y en este sen­ti­do es fun­da­men­tal que los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios que sur­jan no man­ten­gan dis­tan­cia de la insur­gen­cia y, mucho menos, que acep­ten direc­ta o indi­rec­ta­men­te el dis­cur­so des­le­gi­ti­ma­dor de estas orga­ni­za­cio­nes ela­bo­ra­do por los deten­ta­do­res del poder.

Ante las acu­sa­cio­nes que rela­cio­nan al Movi­mien­to Mar­cha Patrió­ti­ca con las FARC-EP, para sata­ni­zar­lo, estig­ma­ti­zar­lo, des­le­gi­ti­mar­lo y cri­mi­na­li­zar­lo, hay que en pri­mer lugar des­en­mas­ca­rar las inten­cio­nes que hay detrás de ello y, en segun­do lugar, seña­lar con pre­ci­sión que la insur­gen­cia for­ma par­te de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias del pue­blo colom­biano y que por esa razón no se pue­de dejar de man­te­ner rela­cio­nes con ella, solo por­que a la oli­gar­quía no le gus­te. Quie­nes deben res­pon­der por sus estre­chos víncu­los con los nar­cos y para­mi­li­ta­res es el Esta­do colom­biano, pues­to que esas si son rela­cio­nes extre­ma­da­men­te peli­gro­sas.

Tra­ba­jan­do orga­ni­za­da­men­te se podrán alcan­zar vic­to­rias fren­te a quie­nes son los ver­da­de­ros enemi­gos de la paz.

Patria Gran­de, 1 de mayo de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *