Que­ma­dos por el sis­te­ma- Borro­ka Garaia

Ayer 1 de Mayo miles y miles de per­so­nas salie­ron a la calle como cada año para rei­vin­di­car unos dere­chos socia­les que cada vez se des­li­zan más entre los dedos escu­rrien­do­se como la are­na. La foto­gra­fía gene­ral es indu­da­ble­men­te peor que la del año pasa­do en prác­ti­ca­men­te todos los rin­co­nes del mun­do. Sin embar­go para algu­nos esta deba­cle socio-eco­nó­mi­ca ape­nas afec­ta y las sucu­len­tas ganan­cias siguen acu­mu­lan­do­se. Son pre­ci­sa­men­te estos sec­to­res los que están rea­li­zan­do ajus­tes para que no pare esa acu­mu­la­ción de capi­tal. Lo cual se tra­du­ce en recor­tes, des­man­te­la­mien­to de la pro­tec­ción social e impul­so de intere­ses pri­va­dos con dine­ro públi­co. Diga­mos que su sali­da a la cri­sis con­sis­te en redo­blar esfuer­zos de robo a la cla­se tra­ba­ja­do­ra para uti­li­zar­lo a modo de acei­te don­de los tuer­cas del sis­te­ma nece­si­ten rodar mejor. Cla­ro que esa maqui­na­ria es suya y no del pueblo.

En Eus­kal Herria la izquier­da sobe­ra­nis­ta apro­ve­chó esa fecha para pre­sen­tar públi­ca­men­te una pro­pues­ta socio-eco­nó­mi­ca, que apues­ta por el sec­tor públi­co, la inver­sión pro­duc­ti­va y pone el acen­to en la sobe­ra­nía polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca para dotar­se de las herra­mien­tas nece­sa­rias para dar un vuel­co a la situación.

Una de las razo­nes de que Eus­kal Herria no sea aún sobe­ra­na es que la bur­gue­sía local no se las quie­re ver cara a cara con la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca. Esa bur­gue­sía se ima­gi­na una Eus­kal Herria sin la guar­dia civil, sin los medios de comu­ni­ca­ción extran­je­ros bom­bar­dean­do a dia­rio, sin un poder cen­tral como el de madrid, poder hoo­li­gan del sis­te­ma neo­li­be­ral y se pone a temblar.

La alter­na­ti­va pre­sen­ta­da es una for­ma de ali­viar las con­se­cuen­cias de la cri­sis sin que la cla­se tra­ba­ja­do­ra pague por ello y pone una barre­ra defen­si­va ante los ata­ques del capi­tal. Sin embar­go no pasa de ser una alter­na­ti­va par­cial e insu­fi­cien­te para dar res­pues­ta a la raíz de los pro­ble­mas. Un paso en la direc­ción correc­ta pero que de nin­gún modo pue­de ser enten­di­do como un obje­ti­vo estra­té­gi­co. Aun­que cier­ta­men­te si sea estrá­te­gi­ca en lo refe­ri­do a la con­se­cu­ción de la sobe­ra­nía y la ple­na inde­pen­den­cia. Es como se teo­ri­za, estruc­tu­ra y se pla­ni­fi­ca ese socia­lis­mo vas­co lo real­men­te estra­té­gi­co en el camino hacia el esta­do socia­lis­ta. Y es ahí don­de se va a la raíz de la pro­ble­má­ti­ca que no es otra más que la exis­ten­cia del capi­ta­lis­mo. Por lo tan­to esta alter­na­ti­va que­da­ría coja de entra­da y toma­ría un carác­ter ins­ti­tu­cio­nal y tác­ti­co, si bien nece­sa­rio en la coyun­tu­ra actual de nin­gún modo pue­de ser el hori­zon­te para la cla­se tra­ba­ja­do­ra de este país que tie­ne como pro­yec­to el esta­do socia­lis­ta independiente.

En este 1 de Mayo des­de LAB se hizo un lla­ma­mien­to a la lucha «Lo pri­me­ro que que­re­mos en este Pri­me­ro de Mayo es rei­vin­di­car la nece­si­dad y el valor de la lucha, por­que a la cla­se tra­ba­ja­do­ra nadie le ha rega­la­do nada y los dere­chos han sido con­quis­ta­dos median­te la lucha. Es la lucha la que ha man­te­ni­do vivos esos dere­chos y, aho­ra que nos los están roban­do, es con la lucha como los recu­pe­ra­re­mos». Des­de ELA afir­ma­ron que «Es impres­cin­di­ble alian­zas sin­di­ca­les y socia­les» sien­do «la movi­li­za­ción» el úni­co camino ade­más de lla­mar a la «des­obe­dien­cia» para no lle­var ade­lan­te los recortes.

Tie­nen razón los sin­di­ca­tos aber­tza­les cuan­do afir­man eso y tam­bién tie­ne razón la izquier­da sobe­ra­nis­ta de este país cuan­do hace esfuer­zos para levan­tar una alter­na­ti­va. Lo que pro­ba­ble­men­te no este­mos ati­nan­do bien, es que solo con la lucha gené­ri­ca no se pro­du­cen avan­ces, solo con la movi­li­za­ción no se pro­du­cen avan­ces, solo con pro­mo­ver alter­na­ti­vas ins­ti­tu­cio­na­les no se pro­du­cen avan­ces. Se pro­du­cen avan­ces cuan­do la lucha, la movi­li­za­ción y las alter­na­ti­vas están cohe­sio­na­das y tie­nen pro­yec­tos estra­té­gi­cos cla­ros. Es en ese camino hacia el pro­yec­to estra­té­gi­co don­de lo tác­ti­co cobra sen­ti­do. Y de momen­to nos move­mos en tac­ti­cis­mos mien­tras ade­más las pie­zas del puzz­le no se jun­tan de la mejor mane­ra posible.

El pega­men­to es el impul­so de una teo­ría socia­lis­ta vas­ca de carác­ter revo­lu­cio­na­rio que par­tien­do de la expe­rien­cia de la lucha gene­ra­da en déca­das y la pro­pia his­to­ria, cul­tu­ra e idio­sin­cra­cia vas­ca vaya dibu­jan­do el plano de la demo­cra­cia socia­lis­ta para Eus­kal Herria y su carril nece­sa­rio. Con lo que esto supo­ne de cons­truc­ción social pue­blo a pue­blo que no se pue­de apar­car a la con­se­cu­ción de la sobe­ra­nía. Lo cual hará que cobren sen­ti­do los pasos tác­ti­cos, y las lla­ma­das a la lucha. Mien­tras esto no sea así per­ma­ne­ce­re­mos a la auto-defen­si­va y siem­pre detrás de las ini­cia­ti­vas del esta­do y del capi­tal. Y lo que es peor, dan­do espa­cio a que se pue­dan dar las dos mane­ras clá­si­cas de pos­tu­ras defen­si­vas; la del infan­ti­lis­mo de izquier­da extre­mis­ta y auto­des­truc­ti­vo levan­ta­do en fan­ta­sías de barra de bar o la del prag­ma­tis­mo radi­cal que ocul­ta sus máxi­mos en pro­pues­tas de mínimos.

La izquier­da aber­tza­le debe ocu­par su lugar revo­lu­cio­na­rio y ges­tio­nar la tác­ti­ca. Para ello la fle­xi­bi­dad y varie­dad orga­ni­za­ti­va es nece­sa­ria. Inclu­so aun­que sea nece­sa­rio corre­gir errores.

Mien­tras tan­to un nue­vo hecho trá­gi­co nos sacu­de, un joven está ingre­sa­do en Cru­ces con gra­ves que­ma­du­ras en su cuer­po y dete­ni­do bajo la legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta por supues­ta­men­te ata­car un caje­ro. Ses­tao, don­de la alta tasa de des­em­pleo y el aumen­to de la pobre­za está pro­vo­can­do una situa­ción de impo­ten­cia, rabia y res­pues­ta social como así ha afir­ma­do Bil­du de esa mis­ma loca­li­dad. Ruben askatu!.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.