Com­pro­mi­so para la estra­te­gia nacio­nal

Valo­ra­mos de for­ma posi­ti­va los cam­bios que duran­te los últi­mos meses se han dado en Eus­kal Herria y la nue­va eta­pa polí­ti­ca que se ha abier­to a raíz de esos cam­bios. Y que­re­mos dar­les una res­pues­ta posi­ti­va. Por ese moti­vo, cree­mos que ha lle­ga­do la hora, median­te la acu­mu­la­ción de fuer­zas, de impul­sar la cons­truc­ción nacio­nal y la trans­for­ma­ción social, así como de hacer fren­te a la cri­sis sis­té­mi­ca que quie­re aca­bar con los dere­chos socia­les y labo­ra­les de la ciu­da­da­nía y de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Es la hora de la defen­sa de los dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos de las per­so­nas que inte­gra­mos la socie­dad, par­tien­do de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y el cui­da­do y la defen­sa del pla­ne­ta.

Si es cier­to que la libe­ra­ción nacio­nal exi­ge de la libe­ra­ción social, en el con­tex­to de cri­sis que esta­mos vivien­do, tene­mos que afe­rrar­nos con más fuer­za que nun­ca a esa máxi­ma. Por lo tan­to, rei­vin­di­ca­mos el víncu­lo y la dimen­sión de las dife­ren­tes luchas.

Esta­mos con­ven­ci­dos de que supe­ra­re­mos los des­acuer­dos y las divi­sio­nes que han exis­ti­do en los últi­mos años entre las dife­ren­tes fuer­zas polí­ti­cas, y de que tene­mos la oca­sión de cons­truir una acu­mu­la­ción esta­ble de fuer­zas inde­pen­den­tis­tas y sobe­ra­nis­tas, de izquier­da.

Como mues­tra de nues­tra volun­tad polí­ti­ca, que­re­mos decla­rar ante la socie­dad de Eus­kal Herria nues­tro com­pro­mi­so de avan­zar hacia una estra­te­gia nacio­nal con el diá­lo­go y el tra­ba­jo en común como com­pa­ñe­ros de via­je.

I. OBJETIVOS

1. Eus­kal Herria, nación sobe­ra­na en Euro­pa

La Euro­pa que cono­ce­mos se ha estruc­tu­ra­do según las nece­si­da­des de las éli­tes finan­cie­ras y las mul­ti­na­cio­na­les. El sis­te­ma neo­li­be­ral se vale de una coyun­tu­ra de cri­sis para ahon­dar más en su lógi­ca. Las con­se­cuen­cias de estas actua­cio­nes en la cons­truc­ción de Euro­pa han sido muchas y de con­si­de­ra­ción.

Al con­tra­rio de lo que se ha hecho has­ta aho­ra, abo­ga­mos por una Euro­pa social que rei­vin­di­que la sobe­ra­nía de los pue­blos que la inte­gran y que dé cau­ce a esas rei­vin­di­ca­cio­nes; una Euro­pa que defien­da su diver­si­dad cul­tu­ral y pro­yec­te una edu­ca­ción en base a esa diver­si­dad; una Euro­pa que, fren­te al pro­yec­to cen­tra­lis­ta y neo­li­be­ral, apues­te por la Euro­pa de los pue­blos cons­tru­yen­do un pro­yec­to alter­na­ti­vo que dé prio­ri­dad al dere­cho a deci­dir de los pue­blos y a su sobe­ra­nía.

Rei­vin­di­ca­mos que Eus­kal Herria es una nación en Euro­pa y en el mun­do, y exi­gi­mos los mis­mos dere­chos para noso­tros y noso­tras que para el res­to de las nacio­nes de Euro­pa y del mun­do, ni más ni menos, para inten­tar desa­rro­llar un nue­vo mode­lo de estruc­tu­ra­ción de Euro­pa.

2. Paz y dere­chos civi­les y polí­ti­cos

Que­re­mos ver supe­ra­dos el con­flic­to polí­ti­co y la vio­len­cia en Eus­kal Herria y, para la con­se­cu­ción de ese obje­ti­vo, toma­mos como hojas de ruta el Acuer­do de Ger­ni­ka y las con­clu­sio­nes de la Con­fe­ren­cia de Paz de Aie­te. El diá­lo­go, un diá­lo­go sin exclu­sio­nes, y el acuer­do deben ser los prin­ci­pios que rijan el pro­ce­so. Un diá­lo­go inte­gra­dor, no exclu­yen­te, que con­vier­ta a la ciu­da­da­nía en pro­ta­go­nis­ta, motor y tes­ti­go del mis­mo; un diá­lo­go que posi­bi­li­te la cons­truc­ción de una paz jus­ta, sin ven­ce­do­res ni ven­ci­dos; que supere los lími­tes que nos esta­ble­cen las ins­ti­tu­cio­nes y el actual mar­co jurí­di­co, y que cuen­te con todos los terri­to­rios de Eus­kal Herria; un diá­lo­go que, sobre los prin­ci­pios Mit­chell, nos diri­ja hacia un acuer­do demo­crá­ti­co.

Tene­mos el fir­me com­pro­mi­so de impul­sar una con­vi­ven­cia des­de la igual­dad y esta­mos dan­do pasos, en esa direc­ción, tra­ba­jan­do estre­cha­men­te, des­de la fir­ma del Acuer­do de Ger­ni­ka. Esta­mos dan­do pasos uni­la­te­ra­les, pero es el momen­to para que todos los agen­tes impli­ca­dos empie­cen a dar pasos, tal y como se soli­ci­ta­ba en las con­clu­sio­nes de la Con­fe­ren­cia de Paz de Aie­te.

Los esta­dos espa­ñol y fran­cés no pue­den seguir hacien­do oídos sor­dos a las con­clu­sio­nes de Aie­te. No pue­den seguir actuan­do para­pe­ta­dos en leyes de excep­ción que que­bran­tan dere­chos civi­les y polí­ti­cos. Urge un cam­bio en las polí­ti­cas peni­ten­cia­rias de los esta­dos fran­cés y espa­ñol si ver­da­de­ra­men­te se con­si­de­ran esta­dos demo­crá­ti­cos. Ese cam­bio exi­ge que se pon­ga en liber­tad a aque­llas per­so­nas pre­sas con enfer­me­da­des gra­ves, que pue­dan vol­ver los refu­gia­dos y depor­ta­dos, la dero­ga­ción de la doc­tri­na Parot, la revi­sión de la situa­ción de aque­llos pre­sos y pre­sas que hayan cum­pli­do su con­de­na, y la fina­li­za­ción de la polí­ti­ca de dis­per­sión, con el acer­ca­mien­to de las per­so­nas pre­sas a Eus­kal Herria como paso pre­vio a la vuel­ta a casa de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cos, visua­li­zan­do de esta mane­ra la supera­ción defi­ni­ti­va del con­flic­to arma­do.

De la mis­ma mane­ra urge el reco­no­ci­mien­to y la repa­ra­ción de las víc­ti­mas; de todas, sin excep­ción. Un paso que ser­vi­rá para reco­no­cer todo el sufri­mien­to y cono­cer todas las ver­da­des.

Es hora de que empe­ce­mos a dar pasos des­de todas las par­tes impli­ca­das. Esos pasos se deben dar tam­bién en lo que a nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca se refie­re, garan­ti­zan­do la lega­li­za­ción de todas las fuer­zas y agen­tes polí­ti­cos, para que todas las expre­sio­nes de vio­len­cia des­apa­rez­can.

Por lo tan­to, en opi­nión de las cin­co fuer­zas polí­ti­cas fir­man­tes, los par­ti­dos polí­ti­cos debe­ría­mos dar ese pri­mer impul­so nece­sa­rio al diá­lo­go, un diá­lo­go que sea capaz de supe­rar los lími­tes ins­ti­tu­cio­na­les y admi­nis­tra­ti­vos, y que sea abier­to a todas las per­so­nas de Eus­kal Herria.

3. Un mode­lo eco­nó­mi­co sobe­rano, jus­to y eco­ló­gi­co

Muchos de los pro­ble­mas que sufri­mos hoy en día ‑debi­li­dad, pobre­za, des­igual­dad, cam­bio cli­má­ti­co, etc.- son la con­se­cuen­cia del sis­te­ma en el que vivi­mos, por lo que ese sis­te­ma no pue­de ofre­cer una solu­ción a los pro­ble­mas que él mis­mo gene­ra. Ese moti­vo nos lle­va, más allá de pro­po­ner cam­bios en el sis­te­ma, a la nece­si­dad de plan­tear su supera­ción median­te alter­na­ti­vas via­bles; enten­dien­do la eco­no­mía como una herra­mien­ta para la garan­tía y el cum­pli­mien­to de los dere­chos y no al revés, que es lo que suce­de a día de hoy. Ese obje­ti­vo con­lle­va la nece­si­dad de actuar como pue­blo en Euro­pa: la sobe­ra­nía es impres­cin­di­ble para poder prio­ri­zar la soli­da­ri­dad entre los pue­blos.

Defen­de­mos que la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca es la vía para la cons­truc­ción de un mode­lo social y alter­na­ti­vo.

4. La cons­truc­ción de Eus­kal Herria

La cons­truc­ción de la Eus­kal Herria del futu­ro nos obli­ga a supe­rar este mar­co jurí­di­co que divi­de nues­tro pue­blo y a defi­nir una estra­te­gia que se ade­cue a los nue­vos tiem­pos. Esa estra­te­gia ha de tener en cuen­ta las dife­ren­tes reali­da­des y velo­ci­da­des de cada ámbi­to, si que­re­mos supe­rar con éxi­to la com­ple­ji­dad que pre­sen­ta el mar­co actual a cau­sa de esa divi­sión.

Eus­kal Herria se halla divi­di­da entre dos esta­dos con cul­tu­ras demo­crá­ti­cas muy dife­ren­tes. Por si eso fue­ra poco, la par­te que se encuen­tra en el terri­to­rio del Esta­do espa­ñol cuen­ta con dos mar­cos jurí­di­cos – EAE y Nafa­rroa- que impri­men a los dife­ren­tes terri­to­rios de Hego Eus­kal Herria reali­da­des y velo­ci­da­des dis­tin­tas. Por otro lado, en el Esta­do fran­cés, Ipar Eus­kal Herria sigue sin tener nin­gún reco­no­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal.

Par­tien­do de esa situa­ción asi­mé­tri­ca, para supe­rar la situa­ción jurí­di­ca impues­ta duran­te años, esta­mos obli­ga­dos a bus­car pun­tos de encuen­tro des­de las reali­da­des que han gene­ra­do las dife­ren­tes corre­la­cio­nes de fuer­zas, his­to­rias y reali­da­des, cons­cien­tes de que somos un pue­blo con una úni­ca socie­dad inte­gra­da por per­so­nas aber­tza­les y no aber­tza­les.

Con esos mim­bres y par­tien­do de la reali­dad actual nos com­pro­me­te­mos a, paso a paso, empe­zar a mate­ria­li­zar nues­tro pro­yec­to estra­té­gi­co: zaz­piak bat. Nues­tra brú­ju­la será la defen­sa del carác­ter nacio­nal de Eus­kal Herria y su terri­to­ria­li­dad.

5. Ofi­cia­li­dad y nor­ma­li­za­ción del eus­ka­ra

El eus­ka­ra y la cul­tu­ra vas­ca son las prin­ci­pa­les señas de iden­ti­dad de Eus­kal Herria, y como defen­so­res que somos de los dere­chos huma­nos y los dere­chos lin­güís­ti­cos, denun­cia­mos que legal y social­men­te el eus­ka­ra está arrin­co­na­do en el ámbi­to de los idio­mas mino­ri­za­dos. Y decla­ra­mos que hay que dar una solu­ción a esta cues­tión. Rei­vin­di­ca­mos el reco­no­ci­mien­to, la ofi­cia­li­dad y la nor­ma­li­za­ción del eus­ka­ra en toda Eus­kal Herria, y el desa­rro­llo legal y regla­men­ta­rio nece­sa­rio para que pue­da ser uti­li­za­do en liber­tad y con nor­ma­li­dad en todos los ámbi­tos.

Es nues­tro obje­ti­vo lograr una Eus­kal Herria eus­kal­dun inte­gra­da por ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas plu­ri­lin­gües y, en ese camino, impul­sa­re­mos medi­das efi­ca­ces que nos per­mi­tan avan­zar en la nor­ma­li­za­ción social del eus­ka­ra.

II. PRINCIPIOS

1. Dere­chos huma­nos: el dere­cho a deci­dir

Rei­vin­di­ca­mos el res­pe­to y la defen­sa de todos los dere­chos huma­nos para todas las per­so­nas. Todos los dere­chos para todas las per­so­nas, colec­ti­vos y pue­blos. La demo­cra­cia con­tem­po­rá­nea se basa en la rei­vin­di­ca­ción, la defen­sa y el res­pe­to de los dere­chos huma­nos, dere­chos que nos han sido nega­dos his­tó­ri­ca­men­te y que se nos siguen negan­do hoy en día. Por una par­te, se nos ha hur­ta­do el dere­cho a deci­dir como pue­blo; por otra par­te, hemos sufri­do el que­bran­to de los dere­chos huma­nos como con­se­cuen­cia de los años de con­flic­to polí­ti­co.

Ade­más, están las medi­das basa­das en polí­ti­cas neo­li­be­ra­les que han imple­men­ta­do los dife­ren­tes gobier­nos y que han afec­ta­do direc­ta­men­te a la igual­dad de opor­tu­ni­da­des que deben tener todas las per­so­nas. A todo ello, hay que aña­dir las leyes, los juz­ga­dos y las actua­cio­nes de excep­ción que han desa­rro­lla­do los Esta­dos espa­ñol y fran­cés que toda­vía siguen en vigor, y que supo­nen la con­cul­ca­ción de los dere­chos polí­ti­cos y civi­les de per­so­nas y colec­ti­vos, y el debi­li­ta­mien­to del sis­te­ma de liber­ta­des.

Por todo ello, para cons­truir una Eus­kal Herria inte­gra­da por per­so­nas libres que ten­gan garan­ti­za­dos todos sus dere­chos, nos esfor­za­re­mos en dar cur­so a un diá­lo­go sin exclu­sio­nes con los demás agen­tes polí­ti­cos, socia­les y sin­di­ca­les que nos per­mi­ta diri­gir­nos a la auto­de­ter­mi­na­ción.

2. Plu­ra­li­dad demo­crá­ti­ca

La socie­dad de Eus­kal Herria es plu­ral: esa es una carac­te­rís­ti­ca enri­que­ce­do­ra. La nación vas­ca que rei­vin­di­ca­mos, la rei­vin­di­ca­mos des­de un pun­to de vis­ta inte­gra­dor, no exclu­yen­te.

Nos reafir­ma­mos en nues­tra apues­ta por una igual­dad basa­da en la plu­ra­li­dad, por­que la socie­dad es plu­ral y por­que sola­men­te des­de la acep­ta­ción de esa plu­ra­li­dad pode­mos cons­truir una Eus­kal Herria con futu­ro. Enten­de­mos la nación vas­ca como una comu­ni­dad con un des­tino común a cons­truir entre todas las per­so­nas que vivan y tra­ba­jen en Eus­kal Herria. Apos­ta­mos por una socie­dad basa­da en los valo­res del res­pe­to y la soli­da­ri­dad, e inte­gra­da por per­so­nas libres, cual­quie­ra que sea su géne­ro, etnia, cre­do, orien­ta­ción sexual, ori­gen, cul­tu­ra o idio­ma.

3. Igual­dad

Cree­mos que es prio­ri­ta­ria la igual­dad real entre hom­bres y muje­res para la con­se­cu­ción de una Eus­kal Herria nor­ma­li­za­da. El sexo, el ori­gen, la edad o el cre­do de las per­so­nas nos hace vivir la diver­si­dad, y tene­mos que ser igua­les ante la ley y ante las opor­tu­ni­da­des socio­eco­nó­mi­cas, cul­tu­ra­les y polí­ti­cas, para que poda­mos ser per­so­nas libres, sin vio­len­cia ni exclu­sio­nes.

Somos cons­cien­tes de que los avan­ces socia­les para la mujer en el sis­te­ma eco­nó­mi­co estruc­tu­ra­do en torno al capi­ta­lis­mo son casi impo­si­bles, por esa razón, vemos nece­sa­rio que la cons­truc­ción de Eus­kal Herria se lle­ve a cabo tam­bién des­de el femi­nis­mo.

4. La defen­sa del prin­ci­pio de la demo­cra­cia

El sis­te­ma demo­crá­ti­co, a día de hoy, peli­gra por cul­pa del neo­li­be­ra­lis­mo. Pen­sa­mos que es nece­sa­rio supe­rar la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va, y prac­ti­car la demo­cra­cia direc­ta y par­ti­ci­pa­ti­va para impul­sar un cam­bio pro­fun­do de la socie­dad.

Nos com­pro­me­te­mos a poner en mar­cha medi­das que favo­rez­can la par­ti­ci­pa­ción de la ciu­da­da­nía o la demo­cra­cia direc­ta en la toma de deci­sio­nes de los ámbi­tos de deci­sión o de poder en los que ten­ga­mos repre­sen­ta­ción.

5. Inter­na­cio­na­lis­mo

Defen­de­mos el prin­ci­pio de la sobe­ra­nía de los pue­blos y los dere­chos nacio­na­les de Eus­kal Herria, pero vin­cu­la­mos el futu­ro del nues­tro al futu­ro del res­to de los pue­blos del mun­do. Somos inter­na­cio­na­lis­tas.

CONCLUSIÓN

Nos com­pro­me­te­mos a desa­rro­llar ini­cia­ti­vas soli­da­rias inter­na­cio­na­les efi­ca­ces y ámbi­tos alter­na­ti­vos en el mun­do, empe­zan­do en Euro­pa y exten­dién­do­los al res­to del ámbi­to inter­na­cio­nal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *