Etxai­de des­ta­ca que el sin­di­ca­lis­mo sobe­ra­nis­ta debe desem­pe­ñar «un papel hege­mó­ni­co»

El sin­di­ca­to LAB acu­di­rá a su VIII Con­gre­so Nacio­nal, el 21 y 22 de junio en Bara­ñain, con el reto de con­ver­tir­se en un «suje­to acti­vo» que haga fren­te a la «tran­si­ción» del mode­lo eco­nó­mi­co y social que está pro­vo­can­do la cri­sis finan­cie­ra, a tra­vés de una estra­te­gia del mode­lo inde­pen­den­tis­ta «actua­li­za­da» y «com­par­ti­da» que pue­da desa­rro­llar­se «des­de cla­ves hege­mó­ni­cas»

En una rue­da de pren­sa cele­bra­da en Bil­bo, la secre­ta­ria gene­ral de LAB, Ainhoa Etxai­de, acom­pa­ña­da de Jabi Gar­ni­ka, Sonia Gon­zá­lez y Gor­ka Bera­sa­te­gi, han ana­li­za­do el con­tex­to en el que el sin­di­ca­to acu­de has­ta nue­va cita, des­pués del cam­bio gene­ra­cio­nal que supu­so la reno­va­ción de los pues­tos de direc­ción deci­di­da en elante­rior con­gre­so, cele­bra­do hace cua­tro años en la capi­tal viz­cai­na.

Etxai­de ha indi­ca­do que LAB acu­de «fuer­te y cohe­sio­na­do» al nue­vo con­gre­so, ya que en la actua­li­dad cuen­tan con «records his­tó­ri­cos» en cuan­to a repre­sen­ta­ti­vi­dad y afi­lia­ción, algo que les per­mi­ti­rá afron­tar la nue­va cita con «gran ambi­ción».

Para LAB, se tra­ta de con­gre­so «ordi­na­rio» que, sin embar­go, cuen­ta con una impor­tan­cia «extra­or­di­na­ria» debi­do al con­tex­to de «pro­fun­do cam­bio a nivel glo­bal y local» que ha ori­gi­na­do un «fin de ciclo eco­nó­mi­co y social que exi­ge la aper­tu­ra de uno nue­vo».

«Se tra­ta de una fase de tran­si­ción don­de hay un ciclo polí­ti­co y eco­nó­mi­co que está ago­ta­do y que hace nece­sa­rio gene­rar una nue­va reali­dad en la que el sin­di­ca­lis­mo vas­co se dote de una estra­te­gia actua­li­za­da», ha esti­ma­do la secre­ta­ria gene­ral.

En este sen­ti­do, Etxai­de ha indi­ca­do que no se tra­ta­ría de una estra­te­gia «tran­si­to­ria», sino una que per­mi­ta a los sin­di­ca­tos ser «suje­to acti­vo» en la mis­ma, y que posi­bi­li­te que la cla­se tra­ba­ja­do­ra «con­di­cio­ne ese pro­ce­so de cam­bio» para que el resul­ta­do sea «el asen­ta­mien­to de unas nue­vas bases» del mode­lo eco­nó­mi­co y social.

A su jui­cio, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta debe refor­mu­lar­se y orde­nar­se por­que «no esta­mos ante el final de neo­li­be­ra­lis­mo» y la reali­dad que se deri­va­rá de esta cri­sis «no va a ser la mis­ma ni se va a pare­cer».

Asi­mis­mo, ha seña­la­do que «en Eus­kal Herria tam­bién esta­mos vivien­do ese pro­ce­so de cam­bios», pero «con sus pro­pias carac­te­rís­ti­cas», que, a su pare­cer, se están con­cre­tan­do «en fun­ción de la reali­dad que se vive aquí».

En este sen­ti­do, ha esti­ma­do que «Eus­kal Herria abor­da este fin de ciclo sin la capa­ci­dad de deci­dir cuál tie­ne que ser la sali­da a esta situa­ción y cuál tie­ne que ser nues­tro futu­ro como pue­blo y como país».

Lide­raz­go polí­ti­co, social y orga­ni­za­ti­vo

Por ello, des­de la cen­tral aber­tza­le han apos­ta­do por que la mayo­ría social se con­vier­ta en «deter­mi­nan­te en ese pro­ce­so de cam­bios», y han esti­ma­do nece­sa­rio «un lide­raz­go polí­ti­co, social y orga­ni­za­ti­vo» que dote de «una estra­te­gia» para lograr el obje­ti­vo de «con­di­cio­nar» ese pro­ce­so de cam­bio.

Para LAB, las cla­ves del mis­mo con­sis­ti­rían en la rei­vin­di­ca­ción de «una sali­da pro­pia y demo­crá­ti­ca», que pasa «nece­sa­ria­men­te» por que la socie­dad vas­ca sea quien deter­mi­ne «qué es lo que se tie­ne que hacer», al tiem­po que la cla­se tra­ba­ja­do­ra sea tam­bién «un suje­to polí­ti­co deter­mi­nan­te» a la hora de abor­dar las «deci­sio­nes estruc­tu­ra­les que nece­si­ta­mos».

La alter­na­ti­va que ha plan­tea­do LAB es la «actua­li­za­ción» del mode­lo inde­pen­den­tis­ta, que debe dotar­se de «una ofer­ta estra­té­gi­ca y tác­ti­ca» en cla­ves eco­nó­mi­cas y socia­les. «Cree­mos que el inde­pen­den­tis­mo no pue­de ser una ban­de­ra sino un ins­tru­men­to dota­do de con­te­ni­do y dimen­sión social y eco­nó­mi­ca en manos de la socie­dad», ha argu­men­ta­do.

Para Etxai­de, ese «nue­vo mode­lo» debe tener como pilar «fun­da­men­tal» la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca y social «enten­di­da como la recu­pe­ra­ción del con­trol polí­ti­co y social de la eco­no­mía». «No sólo la capa­ci­dad de deci­dir qué se va a hacer, sino tener la posi­bi­li­dad de que depen­da de noso­tros mis­mos el desa­rro­llo eco­nó­mi­co», ha agre­ga­do.

«Las mis­mas rece­tas»

Así, ha cri­ti­ca­do que se están apli­can­do «las mis­mas rece­tas» que se apli­can a nivel gene­ral en el Esta­do espa­ñol, y ha ase­gu­ra­do que, «des­pués de escu­char que Eus­kal Herria está pre­pa­ra­da para salir antes de la cri­sis», tras tres años «lo úni­co que oímos es que efec­ti­va­men­te la segun­da rece­sión ha lle­ga­do aquí en los mis­mos tér­mi­nos», por lo que ha ase­gu­ra­do que «la capa­ci­dad de resis­ten­cia de Eus­kal Herria está total­men­te des­bor­da­da».

Por todo ello, des­de LAB han seña­la­do que «sería un sui­ci­dio no poner freno a esta ges­tión», y han cri­ti­ca­do que las ins­ti­tu­cio­nes están apli­can­do una ges­tión «total­men­te subor­di­na­da al capi­tal», lo que está pro­vo­can­do que la cri­sis «sea cada vez mayor y más pro­fun­da».

Alian­zas polí­ti­cas

Por otro lado, LAB se ha reafir­ma­do en las deci­sio­nes adop­ta­das en cuan­to a su polí­ti­ca de alian­zas, y ha seña­la­do que «no va a haber cam­bios en lo que noso­tros enten­de­mos que son nues­tros alia­dos tác­ti­co-estra­té­gi­cos», aun­que sí ha defen­di­do una estra­te­gia que dé «gran valor» a los acuer­dos.

En este sen­ti­do, Etxai­de ha indi­ca­do que, tras «los pasos» que se han dado los últi­mos tiem­pos, ha lle­ga­do el momen­to de abor­dar «el deba­te sobre la estra­te­gia téc­ni­co-estra­té­gi­ca que se nece­si­ta en el sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le», lo que reque­ri­rá asu­mir «nue­vas ini­cia­ti­vas».

«No que­re­mos exclu­si­va­men­te recu­pe­rar la mayo­ría sin­di­cal de hace cin­co meses, sino que que­re­mos una estra­te­gia com­par­ti­da que requie­re de apo­yos para que sea una estra­te­gia que se pue­da desa­rro­llar des­de cla­ves hege­mó­ni­cas», ha seña­la­do, al tiem­po que defen­di­do que la posi­ción del sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le en cuan­to a mode­lo sin­di­cal «vaya poco a poco sien­do hege­mó­ni­ca».

VIII Con­gre­so Nacio­nal

En lo refe­ren­te al Con­gre­so Nacio­nal que ten­drá lugar en junio en la loca­li­dad nava­rra de Bara­ñain, Gar­ni­ka ha ade­lan­ta­do que la cita esta­rá pre­ce­di­da por un encuen­tro inter­na­cio­nal con sin­di­ca­lis­tas de dis­tin­tos paí­ses el día 20 de junio, con la inten­ción de «com­par­tir la situa­ción eco­nó­mi­ca y social que viven en otros luga­res».

El secre­ta­rio gene­ral adjun­to, Jabi Gar­ni­ka, ha adver­ti­do de que las per­so­nas que ocu­pan los car­gos de direc­ción del sin­di­ca­to pre­sen­ta­rán en el con­gre­so sus can­di­da­tu­ras, por lo que ha esti­ma­do que estas per­so­nas «mar­ca­rán el camino sobre el equi­po que que­re­mos apro­bar».

Duran­te los últi­mos cua­tro años, el sin­di­ca­to aber­tza­le ha expe­ri­men­ta­do un aumen­to «sus­tan­cial» en el núme­ro de afi­lia­dos, que se ha incre­men­ta­do un 11%, con el alta de 4.148 tra­ba­ja­do­res más, y en la que des­ta­ca un aumen­to del 4% en la incor­po­ra­ción de la mujer a la mili­tan­cia.

Ade­más, los res­pon­sa­bles de LAB han adver­ti­do un «reju­ve­ne­ci­mien­to» de sus afi­lia­dos, al aumen­tar su núme­ro en la fran­ja de edad com­pren­di­da entre los 35 – 45 años, si bien el «grue­so» de la mili­tan­cia con­ti­núa sien­do la corres­pon­dien­te a los 45 – 55 años.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *