Cri­mi­na­les chan­ta­jis­tas- Borro­ka Garaia

Bien es sabi­do que tan­to el esta­do espa­ñol como el fran­cés uti­li­zan la dis­per­sión car­ce­la­ria a modo de coac­ción vio­len­ta con­tra pre­sos polí­ti­cos y fami­lia­res. Una polí­ti­ca car­ce­la­ria que no está escri­ta en nin­gu­na par­te pero que se rea­li­za sis­te­má­ti­ca­men­te y de mane­ra colec­ti­va como un aña­di­do cruel a la con­de­na. Es sim­ple­men­te una estra­te­gia polí­ti­co-cri­mi­nal que a tra­vés del sufri­mien­to inten­ta sacar rédi­tos poli­ti­cos, que­brar volun­ta­des y saciar ven­gan­zas. No tie­ne abso­lu­ta­men­te nada que ver con un esta­do de dere­cho las prác­ti­cas car­ce­la­rias que se rea­li­zan con­tra pri­sio­ne­ros polí­ti­cos. No exis­te nin­gu­na orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal de dere­chos huma­nos que no con­de­ne esa prác­ti­ca. Uno de los dere­chos fun­da­men­ta­les del pre­so es cum­plir con­de­na en la car­cel más cer­ca­na a su entorno. Y no exis­te en nin­gu­na lega­li­dad demo­crá­ti­ca que depen­dien­do de diver­sas con­di­cio­nes que se le pue­dan for­zar al pre­so este pue­da acce­der a dere­chos que le corres­pon­den. Es sim­ple y lla­na­men­te un deli­to lo que está rea­li­zan­do el esta­do espa­ñol y el esta­do fran­cés. Una prác­ti­ca cri­mi­nal que tie­ne como ante­ce­sor direc­to a la meto­dol­gía de la inqui­si­ción espa­ño­la.

Este deli­to y vul­ne­ra­ción de dere­chos fun­da­men­ta­les tie­ne el apo­yo de las direc­cio­nes de PP, PSOE y PNV. Al ser estos tres par­ti­dos los que han dado por bueno el plan de inte­rior en rela­ción al chan­ta­je y coac­ción sobre los pre­sos polí­ti­cos. Este nue­vo plan de polí­ti­ca peni­ten­cia­ria impul­sa­do por el gobierno del PP no pre­sen­ta nin­gu­na nove­dad, es la copia exac­ta de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que ha lle­va­do has­ta aho­ra en la prác­ti­ca. El mis­mo mode­lo. El del palo y la zanaho­ria. El poner con­di­cio­nes polí­ti­cas para vul­ne­rar o no vul­ne­rar diver­sos dere­chos huma­nos. Es la mis­ma “vía de nan­cla­res”, vía que han acep­ta­do que es un fra­ca­so pero que aho­ra es pre­sen­ta­da con otro nom­bre. Se sue­le decir que a veces algo se mue­ve para que no se mue­va nada, sin embar­go en este caso ni si quie­ra se ha movi­do algo.

Los pre­sos poli­ti­cos no nece­si­tan rein­ser­ta­se en una socie­dad en la que están ple­na­men­te inser­ta­dos. Por eso los dis­per­san, para ale­jar­los del pue­blo. Obvia­men­te des­pués de déca­das ya se han dado cuen­ta que sus esfuer­zos han sido en vano. Se han que­da­do sim­ple­men­te con una polí­ti­ca peni­ten­cia­ria cri­mi­nal, cruel y sobre todo gra­tui­ta.

Es el esta­do espa­ñol el que per­si­gue vio­len­ta­men­te a la mayo­ría de la socie­dad vas­ca que defien­de los dere­chos de los pre­sos polí­ti­cos. Son los esta­dos en defi­ni­ti­va los que deben de res­pe­tar esa volun­tad.

Los dere­chos bási­cos de los pre­sos polí­ti­cos deben res­pe­tar­se sin nin­gu­na con­di­ción. El no hacer­lo supo­ne ahon­dar en una estra­te­gia polí­ti­co-cri­mi­nal que no tie­ne nada que ver con un pro­ce­so de reso­lu­ción. Por lo tan­to toda estra­te­gia vio­len­ta que pon­ga en mar­cha el esta­do que de entra­da no res­pe­te esos dere­chos son movi­mien­tos hacia atrás que tra­tan de asen­tar
un mode­lo que ha fra­ca­sa­do. Y ese es el caso del plan de inte­rior.

Pue­de que haya gen­te que fru­to de la ansie­dad de ali­men­tar un pro­ce­so de reso­lu­ción que sigue sien­do uni­la­te­ral haya vis­to un movi­mien­to en el esta­do. Otras gen­tes, como los sec­to­res más ultras de la socie­dad espa­ño­la, cega­dos por la ven­gan­za y el odio his­tó­ri­co tam­bién lo han vis­to así. Otros, como cier­ta cla­se polí­ti­ca, en gene­ral lo ana­li­zan como un cla­vo ardien­do don­de poder suje­tar­se y así que­dar libres de algo que son res­pon­sa­bles, como si la cosa no fue­ra con ellos. Espe­cial res­pon­sa­bi­li­dad la del PSOE y PNV ya que ellos fue­ron los dise­ña­do­res de muchas de las estra­te­gias vio­len­tas car­ce­la­rias como la dis­per­sión.

No exis­te otro hori­zon­te de reso­lu­ción del con­flic­to que el que en pri­me­ra ins­tan­cia res­pe­ta los dere­chos míni­mos de los pre­sos polí­ti­cos sin nin­gu­na con­tra­pres­ta­ción para final­men­te y en el con­tex­to de una solu­ción final vaciar las cár­ce­les. Quie­ran lla­mar­lo amnis­tía o no, será amnis­tía. Como está escri­to lite­ral­men­te en el acuer­do de Ger­ni­ka.

No son cri­mi­na­les. Son pre­sos de gue­rra con esta­tus polí­ti­co no reco­no­ci­do. Y pese a que el con­flic­to vio­len­to es vehi­cu­li­za­do uni­la­te­ral­men­te por el esta­do a día de hoy, algún día lle­ga­rá a su fin. Por lo tan­to la libe­ra­ción de todos los pre­sos está ínti­ma­men­te liga­da al pro­ce­so de solu­ción del con­flic­to y de las razo­nes que les lle­va­ron a la cár­cel , ase­gu­ran­do que no exis­ten con­di­cio­nes para que nadie más vuel­va a entrar.

Sobra decir que esto no ven­drá de la bue­na volun­tad de los esta­dos sino que sigue estan­do como siem­pre en manos de la pre­sión que pue­da rea­li­zar la socie­dad vas­ca y de los avan­ces en el pro­ce­so de libe­ra­ción. La pre­sión pue­de lle­gar a nive­les asfi­xian­tes, y ese debe ser el obje­ti­vo. El esta­do se ha revuel­to y no deja de ser sin­to­má­ti­co pero eso no tie­ne que nublar el aná­li­sis de sus inten­cio­nes, que hoy por hoy no se encua­dran en dar pasos hacia la reso­lu­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *