Las muje­res, el “bien más pre­cia­do”- Dori Fernandez

Las muje­res hemos sido a lo lar­go de la his­to­ria el “bien más pre­cia­do” para el patriar­ca­do; el obje­to de deseo por exce­len­cia y el mayor sím­bo­lo de triun­fo social y eco­nó­mi­co de los varo­nes. Cuan­to más gua­pa, ser­vi­cial, amo­ro­sa, aten­ta, sana, abne­ga­da, intui­ti­va, com­pren­si­va, fue­ra una mujer, más triun­fa­dor se le pre­su­po­nía al afor­tu­na­do posee­dor. De ahí expre­sio­nes tales como “detrás de un gran hom­bre siem­pre hay una gran mujer”.

Saca­mos bri­llo y esplen­dor a cada hom­bre al que vin­cu­la­mos nues­tra vida: ele­gi­mos su ropa para que vaya ele­gan­te; la lava­mos y plan­cha­mos (o lo man­da­mos hacer) para que vaya impe­ca­ble, e impe­ca­ble se refle­je en el espa­cio públi­co nues­tra labor cons­tan­te en el pri­va­do; ele­gi­mos y coci­na­mos los mejo­res man­ja­res para que ten­ga una vida salu­da­ble y pla­cen­te­ra, se sien­ta orgu­llo­so de noso­tras y lo mues­tre al mun­do con su “cur­va de la feli­ci­dad”, cur­va que en ellos, por supues­to, siem­pre ador­na; nos ocu­pa­mos de sus (nues­tros) hijos e hijas, espe­jo del triun­fo de ambos, úni­co triun­fo en la vida para muchas; dul­ci­fi­ca­mos el final de su jor­na­da labo­ral con aten­cio­nes y cari­ños, dan­do sen­ti­do a aque­llo del “des­can­so del gue­rre­ro”; los man­te­ne­mos ale­ja­dos con uñas y dien­tes de nues­tra más feroz com­pe­ten­cia, las otras muje­res; y muchas de noso­tras, inclu­so, reza­mos al cie­lo para que no nos fal­ten nunca.

Vir­gi­nia Woolf uti­li­zó una ilus­tra­ti­va metá­fo­ra para expli­car este valor sim­bó­li­co que las muje­res repre­sen­ta­mos en las socie­da­des patriar­ca­les, en las que que­da­mos redu­ci­das por volun­tad pro­pia (por amor) a un espe­jo “dota­do del mági­co y deli­cio­so poder de refle­jar la silue­ta del hom­bre del tama­ño doble del natu­ral” (1) y que Bour­dieu hará exten­si­va a las labo­res que habi­tual­men­te muchas han pasa­do a desem­pe­ñar tam­bién en el ámbi­to empre­sa­rial, rea­li­zan­do acti­vi­da­des de pre­sen­ta­ción, repre­sen­ta­ción y aco­gi­da (recep­cio­nis­tas, aza­fa­tas, secre­ta­rias, por­ta­vo­ces, etc.), ele­van­do de la mis­ma for­ma lo que deno­mi­na “el capi­tal sim­bó­li­co de las empre­sas”, mues­tra de triun­fo social y por ende con reper­cu­sión direc­ta en el capi­tal eco­nó­mi­co de éstas (2).

Tres artícu­los publi­ca­dos en los últi­mos días me ser­vi­rán para ilus­trar esta refle­xión, con la que inten­to arro­jar un poco de luz den­tro de la tinie­bla patriar­cal que cons­tan­te­men­te nos hace borro­sa la situa­ción de des­igual­dad en la que vivi­mos. Una situa­ción de subor­di­na­ción que pro­du­ce mucho sufri­mien­to toda­vía de for­ma incons­cien­te a muchas muje­res que, ama­rra­das a la dic­ta­du­ra de las nor­mas socia­les hege­mó­ni­cas y a la tra­di­ción, sólo atis­ban a ver cuan­do los efec­tos les tocan muy de cer­ca y ponen su empe­ño en com­pren­der el porqué.

El pri­me­ro de ellos, es el de Vice­nç Nava­rro, publi­ca­do en el dia­rio Públi­co bajo el títu­lo ‘¿Ha des­cen­di­do la pobre­za en el mun­do?’, en el que se cons­ta­ta de nue­vo cómo las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les (más bien la ausen­cia de ellas en cuan­to su no inter­ven­cio­nis­mo en los mer­ca­dos) son el motor de des­truc­ción masi­va más gran­de inven­ta­do has­ta el momen­to por el hom­bre (no, no es len­gua­je sexis­ta), pues­to que se carac­te­ri­zan por esquil­mar sin con­tem­pla­cio­nes todos los recur­sos a su alcan­ce, ya sean mate­ria­les (natu­ra­les, eco­nó­mi­cos, etc.) o huma­nos. Estos últi­mos en cla­ro régi­men de escla­vi­tud, sobre todo para las muje­res, no hay más que leer la últi­ma refor­ma laboral.

En segun­do lugar, y en el mar­co de este sis­te­ma socio-pro­duc­ti­vo voraz que bus­ca con­ver­tir en bene­fi­cio cuan­to toca, he recor­da­do el artícu­lo publi­ca­do hace unos días tam­bién por el mis­mo dia­rio, hacién­do­se eco del naci­mien­to de la pla­ta­for­ma ‘Euro­ve­gas NO’ en rela­ción al pro­yec­to que nues­tros gober­nan­tes, defen­so­res a ultran­za (nada desin­te­re­sa­dos por cier­to) del neo­li­be­ra­lis­mo rei­nan­te, tie­nen pre­vis­to poner en mar­cha en bre­ve en nues­tro país. Una espe­cie de Las Vegas espa­ñol al que han bau­ti­za­do con el eufe­mis­mo “Cen­tro Turís­ti­co Inte­gra­do”, que gene­ra­rá ‑según sus impul­so­res- más de 260.000 pues­tos de tra­ba­jo direc­tos e indi­rec­tos, y que soli­ci­ta (ojo al dato) se modi­fi­que nues­tra legis­la­ción en mate­ria de meno­res, migra­ción y salud públi­ca, al obje­to de per­mi­tir el acce­so a los casi­nos a meno­res de edad, fle­xi­bi­li­zar las leyes de inmi­gra­ción para favo­re­cer “la entra­da de direc­ti­vos” en el país (ima­gino que tam­bién de quie­nes son diri­gi­dos o mejor dicho, diri­gi­das por éstos) y per­mi­tir fumar den­tro del recin­to (6).

El ter­ce­ro de los artícu­los que me sir­ve para mos­trar lo insu­fi­cien­te­men­te mos­tra­do y que ayu­da a con­tex­tua­li­zar el artícu­lo ante­rior, hace refe­ren­cia al even­to Mobi­le World Con­gress 2012 cele­bra­do recien­te­men­te en Bar­ce­lo­na , en el que vuel­ve a poner­se de relie­ve el carác­ter de “obje­to” que, para una gran mayo­ría de hom­bres, segui­mos sien­do las muje­res. El artícu­lo iro­ni­za sobre la dis­mi­nu­ción de la deman­da de “tra­ba­jos sexua­les” (pues­tos de tra­ba­jo indi­rec­tos) obser­va­da duran­te los días del con­gre­so moti­va­da por la cri­sis, en con­tra de las expec­ta­ti­vas ini­cial­men­te pre­vis­tas, dejan­do paten­te cómo ocio y sexo for­man par­te del mis­mo con­cep­to aún para muchos varones.

Y yo me pre­gun­to: tenien­do en cuen­ta la pre­mi­sa ini­cial his­tó­ri­ca­men­te cons­ta­ta­da, ¿qué papel nos espe­ra a las muje­res –y por exten­sión a las per­so­nas de géne­ro feme­nino o femi­ni­za­das como las trans­gé­ne­ro, tra­ves­ti­das, etc. afec­ta­das por ese “coefi­cien­te sim­bó­li­co nega­ti­vo” que dirá Bour­dieu (3)- en este cada vez más glo­ba­li­za­do com­ple­jo de ocio neo­li­be­ral- patriar­cal en que se ha con­ver­ti­do el mundo?

Da mie­do pen­sar­lo, la ver­dad. En cual­quier caso, y mien­tras no encon­tre­mos la for­ma de evi­tar­lo, en nues­tro país, cada cua­tro años, las urnas segui­rán mar­can­do nues­tro “pre­cio de mercado”.

(1) Woolf, V. Una habi­ta­ción pro­pia. Seix Barral, Bar­ce­lo­na, 2001, p. 50.
(2) Bour­dieu, P. La domi­na­ción mas­cu­li­na. Ana­gra­ma. Bar­ce­lo­na, 2000, p. 124
(3) Según Bour­dieu, “un coefi­cien­te sim­bó­li­co nega­ti­vo que, al igual que el color de la piel para los negros o cual­quier otro signo de per­te­nen­cia a un gru­po estig­ma­ti­za­do, afec­ta de mane­ra nega­ti­va a todo lo que son y a todo lo que hacen”. Ibid, p. 116

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *