Res­tear­se con el pro­le­ta­ria­do- Feli­pe Cue­vas

Movi­da por una serie de recla­mos urgen­tes en mate­ria labo­ral, nece­si­da­des apre­mian­tes de modi­fi­ca­ción del mar­co legal a tono con el con­jun­to de cam­bios socia­les, urgi­da de modi­fi­car la corre­la­ción de fuer­zas entre el capi­tal y el tra­ba­jo; Vene­zue­la obre­ra se metió en un amplio deba­te sobre su ley del tra­ba­jo a con­tra­co­rrien­te de los pos­tu­la­dos patro­na­les nacio­na­les y mun­dia­les. Tal jor­na­da reba­só las cues­tio­nes pura­men­te de refor­ma, aun­que siga giran­do for­mal­men­te en torno a ellas, pone entre sus gran­des derro­te­ros los temas del papel del pro­le­ta­ria­do, la pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción, la dis­tri­bu­ción de la rique­za gene­ra­da, los pro­ble­mas de la uni­dad sin­di­cal, el sin­di­ca­lis­mo revo­lu­cio­na­rio y las con­di­cio­nes indis­pen­sa­bles para el des­plie­gue de tareas más amplias en su pro­ce­so. Es ade­más un deba­te iné­di­to en el país y en Lati­noa­mé­ri­ca por el impac­to masi­vo que tie­ne la dis­cu­sión de pro­pues­tas, opi­nio­nes y pers­pec­ti­vas pre­sen­ta­das, encla­va­do por si fue­se poco en el pro­ce­so de elec­cio­nes.

Des­de 2011, pero sobre todo en éste año es que se rea­li­zan actos y posi­cio­na­mien­tos de trabajadoras(es), sec­to­res popu­la­res, par­ti­dos, orga­ni­za­cio­nes, ins­ti­tu­cio­nes, medios e indi­vi­dua­li­da­des, para dis­cu­tir: pro­pues­tas de nue­va Ley Orgá­ni­ca del Tra­ba­jo, refle­xio­nes sobre el mun­do labo­ral, fren­te a la cla­se explo­ta­do­ra y el Esta­do capi­ta­lis­ta. El pro­ce­so vino avan­zan­do por sobre las iner­cias y anta­go­nis­mos socia­les, sus even­tos están ani­ma­dos por cuan­tos con­tras­tes pre­exis­ten en la reali­dad polí­ti­ca del pro­le­ta­ria­do los más iden­ti­fi­ca­dos son:

  1. Las pro­ble­má­ti­cas sin­di­ca­les tra­di­cio­na­les, gru­pis­mos, mani­queo, pre­sio­nes de poder, polí­ti­cas here­da­das de los vie­jos sin­di­ca­lis­mos y for­mas habi­tua­les de hacer polí­ti­ca labo­ral.

  2. Así tam­bién jue­ga la pene­tra­ción del refor­mis­mo des­de todas sus posi­cio­nes.

  3. Las manio­bras patro­na­les, las pre­sio­nes de la opo­si­ción por no trans­gre­dir el orden legal esta­ble­ci­do, y sus agen­tes polí­ti­co-sin­di­ca­les empe­ña­dos en intro­du­cir pro­pues­tas dere­chis­tas o por lo menos en deni­grar la línea prin­ci­pal rei­vin­di­ca­ti­va obre­ra.

  4. El cla­mor des­de las bases, sus ini­cia­ti­vas y amplias pro­pues­tas con­cre­tas en bene­fi­cio del pro­le­ta­ria­do.

  5. La per­sis­ten­cia revo­lu­cio­na­ria, demo­crá­ti­ca y de cons­truc­ción de la uni­dad de cla­se.

  6. Las ten­den­cias hacia la cons­truc­ción de pode­res buro­crá­ti­co-sin­di­ca­les.

  7. Jun­to a ini­cia­ti­vas por replan­tear­se el poder, la demo­cra­cia y el con­trol obre­ro.

Dada la diver­si­dad de pro­pues­tas y de ten­den­cias, las debi­li­da­des del movi­mien­to pro­le­ta­rio en su con­jun­to (mate­ria­les, orgá­ni­co-estruc­tu­ra­les, con­cien­cia de cla­se, orga­ni­za­ción de cla­se), y los meca­nis­mos socio-polí­ti­cos de acción, tan­to como la frag­men­ta­ción de rela­cio­nes de mayor o menor gra­do que poseen las ins­tan­cias y asam­bleas que pro­po­nen ini­cia­ti­vas sobre el tema, al igual de las múl­ti­ples difi­cul­ta­des para el pro­ce­di­mien­to legis­la­ti­vo; la reso­lu­ción final que­da en manos del poder eje­cu­ti­vo. La for­ma con­clu­yen­te del pro­ce­so de refor­mas se hará por la vía de mayor cohe­sión y ascen­den­cia, pro­pi­cia­da con el poder polí­ti­co, la deter­mi­na­ción, con­vo­ca­to­ria y lide­raz­go del Pre­si­den­te Chá­vez, fren­te a la nece­si­dad de con­ju­gar con mayor pre­ci­sión con­tex­to, poten­cial y posi­bi­li­dad de los cam­bios neu­rál­gi­cos del pro­ce­so.

En estas cir­cuns­tan­cias se vis­lum­bra que a los gran­des logros de la refor­ma debe agre­gar­se la pers­pec­ti­va abier­ta para la orga­ni­za­ción y el deba­te pro­le­ta­rio de todos los pro­ble­mas pre­sen­ta­dos para la lar­ga lucha revo­lu­cio­na­ria, lo que ya es un baluar­te impe­re­ce­de­ro una vez tra­za­do el mar­co legal el 1° de mayo.

Indis­cu­ti­ble­men­te el tema labo­ral mar­cha según los pode­res y movi­mien­tos que sub­sis­ten en nues­tra socie­dad, el entra­ma­do de rela­cio­nes socia­les gene­ra­les, y en espe­cial las eco­nó­mi­co-polí­ti­cas, inclu­so jue­gan un papel rele­van­te las con­di­cio­nes, intere­ses y pro­pó­si­tos de las cla­ses domi­nan­tes, aho­ra empe­ña­das en des­pres­ti­giar la reali­dad que su sis­te­ma engen­dra como secue­la de los anta­go­nis­mos socia­les, empe­ña­das en sata­ni­zar el más míni­mo esfuer­zo que alte­re sus sagra­dos dere­chos. El dere­cho es un dis­cur­so que pres­cri­be lo que se debe o no se debe hacer para no mere­cer una san­ción según los pode­res domi­nan­tes, pode­res que lo son en el ámbi­to de la polí­ti­ca y la eco­no­mía en tan­to posee­do­res. Vale recor­dar que el dere­cho es el dis­cur­so de unas rela­cio­nes socia­les fija­das o en pro­ce­so de cam­bio, con el sufi­cien­te peso para accio­nar. El deber por el que se cla­ma pue­de reves­tir­se de jus­ti­cia, equi­dad, bon­dad, acuer­do, mas sigue sien­do un dis­cur­so sobre esce­na­rios socia­les con­cre­tos en que siguen pre­do­mi­nan­do las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas de las que que­re­mos librar­nos.

A las pre­sio­nes socia­les, las rela­cio­nes socia­les, las cla­ses en coli­sión y sus intere­ses, de pron­to pode­mos per­der­les de vis­ta, pero el hecho rele­van­te de que los dere­chos labo­ra­les retro­ce­dan, se estan­quen o pros­pe­ren, nos regre­sa nue­va­men­te a la cuen­ta de su exis­ten­cia y su actua­ción. Aun­que la invi­si­bi­li­za­ción par­ti­cu­lar de las reali­da­des labo­ra­les sea uno de los pro­pó­si­tos del dere­cho bur­gués y más en la cues­tión del tra­ba­jo (recor­de­mos que a la rela­ción de explo­ta­ción sue­le lla­mar­le “pres­ta­ción de ser­vi­cios”), iden­ti­fi­car esa estra­te­gia ayu­da­rá en nues­tro reco­no­ci­mien­to. Para recor­dar­nos de su pre­sen­cia en todo caso vamos a reto­mar el con­jun­to de momen­tos en que la cues­tión de la rela­ción capi­tal-tra­ba­jo ha esta­do enmar­ca­da por pro­ce­sos de refor­ma labo­ral, a modo de mejor enmar­car el pano­ra­ma en que se deba­te este tema en la actua­li­dad.

Comen­za­mos nues­tro tra­ba­jo por la refe­ren­cia común y obli­ga­da de las cir­cuns­tan­cias ante­rio­res a la quin­ta repú­bli­ca. La regu­la­ción de las rela­cio­nes entre el capi­tal y el tra­ba­jo den­tro del mar­co del dis­cur­so del dere­cho bur­gués e impe­ria­lis­ta. Como se verá, el dere­cho bur­gués no resol­vía con­flic­tos, sólo diri­mía dife­ren­cias entre las cla­ses anta­gó­ni­cas y/​o en el seno de las mis­mas cla­ses acau­da­la­das y sus orga­ni­za­cio­nes, para ase­gu­rar el fun­cio­na­mien­to “legí­ti­mo” del sis­te­ma, sir­vien­do como asi­de­ro en los pro­ce­sos de expan­sión del capi­tal con­tra el tra­ba­jo:

Hori­zon­te his­tó­ri­co en el sis­te­ma legal de las rela­cio­nes labo­ra­les del capi­ta­lis­mo

1936

La con­vul­sión social, el neo­co­lo­nia­lis­mo y recam­bio de poder a favor de la cla­se bur­gue­sa, arro­jan entre otras cosas una nue­va cons­ti­tu­ción acor­de al con­tex­to (final de una dic­ta­du­ra). Así como la Ley del Tra­ba­jo que reco­gió en su tex­to: 1.- en pri­mer plano el dere­cho de los posee­do­res de medios de pro­duc­ción, fábri­cas, ins­ta­la­cio­nes y hacien­das para emplear, explo­tar, excluir, en con­di­cio­nes pro­pi­cias a la acu­mu­la­ción de capi­tal y la con­ser­va­ción de la gran pro­pie­dad pri­va­da, 2.- los dere­chos de aso­cia­ción, 3.- con­tra­ta­ción colec­ti­va, 4.- dere­cho de huel­ga, 5.- cui­dan­do que la liber­tad del tra­ba­jo y de los capi­ta­lis­tas, pudie­ra ser limi­ta­da por el Esta­do según el inte­rés públi­co o las bue­nas cos­tum­bres, tal y como lo ejer­ció ese mis­mo año con­tra los tra­ba­ja­do­res petro­le­ros. Esta ley sufri­ría refor­mas con­se­cu­ti­va­men­te en adap­ta­ción al régi­men mono­po­lis­ta que se desa­rro­lló bajo la tute­la de los grin­gos e inmer­so en pro­fun­dos con­flic­tos socia­les.

1980

Se con­si­de­ra que en esa déca­da comien­za el reajus­te estruc­tu­ral neo­li­be­ral. En cuan­to a refor­ma labo­ral se vive una ins­tru­men­ta­ción de regí­me­nes pres­ta­cio­na­les pri­va­dos e indi­vi­dua­les para sus­ti­tuir los basa­dos en prin­ci­pios de soli­da­ri­dad y uni­ver­sa­li­dad. Con la cri­sis de 1982 se agu­di­za­ría la pre­sión oli­gár­qui­ca con­tra los tra­ba­ja­do­res, impul­sán­do­se una serie de medi­das tam­bién iden­ti­fi­ca­das como con­tra­rre­for­mas dado que aten­ta­ban con­tra dere­chos socia­les y labo­ra­les ya cons­ti­tui­dos.

1989

Se ori­gi­nan las refor­mas a los sis­te­mas de segu­ri­dad social ante el cam­bio de orien­ta­ción eco­nó­mi­ca neo­li­be­ral y la cri­sis de sobre­pro­duc­ción y fis­cal per­sis­ten­te, bajo la cober­tu­ra de la refor­ma social y el lla­ma­do pro­gra­ma de ajus­te en pos del equi­li­brio macro-eco­nó­mi­co (don­de sólo impor­tan los gran­des núme­ros eco­nó­mi­cos de cre­ci­mien­to con exclu­sión). El Esta­do y la bur­gue­sía refor­za­rían su dere­cho domi­nan­te con la repre­sión, dado que no era reco­no­ci­do como bené­fi­co por la pobla­ción; el terror y el fal­so con­sen­so serían pan de todos los días, el cara­ca­zo es el caso más emble­má­ti­co de estos sín­to­mas de una cla­se sin cre­di­bi­li­dad. El sis­te­ma de explo­ta­ción tra­di­cio­nal encon­tró sus lími­tes y la exten­sión que impul­só el gru­po en el poder con­sis­tía sim­ple­men­te en arre­ba­tar los recur­sos de manos de los tra­ba­ja­do­res.

1990

El país vivía: 1.- una polí­ti­ca de libe­ra­ción de pre­cios, 2.- apli­ca­ción de pro­gra­mas socia­les com­ple­men­ta­rios para dis­mi­nuir el impac­to infla­cio­na­rio en la eco­no­mía fami­liar, 3.- la eli­mi­na­ción o reduc­ción de la polí­ti­ca de sub­si­dios, 4.- ele­va­ción de las tasas de inte­rés, 5.- la reduc­ción del gas­to social en edu­ca­ción y salud, 6.- polí­ti­cas de con­cer­ta­ción en las áreas de ocu­pa­ción (empleo), sala­rio, cos­to de la vida y segu­ri­dad social, con la inten­ción capi­ta­lis­ta de lle­var a cabo la refor­ma labo­ral y de la segu­ri­dad social. Pro­mul­ga­ción de la nue­va Ley Orgá­ni­ca del Tra­ba­jo en ese mar­co de una polí­ti­ca de gobierno y con­di­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas gene­ra­les de aus­te­ri­dad. En su mira están las pres­ta­cio­nes socia­les y sus fon­dos. Dicho pro­ce­so que­da sus­cri­to en el cen­tro de las pre­sio­nes capi­ta­lis­tas con­tra el pue­blo tra­ba­ja­dor vene­zo­lano, aun­que se siem­bra bajo la ines­ta­ble situa­ción de la déca­da de los 90s. El régi­men de Cal­de­ra capi­ta­li­za­ría todas esas cir­cuns­tan­cias para que una comi­sión con­ti­nua­se su tarea de con­tra­rre­for­ma.

1997

En este año el capi­tal finan­cie­ro y los mono­po­lios ase­gu­ra­ron un fuer­te blin­da­je como pre­sa­gian­do la situa­ción veni­de­ra, se da la con­cre­ción del pro­yec­to neo­li­be­ral con la pro­mul­ga­ción de la Ley de Refor­ma Par­cial de la Ley Orgá­ni­ca del Tra­ba­jo y la Ley Orgá­ni­ca del Sis­te­ma de Segu­ri­dad Social Inte­gral. La recom­po­si­ción de fuer­zas con­sis­tió en hacer avan­zar los intere­ses del gran capi­tal al paso que se garan­ti­zó las ven­ta­jas tra­di­cio­na­les para la aris­to­cra­cia obre­ra (CTV), FEDECAMARAS y el gobierno. Tuvo su moti­vo de rea­li­za­ción en las pre­sio­nes inter­na­cio­na­les del FMI, el Ban­co Mun­dial y de la gran bur­gue­sía nacio­nal, que jun­tos con­si­de­ra­ron insu­fi­cien­tes las ante­rio­res con­di­cio­nes de saqueo para adap­tar­se a la inter­na­cio­na­li­za­ción del capi­tal, a fin de garan­ti­zar una balan­za de pagos de la deu­da y el incre­men­to de ganan­cias. No impor­ta­ron los cos­tos socia­les, más bien eran obje­ti­vos encu­bier­tos: la frag­men­ta­ción social, eli­mi­na­ción de las orga­ni­za­cio­nes, mise­ria, sobre­ex­plo­ta­ción, uso de aho­rros y jubi­la­cio­nes por los patro­nes y ban­cos para “capi­ta­li­zar el mer­ca­do”.

1998

Bajo el aus­pi­cio de los meca­nis­mos empre­sa­ria­les, buro­crá­ti­cos esta­ta­les y sin­di­ca­les, las iner­cias socia­les de quién man­da y quién es domi­na­do, las rela­cio­nes socia­les petri­fi­ca­das en torno a la eco­no­mía petro­le­ra, com­ple­ta­ron el ritual del año 1997 con las leyes espe­cia­les de los sub­sis­te­mas de salud, vivien­da, pen­sio­nes, paro for­zo­so y capa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal siem­pre favo­re­cien­do a los pode­ro­sos, median­te decre­tos ley, con­so­li­dan­do su sen­ti­do exclu­yen­te. Dichos sub­sis­te­mas de pen­sio­nes y salud deja­ron por fue­ra a más del 50% de la pobla­ción, la capi­ta­li­za­ción indi­vi­dual para los fon­dos de pen­sio­nes con­sis­tía en incre­men­tar la car­ga para un país en ese enton­ces con 80% de pobre­za, un sec­tor infor­mal de 52%, sala­rios míni­mos por los sue­los, un esfuer­zo edu­ca­ti­vo pri­va­ti­za­dor pre­ten­cio­so de fomen­tar la pro­fe­sio­na­li­za­ción (mis­ma que era des­de­ña­da por la mis­ma cla­se gober­nan­te ya que antes no le intere­só for­mar al tra­ba­ja­dor) con esca­sas expec­ta­ti­vas de con­se­guir empleo así se con­ta­ra con for­ma­ción y expe­rien­cia labo­ral.

Para esa últi­ma déca­da tuvo lugar la refor­ma del Esta­do, que hace par­te del pro­ce­so con­tra los pro­le­ta­rios del cam­po y la ciu­dad, emplea­dos y des­em­plea­dos, de indus­trias gran­des o peque­ñas. Esta refor­ma con­du­jo a la des­cen­tra­li­za­ción, la pri­va­ti­za­ción y la des­re­gu­la­ción, gol­pea­ba los dere­chos socia­les y labo­ra­les en el mar­co de la polí­ti­ca estra­té­gi­ca finan­cie­ra de rede­fi­ni­ción de los sis­te­mas polí­ti­cos en toda Lati­noa­mé­ri­ca para el con­trol impe­rial.

Tal fue el últi­mo esce­na­rio antes de la deba­cle neo­li­be­ral que para 2008 con su cri­sis mun­dial demos­tró a dón­de que­ría con­du­cir tam­bién a Vene­zue­la, y de la CTV, que por arras­trar­se en la com­par­sa sufrió su derrum­be, los sin­di­ca­tos patro­na­les o de male­tín corrie­ron la mis­ma suer­te, aun­que siguen ata­rea­dos año­ran­do y cons­pi­ran­do por su regre­so.

Al implan­tar­se la cons­ti­tu­ción boli­va­ria­na en 1999, per­dió fun­da­men­to legal el pro­ce­so de con­tra­rre­for­mas y la LOT de 1997, el mar­co de por sí anti­cons­ti­tu­cio­nal por vio­la­to­rio de anti­guos dere­chos de los tra­ba­ja­do­res, por rea­li­zar­se bajo man­da­to extra-nacio­nal, por rom­per con las nor­mas esta­ble­ci­das en ese mis­mo momen­to; que­dó seria­men­te gol­pea­do. Sólo las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas fuer­te­men­te arrai­ga­das, suma­das a los pode­ro­sos intere­ses de la gran bur­gue­sía nacio­nal y extran­je­ra, el jue­go polí­ti­co de las vie­jas cúpu­las sin­di­ca­les, la incon­se­cuen­cia e impe­ri­cia de quie­nes tenían por misión res­guar­dar los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res; detu­vie­ron el cam­bio que se requie­re.

La Cons­ti­tu­ción Boli­va­ria­na fin­có los pri­me­ros pasos para la refor­ma labo­ral que impac­te sobre las rela­cio­nes entre el capi­tal y el tra­ba­jo. Dero­gó algu­nos aspec­tos de la LOT sobre jor­na­da labo­ral y la pres­ta­ción de anti­güe­dad. Con esto entra­mos a otro bos­que­jo de los ava­ta­res por una nue­va refor­ma labo­ral pen­dien­te duran­te la últi­ma déca­da.

El con­tex­to de la últi­ma déca­da

1999

Pri­me­ra ini­cia­ti­va del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez, que con­sis­tió en una soli­ci­tud apro­ba­da por el Con­gre­so de la Repú­bli­ca, de facul­ta­des espe­cia­les para legis­lar en mate­ria eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra, ley habi­li­tan­te. Refor­ma de la admi­nis­tra­ción públi­ca cen­tral y orga­ni­za­ción inter­na del Esta­do, incluir meca­nis­mos de pro­tec­ción a los sec­to­res socia­les, garan­ti­zar la vivien­da y super­vi­sión por par­te del Esta­do de los dife­ren­tes fon­dos, toman­do en cuen­ta su inci­den­cia eco­nó­mi­ca, segu­ri­dad social inte­gral, ser­vi­cio públi­co obli­ga­to­rio, uni­ver­sa­li­dad, soli­da­ri­dad y par­ti­ci­pa­ción. A fines de ese año se pone en mar­cha la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la en medio de un gran deba­te popu­lar. Estas ini­cia­ti­vas sir­vie­ron de pun­to de apo­yo para el reim­pul­so en la defen­sa de los dere­chos socia­les y labo­ra­les, cons­ti­tu­ye­ron una fuer­za atrac­ti­va de gran acep­ta­ción popu­lar, en el mar­co de las posi­bi­li­da­des en ese momen­to de inci­dir sobre las con­di­cio­nes de segu­ri­dad social, vivien­da, tra­ba­jo y salud. En los siguien­tes años se impul­sa­rían refor­mas en temas espe­cí­fi­cos como el perio­do de prue­ba en lo labo­ral.

2002

Entran en vigen­cia la Ley Orgá­ni­ca del Sis­te­ma de Segu­ri­dad Social con cin­co regí­me­nes pres­ta­cio­na­les: 1.- salud, 2.- dine­ra­rio, 3.- empleo, 4.- segu­ri­dad, salud y medio ambien­te de tra­ba­jo, 5.- vivien­da. Sus­cri­be el dere­cho social a la salud y la pro­tec­ción a la mater­ni­dad, las con­tin­gen­cias de enfer­me­dad, acci­den­tes ori­gi­na­dos con oca­sión del tra­ba­jo o de cual­quier ori­gen. Otros aspec­tos que se modi­fi­ca­ron fue­ron las pres­ta­cio­nes ante las con­tin­gen­cias de pater­ni­dad, dis­ca­pa­ci­dad (inva­li­dez), enfer­me­da­des catas­tró­fi­cas, dis­ca­pa­ci­dad par­cial, nece­si­da­des espe­cia­les, ries­gos labo­ra­les, pér­di­da de empleo, des­em­pleo, vejez, viu­dez, orfan­dad, vivien­da, car­gas deri­va­das de la vida fami­liar y cual­quier otra cir­cuns­tan­cia sus­cep­ti­ble de pre­vi­sión social. La segu­ri­dad social se con­sa­gra como un dere­cho humano y social irre­nun­cia­ble. Las fuer­zas oli­gár­qui­cas orga­ni­za­das en torno a FEDECAMARAS, aris­to­cra­cia obre­ra, refor­mis­mo, sec­to­res aco­mo­da­dos e impe­ria­lis­tas yan­quis, sien­do ade­más afec­ta­das con las leyes de hidro­car­bu­ros, pes­ca, y tie­rras, ejer­cie­ron cuan­to pudie­ron para que sólo bajo esta cober­tu­ra avan­za­ran los dere­chos socia­les e inten­ta­ron obs­ta­cu­li­zar­los. Así mis­mo eje­cu­ta­ron el gol­pe de esta­do, pos­te­rior­men­te se atrin­che­ra­ron en torno a los tri­bu­na­les que garan­ti­za­rían “legi­ti­mi­dad” a la neo­li­be­ral LOT de 1997, se res­pal­da­rían con­ti­nua­men­te en la OEA, levan­ta­ron su paro petro­le­ro para dete­ner los cam­bios socia­les en mate­ria de legis­la­ción labo­ral y mina­rían la corre­la­ción de fuer­zas par­la­men­ta­ria que comen­zó a favor del pro­ce­so.

2005

Nue­vas leyes para ampliar el pano­ra­ma de dere­chos socia­les y labo­ra­les: Ley del Régi­men Pres­ta­cio­nal de Vivien­da y Hábi­tat, Ley del Régi­men Pres­ta­cio­nal de Segu­ri­dad y Salud en el Tra­ba­jo, Refor­ma de la Ley Orgá­ni­ca de Pre­ven­ción, Con­di­cio­nes y Medio Ambien­te de Tra­ba­jo, Ley de Ser­vi­cios Socia­les que regu­la el Régi­men Pres­ta­cio­nal de Ser­vi­cios Socia­les al Adul­to Mayor y Otras Cate­go­rías de Per­so­nas, Ley de Empleo. Estas leyes impul­san el mar­co de con­quis­tas de dere­chos socia­les aun­que se enfren­tan con­ti­nua­men­te a res­tric­cio­nes del gran capi­tal, de los patro­nes y de la par­te pri­va­da que ven­de ser­vi­cios en estos ramos. La rela­ción capi­tal-tra­ba­jo en cuan­to regu­lar­se per­ma­ne­ció sus­tan­cial­men­te inva­ria­ble, los recur­sos de la oli­gar­quía finan­cie­ra des­pués de déca­das de saqueo, se movi­li­za­ron para impe­dir cam­bios en la mate­ria.

2006

Con­tan­do con el domi­nio par­la­men­ta­rio a favor del pro­ce­so, gra­cias al falli­do inten­to de sabo­ta­je elec­to­ral por par­te de la opo­si­ción, que­da para la his­to­ria juz­gar la inca­pa­ci­dad con que se man­tu­vo en sus­pen­so la cons­truc­ción de un nue­vo acuer­do social en mate­ria labo­ral. Esa ins­tan­cia des­per­di­ció impu­ne­men­te sus con­di­cio­nes, no fue capaz ni indi­vi­dual ni colec­ti­va­men­te de poner­se a la altu­ra para gene­rar un pro­ce­so con­tun­den­te que die­ra rema­te al cam­bio de la Ley Orgá­ni­ca del Tra­ba­jo, se con­ten­ta­ba con estu­dios y comi­sio­nes al mar­gen de lo que se requie­re en cuan­to a dar direc­cio­na­li­dad a sus obli­ga­cio­nes. Mos­tró su incom­pe­ten­cia, pasi­vi­dad y buro­cra­tis­mo en torno al refe­rén­dum y la inca­pa­ci­dad de res­pon­der a la ofen­si­va de la dere­cha en 2007. Esa refor­ma falli­da se pro­po­nía modi­fi­car la jor­na­da de tra­ba­jo, pro­pues­ta ante la cual sus pro­pios defen­so­res ofi­cia­les duda­ban en el supues­to de que afec­ta­ría al apa­ra­to pro­duc­ti­vo y retar­da­ría la cons­truc­ción de la socie­dad nue­va, asu­mién­do­se en el ámbi­to del dere­cho y espí­ri­tu bur­gués. Sería el res­pal­do popu­lar y el triun­fo de Chá­vez en 2006 la garan­tía de con­ti­nui­dad ver­da­de­ra y en espe­cial con el impul­so que dio a las misio­nes socia­les en edu­ca­ción, barrio aden­tro, cul­tu­ra, vivien­da, madres del barrio, vejez y pen­sio­nes, la bús­que­da de con­ve­nios de coope­ra­ción y apo­yo, como nove­do­sos ins­tru­men­tos para rei­vin­di­car, dig­ni­fi­car y sol­ven­tar la situa­ción de los tra­ba­ja­do­res y sec­to­res popu­la­res, lle­van­do al terreno de las con­tra­dic­cio­nes socia­les y de la lucha de cla­ses otros esce­na­rios de com­ba­te. Con lo que res­pec­ta a la par­te patro­nal ésta con­ti­nuó apo­yán­do­se en la ley de 1997, la fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral, la ter­ce­ri­za­ción, los bonos que des­va­lo­ri­zan el sala­rio, la infla­ción y la pug­na por el pre­su­pues­to públi­co.

2009

Con las elec­cio­nes de sep­tiem­bre se modi­fi­ca la corre­la­ción de fuer­zas par­la­men­ta­ria, crean­do una situa­ción en la cual una refor­ma por la vía par­la­men­ta­ria reque­ri­ría de 23 de votos en la Asam­blea Nacio­nal, sien­do fun­da­men­tal la insur­gen­cia del movi­mien­to pro­le­ta­rio direc­ta­men­te abo­ca­do a la cons­truc­ción de la nue­va lega­li­dad, el cam­bio de las rela­cio­nes socia­les y empu­jar la toma de deci­sio­nes.

2011 – 2012

El tema de la refor­ma labo­ral vuel­ve al esce­na­rio, sin que se poten­cien ini­cia­ti­vas que cons­tru­yan un pro­ce­so espe­cí­fi­co, siem­pre a la espe­ra del eje­cu­ti­vo nacio­nal inmer­so en otras tan­tas cues­tio­nes cru­cia­les. A la fecha las ini­cia­ti­vas sin­di­ca­les atien­den prio­ri­ta­ria­men­te los temas de: pres­ta­cio­nes socia­les, régi­men de des­can­so, jor­na­da labo­ral, esta­bi­li­dad, perio­do de prue­ba, sin­di­ca­li­za­ción, con­ven­cio­nes colec­ti­vas, fin de la ter­ce­ri­za­ción y pre­ca­ri­za­ción, con­di­cio­nes de géne­ro. No es casual que sean par­te de los temas irre­duc­ti­bles sobre los cua­les la bur­gue­sía, sus polí­ti­cos y ana­lis­tas labo­ra­les recha­zan toda modi­fi­ca­ción a la vie­ja Ley neo­li­be­ral.

Las misio­nes y un con­jun­to de polí­ti­cas de públi­cas vie­nen a des­ta­car innu­me­ra­bles aspec­tos que gene­ral­men­te son deja­dos de por fue­ra del deba­te labo­ral, que en el movi­mien­to obre­ro par­ti­cu­lar­men­te sue­le cir­cuns­cri­bir­se sólo a los obre­ros indus­tria­les, los sin­di­ca­tos y las orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res ya esta­ble­ci­das, pero se olvi­dan o man­tie­nen en segun­do plano una gran masa de pro­le­ta­rios des­em­plea­dos, jor­na­le­ros, tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción, tra­ba­ja­do­ras de ser­vi­cios, y sec­to­res de pro­le­ta­rios en situa­ción ines­ta­ble de empleo. Los mis­mos hechos del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta y del pro­ce­so boli­va­riano ponen a la orden del día el pro­ble­ma del sala­rio y su cons­tan­te mer­ma por efec­to de las leyes eco­nó­mi­cas de explo­ta­ción, ante lo que es nece­sa­rio eri­gir otras con­di­cio­nes socia­les y de dere­cho popu­lar.

Median­te ley habi­li­tan­te está pre­vis­ta la pro­mul­ga­ción de una nue­va Ley Orgá­ni­ca del Tra­ba­jo para el 1° de mayo de 2012, de acuer­do con el anun­cio hecho por el Pre­si­den­te Chá­vez en el mes de enero, por lo que se ins­ta­la­ron diver­sas dis­cu­sio­nes de tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­li­za­dos y orga­ni­za­cio­nes popu­la­res prin­ci­pal­men­te por todo el país, con varia­das opi­nio­nes sobre los temas cen­tra­les, fre­cuen­te­men­te deta­llan­do con­tra­dic­cio­nes con res­pec­to a la prác­ti­ca sobre la lucha labo­ral, y suje­cio­nes a la polí­ti­ca sin­di­cal de cúpu­las y manio­bras. A pesar del reco­no­ci­do refor­mis­mo que rodea la redac­ción y ase­so­ría de tal ley, el gran méri­to de Chá­vez está en lle­var ade­lan­te su eje­cu­ción. La dere­cha acu­sa que se toman atri­bu­cio­nes peli­gro­sas para la socie­dad, inde­pen­dien­te­men­te de la inter­pre­ta­ción que a eso pue­da dár­se­le, lo cier­to es que eje­cu­ta sus lla­ma­mien­tos, influ­yen­do en la deter­mi­na­ción del pue­blo para salir ade­lan­te. De otra mane­ra en las actua­les con­di­cio­nes no habría refor­ma algu­na que fue­ra posi­ble dado el for­ce­jeo y el labe­rín­ti­co andar de tan­tas posi­cio­nes. Podrá decir­se misa, pero esta­mos ante un hecho con­cre­to don­de los pro­le­ta­rios tene­mos el deber de luchar.

Den­tro de este esce­na­rio legal la refor­ma o pro­pues­ta de nue­va ley tie­ne un tiem­po lími­te has­ta que aspi­ren las facul­ta­des habi­li­tan­tes, estan­do ade­más con­di­cio­na­das por: 1° el for­ma­to de con­sul­ta (a los tra­ba­ja­do­res, tra­ba­ja­do­ras y empre­sas), 2° comi­sión pre­si­den­cial, y 3° deci­sión pre­si­den­cial (se desa­rro­lla una pro­pues­ta de con­sul­ta popu­lar, pero has­ta el momen­to no encuen­tra eco en las ins­tan­cias deci­so­rias). Con un sello de iden­ti­dad seme­jan­te al res­to de refor­mas y misio­nes decre­ta­das, obje­ti­va­men­te no será una ley comu­nis­ta, ni tam­po­co socia­lis­ta, aun­que es impor­tan­te que se afian­ce en expre­sio­nes de rum­bo socia­lis­ta, sino una ley de con­te­ni­dos pro­gre­sis­tas, revo­lu­cio­na­rios y popu­la­res que gol­pea­rá el prin­ci­pio de las máxi­mas ganan­cias, pero no con­tra la ganan­cia capi­ta­lis­ta en sí y el sus­ten­to de la pro­pie­dad pri­va­da.

Una ley ple­na­men­te socia­lis­ta o comu­nis­ta sería prác­ti­ca­men­te inapli­ca­ble en el con­tex­to social gene­ral, el mal esta­ría en el auto­en­ga­ño ase­gu­ran­do que ten­dría­mos una lega­li­dad socia­lis­ta y una eco­no­mía domi­na­da por el capi­tal. Pues no debe­mos olvi­dar que con­ta­mos con una estruc­tu­ra de Esta­do y socie­dad capi­ta­lis­ta, afec­ta­da por vie­jas cri­sis polí­ti­cas, socia­les y eco­nó­mi­cas, pero vive mien­tras las rela­cio­nes socia­les gene­ra­les domi­nan­tes sean sos­te­ni­das por la pro­pie­dad pri­va­da y la ley de acu­mu­la­ción de capi­tal.

No nece­si­ta­mos gol­pes de pecho, ni caer­nos a pasión por­que no nos cua­dren las fichas, entre el pue­blo dis­tin­gui­mos esta ver­dad, sabe­mos esto: 1.- que el sal­do de la refor­ma labo­ral será pro­fun­da­men­te posi­ti­vo para la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra y los des­em­plea­dos o en con­di­ción de sub­em­pleo, 2.- que aún fal­ta enfren­tar­la con la reali­dad y luchar por ella, 3.- que encon­tra­rá medios que poten­cien nues­tras luchas, 4.- así como ten­drá sus lími­tes fija­dos cuan­do el inte­rés del patrón jue­gue su rol ya des­de el hecho de seguir deten­tan­do en sus manos la pro­pie­dad, el mono­po­lio del empleo y la dis­tri­bu­ción de la plus­va­lía, 5.- que como toda refor­ma en los mar­cos del Esta­do, tie­nen cadu­ci­dad cuan­do las nue­vas olas de acu­mu­la­ción de capi­tal pros­pe­ren y las cla­ses domi­nan­tes que no han deja­do de ser­lo, levan­ten cabe­za, hayan con­se­gui­do el des­gas­te social al que tan­to apues­tan o que apro­ve­chen la ley para un desa­rro­llo eco­nó­mi­co en que el pro­le­ta­ria­do siga sien­do su eterno subor­di­na­do, 6.- que así mis­mo per­mi­te des­ple­gar un nue­vo esce­na­rio de revo­lu­ción demo­crá­ti­ca que abre las pers­pec­ti­vas de revo­lu­ción por el socia­lis­mo.

La efi­ca­cia de la ley ten­drá mejor o peor suer­te que las otras refor­mas por­que eso igual­men­te se cir­cuns­cri­be a un pano­ra­ma social con­cre­to aun­que cam­bian­te, sin dejar de ser una palan­ca más al ser­vi­cio de la cla­se pro­le­ta­ria para ele­var su con­cien­cia, orga­ni­za­ción y lucha. Esto nos lla­ma a con­si­de­rar que en efec­to la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria debe­rá abrir­se paso.

Espe­cial­men­te valio­sas están resul­tan­do las obser­va­cio­nes pun­tua­les des­de las bases sin­di­ca­les que ponen denun­cia sobre los dis­tin­tos ins­tru­men­tos de los patro­nes y las debi­li­da­des orgá­ni­cas del pro­le­ta­ria­do para hacer­les fren­te, la atroz explo­ta­ción que per­sis­te en el cam­po, la indus­tria pes­que­ra, el tra­ba­jo feme­nino e infan­til, manu­fac­tu­ras, talle­res y tra­ba­ja­do­res “inde­pen­dien­tes”, tra­ba­ja­do­res del esta­do que les son trans­gre­di­dos sus dere­chos, y otras gran­des empre­sas pri­va­das, así como el lla­ma­do al res­ca­te de dere­chos que son hur­ta­dos has­ta la fecha.

Cla­ra­men­te no ema­na­rá una ley labo­ral sobre la regla­men­ta­ción de rela­cio­nes socia­les socia­lis­tas, no se eli­mi­na­rá por decre­to la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta por más que algu­nos román­ti­cos hagan sus cuen­tas ame­na­zan­do que si no es así todas las con­quis­tas socia­les se aca­ba­rían; sin embar­go toma un carác­ter pro­gre­sis­ta, anti­oli­gár­qui­co y anti­im­pe­ria­lis­ta, que muy pron­to lle­va­rá a nue­vos con­flic­tos estra­té­gi­cos y coyun­tu­ra­les fren­te a los mono­po­lios y el capi­tal finan­cie­ro nati­vos o mun­dia­les por lo que sub­ra­ya en con­tra de estos y lo que aún les per­mi­ti­rá hacer o des­ha­cer. La ten­den­cia que es impor­tan­te asen­tar en la nue­va ley es que remar­que el res­guar­do del pro­le­ta­ria­do y sus dere­chos, que reafir­me la pre­sión a la redis­tri­bu­ción de la plus­va­lía hacia el pro­le­ta­ria­do y todo el pue­blo, que nos enca­rri­le en una lucha más abier­ta con­tra los bur­gue­ses y la pro­pie­dad pri­va­da, que sume fuer­zas para las elec­cio­nes, que de esta suer­te garan­ti­ce el avan­ce del país y las ins­ti­tu­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que se requie­ran para plas­mar nue­vos cam­bios socia­les, lo cual en par­te le corres­pon­de, pero sobre todo es tarea del movi­mien­to obre­ro y revo­lu­cio­na­rio dar­le esta fiso­no­mía.

La ley debe ser una puer­ta abier­ta al pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, es jus­to que refle­je la defen­sa de múl­ti­ples dere­chos socia­les y huma­nos de los tra­ba­ja­do­res. Una idea del refor­mis­mo (con már­ge­nes de poder buro­crá­ti­co y empre­sa­rial) ase­gu­ra que no habría más nece­si­dad de los sin­di­ca­tos u otras for­mas de orga­ni­za­ción y cier­to con­trol en las empre­sas, bajo la argu­cia de que sus intere­ses están bien defen­di­dos por arri­ba. Las y los lucha­do­res deben poner a recau­do ese peli­gro como el del estan­ca­mien­to de los dere­chos en un mar­co de lega­li­dad sin fun­cio­na­mien­to o res­trin­gi­da a los logros actua­les. La ley debe diri­gir­se a dete­ner los ape­ti­tos de enri­que­ci­mien­to, de ganan­cias super­mi­llo­na­rias, de expo­lia­ción del pue­blo, por con­si­guien­te rei­vin­di­ca una cober­tu­ra pro socia­lis­ta. El dis­cur­so pro­le­ta­rio debe ser su pala­bra y su acción. Que las asam­bleas se armen de la men­ta­li­dad de cla­se y asu­man defi­ni­cio­nes cla­ras aún a sabien­das de que nos encon­tra­mos en una coyun­tu­ra que da sólo para una par­te de rei­vin­di­ca­cio­nes pero que sí per­mi­te con­so­li­dar pila­res de trans­for­ma­ción de las rela­cio­nes impe­ran­tes en la medi­da que pre­do­mi­na la gran pro­pie­dad pri­va­da.

El pro­le­ta­ria­do tie­ne nece­si­dad de ges­tar sus pro­pios movi­mien­tos y luchas, sus gran­des pro­ble­mas socia­les se ven refor­za­dos por su dis­per­sión y en algu­nos casos por con­tro­les no que no per­mi­te madu­rar, mul­ti­pli­car y diver­si­fi­car sus for­mas de orga­ni­za­ción. Esta labor es com­pa­ti­ble con el pro­ce­so, aún más, es vital para su con­so­li­da­ción y mar­cha ascen­den­te, en pri­mer plano le toca­rá meter a la dis­cu­sión y for­ma­ción de la con­cien­cia colec­ti­va de cla­se, los pasos logra­dos en la nue­va LOT y la per­ti­nen­cia de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria de toda la cla­se.

Los revo­lu­cio­na­rios, los sin­di­ca­lis­tas patrio­tas, socia­lis­tas, los pro­le­ta­rios cons­cien­tes, apo­yan esta nue­va ley del tra­ba­jo de cara a posi­cio­nar­se en ella, no cabe espe­rar que sim­ple­men­te se ven­gan nue­vos dere­chos, recur­sos y rei­vin­di­ca­cio­nes, hay que apo­yar­se en el sen­ti­do de ele­var la poli­ti­za­ción de la cla­se, de entrar al deba­te nacio­nal, de abrir la dis­cu­sión sobre nues­tro papel, la socie­dad actual y cómo con­so­li­dar gran­des cam­bios socia­lis­tas.

Los tex­tos labo­ra­les más fir­mes, los dis­cur­sos pro­le­ta­rios del dere­cho más cla­ros no se con­so­li­da­rán si no van arro­pa­dos de con­cre­ción y líneas media­tas e inme­dia­tas con­tun­den­tes, de par­ti­ci­pa­ción acti­va de las bases en el ejer­ci­cio de la ley, así como requie­ren de las rela­cio­nes polí­ti­cas cons­truc­ti­vas del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. La jor­na­da como su con­cre­ción en la nue­va LOT es un impor­tan­te paso ade­lan­te, un triun­fo inocul­ta­ble para el pro­le­ta­ria­do y pue­blo vene­zo­lano, arro­ja for­mas espe­cí­fi­cas del tra­ba­jo polí­ti­co, da pie a dis­tin­guir la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria que se pre­ci­sa entre la cla­se obre­ra. Sus reper­cu­sio­nes reba­san sus fron­te­ras, pro­pi­nan­do un duro gol­pe a la polí­ti­ca neo­li­be­ral explo­ta­do­ra y sus prin­ci­pa­les meca­nis­mos. Sien­do un refe­ren­te y pun­to de apo­yo, es una mues­tra feha­cien­te de que hay nece­si­dad de impul­sar la revo­lu­ción socia­lis­ta aquí como en todo el mun­do, con­sig­na que debe­mos empu­ñar con fuer­za. Los hechos de estas jor­na­das insis­ten en impul­sar orga­ni­za­ción y lide­raz­gos que con­tri­bu­yan a este pro­pó­si­to en la defen­sa de los intere­ses cla­sis­tas del pue­blo y su pro­le­ta­ria­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *