[Fotos] Las ima­ge­nes de la dispersión

Alle­ga­dos de dos pre­sos nava­rros, Txetxu Barrios e Iña­ki Beau­mont, han sufri­do un tre­men­do acci­den­te de cir­cu­la­ción, del que afor­tu­na­da­men­te han sali­do ile­sos. Pare­ce men­ti­ra vien­do la ima­gen del coche, que hayan podi­do salir sin daños.

La dis­per­sión es una herra­mien­ta que uti­li­za el esta­do espa­ñol, hace más de 20 años y que ya ha oca­sio­na­do varios muer­tos por acci­den­tes de tra­fi­co. Es un cas­ti­go aña­di­do a [email protected] [email protected] [email protected], aun­que tám­bien se apli­ca a otros colec­ti­vos como [email protected] [email protected] [email protected][email protected] per­te­ne­cien­tes al GRAPO y al PCE‑r. Es una herra­mien­ta de pre­sión, que bus­ca el ais­la­mien­to y el arrpen­ti­mien­to, pero que afec­ta prin­ci­pal­men­te a sus fami­lia­res y [email protected]

En el caso que comen­ta­mos, des­de Iru­ña has­ta Gra­na­da, hay 900 Kio­me­tros, por lo que para poder visi­tar­les se deben hacer 1.800 kilo­me­tros, con el con­si­guien­te gas­to eco­nó­mi­co y ries­go de acci­den­te como el que nos ocupa.

Herri­ra ya aler­tó del peli­gro que corren cien­tos de ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas vas­cas cada fin de sema­na debi­do a la polí­ti­ca de dis­per­sión. «Ape­nas hemos tar­da­do 24 horas en aso­mar­nos a la tra­ge­dia. En esta oca­sión no ha habi­do que lamen­tar des­gra­cias per­so­na­les, pero úni­ca­men­te la for­tu­na ha evi­ta­do que vol­va­mos a hablar de situa­cio­nes irreparables».

Por lo tan­to, recla­man que la dis­per­sión debe ter­mi­nar «de for­ma inme­dia­ta», ya que «vul­ne­ra los dere­chos de las y los pre­sos, así como de sus fami­lia­res y todo su entorno afec­ti­vo y social». Ayer mis­mo se cono­ció que jue­ces de la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la aler­ta­ban de que “la dis­per­sión ya no tie­ne sen­ti­do”. Así las cosas, ade­más de la «abru­ma­do­ra mayo­ría social que en la socie­dad vas­ca apues­ta por ter­mi­nar con la ven­ga­ti­va e inhu­ma­na polí­ti­ca de dis­per­sión», Herri­ra indi­ca que en Espa­ña y Fran­cia tam­bién son cada vez más las voces que invi­tan a poner fin a la misma.

«Los dere­chos huma­nos deben de ser res­pe­ta­dos siem­pre», seña­lan. Y su res­pe­to «no pue­de estar supe­di­ta­do a otras deci­sio­nes». Sub­ra­yan que úni­ca­men­te hace fal­ta volun­tad polí­ti­ca para ter­mi­nar con la dis­per­sión, y que «las leyes y medi­das de excep­ción no tie­nen nin­gún sen­ti­do en el nue­vo tiem­po abier­to en Eus­kal Herria».

Para aca­bar decir que el final de la dis­per­sión es una exi­gen­cia de la inmen­sa mayo­ria de la socie­dad vas­ca. Aho­ra, en este tiem­po, pero tám­bien antes. Es cruel­dad pura y dura de un esta­do, el espa­ñol, que bus­ca la ven­gan­za y el cas­ti­go. Inclu­so magis­tra­dos de la Audien­cia Nacio­nal han suge­ri­do el final de esta medida.

Otro acci­den­te más

Cuan­do esta noti­cia esta­ba ya edi­ta­da y publi­ca­da, nos hemos vis­to obli­ga­dos a modi­fi­car­la y esque un segun­do acci­den­te ha ocu­rri­do, esta vez vol­vien­do a Eus­kal Herria des­de Cor­do­ba, en esta oca­sión, si que ha habi­do [email protected], con­cre­ta­men­te 3 per­so­nas, una de ellas con un trau­ma­tis­mo impor­tan­te y a otra de ellas se le ha teni­do que colo­car un collarin.

Como decia­mos, la dis­per­sión hie­re y ase­si­na. Estas imá­ge­nes, son las imá­ge­nes de la vio­len­cia del esta­do con­tra [email protected] [email protected] [email protected] y sus seres queridos.
www​.boltxe​.Info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.