Las muje­res, el “bien más pre­cia­do”- Dori Fernandez

Las muje­res hemos sido a lo lar­go de la his­to­ria el “bien más pre­cia­do” para el patriar­ca­do; el obje­to de deseo por exce­len­cia y el mayor sím­bo­lo de triun­fo social y eco­nó­mi­co de los varo­nes. Cuan­to más gua­pa, ser­vi­cial, amo­ro­sa, aten­ta, sana, abne­ga­da, intui­ti­va, com­pren­si­va, fue­ra una mujer, más triun­fa­dor se le pre­su­po­nía al afor­tu­na­do posee­dor. De ahí expre­sio­nes tales como “detrás de un gran hom­bre siem­pre hay una gran mujer”.

Saca­mos bri­llo y esplen­dor a cada hom­bre al que vin­cu­la­mos nues­tra vida: ele­gi­mos su ropa para que vaya ele­gan­te; la lava­mos y plan­cha­mos (o lo man­da­mos hacer) para que vaya impe­ca­ble, e impe­ca­ble se refle­je en el espa­cio públi­co nues­tra labor cons­tan­te en el pri­va­do; ele­gi­mos y coci­na­mos los mejo­res man­ja­res para que ten­ga una vida salu­da­ble y pla­cen­te­ra, se sien­ta orgu­llo­so de noso­tras y lo mues­tre al mun­do con su “cur­va de la feli­ci­dad”, cur­va que en ellos, por supues­to, siem­pre ador­na; nos ocu­pa­mos de sus (nues­tros) hijos e hijas, espe­jo del triun­fo de ambos, úni­co triun­fo en la vida para muchas; dul­ci­fi­ca­mos el final de su jor­na­da labo­ral con aten­cio­nes y cari­ños, dan­do sen­ti­do a aque­llo del “des­can­so del gue­rre­ro”; los man­te­ne­mos ale­ja­dos con uñas y dien­tes de nues­tra más feroz com­pe­ten­cia, las otras muje­res; y muchas de noso­tras, inclu­so, reza­mos al cie­lo para que no nos fal­ten nunca.

Vir­gi­nia Woolf uti­li­zó una ilus­tra­ti­va metá­fo­ra para expli­car este valor sim­bó­li­co que las muje­res repre­sen­ta­mos en las socie­da­des patriar­ca­les, en las que que­da­mos redu­ci­das por volun­tad pro­pia (por amor) a un espe­jo “dota­do del mági­co y deli­cio­so poder de refle­jar la silue­ta del hom­bre del tama­ño doble del natu­ral” (1) y que Bour­dieu hará exten­si­va a las labo­res que habi­tual­men­te muchas han pasa­do a desem­pe­ñar tam­bién en el ámbi­to empre­sa­rial, rea­li­zan­do acti­vi­da­des de pre­sen­ta­ción, repre­sen­ta­ción y aco­gi­da (recep­cio­nis­tas, aza­fa­tas, secre­ta­rias, por­ta­vo­ces, etc.), ele­van­do de la mis­ma for­ma lo que deno­mi­na “el capi­tal sim­bó­li­co de las empre­sas”, mues­tra de triun­fo social y por ende con reper­cu­sión direc­ta en el capi­tal eco­nó­mi­co de éstas (2).

Tres artícu­los publi­ca­dos en los últi­mos días me ser­vi­rán para ilus­trar esta refle­xión, con la que inten­to arro­jar un poco de luz den­tro de la tinie­bla patriar­cal que cons­tan­te­men­te nos hace borro­sa la situa­ción de des­igual­dad en la que vivi­mos. Una situa­ción de subor­di­na­ción que pro­du­ce mucho sufri­mien­to toda­vía de for­ma incons­cien­te a muchas muje­res que, ama­rra­das a la dic­ta­du­ra de las nor­mas socia­les hege­mó­ni­cas y a la tra­di­ción, sólo atis­ban a ver cuan­do los efec­tos les tocan muy de cer­ca y ponen su empe­ño en com­pren­der el porqué.

El pri­me­ro de ellos, es el de Vice­nç Nava­rro, publi­ca­do en el dia­rio Públi­co bajo el títu­lo ‘¿Ha des­cen­di­do la pobre­za en el mun­do?’, en el que se cons­ta­ta de nue­vo cómo las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les (más bien la ausen­cia de ellas en cuan­to su no inter­ven­cio­nis­mo en los mer­ca­dos) son el motor de des­truc­ción masi­va más gran­de inven­ta­do has­ta el momen­to por el hom­bre (no, no es len­gua­je sexis­ta), pues­to que se carac­te­ri­zan por esquil­mar sin con­tem­pla­cio­nes todos los recur­sos a su alcan­ce, ya sean mate­ria­les (natu­ra­les, eco­nó­mi­cos, etc.) o huma­nos. Estos últi­mos en cla­ro régi­men de escla­vi­tud, sobre todo para las muje­res, no hay más que leer la últi­ma refor­ma laboral.

En segun­do lugar, y en el mar­co de este sis­te­ma socio-pro­duc­ti­vo voraz que bus­ca con­ver­tir en bene­fi­cio cuan­to toca, he recor­da­do el artícu­lo publi­ca­do hace unos días tam­bién por el mis­mo dia­rio, hacién­do­se eco del naci­mien­to de la pla­ta­for­ma ‘Euro­ve­gas NO’ en rela­ción al pro­yec­to que nues­tros gober­nan­tes, defen­so­res a ultran­za (nada desin­te­re­sa­dos por cier­to) del neo­li­be­ra­lis­mo rei­nan­te, tie­nen pre­vis­to poner en mar­cha en bre­ve en nues­tro país. Una espe­cie de Las Vegas espa­ñol al que han bau­ti­za­do con el eufe­mis­mo “Cen­tro Turís­ti­co Inte­gra­do”, que gene­ra­rá ‑según sus impul­so­res- más de 260.000 pues­tos de tra­ba­jo direc­tos e indi­rec­tos, y que soli­ci­ta (ojo al dato) se modi­fi­que nues­tra legis­la­ción en mate­ria de meno­res, migra­ción y salud públi­ca, al obje­to de per­mi­tir el acce­so a los casi­nos a meno­res de edad, fle­xi­bi­li­zar las leyes de inmi­gra­ción para favo­re­cer “la entra­da de direc­ti­vos” en el país (ima­gino que tam­bién de quie­nes son diri­gi­dos o mejor dicho, diri­gi­das por éstos) y per­mi­tir fumar den­tro del recin­to (6).

El ter­ce­ro de los artícu­los que me sir­ve para mos­trar lo insu­fi­cien­te­men­te mos­tra­do y que ayu­da a con­tex­tua­li­zar el artícu­lo ante­rior, hace refe­ren­cia al even­to Mobi­le World Con­gress 2012 cele­bra­do recien­te­men­te en Bar­ce­lo­na , en el que vuel­ve a poner­se de relie­ve el carác­ter de “obje­to” que, para una gran mayo­ría de hom­bres, segui­mos sien­do las muje­res. El artícu­lo iro­ni­za sobre la dis­mi­nu­ción de la deman­da de “tra­ba­jos sexua­les” (pues­tos de tra­ba­jo indi­rec­tos) obser­va­da duran­te los días del con­gre­so moti­va­da por la cri­sis, en con­tra de las expec­ta­ti­vas ini­cial­men­te pre­vis­tas, dejan­do paten­te cómo ocio y sexo for­man par­te del mis­mo con­cep­to aún para muchos varones.

Y yo me pre­gun­to: tenien­do en cuen­ta la pre­mi­sa ini­cial his­tó­ri­ca­men­te cons­ta­ta­da, ¿qué papel nos espe­ra a las muje­res –y por exten­sión a las per­so­nas de géne­ro feme­nino o femi­ni­za­das como las trans­gé­ne­ro, tra­ves­ti­das, etc. afec­ta­das por ese “coefi­cien­te sim­bó­li­co nega­ti­vo” que dirá Bour­dieu (3)- en este cada vez más glo­ba­li­za­do com­ple­jo de ocio neo­li­be­ral- patriar­cal en que se ha con­ver­ti­do el mundo?

Da mie­do pen­sar­lo, la ver­dad. En cual­quier caso, y mien­tras no encon­tre­mos la for­ma de evi­tar­lo, en nues­tro país, cada cua­tro años, las urnas segui­rán mar­can­do nues­tro “pre­cio de mercado”.

(1) Woolf, V. Una habi­ta­ción pro­pia. Seix Barral, Bar­ce­lo­na, 2001, p. 50.
(2) Bour­dieu, P. La domi­na­ción mas­cu­li­na. Ana­gra­ma. Bar­ce­lo­na, 2000, p. 124
(3) Según Bour­dieu, “un coefi­cien­te sim­bó­li­co nega­ti­vo que, al igual que el color de la piel para los negros o cual­quier otro signo de per­te­nen­cia a un gru­po estig­ma­ti­za­do, afec­ta de mane­ra nega­ti­va a todo lo que son y a todo lo que hacen”. Ibid, p. 116

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.