Lo que Oba­ma cono­ce- Fidel Cas­tro

El artícu­lo más demo­le­dor que he vis­to en este momen­to sobre Amé­ri­ca Lati­na, fue escri­to por Renán Vega Can­tor, pro­fe­sor titu­lar de la Uni­ver­si­dad Peda­gó­gi­ca Nacio­nal de Bogo­tá y publi­ca­do hace 3 días en el sitio web Rebe­lión, bajo el títu­lo “Ecos de la Cum­bre de las Amé­ri­cas”.

Es bre­ve y no debo hacer ver­sio­nes, los estu­dio­sos del tema pue­den bus­car­lo en el sitio indi­ca­do.

En más de una oca­sión he men­cio­na­do el infa­me acuer­do que EEUU impu­so a los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be al crear la OEA, en aque­lla reu­nión de can­ci­lle­res, que tuvo lugar en la ciu­dad de Bogo­tá, en el mes de Abril de 1948; en esa fecha, por puro azar, me encon­tra­ba allí pro­mo­vien­do un con­gre­so lati­no­ame­ri­cano de estu­dian­tes, cuyos obje­ti­vos fun­da­men­ta­les eran la lucha con­tra las colo­nias euro­peas y las san­grien­tas tira­nías impues­tas por Esta­dos Uni­dos en este hemis­fe­rio.

Uno de los más bri­llan­tes líde­res polí­ti­cos de Colom­bia, Jor­ge Elié­cer Gai­tán, que con cre­cien­te fuer­za había uni­do los sec­to­res más pro­gre­sis­tas de Colom­bia que se opo­nían al engen­dro yan­ki y cuya pró­xi­ma vic­to­ria elec­to­ral nadie duda­ba, ofre­ció su apo­yo al con­gre­so estu­dian­til. Fue ase­si­na­do ale­vo­sa­men­te. Su muer­te pro­vo­có la rebe­lión que ha pro­se­gui­do a lo lar­go de más de medio siglo.

Las luchas socia­les se han pro­lon­ga­do a lo lar­go de mile­nios, cuan­do los seres huma­nos, median­te la gue­rra dis­pu­sie­ron de un exce­den­te de pro­duc­ción para satis­fa­cer las nece­si­da­des esen­cia­les de la vida.

Como se cono­ce los años de escla­vi­tud físi­ca, la for­ma más bru­tal de explo­ta­ción, se exten­die­ron en algu­nos paí­ses has­ta hace algo más de un siglo, como ocu­rrió en nues­tra pro­pia Patria en la eta­pa final del poder colo­nial espa­ñol.

En los pro­pios Esta­dos Uni­dos la escla­vi­tud de los des­cen­dien­tes de afri­ca­nos se pro­lon­gó has­ta la pre­si­den­cia de Abraham Lin­coln. La abo­li­ción de esa for­ma bru­tal de explo­ta­ción se pro­du­jo ape­nas 30 años antes que en Cuba.

Mar­tin Luther King soña­ba con la igual­dad de los negros en Esta­dos Uni­dos has­ta hace ape­nas 44 años, cuan­do fue vil­men­te ase­si­na­do, en abril de 1968.

Nues­tra épo­ca se carac­te­ri­za por el avan­ce ace­le­ra­do de la cien­cia y la tec­no­lo­gía. Este­mos o no cons­cien­tes de ello, es lo que deter­mi­na el futu­ro de la huma­ni­dad, se tra­ta de una eta­pa ente­ra­men­te nue­va. La lucha real de nues­tra espe­cie por su pro­pia super­vi­ven­cia es lo que pre­va­le­ce en todos los rin­co­nes del mun­do glo­ba­li­za­do.

En lo inme­dia­to, todos los lati­no­ame­ri­ca­nos y de modo espe­cial nues­tro país, serán afec­ta­dos por el pro­ce­so que tie­ne lugar en Vene­zue­la, cuna del Liber­ta­dor de Amé­ri­ca.

Ape­nas nece­si­to repe­tir lo que uste­des cono­cen: los víncu­los estre­chos de nues­tro pue­blo con el pue­blo vene­zo­lano, con Hugo Chá­vez, pro­mo­tor de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, y con el Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do crea­do por él.

Una de las pri­me­ras acti­vi­da­des pro­mo­vi­das por la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na fue la Coope­ra­ción Médi­ca de Cuba, un cam­po en el que nues­tro país alcan­zó espe­cial pres­ti­gio, reco­no­ci­do hoy por la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal. Miles de cen­tros dota­dos con equi­pos de alta tec­no­lo­gía que sumi­nis­tra la indus­tria mun­dial espe­cia­li­za­da, fue­ron crea­dos por el Gobierno boli­va­riano para aten­der a su pue­blo. Chá­vez por su par­te no selec­cio­nó cos­to­sas clí­ni­cas pri­va­das para aten­der su pro­pia salud; puso esta en manos de los ser­vi­cios médi­cos que ofre­cía a su pue­blo.

Nues­tros médi­cos ade­más con­sa­gra­ron una par­te de su tiem­po a la for­ma­ción de médi­cos vene­zo­la­nos en aulas debi­da­men­te equi­pa­das por el gobierno para esa tarea. El pue­blo vene­zo­lano, con inde­pen­den­cia de sus ingre­sos per­so­na­les, comen­zó a reci­bir los ser­vi­cios espe­cia­li­za­dos de nues­tros médi­cos, ubi­cán­do­lo entre los mejor aten­di­dos del mun­do y sus índi­ces de salud comen­za­ron a mejo­rar visi­ble­men­te.

El Pre­si­den­te Oba­ma cono­ce esto per­fec­ta­men­te bien y lo ha comen­ta­do con alguno de sus visi­tan­tes. A uno de ellos le expre­só con fran­que­za: ”el pro­ble­ma es que Esta­dos Uni­dos envía sol­da­dos y Cuba, en cam­bio, envía médi­cos”.

Chá­vez, un líder, que en doce años no cono­ció un minu­to de des­can­so y con una salud de hie­rro se vió, sin embar­go, afec­ta­do por una ines­pe­ra­da enfer­me­dad, des­cu­bier­ta y tra­ta­da por el pro­pio per­so­nal espe­cia­li­za­do que lo aten­día, no fue fácil per­sua­dir­lo de la nece­si­dad de pres­tar aten­ción máxi­ma a su pro­pia salud. Des­de enton­ces, con ejem­plar con­duc­ta, ha cum­pli­do estric­ta­men­te con las medi­das per­ti­nen­tes sin dejar de aten­der sus debe­res como Jefe de Esta­do y líder del país.

Me atre­vo a cali­fi­car su acti­tud como heroi­ca y dis­ci­pli­na­da. De su men­te no se apar­tan, ni un solo minu­to, sus obli­ga­cio­nes, en oca­sio­nes has­ta el ago­ta­mien­to. Pue­do dar fe de ello por­que no he deja­do de tener con­tac­to e inter­cam­biar con él. Su fecun­da inte­li­gen­cia no ha cesa­do de con­sa­grar­se al estu­dio y aná­li­sis de los pro­ble­mas del país. Le divier­ten la baje­za y las calum­nias de los voce­ros de la oli­gar­quía y el impe­rio. Jamás le escu­ché insul­tos ni baje­zas al hablar de sus enemi­gos. No es su len­gua­je.

El enemi­go cono­ce aris­tas de su carác­ter y mul­ti­pli­ca sus esfuer­zos des­ti­na­dos a calum­niar y gol­pear al Pre­si­den­te Chá­vez. Por mi par­te no vaci­lo en afir­mar mi modes­ta opi­nión ─ema­na­da de más de medio siglo de lucha─ de que la oli­gar­quía jamás podría gober­nar de nue­vo ese país. Es por ello preo­cu­pan­te que el Gobierno de Esta­dos Uni­dos haya deci­di­do en tales cir­cuns­tan­cias pro­mo­ver el derro­ca­mien­to del Gobierno boli­va­riano.

Por otro lado, insis­tir en la calum­nio­sa cam­pa­ña de que en la alta direc­ción del Gobierno boli­va­riano exis­te una deses­pe­ra­da lucha por la toma del man­do del gobierno revo­lu­cio­na­rio si el Pre­si­den­te no logra supe­rar su enfer­me­dad, es una gro­se­ra men­ti­ra.

Por el con­tra­rio, he podi­do obser­var la más estre­cha uni­dad de la direc­ción de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na.

Un error de Oba­ma, en tales cir­cuns­tan­cias, pue­de oca­sio­nar un río de san­gre en Vene­zue­la. La san­gre vene­zo­la­na, es san­gre ecua­to­ria­na, bra­si­le­ña, argen­ti­na, boli­via­na, chi­le­na, uru­gua­ya, cen­tro­ame­ri­ca­na, domi­ni­ca­na y cuba­na.

Hay que par­tir de esta reali­dad, al ana­li­zar la situa­ción polí­ti­ca de Vene­zue­la.

¿Se com­pren­de por qué el himno de los tra­ba­ja­do­res exhor­ta a cam­biar el mun­do hun­dien­do el impe­rio bur­gués?


Fidel Cas­tro Ruz

Abril 27 de 2012

7 y 59 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *