Revas­qui­zar Espa­ña- Julio Sánchez

“Hay que revas­qui­zar Espa­ña, iberizarla,

sal­var­la del poder abs­trac­to y abso­lu­to

“Ibe­ria sumer­gi­da.” Gabriel Celaya.

Con este extra­ño y con­tra­dic­to­rio jue­go de pala­bras el poe­ta gui­puz­coano, en per­ma­nen­te lucha para encon­ta­rar su iden­ti­dad nacio­nal-cul­tu­ral, esbo­zó esta idea en su poe­ma­rio “Ibe­ria sumer­gi­da”. Habla­ba obje­ti­va­men­te de tras­la­dar el espí­ri­tu com­ba­ti­vo y de enfren­ta­mien­to radi­cal que esta­ba tenien­do lugar en el Sur de Eus­kalhe­rria por par­te de la cla­se obre­ra y los sec­to­res popu­la­res fren­te al con­ti­nuis­mo que repre­sen­ta­ba el pro­ce­so polí­ti­co que se ha dado en lla­mar “Tran­si­ción espa­ño­la”. Sin embar­go, pare­ce haber naci­do una nue­va inter­pre­ta­ción del con­tro­ver­ti­do “oxi­mo­ron” crea­do por el inte­lec­tual anti­fas­cis­ta de Legaz­pi y como sue­le ocu­rrir en los tiem­pos que corren han sido los pila­res de la ideo­lo­gía domi­nan­te los que pare­cen haber halla­do cual pue­de ser el sig­ni­fi­ca­do de éste y que se pre­sen­ta como la anal­ge­sia nece­sa­ria para dete­ner toda incon­for­mi­dad social orga­ni­za­da. Esta es, la refor­ma del Códi­go Penal que con­ver­ti­rá la resis­ten­cia pasi­va en agre­sión a la auto­ri­dad y pon­drá las bases para que los actos de “gue­rri­lla urba­na” sean juz­ga­dos como actos de terrorismo.

La solu­ción poli­cial apli­ca­da a cada uno de los con­flic­tos socia­les que se están dan­do en el Esta­do espa­ñol como res­pues­ta a la cri­sis que se esta vivien­do actual­men­te pare­cen ser el úni­co camino enten­di­do por las fuer­zas reac­cio­na­rias de la bur­gue­sía capi­ta­lis­ta. Des­de que la dere­cha espa­ño­la osten­ta, si algu­na vez los per­dió, o mien­tras la osten­ta­ban sus apren­di­ces social­fas­cis­tas, todos los resor­tes del poder polí­ti­co la res­pues­ta se ha mate­ria­li­za­do en for­ma de repre­sión: los suce­sos de Valen­cia con los jóve­nes del Ins­ti­tu­to Luis Vives, la car­ga poli­cial tras la mani­fes­ta­ción del 3 de Mar­zo en Vito­ria-Gaz­teiz, las deten­cio­nes arbi­tra­rias de dos jóve­nes de Bar­ce­lo­na el 29 M, que a día de hoy se encuen­tran encar­ce­la­dos, o en esa mis­ma jor­na­da la car­ga poli­cial que ha aca­ba­do con el joven gaz­teiz­ta­rra Xuban Nafa­rra­te en esta­do de coma. El trá­gi­co final, el siguien­te esca­lón en esta “estra­te­gia de la ten­sión” ha sido el ase­si­na­to del joven de Basau­ri Iñi­go Cava­cas en Bil­bo tras ser alcan­za­do de lleno por una bala de goma dis­pa­ra­da a “boca­ja­rro” por un núme­ro de la Ertzan­tza tras el par­ti­do de fút­bol que enfren­ta­ba al Ath­le­tic con el equi­po ale­mán del Schal­ke 04.

Todos estos suce­sos supo­nen la apli­ca­ción de la doc­tri­na del shock como rece­ta uni­ver­sal para inten­tar dete­ner la agu­di­za­ción de la lucha social que se verá muy pro­ba­ble­men­te refren­da­da por la refor­ma del códi­go penal exi­gi­da des­de los pode­res fác­ti­cos del blo­que domi­nan­te. Este evi­den­te recor­te de las liber­ta­des públi­cas y de los dere­chos civi­les y polí­ti­cos pare­cen haber indig­na­do a la “pro­gre­sía espa­ño­la” y a todos sus medios de opi­nión que pare­cen haber des­cu­bier­to de for­ma repen­ti­na la esen­cia del Esta­do bur­gués, el ejer­ci­cio del mono­po­lio de la vio­len­cia para man­te­ner el orden social existente.

Mien­tras esta par­te del blo­que domi­nan­te, esa frac­ción de izquier­das de la bur­gue­sía, se indig­na, mien­tras, esa apli­ca­ción de leyes de excep­ción sigue vigen­te en un terri­to­rio para el que esa legis­la­ción “ad hoc” ha sido, es y pare­ce que tras los últi­mos suce­sos será, “el pan nues­tro de cada día”.

Esa legis­la­ción de excep­ción, que comen­za­ba con aque­lla igno­mi­nia lla­ma­da Zona Espe­cial Nor­te y que per­mi­tía impo­ner el terror, en aquel seg­men­to social que los res­pon­sa­bles de Inte­rior comen­za­ron a deno­mi­nar “el entorno”, per­mi­tía reba­sar los lími­tes jurí­di­cos de la leyes del Esta­do espa­ñol. El tra­ba­jo rea­li­za­do por deter­mi­na­dos medios de opi­nión res­pec­to a que era la úni­ca for­ma de apla­car la con­fron­ta­ción arma­da, pro­vo­có que esa pro­gre­sía, ora indig­na­da, fue­se un actor deter­mi­nan­te para man­te­ner el “esta­do de las cosas” y en un momen­to dado se con­vir­tió en el autén­ti­co pun­tal para que la apli­ca­ción de esas polí­ti­cas repre­si­vas se lle­va­sen a cabo.

El epi­so­dio del cie­rre del dia­rio Egin tam­po­co pare­ció ser sufi­cien­te a la hora de ver como el entra­ma­do polí­ti­co-judi­cial espa­ñol cer­ce­na­ba una de las liber­ta­des más bási­cas. Lo cier­to es que el cie­rre de este dia­rio y el pos­te­rior de Egun­ka­ria, puso los cimien­tos para la cons­truc­ción del dis­cur­so hege­mó­ni­co a la hora de uni­fi­car los tér­mi­nos polí­ti­cos Izquier­da Aber­tza­le-ETA que ha gene­ra­do que el esta­do de opi­nión de la mayo­ría de la pobla­ción del Esta­do espa­ñol toma­se una acti­tud proac­ti­va en el con­flic­to vas­co, al que no se le otor­ga­ba una natu­ra­le­za polí­ti­ca y que acep­tó como ina­mo­vi­ble la dia­léc­ti­ca de “demó­cra­tas” fren­te a “terro­ris­tas”.

La pro­mul­ga­ción de la Ley Orgá­ni­ca 6 /​2002, la lla­ma­da “Ley de Par­ti­dos”, que ile­ga­li­za­ba a la coa­li­ción Bata­su­na y sus­pen­día todas sus acti­vi­da­des polí­ti­cas abrió defi­ni­ti­va­men­te “la ley del todo vale” que se cons­ti­tui­ría en el dog­ma jurí­di­co-polí­ti­co del “demó­cra­ta espa­ñol” tras el macro-pro­ce­so 1898 que ins­ti­tu­yó el “todo es ETA”. La acti­va­ción de ese tipo de resor­tes repre­si­vos y el tra­ba­jo incan­sa­ble de las orga­ni­za­cio­nes de masas de la dere­cha y de la extre­ma dere­cha, des­de el pun­to de vis­ta social y en tér­mi­nos de opi­nión públi­ca han favo­re­ci­do la estan­cia den­tro de la caver­na que como en el mito de Pla­tón solo per­mi­tía a la pobla­ción del Esta­do espa­ñol la pro­yec­ción de un deter­mi­na­do ima­gi­na­rio polí­ti­co, ame­na­zan­do de esta for­ma todas aque­llas acti­tu­des disi­den­tes del dis­cur­so oficial.

El trans­cu­rrir del tiem­po, lejos de favo­re­cer esa opi­nión mono­lí­ti­ca y mayo­ri­ta­ria, ha gene­ra­do nue­vos ele­men­tos ana­lí­ti­cos que nie­gan esa dia­léc­ti­ca aprehen­di­da por la mayo­ría de la pobla­ción del Esta­do espa­ñol. Se podría, uti­li­zan­do el tiem­po con­di­cio­nal, afir­mar que cada uno de los pla­nes repre­si­vos se ha ges­ta­do como res­pues­ta polí­ti­co-jurí­di­co-poli­cial a la gene­ra­ción de mayo­rías socia­les en el terri­to­rio vasco.

La Alter­na­ti­va KAS, ame­na­za­ba el pro­ce­so del pac­to polí­ti­co alcan­za­do por los par­ti­dos refor­mis­tas tras la muer­te de Fran­co, ame­na­zan­do con la rup­tu­ra des­de una ópti­ca radi­cal­men­te demo­crá­ti­ca con “las leyes de pun­to y final y obe­dien­cia debi­da” con­sen­sua­das por el apa­ra­to del régi­men y los par­ti­dos mayo­ri­ta­rios de la izquier­da espa­ño­la. Pos­te­rior­men­te, si bien las siguien­tes pro­pues­tas no tenían el mis­mo gra­do de con­sen­so social entre las fuer­zas polí­ti­cas que inte­gra­ban la Alter­na­ti­va KAS, pro­pues­tas como la “Alter­na­ti­va demo­crá­ti­ca” o “El mar­co demo­crá­ti­co”, que cris­ta­li­za­ría en los acuer­dos de Liza­rra-Gara­zi, tuvie­ron su res­pues­ta pri­me­ro con la Ley de Par­ti­dos y pos­te­rior­men­te con el macro-suma­rio del 1998.

Tenien­do en cuen­ta los casos ante­rior­men­te cita­dos el momen­to actual se pre­sen­ta como defi­ni­ti­vo en la pro­ble­má­ti­ca polí­ti­ca vas­ca y española.

La fir­ma del acuer­do de Ger­ni­ka ha favo­re­ci­do la crea­ción de un fren­te amplio cons­ti­tui­do en alter­na­ti­vas polí­ti­cas y socia­les que en los últi­mos pro­ce­sos elec­to­ra­les, aun­que no sólo, pare­cen ame­na­zar con que­brar la hege­mo­nía de ese blo­que his­tó­ri­co enca­be­za­do por el Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Vas­co prin­ci­pal artí­fi­ce del inmo­vi­lis­mo del que los “jel­tza­les” han obte­ni­do enor­mes rédi­tos polí­ti­cos dado que les per­mi­tía nave­gar entre dos aguas, man­te­nien­do deter­mi­na­das ambi­va­len­cias que le han colo­ca­do aho­ra en un calle­jón para el que la sali­da pare­ce ser bas­tan­te difu­sa. Cues­tión que hace tem­blar al Esta­do espa­ñol dado que el PNV se ha con­ver­ti­do en el mejor vale­dor de esas polí­ti­cas de pac­to para man­te­ner el “sta­tu quo”.

Esa acu­mu­la­ción de fuer­zas en torno a los vec­to­res estra­té­gi­cos, de la jus­ti­cia social y el dere­cho a deci­dir se ha mate­ria­li­za­do en las coa­li­cio­nes Bil­du y Amaiur, con excep­cio­na­les resul­ta­dos en los comi­cios Muni­ci­pa­les y Gene­ra­les, en las mul­ti­tu­di­na­rias mani­fes­ta­cio­nes con­tra la apli­ca­ción de la “Doc­tri­na Parot”, por el regre­so de los pre­sos o en con­tra de los recor­tes socia­les, el paro y la exclu­sión social mate­ria­li­za­das en la Huel­ga Gene­ral del 29 de Mar­zo que tuvo en las cua­tro capi­ta­les vas­cas un segui­mien­to mayor que en otros luga­res del Esta­do español.

La for­mu­la Mayo­ría Social=Represión pare­ce exten­der­se de for­ma peli­gro­sa como una man­cha de acei­te al res­to de luga­res. Hoy todo el mun­do pare­ce ser más un poco más cons­cien­te de que el poder resi­de en los resor­tes coer­ci­ti­vos y que quien los posee es el suje­to que lo eje­cu­ta. Que la doc­tri­na del shock que se ha apli­ca­do en los últi­mos trein­ta años en Eus­kalhe­rria esta des­ti­na­da a todos los que como ha pasa­do en ese país se atre­va a des­viar la polí­ti­ca de los cau­ces esta­ble­ci­dos o que pre­ten­da con­ju­gar­los con el empo­de­ra­mien­to pro­gre­si­vo de la cla­se obre­ra y los sec­to­res popu­la­res. El País Vas­co se ha con­ver­ti­do en el labo­ra­to­rio de prue­bas para un Esta­do que solo tie­ne de Esta­do (que es abso­lu­ta­men­te todo) la fuer­za con la cual impo­ner el terror. Un “Esta­do de des­he­cho” asen­ta­do sobre las ceni­zas de un régi­men fas­cis­ta y ase­sino con unas ins­ti­tu­cio­nes here­da­das de él, que duran­te estos años han encar­ce­la­do, ase­si­na­do, tor­tu­ra­do y con­cul­ca­do los dere­chos civi­les y polí­ti­cos de esa mayo­ría social vasca.

El Esta­do Espa­ñol quie­re “revas­qui­zar Espa­ña”, apli­car el esque­ma vas­co para ate­na­zar y coar­tar la capa­ci­da movi­li­za­do­ra de esa mayo­ría social que for­ma­mos todos aque­llos que esta­mos sin empleo, que tene­mos un empleo pre­ca­rio, los que debe­mos tra­ba­jar mas tiem­po por menos sala­rio, los que no pode­mos optar a una vivien­da, a los que las ins­ti­tu­cio­nes para­si­to-finan­cie­ras expul­sa de sus casas, los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras inmi­gran­tes que vinie­ron a inten­tar ven­cer a la mise­ria que sus paí­ses nata­les, víc­ti­mas de la opre­sión del impe­ria­lis­mo, les ofre­cen. Somos más, muchos más, solo nece­si­ta­mos tener con­cien­cia de que somos.

Hoy es el momen­to de vol­ver ento­nar ese gri­to que en aquel año de 1936 decía que esta­mos aquí para espé­ra­los y com­ba­tir­los: ¡NO PASARÁN! EZ DIRA PASAKO

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.