Entre­vis­ta a Asier Altu­na e Iker Urbi­na por “La Epo­ca” de Boli­via

Entre­vis­ta de Ani­bal Gar­zón

Entrevista a Asier Altuna e Iker Urbina por “La Epoca” de BoliviaAsier Altu­na, miem­bro de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca (izquier­da aber­tza­le) y res­pon­sa­ble de rela­cio­nes con Amé­ri­ca Lati­na, e Iker Urbi­na, dipu­tado con la for­ma­ción Amaiur, char­la­ron en su visi­ta a Boli­via sobre sus impre­sio­nes del país y la actua­li­dad vas­ca con Ani­bal Gar­zón. Esta es la entre­vis­ta:

En una cafe­te­ría en el cen­tro de la ciu­dad de La Paz esta­ban sen­ta­dos Asier Altu­na, miem­bro de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca (izquier­da aber­tza­le) y res­pon­sa­ble de rela­cio­nes con Amé­ri­ca Lati­na, y Iker Urbi­na, dipu­tado de la mis­ma orga­ni­za­ción polí­ti­ca con la for­ma­ción Amaiur, para char­lar sobre sus impre­sio­nes en Boli­via y de la actua­li­dad vas­ca. Altu­na y Urbi­na visi­ta­ron Boli­via para acu­dir al VIII Con­gre­so Nacio­nal del Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS) lide­ra­do por Evo Mora­les y orga­ni­za­do en Cocha­bam­ba entre el 25 y 27 de mar­zo.

¿Cuál es el moti­vo de vues­tra visi­ta a Boli­via?
Hemos veni­do a Boli­via para cono­cer el Pro­ce­so de Cam­bio que vive. Lle­va­mos hacien­do esto con todos los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na des­de el naci­mien­to de un deba­te interno que ha naci­do en la Izquier­da Aber­tza­le (IA) des­de el año pasa­do. Fui­mos a Cuba, el Sal­va­dor, Nica­ra­gua, Méxi­co y aho­ra esta­mos en Boli­via. Esta­mos rea­li­zan­do nue­vos y dife­ren­tes con­tac­tos con orga­ni­za­cio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas, inclu­so algu­nos con­tac­tos se aflo­ja­ron cuan­do hace 10 años el gobierno espa­ñol ile­ga­li­zó nues­tra for­ma­ción de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca. En el caso de Boli­via hemos esta­do en el Con­gre­so del MAS, mos­tran­do nues­tra soli­da­ri­dad y prac­ti­can­do el inter­na­cio­na­lis­mo.

¿Qué les ha apor­ta­do el Con­gre­so del MAS?
Venía­mos con una idea de un con­gre­so clá­si­co euro­peo, que no quie­re decir que sea lo correc­to, pero sin lugar a dudas lo que más nos ha sor­pren­di­do gra­ta­men­te en el con­gre­so del MAS es que la dis­cu­sión de las ponen­cias era masi­fi­ca­da, no solo cuan­do estu­vo el Pre­si­den­te Evo Mora­les, sino en todo el deba­te. Mili­tan­tes que habían veni­do de todo el país a dis­cu­tir su pro­yec­to polí­ti­co es de envi­diar. Es una demos­tra­ción de la fuer­za popu­lar, garan­tía de futu­ro con cien­tos de per­so­nas que son repre­sen­tan­tes de miles de boli­via­nos. Ade­más el Con­gre­so fue algo pecu­liar, con mucha fies­ta, no solo eran deba­tes, sino tam­bién unión entre per­so­nas en momen­tos lúdi­cos. Este Con­gre­so del MAS es una cons­ta­ta­ción de que en la pri­me­ra inde­pen­den­cia de Boli­via no se lle­gó a los pue­blos ori­gi­na­rios en si, que fue­ron los gran­des olvi­da­dos y opri­mi­dos, y aho­ra hay un des­per­tar, una toma de con­cien­cia de estos pue­blos que fue vis­to en el Con­gre­so. Cual­quier movi­mien­to de izquier­das le gus­ta­ría tener ese res­pal­do popu­lar que posee el MAS. Había de todas las eda­des, muje­res y hom­bres, de dife­ren­tes luga­res, cul­tu­ras. En Euro­pa actual­men­te no hay un deba­te polí­ti­co y de par­ti­ci­pa­ción tan de moda como exis­te en Amé­ri­ca Lati­na, y en espe­cial el caso de Boli­via.

Con el cono­ci­mien­to qué estáis tenien­do de los pro­ce­sos de Amé­ri­ca Lati­na, ¿que o cómo vais a repli­car en el País Vas­co?
A todos los sitios don­de vamos apren­de­mos cosas. Ade­más de mos­trar nues­tra soli­da­ri­dad tam­bién vemos como el MAS está en el gobierno, cómo fun­cio­na, y evi­den­te­men­te noso­tros tam­bién veni­mos con una labor de divul­gar lo nues­tro. Aque­llas expe­rien­cias que se pue­dan sacar de cual­quier sitio pues son pro­ve­cho­sas, aun­que se deben aco­mo­dar a nues­tra reali­dad. En gene­ral veni­mos a apren­der, repli­car y a expli­car. Posi­ble­men­te muchas cues­tio­nes que esta­mos vivien­do en Eus­kal Herria (País Vas­co, Nava­rro y tres pro­vin­cias vas­cas en Fran­cia) pue­den ser solu­cio­na­das con las reali­da­des de los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos.

¿Cómo se sitúa el con­flic­to vas­co y cómo se lo dan a cono­cer a los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos que están muy des­in­for­ma­dos por las gran­des cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas?
La cla­ve fun­da­men­tal en este momen­to es que hay un cam­bio de ciclo polí­ti­co en el País Vas­co. Hemos pasa­do en los 50 últi­mos años de un con­flic­to arma­do, con la nega­ción por par­te del esta­do fran­cés y espa­ñol de la reali­dad de con­si­de­rar a Eus­kal Herria como nación y fun­da­men­tal­men­te de dejar deci­dir nues­tro futu­ro – qué rela­ción que­re­mos tener con los demás esta­dos, en lo polí­ti­co y en lo eco­nó­mi­co, o qué mode­lo que­re­mos – a un con­flic­to polí­ti­co. Vivi­mos una reali­dad en el esta­do espa­ñol y fran­cés don­de nos tie­nen some­ti­dos a su man­da­to, como sub­yu­ga­dos a su pro­yec­to neo­li­be­ral abso­lu­ta­men­te arra­sa­dor que lide­ra la Unión Euro­pea. Nues­tro plan­tea­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal es bas­tan­te seme­jan­te a lo que fue en Boli­via y que con­si­guió inde­pen­di­zar­se de los espa­ño­les hace 200 años, hecho que a noso­tros toda­vía nos tie­nen aga­rra­dos sobre la reali­dad de no dejar deci­dir nues­tro futu­ro. Para noso­tros esto es el núcleo del con­flic­to, don­de en los últi­mos 50 años ha esta­do mar­ca­do por un con­flic­to polí­ti­co pero tam­bién mili­tar median­te una resis­ten­cia arma­da o un plan­tea­mien­to de libe­ra­ción que era la orga­ni­za­ción ETA, la cual jus­ta­men­te hace año y medio deci­de poner fin a su lucha arma­da, efec­to que salió como con­se­cuen­cia de una refle­xión fun­da­men­tal­men­te den­tro de la izquier­da aber­za­le y de una pues­ta por una vía estric­ta­men­te median­te meca­nis­mos polí­ti­cos y no mili­ta­res. En esos pará­me­tros la apues­ta de la IA es abso­lu­ta, los pasos que a ese nivel se han ido dan­do este últi­mo año y medio tie­ne sus refle­jos en tres ele­men­tos fun­da­men­ta­les que han mar­ca­do lo que debe­ría ser un dise­ño de la reso­lu­ción del con­flic­to y sus con­se­cuen­cias.

Uno es el lla­ma­do Acuer­do de Ger­ni­ka, que fue una hoja de ruta de la mayo­ría sin­di­cal, social y polí­ti­ca de Eus­kal Herria para solu­cio­nar un con­flic­to arma­do con unas con­se­cuen­cias duras como un gran núme­ro de pre­sos, víc­ti­mas a todos los nive­les, mili­ta­ri­za­ción por par­te de los esta­dos con apues­ta de incre­men­tar sus estruc­tu­ras béli­cas, pero evi­den­te­men­te exis­te toda­vía el con­flic­to, sin exis­tir un mar­co jurí­di­co en el que todas las posi­cio­nes polí­ti­cas pue­dan ser defen­di­das y pue­dan ser eje­cu­ta­das. Este acuer­do fue ava­la­do por auto­ri­da­des inter­na­cio­na­les, como con Kofi Annan, en el segun­do acuer­do de Aie­te, don­de se remar­có la hoja de ruta de Ger­ni­ka que con­si­de­ró bási­ca­men­te que un pri­mer paso ya se ha dado, el cese de la lucha arma­da por par­te de ETA. Pero toda­vía no se ha hecho visi­ble un segun­do paso que impli­ca­ría a los esta­dos espa­ñol y fran­cés poner vías de dia­lo­go con ETA para abor­dar la solu­ción de las con­se­cuen­cias del con­flic­to, y evi­den­te­men­te un diá­lo­go entre todos los agen­tes socia­les, par­ti­dos y sin­di­ca­tos, para encon­trar rea­li­zar ese acuer­do como mar­co inclu­yen­te en que todos encon­tre­mos un pun­to común don­de todos los pro­yec­tos polí­ti­cos pue­dan ser defen­di­dos en igual de con­di­cio­nes. El ter­ce­ro es la ini­cia­ti­va de la ban­da arma­da ETA al acep­tar de mane­ra direc­ta los dos acuer­dos, el de Ger­ni­ka y el de Aie­te.

¿Es posi­ble hacer via­ble actual­men­te la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria?
No es posi­ble al día de hoy, en el mar­co que ofre­ce la cons­ti­tu­ción espa­ño­la y en el cam­po jurí­di­co fran­cés, hacer efec­ti­va la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria. Así lo que se rei­vin­di­ca como solu­ción polí­ti­ca es el reco­no­ci­mien­to de la exis­ten­cia polí­ti­ca de una nació pro­pia, Eus­kal Herria, y fun­da­men­tal­men­te el reco­no­ci­mien­to de deci­dir nues­tro futu­ro.

Lo que suce­de con el con­tex­to actual del con­flic­to es que actual­men­te la mayo­ría de noso­tros de la IA esta­mos vivien­do una reali­dad que no cono­cía­mos. Hay una cues­tión que es impor­tan­te remar­car, des­de nues­tro pun­to de vis­ta el ori­gen par­te de la refle­xión que hace la IA en una momen­to cla­ve y la apues­ta por supe­rar el esce­na­rio del con­flic­to arma­do y pasar a un nue­vo ciclo polí­ti­co y ade­más esto se hace des­de un pun­to de vis­ta uni­la­te­ral, es decir, sin espe­rar con­tra­po­si­ción de los esta­dos.

Esto es nove­do­so a todos los ante­rio­res inten­tos de nego­cia­ción de un pro­ce­so de paz, que los había­mos vivi­do en tres inten­tos, don­de el pro­ce­so se ini­cia­ba con un acuer­do pre­vio entre el esta­do espa­ñol y la ban­da arma­da ETA y que esto se con­ver­tía pos­te­rior­men­te en un con­flic­to de con­tra­po­si­cio­nes. Hoy el plan­tea­mien­to es dife­ren­te, se hace des­de lo uni­la­te­ral, es una apues­ta polí­ti­ca de la IA. Esto no quie­re decir que los esta­dos fran­cés y espa­ñol no tie­nen que hacer nada, sino lo lógi­co de su acción es impul­sar todo el pro­ce­so pre­vio de la IA, en un momen­to de cam­bio de gobierno espa­ñol, del PSOE al PP, don­de la situa­ción del PP es inmo­vi­lis­mo fren­te a este pro­yec­to de paz y hemos recla­ma­do que se incor­po­re a un esque­ma de solu­ción. Como fue uni­la­te­ral somos cons­cien­tes que tan­to el esta­do espa­ñol como fran­cés son agen­tes polí­ti­cos impres­cin­di­bles en lo que es la reso­lu­ción del con­flic­to y no solo en el res­pec­to de los dere­chos de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos o lo que es el reco­no­ci­mien­to de las víc­ti­mas pro­vo­ca­das por los esta­dos, sino en el apar­ta­do polí­ti­co don­de los esta­dos deben res­pe­tar tam­bién ese acuer­do inclu­yen­te uni­la­te­ral.

Lo que ha con­se­gui­do poner fin a un ciclo y pasar a otro ha sido la apues­ta de la IA, rati­fi­ca­da des­pués por ETA. Esa situa­ción de mal enten­di­mien­to entre ETA y los esta­dos no lle­vó a nin­gún lado, así la IA bus­ca supe­rar ese esce­na­rio con sus accio­nes uni­la­te­ra­les. La IA en una situa­ción de ile­ga­li­dad de 10 años está con­si­guien­do man­te­ner las cla­ves de una solu­ción elec­to­ral para resol­ver el con­flic­to fren­te a un inmo­vi­lis­mo del esta­do.

¿Pero qué pro­yec­to polí­ti­co defen­déis, más allá de la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria?
Noso­tros siem­pre hemos acom­pa­ña­do la lucha de libe­ra­ción nacio­nal a la lucha de libe­ra­ción social, con otro mode­lo eco­nó­mi­co y de orga­ni­za­ción polí­ti­ca. Aho­ra tie­ne una tras­cen­den­cia mayor el salir de los pará­me­tros neo­li­be­ra­les – como se uti­li­za en Boli­via como el Buen Vivir – que es lo que se está per­dien­do del esta­do del bien­es­tar en Euro­pa, garan­ti­zar a todo el mun­do una vida dig­na. Para noso­tros solo es posi­ble con sobe­ra­nía pro­pia y sien­do capa­ces de deci­dir que polí­ti­cas socia­les apli­car. Por eso no se pue­de enten­der el cam­bio social sin el cam­bio polí­ti­co y vice­ver­sa. Los esta­dos fran­cés y espa­ñol nos dicen que hay Demo­cra­cia, pero bajo sus pará­me­tros, con un mode­lo social y polí­ti­co que defi­nen las eli­tes y no se pue­de salir de ahí. Por eso está esta­ble­ci­do en estos dos paí­ses un mode­lo capi­ta­lis­ta, neo­li­be­ral y enci­ma con tra­di­cio­nes impe­ria­lis­tas.

Noso­tros rei­vin­di­ca­mos que el esta­do nos está vul­ne­ran­do dere­chos polí­ti­cos y civi­les y fun­da­men­tal­men­te el dere­cho de poder deci­dir nues­tro futu­ro como pue­blo vas­co.

¿Nos podéis pro­por­cio­nar algu­nos datos de las con­se­cuen­cias del con­flic­to arma­do vas­co y su impor­tan­cia en la nego­cia­ción de paz?
La hoja de ruta de la reso­lu­ción de con­flic­to y de las con­se­cuen­cias vie­ne mar­ca­da por estos pasos. Y el esta­do espa­ñol se man­tie­ne al mar­gen. Es difí­cil poner solu­ción a un con­flic­to polí­ti­co tenien­do 700 pre­sos vas­cos en las cár­ce­les. La apues­ta de la IA para dar solu­ción a esta situa­ción de pre­sos es prio­ri­ta­ria cuan­do muchos de ellos según los dere­chos que les corres­pon­den debe­rían estar en liber­tad, por que han cum­pli­do las con­de­nas, o las tres cuar­tas par­tes, o por que están enfer­mos. Hay una situa­ción gra­ve que es la dis­per­sión por cár­ce­les del esta­do que se tie­nen a los pre­sos a cien­tos de kiló­me­tros. Son situa­cio­nes que son sen­ci­llas el dar­le solu­ción. Exis­ten otras situa­cio­nes que si requie­ren de un acuer­do polí­ti­co den­tro del mar­co de solu­ción. La IA tam­bién ha valo­ra­do tocar un tema que siem­pre se ha uti­li­za­do por par­te del gobierno espa­ñol para no avan­zar, cri­mi­na­li­zar,… que es el tema de las víc­ti­mas de ETA. En la sede del kur­sal se hizo recien­te­men­te una decla­ra­ción reco­no­cien­do el sufri­mien­to que el con­flic­to arma­do ha pro­vo­ca­do inclu­so lle­gan­do a tér­mi­nos inde­bi­dos. Situán­do­se el tema de las vic­ti­mas des­de el ámbi­to inter­na­cio­nal en una situa­ción muy con­cre­ta, y noso­tros lo hemos cri­ti­ca­do por que pedi­mos que se ten­ga la reali­dad de todas las víc­ti­mas del con­flic­to no solo las de ETA, tam­bién las del esta­do. Reco­no­ci­mien­to des­de la recon­ci­lia­ción, y la repa­ra­ción, situán­do­lo en pará­me­tros inter­na­cio­na­les que es reco­no­cer la reali­dad de las víc­ti­mas de todo el con­flic­to, y una reali­dad es que ETA ha rei­vin­di­ca­do sus accio­nes y ha reco­no­ci­do lo que ha pro­du­ci­do mien­tras que por otra par­te no se da lo mis­mo por las víc­ti­mas del esta­do, tor­tu­ras, des­apa­re­ci­dos, muer­tos,… sin reco­no­ci­mien­to e inves­ti­ga­ción.

Ubi­can­do el País Vas­co, un terri­to­rio de no más de20000 kmcua­dra­dos, pare­ci­do a El Sal­va­dor, y con 3 millo­nes de habi­tan­tes, en 50 años, se cal­cu­la en esta pobla­ción más de 10.000 dete­ni­dos, 5000 tor­tu­ra­dos, y has­ta 800 pre­sos, ade­más de actos de repre­sión. Hay una fun­da­ción que se ha pues­to en mar­cha que se lla­ma Eus­kal Memo­riak que está reu­nien­do todos estos datos para tener esa memo­ria his­tó­ri­ca que en cier­ta medi­da en pleno con­flic­to se ha olvi­da­do, pero aho­ra en un pro­ce­so uni­la­te­ral de paz se exi­ge que sal­gan para abor­dar las con­se­cuen­cias. El sim­ple hecho de que 40.000 per­so­nas no poda­mos pre­sen­tar­nos a nin­gún car­go públi­co para las elec­cio­nes por que a par­tir de 1978 has­ta la ile­ga­li­za­ción de las orga­ni­za­cio­nes de la IA per­te­ne­cie­ron a algu­na de ellas, como Herri Bata­su­na, Bata­su­na, movi­mien­tos socia­les, orga­ni­za­cio­nes juve­ni­les, o eran tra­ba­ja­do­res de de perió­di­cos que se cerra­ron por denun­ciar la repre­sión del esta­do que lle­gó más o menos a 400 muer­tos por par­te del esta­do. Una reali­dad que se inten­ta ocul­tar.

Den­tro de repre­sión se debe sub­ra­yar, y eso tam­bién lo han pade­ci­do los pue­blos ori­gi­na­rios de Boli­via, las repre­sio­nes cul­tu­ra­les a las que hemos sido some­ti­dos. En 1978 nues­tra len­gua ori­gi­na­ria, el eus­ke­ra, esta­ba a pun­to de des­apa­re­cer y gra­cias al movi­mien­to popu­lar y nues­tras luchas se está recu­pe­ran­do, es una len­gua viva que va a más poco a poco. Un pue­blo que ha sido muy com­ba­ti­vo, como el boli­viano, que ha man­te­ni­do sus len­guas es cons­cien­te de su per­te­nen­cia nacio­nal.

¿Los boli­via­nos no com­pa­ran erró­nea­men­te el suce­so de nacio­na­lis­mo peri­fé­ri­co de la Nación Cam­ba con la Nación Vas­ca?
Cuan­do estu­vo aquí en 2007 la dele­ga­ción de Aska­pe­na (Movi­mien­to de Soli­da­ri­dad Inter­na­cio­nal Vas­co) fue cons­tan­te com­pa­rar nues­tra reali­dad con la de San­ta Cruz. Decía­mos que el País Vas­co en los últi­mos 100 años ha teni­do una estra­te­gia cla­ra de sepa­rar­se del esta­do espa­ñol por que sobre todo en los últi­mos 200 años ha sufri­do una repre­sión estruc­tu­ral que ya los vas­cos no admi­ti­mos y pre­fe­ri­mos la inde­pen­den­cia. Ade­más noso­tros tene­mos una len­gua y una cul­tu­ra pro­pia que ha resis­ti­do y hay un deseo de inde­pen­di­zar­se. En el otro caso de San­ta Cruz, se reco­ge la impre­sión de que cuan­do gober­na­ba la dere­cha en Boli­via no recla­ma­ba la supues­ta Nación Cam­ba la inde­pen­den­cia pero resul­ta que cuan­do lle­ga Evo Mora­les al gobierno San­ta Cruz recla­ma esa inde­pen­den­cia con la Nación Cam­ba, una estra­te­gia polí­ti­ca para debi­li­tar al gobierno de izquier­das. Así, en el País vas­co, Cata­lu­ña y Gali­cia, nacio­nes den­tro del esta­do espa­ñol, no se va en ese sen­ti­do opor­tu­nis­ta y dere­choi­de, sino en ámbi­to de lucha his­tó­ri­ca. Tres nacio­nes his­tó­ri­cas que han lucha­do por sus dere­chos, y el esta­do los ha nega­do sis­te­má­ti­ca­men­te. La reali­dad de Boli­via en el siglo XVIII y has­ta que con­si­gue su inde­pen­den­cia en el siglo XIX es la que pode­mos tener actual­men­te en un con­tex­to de la Euro­pa actual. Espa­ña man­tie­ne a cier­tas nacio­nes que tie­ne recla­ma­ción his­tó­ri­ca sobre una impo­si­ción pro­pia en base a su Cons­ti­tu­ción. La cla­ve fun­da­men­tal es que noso­tros no soli­ci­ta­mos la inde­pen­den­cia por una cues­tión egoís­ta de man­te­ner nues­tros recur­sos, como la Nación Cam­ba, y afec­tar la rique­za espa­ño­la sino que es una cues­tión de com­po­nen­tes cul­tu­ra­les, defen­de­mos un pro­yec­to polí­ti­co socia­lis­ta de vincu­lo entre nacio­nes her­ma­nas. Y otro dato obje­ti­vo es que no esta­mos con los cru­ce­ños y su dema­go­gia inde­pen­den­tis­ta, sino que esta­mos con el MAS, con la izquier­da y su pro­yec­to de cam­bio.

¿Qué men­sa­je envia­ríais al pue­blo boli­viano como misión repre­sen­ta­ti­va de la izquier­da aber­tza­le?
La IA siem­pre en la rela­ción con otros esta­dos nos hemos rei­vin­di­ca­do como inter­na­cio­na­lis­tas, que­re­mos deci­dir qué tipo de rela­ción y de soli­da­ri­dad que­re­mos y con qué país. Esto es fun­da­men­tal para noso­tros. Por la opre­sión en la que vivi­mos en tér­mi­nos nacio­na­les y socia­les hemos abier­to una pers­pec­ti­va de inter­na­cio­na­lis­mo. Esto expli­ca mucho por que esta­mos aquí en Boli­via y estu­vi­mos en el con­gre­so del MAS y nos sen­ti­mos iden­ti­fi­ca­mos con estos movi­mien­tos. Espa­ña inten­ta mar­car­nos qué rela­ción tener y con quién, pero noso­tros como pue­blos que­re­mos tener sobe­ra­nía en ello, y somos un pue­blo soli­da­rio, ya no solo la IA.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *