Rusia se pre­pa­ra para un ata­que mili­tar esta­dou­ni­den­se con­tra Irán- Cla­ra Weiss

[Tra­du­ci­do del inglés para La Hai­ne por Feli­sa Sas­tre]

Rusia ha empren­di­do inten­sos pre­pa­ra­ti­vos duran­te los últi­mos meses para un posi­ble ata­que mili­tar de Israel y los Esta­dos Uni­dos con­tra Irán. Según infor­mes recien­tes, el Esta­do Mayor ruso espe­ra una gue­rra con­tra Irán este verano, con enor­mes reper­cu­sio­nes no sólo en Orien­te Pró­xi­mo, sino tam­bién en el Cáu­ca­so. Se han actua­li­za­do téc­ni­ca­men­te las tro­pas rusas en el Cáu­ca­so, y una divi­sión de misi­les situa­da en el mar Cas­pio se ha pues­to a pun­to. Los misi­les de cru­ce­ro de la flo­ti­lla del mar Cas­pio están aho­ra situa­dos en la cos­ta de Dagues­tán. La úni­ca base mili­tar rusa en el Cáu­ca­so Sur, ins­ta­la­da en Arme­nia, está tam­bién en aler­ta con­tra una inter­ven­ción mili­tar. El oto­ño pasa­do, Rusia envió su por­ta­avio­nes Kuz­netsov al puer­to sirio de Tar­tus tras la esca­la­da del con­flic­to en Siria. Los exper­tos creen que Rusia apo­ya­ría a Tehe­rán en caso de gue­rra, al menos en el plano mili­tar y téc­ni­co.

En un comen­ta­rio de abril, el Gene­ral Leo­nid Ivashov, Pre­si­den­te de la Aca­de­mia de Cien­cias geo­po­lí­ti­cas, escri­bía que «una gue­rra con­tra Irán sería una gue­rra con­tra Rusia» y abo­ga­ba por una «alian­za polí­ti­co-diplo­má­ti­ca» con Chi­na e India. Se rea­li­za­ron ope­ra­cio­nes en todo el Orien­te Pró­xi­mo a fin de des­es­ta­bi­li­zar la región y pro­ce­der con­tra Chi­na, Rusia y Euro­pa. La gue­rra con­tra Irán, escri­bió Ivashov, podría «lle­gar a nues­tras fron­te­ras, des­es­ta­bi­li­zar la situa­ción en el Cáu­ca­so Nor­te y debi­li­tar nues­tra posi­ción en la región del Cas­pio».

Entre las preo­cu­pa­cio­nes fun­da­men­ta­les de Mos­cú se encuen­tran las con­se­cuen­cias para el Cáu­ca­so meri­dio­nal en el caso de una gue­rra con­tra Irán. Arme­nia es el úni­co alia­do del Krem­lin en la región, y tie­ne estre­chos víncu­los eco­nó­mi­cos con Irán, mien­tras que las veci­nas Geor­gia y Azer­bai­yán man­tie­nen víncu­los mili­ta­res y eco­nó­mi­cos con los Esta­dos Uni­dos e Israel.

El Krem­lin teme sobre todo que Azer­bai­yán pue­da par­ti­ci­par en una alian­za mili­tar jun­to a Israel y los Esta­dos Uni­dos con­tra Irán. Azer­bai­yán limi­ta con Irán, Rusia, Arme­nia y el mar Cas­pio y, des­de media­dos de la déca­da de 1990, ha sido un impor­tan­te alia­do eco­nó­mi­co y mili­tar de los Esta­dos Uni­dos en el sur del Cáu­ca­so, aco­gien­do varias bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses.

Las rela­cio­nes entre Irán y Azer­bai­yán ya están muy ten­sas. Tehe­rán ha acu­sa­do repe­ti­da­men­te a Bakú de par­ti­ci­par en aten­ta­dos y actos de sabo­ta­je, pro­ba­ble­men­te en cola­bo­ra­ción con los agen­cias de espio­na­je israe­lí y esta­dou­ni­den­se. En los últi­mos años, Azer­bai­yán ha dupli­ca­do su gas­to mili­tar y, en febre­ro, fir­mó un con­tra­to de armas con Israel por 1.600 millo­nes de dóla­res que incluía el sumi­nis­tro de avio­nes tele­di­ri­gi­dos y sis­te­mas de defen­sa de misi­les.

Citan­do fuen­tes supe­rio­res del Gobierno Oba­ma, a fina­les de mar­zo, Mark Perry decla­ró a la revis­ta esta­dou­ni­den­se Foreign Policy que Bakú había per­mi­ti­do el acce­so de Israel a varias bases aéreas en la fron­te­ra nor­te de Irán, que podrían usar­se para un ata­que aéreo con­tra Tehe­rán. La revis­ta cita a un alto fun­cio­na­rio del Gobierno: «los israe­líes han com­pra­do un aero­puer­to y este aero­puer­to es Azer­bai­yán». Perry adver­tía: «los estra­te­gas mili­ta­res deben tener en cuen­ta aho­ra un esce­na­rio de gue­rra, que inclu­ye no sólo en el Gol­fo Pér­si­co, sino tam­bién el Cáu­ca­so.»

El Gobierno de Bakú negó inme­dia­ta­men­te el infor­me, pero el edi­tor del perió­di­co azer­bai­ya­ní Neue Zeit, Sha­kir Gabli­kogly, sugi­rió que Azer­bai­yán podría ver­se arras­tra­do a una gue­rra con­tra Irán.

Inclu­so si Azer­bai­yán no fue­ra el pun­to de par­ti­da para un ata­que israe­lí con­tra Irán, exis­te el peli­gro de que la gue­rra pro­duz­ca una esca­la­da mili­tar de otros con­flic­tos, como las dispu­tas terri­to­ria­les entre Arme­nia y Azer­bai­yán por Nagorno-Kara­baj. La región ha sido inde­pen­dien­te des­de el final de la gue­rra civil en 1994, pero el Gobierno de Bakú, Esta­dos Uni­dos y el Con­se­jo Euro­peo insis­ten en con­si­de­rar­se como par­te de Azer­bai­yán. En los dos últi­mos años, ha habi­do repe­ti­dos con­flic­tos fron­te­ri­zos entre Arme­nia y Azer­bai­yán, y los comen­ta­ris­tas han adver­ti­do de que los liti­gios podrían deri­var en una gue­rra con Rusia, los Esta­dos Uni­dos e Irán.

En una recien­te entre­vis­ta con Rusia Kom­so­mols­ka­ya Prav­da, el exper­to mili­tar Mikhail Bara­ba­nov afir­ma­ba que los con­flic­tos en la región post-sovié­ti­ca podrían con­du­cir a una inter­ven­ción mili­tar en Rusia. Cual­quier inter­ven­ción en la región por par­te de Esta­dos Uni­dos o de otra poten­cia de la OTAN podría traer con­si­go «el ries­go inevi­ta­ble de la uti­li­za­ción de armas nuclea­res». Rusia tie­ne el arse­nal nuclear más gran­de del mun­do tras Esta­dos Uni­dos.

Debi­do a su impor­tan­cia geo­es­tra­té­gi­ca, Eura­sia se ha con­ver­ti­do en el epi­cen­tro de las riva­li­da­des eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas, y de los con­flic­tos mili­ta­res entre Esta­dos Uni­dos y Rusia tras el colap­so de la Unión Sovié­ti­ca. Azer­bai­yán, Geor­gia y Arme­nia cons­ti­tu­yen un puen­te entre los ricos recur­sos natu­ra­les de Asia Cen­tral y el mar Cas­pio por una par­te, y Euro­pa y el Mar Negro por la otra.

Des­de la déca­da de 1990, Esta­dos Uni­dos ha inten­ta­do ganar influen­cia en la región a tra­vés de alian­zas eco­nó­mi­cas. En 1998, el futu­ro Vice­pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Richard Che­ney, enton­ces alto eje­cu­ti­vo del gigan­te de ser­vi­cios petro­le­ros Halli­bur­ton, decla­ra­ba: «No recuer­do la oca­sión en que una región obtu­vie­ra tan rápi­da­men­te esa enor­me impor­tan­cia estra­té­gi­ca como ha suce­di­do con el mar Cas­pio.»

En su libro The Grand Chess­board (El gran table­ro de aje­drez) (1998), Zbig­niew Brze­zins­ki, Ase­sor de segu­ri­dad nacio­nal del Pre­si­den­te Jimmy Car­ter, escri­bía: «una poten­cia que domi­ne Eura­sia con­tro­la­ría las dos ter­ce­ras par­tes de las regio­nes más avan­za­das y eco­nó­mi­ca­men­te pro­duc­ti­vas del mun­do. En Eura­sia, hay apro­xi­ma­da­men­te tres cuar­tas par­tes de los recur­sos ener­gé­ti­cos cono­ci­dos en el mun­do.»

La impor­tan­cia cen­tral de la región radi­ca en que es zona de paso para sumi­nis­tros de ener­gía a Euro­pa des­de Asia, bor­dean­do Rusia. Median­te el apo­yo a pro­yec­tos de gaseo­duc­tos alter­na­ti­vos, Washing­ton ha inten­ta­do debi­li­tar los víncu­los rusos con Euro­pa, depen­dien­te en gran medi­da del gas y petró­leo ruso.

Has­ta aho­ra, Geor­gia es el país cla­ve para el trán­si­to de los sumi­nis­tros de gas y petró­leo y ha esta­do en el meo­llo de los con­flic­tos en la región. En 2003, «La Revo­lu­ción rosa» de Geor­gia fue ins­ti­ga­da por Washing­ton para lle­var al poder a Mikhail Saa­kash­vi­li como Pre­si­den­te, a fin de sal­va­guar­dar los intere­ses eco­nó­mi­cos y estra­té­gi­cos esta­dou­ni­den­ses en la región. Ello con­du­jo a una inten­si­fi­ca­ción de las ten­sio­nes con Mos­cú por la supre­ma­cía geo­es­tra­té­gi­ca. La gue­rra entre Geor­gia y Rusia en el verano de 2008 repre­sen­ta un paso ade­lan­te en la riva­li­dad entre los dos paí­ses, con la posi­bi­li­dad de ampliar­se a una gue­rra ruso-esta­dou­ni­den­se. Las rela­cio­nes entre Rusia y Geor­gia siguen sien­do muy ten­sas.

La influen­cia de Esta­dos Uni­dos en el Cáu­ca­so y Asia Cen­tral ha dis­mi­nui­do con­si­de­ra­ble­men­te en los últi­mos años. Ade­más de Rusia, Chi­na se ha con­ver­ti­do en una fuer­za de peso en el área al esta­ble­cer impor­tan­tes lazos eco­nó­mi­cos y mili­ta­res con los Esta­dos de Asia Cen­tral, como Kazajs­tán. Aun­que Rusia y Chi­na siguen sien­do riva­les, han esta­ble­ci­do una alian­za estra­té­gi­ca en su com­pe­ten­cia con Esta­dos Uni­dos. Para Esta­dos Uni­dos, la gue­rra con­tra Irán repre­sen­ta una nue­va eta­pa en su cre­cien­te con­fron­ta­ción con Chi­na y Rusia por el con­trol de los recur­sos ener­gé­ti­cos de Asia Cen­tral y Orien­te Pró­xi­mo.

WSWS, 28 De abril de 2012. http://​www​.wsws​.org/​A​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​1​2​/​a​p​r​2​0​1​2​/​R​u​s​s​-​A​2​8​.​s​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *