Las bom­bas de efec­to retar­da­do- Iña­ki Ega­ña

En 1966, Augus­to Unze­ta, uno de los fachas con mayor pede­gree de los que cono­ció Biz­kaia en el siglo XX, entre­ga­ba a Fran­co la meda­lla de oro y bri­llan­tes de Ger­ni­ka, pobla­ción que el dic­ta­dor había bom­bar­dea­do a tra­vés de sus socios nazis, aho­ra hace 75 años. El otro día estu­ve en la villa, para recor­dar la infa­mia, apor­tar algo de luz en las res­pon­sa­bi­li­da­des del ata­que y, sobre todo, pene­trar en la cons­truc­ción de esa gran men­ti­ra que Espa­ña edi­fi­có has­ta hace unos días a cuen­ta del bom­bar­deo.

En 1946, el Ayun­ta­mien­to de Ger­ni­ka ya había nom­bra­do al mis­mo car­ni­ce­ro «hijo pre­di­lec­to». Cuan­do en 1961 la base nor­te­ame­ri­ca­na de Torre­jón de Ardoz con­clu­yó la for­ma­ción de una ban­da de músi­ca, la Admi­nis­tra­ción espa­ño­la le sugi­rió que fue­ra a Ger­ni­ka a inau­gu­rar­la. Y así lo hicie­ron. Los cana­llas que se ocul­ta­ban en los des­pa­chos muni­ci­pa­les y se hacían lla­mar con­ce­ja­les les rega­la­ron unas txa­pe­las «típi­cas del país».

La ofen­sa no tuvo lími­tes y el 12 de octu­bre de 1964, Espa­ña, con sus pom­po­sos y nau­sea­bun­dos ico­nos, inclui­dos los reales, se fue a Ger­ni­ka a cele­brar el día de la His­pa­ni­dad. Una fecha de infaus­to recuer­do para los pue­blos ame­ri­ca­nos que, sin embar­go, los ada­li­des de una demo­cra­cia que cau­sa estu­por un día sí y otro tam­bién siguen cele­bran­do en pleno siglo XXI. Espa­ña la qui­so cele­brar enton­ces, 25 años des­pués de con­clui­da la gue­rra, en la ciu­dad que había ser­vi­do de refe­ren­cia a nues­tros ante­pa­sa­dos. Y, de paso, lle­vó tan­ques y la Legión a Bil­bao que des­fi­la­ron por la Gran Vía como dicien­do: lo hici­mos en 1937 y lo pode­mos repe­tir cuan­do nos ven­ga en gana.

El 24 de abril de 2012, dos días des­pués de la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes fran­ce­sas, once más tar­de de la rup­tu­ra de la cade­ra del rey en Bos­tua­na, el mis­mo que estu­vo en Ger­ni­ka en 1964 en cali­dad de prín­ci­pe, 12.304 días des­pués de la agó­ni­ca muer­te de Fran­co y a 75 años exac­tos de la entra­da del «ejér­ci­to de ocu­pa­ción» espa­ñol en Elge­ta, des­pués de la bata­lla de los Intxor­tas, un con­tin­gen­te mili­tar espa­ñol ha vuel­to para tomar la mis­ma pobla­ción de Elge­ta. Dicen que de manio­bras.

Pero los ciu­da­da­nos vas­cos, ya sea­mos votan­tes del PP, del PSOE, del PNV o de Bil­du, sabe­mos de sobra que las manio­bras mili­ta­res no son de dis­trac­ción. Sabe­mos, como dijo en 1964 la orga­ni­za­ción juve­nil EGI, que el acto de Ger­ni­ka fue una «far­sa inso­len­te». Y que el acto de 2012 ha sido una acción chu­les­ca, nue­va «far­sa inso­len­te». Se mofan de todo lo que no sea espa­ñol. Inclu­so de los muer­tos.

En los últi­mos años hemos des­en­te­rra­do en Elge­ta, en los Intxor­tas y en sus cer­ca­nías, jóve­nes de ape­nas 18 años que vie­ron sus vidas cor­ta­das. Hemos sabi­do de ase­si­na­tos a boca­ja­rro, por diver­sión, de vio­la­cio­nes impu­nes, de todo tipo de tro­pe­lías a las que faná­ti­cos apro­pia­dos del tér­mino de jue­ces no han pres­ta­do aten­ción algu­na. Hemos cono­ci­do los res­col­dos de libros que­ma­dos y los insul­tos y prohi­bi­cio­nes a nues­tra len­gua mile­na­ria.

Las tro­pe­lías en 1964 y 1966 en Ger­ni­ka tuvie­ron nom­bres y ape­lli­dos. El pri­me­ro Augus­to Unze­ta. Lue­go el guar­dia civil Gui­ller­mo Can­dón, enton­ces gober­na­dor, Cami­lo Alon­so Vega, minis­tro de Gober­na­ción, los tenien­tes de alcal­de Julián María Arza­ne­gui y Domin­go Urru­tia, el con­ce­jal Félix Elzo, el secre­ta­rio de la cor­po­ra­ción Cruz Ugal­de, Luis Irion­do, Jai­me Bil­bao, el jefe de pro­to­co­lo Augus­to Zufía… per­so­nas con pede­gree, como apun­ta­ba ante­rior­men­te.

En 1966, los jóve­nes de ETA con­vo­ca­ron una mani­fes­ta­ción en Ger­ni­ka con­tra el acto de la entre­ga de la meda­lla de oro y bri­llan­tes. Asis­tie­ron 8 per­so­nas, entre ellas Txa­bi Exte­ba­rrie­ta. La Guar­dia civil lo mata­ría dos años más tar­de, en pleno fran­quis­mo. Los que jalea­ron aque­lla muer­te «des­ta­pa­ron» que su sobri­na Aitzi­ber se pre­sen­ta­ba en las lis­tas de Bil­du al Ayun­ta­mien­to de Bil­bo, ¡43 años des­pués! Memo­ria his­tó­ri­ca.

Como es sabi­do, ETA mató a Unze­ta en 1977. Unas sema­nas antes, y con eso no quie­ro unir una cau­sa con el efec­to, el mis­mo Unze­ta había seña­la­do que la lega­li­za­ción de la iku­rri­ña era «des­gra­cia­da, sibi­li­na y lamen­ta­ble». En el año 2010, un tal Artu­ro Igna­cio Alde­coa, miem­bro de la Comi­sión de Cul­tu­ra de las Jun­tas Gene­ra­les de Biz­kaia (por el PP), dijo que Unze­ta «había ser­vi­do a nues­tro pue­blo de una mane­ra ejem­plar y por tan­to su memo­ria mere­ce un recuer­do per­ma­nen­te».

Dos años des­pués, el Ejér­ci­to ha entra­do en Elge­ta. Alde­coa debe de tener ascen­den­cia. Sien­to la repe­ti­ción, pero se tra­ta de una afren­ta que se esca­pa a la lógi­ca. Como tam­bién es sabi­do, la toma del «ejér­ci­to de ocu­pa­ción» de los Intxor­tas, fue el pre­lu­dio del bom­bar­deo de Ger­ni­ka, el mis­mo que des­de 1937 has­ta nues­tros días ha sido nega­do por los que lo rea­li­za­ron y orde­na­ron.

Ger­ni­ka, lo dije la sema­na pasa­da en el foro de Elai Alay, con­den­sa todas las atro­ci­da­des que ha sufri­do nues­tro pue­blo en déca­das, en siglos. La men­ti­ra es el eje de la mis­ma. Cuan­do Mola mar­có su obje­ti­vo, con el fin de des­truir «la ciu­dad sagra­da de los vas­cos», no había Inter­net, ni un equi­po de «cien­tí­fi­cos» detrás seña­lan­do cómo escon­der el bom­bar­deo. Sin embar­go, la ruti­na voló por un camino ya tri­lla­do.

Los rojo-sepa­ra­tis­tas habían que­ma­do la ciu­dad. El mal tiem­po no per­mi­tió la sali­da de los avio­nes. Geor­ges Bot­to, de la agen­cia Havas, reci­bi­ría una bue­na can­ti­dad de lo que hoy lla­ma­mos fon­dos reser­va­dos, para des­ple­gar la noti­cia. Nadie se lo cre­yó, así que hubo Plan B. Su pro­ta­go­nis­ta sería Alfon­so Merry del Val, espe­cia­lis­ta en temas vas­cos. Aca­ba­ba de escri­bir «Spa­nish bas­ques and sepa­ra­tism». Cons­tru­yó una nue­va men­ti­ra: «Alguien» bom­bar­deó leve­men­te Ger­ni­ka. Lue­go, los sepa­ra­tis­tas le die­ron fue­go.

Hubo dudas, y para paliar­las, este argu­men­to ende­ble fue apo­ya­do por una comi­sión que creó la Uni­ver­si­dad de Valla­do­lid, al obje­to de inves­ti­gar has­ta el fon­do lo suce­di­do. El resul­ta­do fue des­alen­ta­dor. La inte­li­gen­cia espa­ño­la al ser­vi­cio de la ver­sión ofi­cial. Miles de hojas ava­la­das por sellos per­fu­ma­dos de odio mile­na­rio vol­vie­ron a repe­tir lo que aún sobre­vue­la por algu­nas esfe­ras: Espa­ña no tuvo cul­pa, ni siquie­ra la fran­quis­ta, en la des­truc­ción de la «ciu­dad sagra­da de los vas­cos». Todos sabe­mos, inclui­dos los diri­gen­tes y votan­tes del PP y del PSOE, has­ta los de UPyD, que Mola y Fran­co des­ti­la­ban odio hacia lo vas­co y que esa fue la madre de todas las razo­nes.

Hoy, la his­to­ria se repi­te, aun­que la fra­se sea mani­da. Nos encon­tra­mos con men­ti­ras cla­mo­ro­sas, ele­va­das a la cate­go­ría ofi­cial, por el mero hecho de ser pro­pa­ga­das por, nue­va­men­te, gen­tes con pede­gree. No sé de qué, pero pede­gree. Los lamen­ta­bles repor­ta­jes de la tran­si­ción que emi­te ETB, las decla­ra­cio­nes increí­bles de la Igle­sia vati­ca­na (extran­je­ra) ancla­da en Nava­rra seña­lan­do que «noso­tros (por ellos) lle­ga­ron antes», el enro­que de Vocen­to con la niña Bego­ña Urroz, aho­ra apo­ya­do por el extin­to «Públi­co», min­tien­do a sabien­das, las decla­ra­cio­nes de agen­tes auto­nó­mi­cos (anó­ni­mos por supues­to) como si repar­tie­ran cara­me­los a la puer­ta de un cole­gio…

Son mani­fes­ta­cio­nes que nos dan el nivel de corrup­ción polí­ti­ca de la cla­se domi­nan­te. Son expre­sio­nes que nos con­fir­man has­ta qué pun­to está podri­do este sis­te­ma que nació, o pro­si­guió, a la muer­te del dic­ta­dor que orde­nó y jaleó el bom­bar­deo y la des­truc­ción de Ger­ni­ka. Un tirano que lue­go se refu­gió en la men­ti­ra y fue inca­paz de asu­mir, como lo hicie­ron otros, su cri­men.

Y así, sus segui­do­res, por no decir sus secua­ces, siguie­ron bom­bar­dean­do Ger­ni­ka, y lo que ella repre­sen­ta, con explo­si­vos de baja o de alta inten­si­dad, con cró­ni­cas repe­ti­ti­vas, hirien­tes, abu­si­vas… que a pesar de la con­ti­nui­dad, nos siguen dejan­do per­ple­jos.

Somos un pue­blo con memo­ria, humil­de, capaz de lla­mar a una mani­fes­ta­ción como lo hizo Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta, con­tra aquel insul­to de meda­lla a Fran­co con­ce­di­da por Unze­ta. A pesar de los palos. Recor­da­mos Ger­ni­ka, y tam­bién, y sobre todo, esas bom­bas de efec­to retar­da­do que lan­za­ron en abril de 1937 y que, hoy, toda­vía siguen explo­tan­do entre noso­tros. Como la del otro día en Elge­ta. Y por eso nos con­mo­ve­rá para siem­pre Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta, aun­que ni siquie­ra dé un nom­bre a una de nues­tras calles. Y repu­dia­re­mos otros nom­bres a los que empu­ja­re­mos al ester­co­le­ro de la his­to­ria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *