Rusia se pre­pa­ra para un ata­que mili­tar esta­dou­ni­den­se con­tra Irán- Cla­ra Weiss

[Tra­du­ci­do del inglés para La Hai­ne por Feli­sa Sastre]

Rusia ha empren­di­do inten­sos pre­pa­ra­ti­vos duran­te los últi­mos meses para un posi­ble ata­que mili­tar de Israel y los Esta­dos Uni­dos con­tra Irán. Según infor­mes recien­tes, el Esta­do Mayor ruso espe­ra una gue­rra con­tra Irán este verano, con enor­mes reper­cu­sio­nes no sólo en Orien­te Pró­xi­mo, sino tam­bién en el Cáu­ca­so. Se han actua­li­za­do téc­ni­ca­men­te las tro­pas rusas en el Cáu­ca­so, y una divi­sión de misi­les situa­da en el mar Cas­pio se ha pues­to a pun­to. Los misi­les de cru­ce­ro de la flo­ti­lla del mar Cas­pio están aho­ra situa­dos en la cos­ta de Dagues­tán. La úni­ca base mili­tar rusa en el Cáu­ca­so Sur, ins­ta­la­da en Arme­nia, está tam­bién en aler­ta con­tra una inter­ven­ción mili­tar. El oto­ño pasa­do, Rusia envió su por­ta­avio­nes Kuz­netsov al puer­to sirio de Tar­tus tras la esca­la­da del con­flic­to en Siria. Los exper­tos creen que Rusia apo­ya­ría a Tehe­rán en caso de gue­rra, al menos en el plano mili­tar y técnico.

En un comen­ta­rio de abril, el Gene­ral Leo­nid Ivashov, Pre­si­den­te de la Aca­de­mia de Cien­cias geo­po­lí­ti­cas, escri­bía que «una gue­rra con­tra Irán sería una gue­rra con­tra Rusia» y abo­ga­ba por una «alian­za polí­ti­co-diplo­má­ti­ca» con Chi­na e India. Se rea­li­za­ron ope­ra­cio­nes en todo el Orien­te Pró­xi­mo a fin de des­es­ta­bi­li­zar la región y pro­ce­der con­tra Chi­na, Rusia y Euro­pa. La gue­rra con­tra Irán, escri­bió Ivashov, podría «lle­gar a nues­tras fron­te­ras, des­es­ta­bi­li­zar la situa­ción en el Cáu­ca­so Nor­te y debi­li­tar nues­tra posi­ción en la región del Caspio».

Entre las preo­cu­pa­cio­nes fun­da­men­ta­les de Mos­cú se encuen­tran las con­se­cuen­cias para el Cáu­ca­so meri­dio­nal en el caso de una gue­rra con­tra Irán. Arme­nia es el úni­co alia­do del Krem­lin en la región, y tie­ne estre­chos víncu­los eco­nó­mi­cos con Irán, mien­tras que las veci­nas Geor­gia y Azer­bai­yán man­tie­nen víncu­los mili­ta­res y eco­nó­mi­cos con los Esta­dos Uni­dos e Israel.

El Krem­lin teme sobre todo que Azer­bai­yán pue­da par­ti­ci­par en una alian­za mili­tar jun­to a Israel y los Esta­dos Uni­dos con­tra Irán. Azer­bai­yán limi­ta con Irán, Rusia, Arme­nia y el mar Cas­pio y, des­de media­dos de la déca­da de 1990, ha sido un impor­tan­te alia­do eco­nó­mi­co y mili­tar de los Esta­dos Uni­dos en el sur del Cáu­ca­so, aco­gien­do varias bases mili­ta­res estadounidenses.

Las rela­cio­nes entre Irán y Azer­bai­yán ya están muy ten­sas. Tehe­rán ha acu­sa­do repe­ti­da­men­te a Bakú de par­ti­ci­par en aten­ta­dos y actos de sabo­ta­je, pro­ba­ble­men­te en cola­bo­ra­ción con los agen­cias de espio­na­je israe­lí y esta­dou­ni­den­se. En los últi­mos años, Azer­bai­yán ha dupli­ca­do su gas­to mili­tar y, en febre­ro, fir­mó un con­tra­to de armas con Israel por 1.600 millo­nes de dóla­res que incluía el sumi­nis­tro de avio­nes tele­di­ri­gi­dos y sis­te­mas de defen­sa de misiles.

Citan­do fuen­tes supe­rio­res del Gobierno Oba­ma, a fina­les de mar­zo, Mark Perry decla­ró a la revis­ta esta­dou­ni­den­se Foreign Policy que Bakú había per­mi­ti­do el acce­so de Israel a varias bases aéreas en la fron­te­ra nor­te de Irán, que podrían usar­se para un ata­que aéreo con­tra Tehe­rán. La revis­ta cita a un alto fun­cio­na­rio del Gobierno: «los israe­líes han com­pra­do un aero­puer­to y este aero­puer­to es Azer­bai­yán». Perry adver­tía: «los estra­te­gas mili­ta­res deben tener en cuen­ta aho­ra un esce­na­rio de gue­rra, que inclu­ye no sólo en el Gol­fo Pér­si­co, sino tam­bién el Cáucaso.»

El Gobierno de Bakú negó inme­dia­ta­men­te el infor­me, pero el edi­tor del perió­di­co azer­bai­ya­ní Neue Zeit, Sha­kir Gabli­kogly, sugi­rió que Azer­bai­yán podría ver­se arras­tra­do a una gue­rra con­tra Irán.

Inclu­so si Azer­bai­yán no fue­ra el pun­to de par­ti­da para un ata­que israe­lí con­tra Irán, exis­te el peli­gro de que la gue­rra pro­duz­ca una esca­la­da mili­tar de otros con­flic­tos, como las dispu­tas terri­to­ria­les entre Arme­nia y Azer­bai­yán por Nagorno-Kara­baj. La región ha sido inde­pen­dien­te des­de el final de la gue­rra civil en 1994, pero el Gobierno de Bakú, Esta­dos Uni­dos y el Con­se­jo Euro­peo insis­ten en con­si­de­rar­se como par­te de Azer­bai­yán. En los dos últi­mos años, ha habi­do repe­ti­dos con­flic­tos fron­te­ri­zos entre Arme­nia y Azer­bai­yán, y los comen­ta­ris­tas han adver­ti­do de que los liti­gios podrían deri­var en una gue­rra con Rusia, los Esta­dos Uni­dos e Irán.

En una recien­te entre­vis­ta con Rusia Kom­so­mols­ka­ya Prav­da, el exper­to mili­tar Mikhail Bara­ba­nov afir­ma­ba que los con­flic­tos en la región post-sovié­ti­ca podrían con­du­cir a una inter­ven­ción mili­tar en Rusia. Cual­quier inter­ven­ción en la región por par­te de Esta­dos Uni­dos o de otra poten­cia de la OTAN podría traer con­si­go «el ries­go inevi­ta­ble de la uti­li­za­ción de armas nuclea­res». Rusia tie­ne el arse­nal nuclear más gran­de del mun­do tras Esta­dos Unidos.

Debi­do a su impor­tan­cia geo­es­tra­té­gi­ca, Eura­sia se ha con­ver­ti­do en el epi­cen­tro de las riva­li­da­des eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas, y de los con­flic­tos mili­ta­res entre Esta­dos Uni­dos y Rusia tras el colap­so de la Unión Sovié­ti­ca. Azer­bai­yán, Geor­gia y Arme­nia cons­ti­tu­yen un puen­te entre los ricos recur­sos natu­ra­les de Asia Cen­tral y el mar Cas­pio por una par­te, y Euro­pa y el Mar Negro por la otra.

Des­de la déca­da de 1990, Esta­dos Uni­dos ha inten­ta­do ganar influen­cia en la región a tra­vés de alian­zas eco­nó­mi­cas. En 1998, el futu­ro Vice­pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Richard Che­ney, enton­ces alto eje­cu­ti­vo del gigan­te de ser­vi­cios petro­le­ros Halli­bur­ton, decla­ra­ba: «No recuer­do la oca­sión en que una región obtu­vie­ra tan rápi­da­men­te esa enor­me impor­tan­cia estra­té­gi­ca como ha suce­di­do con el mar Caspio.»

En su libro The Grand Chess­board (El gran table­ro de aje­drez) (1998), Zbig­niew Brze­zins­ki, Ase­sor de segu­ri­dad nacio­nal del Pre­si­den­te Jimmy Car­ter, escri­bía: «una poten­cia que domi­ne Eura­sia con­tro­la­ría las dos ter­ce­ras par­tes de las regio­nes más avan­za­das y eco­nó­mi­ca­men­te pro­duc­ti­vas del mun­do. En Eura­sia, hay apro­xi­ma­da­men­te tres cuar­tas par­tes de los recur­sos ener­gé­ti­cos cono­ci­dos en el mundo.»

La impor­tan­cia cen­tral de la región radi­ca en que es zona de paso para sumi­nis­tros de ener­gía a Euro­pa des­de Asia, bor­dean­do Rusia. Median­te el apo­yo a pro­yec­tos de gaseo­duc­tos alter­na­ti­vos, Washing­ton ha inten­ta­do debi­li­tar los víncu­los rusos con Euro­pa, depen­dien­te en gran medi­da del gas y petró­leo ruso.

Has­ta aho­ra, Geor­gia es el país cla­ve para el trán­si­to de los sumi­nis­tros de gas y petró­leo y ha esta­do en el meo­llo de los con­flic­tos en la región. En 2003, «La Revo­lu­ción rosa» de Geor­gia fue ins­ti­ga­da por Washing­ton para lle­var al poder a Mikhail Saa­kash­vi­li como Pre­si­den­te, a fin de sal­va­guar­dar los intere­ses eco­nó­mi­cos y estra­té­gi­cos esta­dou­ni­den­ses en la región. Ello con­du­jo a una inten­si­fi­ca­ción de las ten­sio­nes con Mos­cú por la supre­ma­cía geo­es­tra­té­gi­ca. La gue­rra entre Geor­gia y Rusia en el verano de 2008 repre­sen­ta un paso ade­lan­te en la riva­li­dad entre los dos paí­ses, con la posi­bi­li­dad de ampliar­se a una gue­rra ruso-esta­dou­ni­den­se. Las rela­cio­nes entre Rusia y Geor­gia siguen sien­do muy tensas.

La influen­cia de Esta­dos Uni­dos en el Cáu­ca­so y Asia Cen­tral ha dis­mi­nui­do con­si­de­ra­ble­men­te en los últi­mos años. Ade­más de Rusia, Chi­na se ha con­ver­ti­do en una fuer­za de peso en el área al esta­ble­cer impor­tan­tes lazos eco­nó­mi­cos y mili­ta­res con los Esta­dos de Asia Cen­tral, como Kazajs­tán. Aun­que Rusia y Chi­na siguen sien­do riva­les, han esta­ble­ci­do una alian­za estra­té­gi­ca en su com­pe­ten­cia con Esta­dos Uni­dos. Para Esta­dos Uni­dos, la gue­rra con­tra Irán repre­sen­ta una nue­va eta­pa en su cre­cien­te con­fron­ta­ción con Chi­na y Rusia por el con­trol de los recur­sos ener­gé­ti­cos de Asia Cen­tral y Orien­te Próximo.

WSWS, 28 De abril de 2012. http://​www​.wsws​.org/​A​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​1​2​/​a​p​r​2​0​1​2​/​R​u​s​s​-​A​2​8​.​s​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.