Pro­vo­can, pero no humi­llan a los vas­cos

Gara

Un día como ayer, 24 de abril de 1937, Elge­ta caía en manos de las tro­pas fas­cis­tas apo­ya­das por ale­ma­nes, ita­lia­nos y marro­quíes. La bata­lla de Intxor­ta enfren­tó a un Ejér­ci­to vas­co de miles de guda­ris y mili­cia­nos con­tra los fas­cis­tas y ter­cios de reque­tés del Ejer­ci­to espa­ñol, ayu­da­dos por la sinies­tra escua­dri­lla de bom­bar­de­ros y cazas ale­ma­nes Legión Cón­dor que dos días des­pués bom­bar­deó y cal­ci­nó Ger­ni­ka en fós­fo­ro rojo. Los guda­ris lucha­ron con bra­vu­ra e hicie­ron retro­ce­der varias veces a los fas­cis­tas, pero la aplas­tan­te supe­rio­ri­dad aérea ‑150 avio­nes con­tra nin­guno- ter­mi­nó por minar su resis­ten­cia y abrió las puer­tas de Elge­ta a las tro­pas coman­da­das por el gene­ral Cami­lo Alon­so Vega. Entra­ron a san­gre y fue­go, eje­cu­ta­ron a cono­ci­dos veci­nos, abu­sa­ron sexual­men­te de las muje­res, fusi­la­ron a padres delan­te de sus hijos. Ese es el lega­do que dejó el Ejér­ci­to de Fran­co, un regue­ro de atro­ci­da­des que, gra­cias a la labor de aso­cia­cio­nes cul­tu­ra­les como Intxor­ta 1937, no han que­da­do en el olvi­do, sino todo lo con­tra­rio.

75 años des­pués, el mis­mo día, en el mis­mo sitio y horas antes del ani­ver­sa­rio de Ger­ni­ka, el Ejér­ci­to espa­ñol ‑here­de­ro de los fas­cis­tas y jamás depu­ra­do- vol­vía a tomar Intxor­ta y a pasear­se arma­do y desa­fian­te por Elge­ta. En un ges­to de enor­me sig­ni­fi­ca­do sim­bó­li­co y sico­ló­gi­co, actuó como lo harían los hijos natu­ra­les de los san­gui­na­rios gene­ra­les Mola o Gar­cía Vali­ño de enton­ces. La orden de vol­ver a tomar Intxor­ta qui­so dejar un men­sa­je cla­ro como tar­je­ta de visi­ta: pro­vo­car a los vas­cos, humi­llar sen­ti­mien­tos de país y hacer­lo con impu­ni­dad es una lec­ción per­ma­nen­te del pre­sen­te que sir­ve para recor­dar­les su derro­ta, para hacer­les ver que ese pasa­do per­se­gui­rá siem­pre cual­quier esfuer­zo por un futu­ro nue­vo.

Ni la casua­li­dad ni nin­gu­na otra con­tin­gen­cia pue­de expli­car ni expli­ca­rá lo ocu­rri­do. Pero se equi­vo­can de plano. Intxor­ta es ya un espa­cio y un sím­bo­lo cin­ce­la­do en la memo­ria colec­ti­va de Eus­kal Herria, y la lucha de los guda­ris por la liber­tad, ins­pi­ra­ción y ejem­plo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *