[Fotos] Las ima­ge­nes de la dispersión

Alle­ga­dos de dos pre­sos nava­rros, Txetxu Barrios e Iña­ki Beau­mont, han sufri­do un tre­men­do acci­den­te de cir­cu­la­ción, del que afor­tu­na­da­men­te han sali­do ile­sos. Pare­ce men­ti­ra vien­do la ima­gen del coche, que hayan podi­do salir sin daños.

La dis­per­sión es una herra­mien­ta que uti­li­za el esta­do espa­ñol, hace más de 20 años y que ya ha oca­sio­na­do varios muer­tos por acci­den­tes de tra­fi­co. Es un cas­ti­go aña­di­do a [email protected] [email protected] [email protected], aun­que tám­bien se apli­ca a otros colec­ti­vos como [email protected] [email protected] [email protected][email protected] per­te­ne­cien­tes al GRAPO y al PCE‑r. Es una herra­mien­ta de pre­sión, que bus­ca el ais­la­mien­to y el arrpen­ti­mien­to, pero que afec­ta prin­ci­pal­men­te a sus fami­lia­res y [email protected]

En el caso que comen­ta­mos, des­de Iru­ña has­ta Gra­na­da, hay 900 Kio­me­tros, por lo que para poder visi­tar­les se deben hacer 1.800 kilo­me­tros, con el con­si­guien­te gas­to eco­nó­mi­co y ries­go de acci­den­te como el que nos ocupa.

Herri­ra ya aler­tó del peli­gro que corren cien­tos de ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas vas­cas cada fin de sema­na debi­do a la polí­ti­ca de dis­per­sión. «Ape­nas hemos tar­da­do 24 horas en aso­mar­nos a la tra­ge­dia. En esta oca­sión no ha habi­do que lamen­tar des­gra­cias per­so­na­les, pero úni­ca­men­te la for­tu­na ha evi­ta­do que vol­va­mos a hablar de situa­cio­nes irreparables».

Por lo tan­to, recla­man que la dis­per­sión debe ter­mi­nar «de for­ma inme­dia­ta», ya que «vul­ne­ra los dere­chos de las y los pre­sos, así como de sus fami­lia­res y todo su entorno afec­ti­vo y social». Ayer mis­mo se cono­ció que jue­ces de la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la aler­ta­ban de que “la dis­per­sión ya no tie­ne sen­ti­do”. Así las cosas, ade­más de la «abru­ma­do­ra mayo­ría social que en la socie­dad vas­ca apues­ta por ter­mi­nar con la ven­ga­ti­va e inhu­ma­na polí­ti­ca de dis­per­sión», Herri­ra indi­ca que en Espa­ña y Fran­cia tam­bién son cada vez más las voces que invi­tan a poner fin a la misma.

«Los dere­chos huma­nos deben de ser res­pe­ta­dos siem­pre», seña­lan. Y su res­pe­to «no pue­de estar supe­di­ta­do a otras deci­sio­nes». Sub­ra­yan que úni­ca­men­te hace fal­ta volun­tad polí­ti­ca para ter­mi­nar con la dis­per­sión, y que «las leyes y medi­das de excep­ción no tie­nen nin­gún sen­ti­do en el nue­vo tiem­po abier­to en Eus­kal Herria».

Para aca­bar decir que el final de la dis­per­sión es una exi­gen­cia de la inmen­sa mayo­ria de la socie­dad vas­ca. Aho­ra, en este tiem­po, pero tám­bien antes. Es cruel­dad pura y dura de un esta­do, el espa­ñol, que bus­ca la ven­gan­za y el cas­ti­go. Inclu­so magis­tra­dos de la Audien­cia Nacio­nal han suge­ri­do el final de esta medida.

Otro acci­den­te más

Cuan­do esta noti­cia esta­ba ya edi­ta­da y publi­ca­da, nos hemos vis­to obli­ga­dos a modi­fi­car­la y esque un segun­do acci­den­te ha ocu­rri­do, esta vez vol­vien­do a Eus­kal Herria des­de Cor­do­ba, en esta oca­sión, si que ha habi­do [email protected], con­cre­ta­men­te 3 per­so­nas, una de ellas con un trau­ma­tis­mo impor­tan­te y a otra de ellas se le ha teni­do que colo­car un collarin.

Como decia­mos, la dis­per­sión hie­re y ase­si­na. Estas imá­ge­nes, son las imá­ge­nes de la vio­len­cia del esta­do con­tra [email protected] [email protected] [email protected] y sus seres queridos.
www​.boltxe​.Info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *