1º de Mayo: don­de hay lucha, hay repre­sión (a los “locos”, rosas de lo impo­si­ble)- Mai­té Campillo

Vio­len­cia es tra­ba­jar 40 años por una mise­ria y no saber si algún día lle­ga­rás a jubilarte

A los “locos”, con los que he vivi­do, mis amigos…

<Vola­ré o no vola­ré sobre voso­tros para que me des­plu­méis sin nin­gu­na cla­se de hala­gos, pero no con alas de cuer­vo sino con alas de palo­ma, por­que sin saber­lo, pero que­rien­do me han hecho de los vues­tros. Inten­ta­ré alzar el vue­lo, aun­que con mi peso, para lue­go izar vues­tra ban­de­ra que, ya lo sé, es fea, es peque­ña, es la de la des­ven­tu­ra, tan amar­ga como la hiel, o tan fea como un feto. Qui­zás me hun­da con voso­tros en las aguas salo­bres de la locu­ra, pero tal vez con­si­ga­mos hacer com­pren­der a los “otros” que lo nues­tro es fru­to de su cor­du­ra. No diga­mos nun­ca: ¡Bas­ta!, para sen­tar­nos jun­to al camino que serán ellos, los “lógi­cos” quie­nes des­cu­bri­rán su des­tino. Ya sé, y yo tam­bién, que estáis har­tos de tan­ta reja, de tan­ta medi­ci­na, de tan­to con­se­jo, de poco con­sue­lo, de tan­to fan­tas­ma y de tan­ta iro­nía. Pero sabed que no sólo en los cuen­tos, los fan­tas­mas se tor­nan reali­da­des, las rejas en ver­jas con jar­di­nes y en actos, las potencialidades.>

Pala­bras her­mo­sas del autor des­co­no­ci­do (por su nota me ente­ré que tras su sali­da del mani­co­mio se sui­ci­dó), de ni se sabe que pue­blo de ésa “Espa­ña” que por no ser, ni deja ser lo que [email protected] sien­te y pien­sa; des­co­no­ci­do como lo pudo ser para el 99% del pla­ne­ta Dimi­tris Chris­tou­las, o como el últi­mo sui­ci­da­do en Gre­cia, Sav­vas Metoi­ki­ris. Ayyy!, ayyyyy!, mi cora­zón áten­lo ahí al 1 de Mayo día inter­na­cio­nal de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, al lado de los que los gobier­nos odian, al lado de los que en su sui­ci­dio se iden­ti­fi­can y hacen lla­ma­mien­tos a la lucha a la acción social y per­so­nal como res­pues­ta revo­lu­cio­na­ria. Ayyy!, ayyyy…!

Viva­mos, como recuer­do inol­vi­da­ble esta jor­na­da de lucha rei­vin­di­ca­ti­va con nues­tros her­ma­nos, esos ins­tan­tes de lucha que dio sen­ti­do a su des­pe­di­da; sí, áten­lo ahí mi cora­zón, del lado de sus decla­ra­cio­nes, que en el caso de nues­tro lúci­do “loco” no con­si­de­ró impor­tan­te ni su nom­bre, pero si su lega­do, autor de la her­mo­sí­si­ma pro­sa expues­ta, lo que quie­re decir exis­tió: 1º de mayo, entre noso­tros. Con­mi­go el recuer­do de los tres ‑qué bár­ba­ro, dios!- de los miles en el mun­do que van cayen­do ase­si­na­dos, dis­pa­ros por el des­po­tis­mo rién­do­se ante la impo­ten­cia, fan­fa­rreán­do­se de la ino­cen­cia del que­rer hacer, creer y crear, PERTENECER y no poder ayyyy…!

Mi cora­zón ahí, con­tra la sole­dad, la mar­gi­na­ción, ais­la­mien­to social, muer­tes que voy llo­ran­do, hom­bres que cuya vir­tud fun­da­men­tal fue la de tener fe y, yo quie­ro que esa fe impreg­na­da de dig­ni­dad revo­lu­cio­na­ria fugaz en el tiem­po entre por los poros de mi cuer­po, así sí dan­za­ré, por­que los sen­de­ros del mun­do han de flo­re­cer en su honor, en el de todos no que­da otra, mien­tras ahí can­tan­do con ellos, la lucha continua.

Es por ello que se me anto­jan héroes de la maña­na fue­ra de serie, den­tro de un 1º de Mayo rojo, revo­lu­cio­na­rio por­que así quie­ro creer­lo, pues don­de la polí­ti­ca se fun­da­men­ta en el aco­so, en el mie­do y la muer­te toda res­pues­ta al terro­ris­mo de Esta­do, tie­ne con­cep­to polí­ti­co ideo­ló­gi­co revo­lu­cio­na­rio; don­de hay opre­sión la lucha es un dere­cho ele­men­tal incues­tio­na­ble; siem­pre que el pue­blo lucha es por­que la repre­sión es patente.

Los héroes que nom­bro de nues­tros días car­ne y hue­so, que han esta­do ape­nas hace unas horas a nues­tro lado codo a codo luchan­do fue­ra de eti­que­tas glo­ba­li­za­das, insu­mi­sos, entre­ga­dos en su muer­te como en su vida por­que el mie­do del terror del impe­rio no nos para­li­ce; vol­ca­dos al amor de la amis­tad inter­na­cio­nal como for­ma de inde­pen­den­cia del capi­ta­lis­mo y su fase impe­ria­lis­ta más san­grien­ta. Mi “loco”, nues­tro con­cien­cia­do loco!; los revo­lu­cio­na­rios, los sin­di­ca­lis­tas, los mili­tan­tes de cla­se grie­gos: Dimi­tris Chris­tou­las y Sav­vas Metoi­ki­ris, ayyyyy… esos seres nues­tros con el camino ya mar­ca­do!, cuán­ta dig­ni­dad a flor de piel cami­nan­do por nues­tras mis­mas ace­ras sin ver­los, ni sen­tir­los, ni oler­los!, ¿será aca­so que los “cuer­dos” esta­mos en ver­dad locos?, de una cul­tu­ra y cor­du­ra impues­ta enfer­mi­za y, me resis­to a creer que sin reme­dio. Ayyy!, ayyyy!, mi cora­zón ahí, enla­za­do en la lucha. Y, mien­tras ellos, los “locos” cuer­dos, los con­cien­cia­dos, se sui­ci­dan devo­ra­dos por la sole­dad de la impo­ten­cia por­que sólo vemos de ellos lo que nos intere­sa; olvi­da­mos su casa, su vida per­so­nal y me pre­gun­to, vamos a ver dón­de los par­ti­dos, los sin­di­ca­tos, las aso­cia­cio­nes, los ami­gos, [email protected] que alar­dean ser más y mejor que nadie, el barrio, las ONGs que se hacen soli­da­rias de pro­yec­tos a miles de kiló­me­tros y no siem­pre vemos los seres afec­ta­dos que deam­bu­lan entorno a la esqui­na de nues­tra casa, la fami­lia ayyyy… esfor­zán­do­se has­ta dar la vida en ello, reven­tan­do sobre el asfal­to para que bro­te la enre­da­de­ra, sem­bran­do ban­de­ras como poten­cia huma­na murien­do por ellas.

Sí, hoy 1º de Mayo día inter­na­cio­nal de la cla­se obre­ra, los veo como la som­bra de miles de desahu­cia­dos, lapi­da­dos, des­arrai­ga­dos por impo­si­ción de la socie­dad pero luchan­do, des­fi­lan­do por calle Inter­na­cio­nal uni­dos a otros que han sido devo­ra­dos así mis­mo por la impo­ten­cia gene­ra­li­za­da del mis­mo mal­di­to sis­te­ma en cual­quier par­te del mun­do. Los veo por igual, uni­dos, avan­zan­do, impi­dien­do nue­vas impo­ten­cias que aca­ben con más vidas. Los veo, entre un millón de ban­de­ras; con pañue­los roji­ne­gro por el cue­llo y som­bre­ro en alto a lo San­dino rién­do­se de esos igno­ran­to­nes ava­ros y los que les hacen la cama silen­cian­do sus crí­me­nes, su gue­rra per­ma­nen­te con­tra los más inde­fen­sos, esos que fun­da­men­tan nues­tra cul­tu­ra en este sis­te­ma podri­do de odio por enri­que­cer su cuen­ta per­so­nal, por hacer “triun­far” su míse­ra diplo­ma­tu­ra que en su gran mayo­ría les está lega­da por pro­pia sumi­sión e igno­ran­cia sin escrú­pu­lo, man­te­nien­do en el mun­do como mode­lo la “demo­cra­cia” es decir el fas­cis­mo, nazis­mo, ayyyy! Todo mi amor con ellos, mal­tra­ta­dos por racis­mo, por ninguneados:

¡Ase­si­nos!, mal­di­tos que alar­dean de patria des­pre­cian­do a los hijos de la tie­rra, dio­ses de leyes de la muer­te, ayyyy!!! sí, los veo uni­dos a sus her­ma­nos de lucha como lo han esta­do en vida con la mis­ma dis­po­ni­bi­li­dad de siem­pre, entre el más puro emble­má­ti­co 26 cubano abra­za­dos al mun­do posi­ble!, como la rosa de lo impo­si­ble entre mis manos y miran­do el mar con­tra la frus­tra­ción impues­ta, con­tra la escla­vi­tud des­pia­da­da de las demo­cra­cias podri­das de dine­ro de este mil veces mal­di­to sis­te­ma mun­dial de opre­sión, que diez­ma como sable fran­quis­ta, bom­ba ató­mi­ca grin­ga o men­ge­les al ser­vi­cio de la SS.

Como com­pa­ñe­ros entra­ña­bles así veo mi gen­te que ha dado su vida, reque­te­lin­dos los tres, ági­les y dis­pues­tos, encar­nan­do la ter­ce­ra inter­na­cio­nal, enro­la­dos en el maquis, de la par­ti­da del Che en Bolivia…

1º de Mayo del 2012: Qué con­me­mo­ra­mos a qué espe­ra­mos para impe­dir más sui­ci­dios si el que tie­ne que morir es el capi­ta­lis­mo!!! Veo al autor des­co­no­ci­do con vise­ra mili­cia­na a lo Lenín, qui­zá a lo Durru­ti, a lo Sac­co y Van­set­ti a Dimi­tris, a Sav­vas y has­ta al her­mano mexi­cano apa­lea­do has­ta la muer­te por una doce­na de mato­nes USA. Sobre la sola­pa les obser­vo un rubí, boi­na o txa­pe­la a lo Che Gue­va­ra. Qui­zá ya, a esta hora jun­tos, reu­ni­dos en asam­blea alen­tán­do­nos sin des­ma­yo en la lucha con­tra la injus­ti­cia así, uno y otro, esti­ran­do impo­si­bles, acer­can­do sus raí­ces a nues­tros días don­de la cegue­ra atro­fia el sen­tir del deseo.

Sí, entre mi bra­zo lite­ra­rio veo pañue­los de color sobre sus cue­llos a for­ma de ban­de­ra, tam­bién un pla­ne­ta de flo­res ciñen­do su cin­tu­ra: Dimi­tris Chris­tou­las, nues­tro autor des­co­no­ci­do, Sav­vas Metoi­ki­ris, Anas­ta­sio com­pa­ñe­ro mexi­cano ase­si­na­do en EEUU a gol­pes racia­les des­pués de robar­les su tie­rra, los que están murien­do des­aten­di­dos a las puer­tas de los hos­pi­ta­les, la vida, el mun­do… les veo, con esa boca­na­da a boca­ja­rro de con­cien­cia que han ver­ti­do sobre noso­tros en su des­pe­di­da. Qui­zá se sien­tan tan poe­tas como héroes de la resis­ten­cia, cul­tos, amo­ro­sos, de esa par­te que nun­ca ha deja­do de luchar con­tra el capi­ta­lis­mo ase­sino que los hun­dió en la mise­ria diez­mán­do­les en su poten­cial revo­lu­cio­na­rio, enemi­go común de los pue­blos de mun­do, sedien­to de muer­te y des­truc­ción. Sí, así veo a los tres uni­dos y a Anas­ta­sio con ellos… como a uno solo que la semen­te­ra cur­tió a besos de amor de madre y de pue­blo antes de que el capi­ta­lis­mo y su demo­cra­cia nos roba­ra la cul­tu­ra y con ella la vida que la ali­men­ta­ba. Los recor­tes socia­les del capi­ta­lis­mo han sido la con­se­cuen­cia, el atuen­do de su for­za­da des­pe­di­da, la de los cua­tro com­pa­ñe­ros, uno de la Espa­ña impe­rial, otro del Méxi­co expo­lia­do y dos de los con­cien­cia­dos, de la Gre­cia arras­trán­do­se enfan­ga­da en el capi­ta­lis­mo ver­gon­zo­so sumi­so al grin­go. Se sui­ci­da­ron sí, en honor a su pro­pia leal­tad, dig­ni­dad, ente­re­za, con­cien­cia con­tra los enemi­gos que antes de escu­char man­dan cor­tar tu lengua.

Decla­ra­ción de prin­ci­pios, ante el 1º de Mayo revolucionario:

Sav­vas Metoikidis:

«Vio­len­cia es tra­ba­jar 40 años por una mise­ria y no saber si algún día lle­ga­rás a jubilarte.

Vio­len­cia son los bonos del esta­do, las pen­sio­nes roba­das, el frau­de de la bolsa.

Vio­len­cia es estar obli­ga­do a obte­ner un prés­ta­mo hipo­te­ca­rio que final­men­te pagas a pre­cio de oro.

Vio­len­cia es el dere­cho del direc­tor de des­pe­dir­te en cual­quier momento.

Vio­len­cia es el des­em­pleo, la pre­ca­rie­dad, los 700 euros con o sin segu­ri­dad social.

Vio­len­cia son los «acci­den­tes» labo­ra­les, por­que los jefes limi­tan sus gas­tos a cos­tra de la segu­ri­dad de los trabajadores.

Vio­len­cia es tomar psi­co­fár­ma­cos y vita­mi­nas para hacer fren­te los hora­rios extenuantes.

Vio­len­cia es ser una inmi­gran­te, vivir con el mie­do que en cual­quier momen­to te van a echar fue­ra del país y expe­ri­men­tar cons­tan­te­men­te inseguridad.

Vio­len­cia es ser al mis­mo tiem­po asa­la­ria­da, ama, de casa y madre.

Vio­len­cia es cuan­to te cogen el culo en el tra­ba­jo y te dicen: » Son­ría, tam­po­co es para tanto»

Lo que hemos vivi­do yo lo lla­mo rebe­lión. Y al igual que cual­quier rebe­lión es simi­lar a ensa­yo de gue­rra civil, hue­le a hollín, gases lacri­mó­ge­nos y san­gre. No se con­tie­ne fácil­men­te y no se explo­ta. Encien­de con­cien­cias, acen­túa y pola­ri­za con­tra­dic­cio­nes, ase­gu­ra momen­tos de com­pa­ñe­ris­mo y soli­da­ri­dad. Tra­za sen­das por la libe­ra­ción social.

Seño­ras y seño­res, ¡bien­ve­ni­dos a las metró­po­lis del caos! Colo­quen en sus casas puer­tas de segu­ri­dad y sis­te­mas de alar­ma, abran la tele­vi­sión y dis­fru­ten el espec­tácu­lo. La pró­xi­ma rebe­lión será defi­ni­ti­va­men­te más ardien­te, a medi­da que pro­gre­sa la podre­dum­bre de esta socie­dad… O sal­gan a las calles jun­to a sus hijos, declá­ran­se en huel­ga, atre­ver­se a recla­mar la vida que les roban, recuér­den­se que una vez fue­ron jóve­nes que qui­sie­ron cam­biar el mundo.”

Que la luz de los que saben colo­rear huma­na­men­te la tris­te­za enar­bo­le vues­tro heroís­mo de lucha, glo­ri­fi­que vues­tras últi­mas pala­bras de des­pe­di­da como auto­res de con­cien­cia, esa per­so­na­li­dad pro­pia y cla­ri­vi­den­cia; valio­sas decla­ra­cio­nes que han de calar hon­do y remo­ver entra­ñas, arre­ba­tar al enemi­go común más muer­tes hacien­do jus­ti­cia popu­lar con­tra el odio que diez­ma al ser humano: ¡Que la cri­sis la pague el capi­ta­lis­mo, que ellos sean los que des­apa­rez­can de la faz de la tie­rra! Y, mien­tras ahí, pro­me­te­mos seguir uni­dos en la lucha sobre vues­tro lega­do y sobre el que fun­da­men­tó tan glo­rio­so día inter­na­cio­nal; amplian­do méto­dos y revuel­tas, abra­zán­do­nos en los acier­tos, dis­pu­tán­do­nos los besos y abra­zos sobre el triun­fo del com­ba­te final; uni­dos, con­tra la insen­si­bi­li­dad des­pia­da­da su odio feroz de cla­se. Sí, segui­re­mos jun­to a vos, es la mis­ma lucha:

Dimi­tris Christoulas:

“Creo que los jóve­nes sin futu­ro algún día coge­rán las armas y en la pla­za Sin­tag­ma de Ate­nas, col­ga­rán a los que trai­cio­na­ron a la nación (en refe­ren­cia al pri­mer minis­tro que cola­bo­ró con los nazis.”)

Los com­pa­ñe­ros grie­gos deja­ron, como el autor des­co­no­ci­do, el saber gri­tar a tiem­po y con todos acon­se­ján­do­nos no decir nun­ca: BASTA, nun­ca!, la lucha no se detie­ne. Sus res­pues­tas, van diri­gi­das con­tra el sis­te­ma opre­sor; arro­pa­dos cada uno en su mun­do de impo­ten­cia como refu­gio de los “nadie”, como lo esta­ría el pro­pio 2012 en sí, si las refrie­gas no lo des­ta­pa­ran de la pol­tro­na acuar­te­la­da al que le some­ten los polí­ti­cos de salón y sus gue­rras OTAN arra­san­do la eco­no­mía en el mun­do por el fan­go béli­co de la des­hu­ma­ni­za­ción, due­ños de difun­tas leyes con las que pre­ten­den impo­ner, desa­fiar y que­bran­tar la moral del ciu­da­dano, sus sen­ti­mien­tos e inca­pa­ci­tar nues­tra memo­ria para que no vea­mos, sin­ta­mos, que nada cam­bia sino a peor con sus escua­dro­nes de la muerte.

En la lucha sin tre­gua está el por­ve­nir, un pre­sen­te que ha empe­za­do a for­jar­se rei­vin­di­ca­ti­vo en Gre­cia. Res­ca­tar la his­to­ria de los már­ti­res de Chica­go, ese can­to a la vida su dig­ni­dad, las emble­má­ti­cas decla­ra­cio­nes del autor des­co­no­ci­do, Dimi­tris, Sav­vas, los últi­mos ala­ri­dos del her­mano mexi­cano con­tra los mato­nes de la Casa Blan­ca, es des­ta­po­nar los manan­tia­les y favo­re­cer su sal­to sobre los acan­ti­la­dos reven­tan­do puer­tas y ven­ta­nas, abrien­do rejas y cel­das, empu­jan­do al dor­mi­do en su cegue­ra a la lucha. Sí, hay cosas que el capi­ta­lis­mo nun­ca va a poder evi­tar como nues­tra voz de aire, músi­ca, besos y, el naci­mien­to eterno de heroi­cos per­so­na­jes des­bo­can­do como el de estos ver­sos, y esas decla­ra­cio­nes. Ayyyy, Gre­cia!, que no se diga que fuis­te cuna de civi­li­za­ción que no se diga!!! Que tu gri­to de indig­na­ción revien­te los tím­pa­nos del capi­ta­lis­mo: ¡ABAJO EL MÍSERO GOBIERNO!

El pue­blo grie­go, jun­to a todos los pue­blos del mun­do, ha de des­lum­brar apre­ta­dos en lucha popu­lar mon­ta­ña aba­jo para pro­cla­mar sobre los valles su pro­pia hege­mo­nía, su socia­lis­mo y su independencia:

¡Anti­ca­pi­ta­lis­tas del mun­do, uni­dos, “locos” de amor y odio!

Sí, uno quie­re creer para cre­cer y seguir a los que luchan por impo­ner su iden­ti­dad, su sobe­ra­nía para seguir soñan­do obje­ti­vos que bro­ten flo­re­cien­do sobre la mue­ca la autén­ti­ca ale­gría que ema­ne del pue­blo, fru­to abar­ca­ble y, embe­llez­ca el ser humano en su pro­pia cul­tu­ra, como esen­cia bási­ca del planeta:

¡URGE COMPARTIR TRINCHERAS!

Con­tra ladri­llos, tablas y tablo­nes de sal­va­ción del capi­tal ven­gan de don­de vengan:

¡LUCHA ANTICAPITALISTA CONTRA “CRISIS”!

Lucha, lucha, lucha!, como el autor des­co­no­ci­do, de algún pue­blo de la Península:

Que sean aun­que no estoy, ver nacer otras Rosas…

NOTA

No te des­pla­ces por­que el ir y venir del capi­ta­lis­mo lo exi­ja, pelea por lo que con­si­de­res tuyo, ende­re­za y sigue luchan­do por tu pro­pia dig­ni­dad, jugo que ade­re­za el ser de los nadie, es que no ves que bue­na nue­va de ale­gría de vivir ali­men­ta y alien­ta a la plu­ma de la denun­cia; que sepan que el que murió pelean­do vive en cada com­pa­ñe­ro per­si­guien­do a los gobier­nos mise­ra­bles que a la con­cien­cia diag­nos­ti­can “esqui­zo­fre­nia”, escon­di­dos entre nubes de arcas ran­cias por “[email protected]”, tablas de sal­va­ción que se auto-deter­mi­nan ¿pue­blo?… con­tra ellos estás tu, yo, y todo ese mun­do posi­ble cons­cien­tes que sólo favo­re­cen al humo de la metra­lla que les alimenta:

¡CONTRA ELLOS!

Des­tro­na su plu­ma lison­je­ra que pros­ti­tu­ye las len­guas, y la jus­ti­cia que los ava­la lla­ma­da “demo­cra­cia” y “des­gra­cia” sus genocidios.

¿Que son paz, sus guerras?

Recuer­da las pala­bras del capi­tán nazi y fran­quis­ta, Gon­za­lo Aguilera:

«Tene­mos que matar, matar y matar. Son como ani­ma­les. Al fin y al cabo, ratas y pio­jos son los por­ta­do­res de la pes­te. Nues­tro pro­gra­ma para rege­ne­rar Espa­ña con­sis­te en exter­mi­nar un ter­cio de la pobla­ción mas­cu­li­na. Con eso se lim­pia­ría el país y nos des­ha­ría­mos del pro­le­ta­ria­do. Ade­más tam­bién es con­ve­nien­te des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co. No vol­ve­rá a haber desempleo».

http://​you​tu​.be/​W​g​P​m​D​B​C​Q​fwE

Mai­té Cam­pi­llo (actriz)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *