Impo­si­ción de las actua­les fron­te­ras por Fran­cia y Espa­ña- Aitzol Altu­na

Vol­tai­re (1694−1778 París): El pue­blo vas­co es “un pue­blo que can­ta y bai­la a ambos lados de los Piri­neos”.

Iña­ki Agi­na­ga, Ipar­la 10 (año2011): “Los pue­blos no se some­ten nun­ca si tie­nen fuer­zas para impe­dir­lo, no acep­tan nun­ca los dere­chos de agre­sión y de con­quis­ta. Los pue­blos resis­ten por­que exis­ten, exis­ten por­que resis­ten”.

Tras la con­quis­ta de Naba­rra, con­ver­ti­da des­de enton­ces en una colo­nia de Fran­cia y Espa­ña, la ten­sión entre los dos Esta­dos impe­ria­lis­tas fue cons­tan­te, las fron­te­ras no que­da­ron deli­mi­ta­das ni mucho menos, los Piri­neos nun­ca fue­ron una fron­te­ra en miles y miles de años, al con­tra­rio fue­ron el refu­gio y nexo de unión de las gen­tes de ambas ver­tien­tes.

Las fron­te­ras del rei­no de Naba­rra por el sur están bien deli­mi­ta­das en varios pac­tos o Tra­ta­dos Inter­na­cio­na­les. Así, en el Pac­to de Tama­ra del año 1127, los reyes de Naba­rra y de Cas­ti­lla (Alfon­so I “el Bata­lla­dor” y Alfon­so VII res­pec­ti­va­men­te), fir­ma­ron la no agre­sión a la terri­to­ria­li­dad naba­rra y rati­fi­ca­ron con ello el pac­to ante­rior que en 1016 selló el gran rey naba­rro San­cho III el Mayor, según cons­ta en el docu­men­to 166 del Car­tu­la­rio del san­tua­rio rio­jano de San Millán de la Cogo­lla.

“Una con­cor­dia y acuer­do acer­ca de la divi­sión del rei­no entre Pam­plo­na y Cas­ti­lla, como orde­na­ron San­cho con­de de Cas­ti­lla y San­cho rey de Pam­plo­na, tal como les pare­ció. Esto es, des­de la suma cima al río Valle Vena­rie, has­ta el Gra­ñe don­de está el mojón sito y colla­do Muño, y des­de Bicier­cas y des­de siguien­do hacia el río Razon, don­de nace; des­pués por medio del mon­te de Cal­ca­ño, des­pués por la cima de la cues­ta y por medio de Gala­za, y allí está has­ta el río Due­ro. Don Nuño Álva­ro de Cas­ti­lla y el señor For­tún el mojón, y has­ta el río Tera, allí esta Garrahe (Garray), anti­gua ciu­dad aban­do­na­da, y has­ta el río Due­ro. Don Nuño Álva­ro de Cas­ti­lla y el señor For­tún Oggoiz de Pam­plo­na, tes­ti­gos y con­fir­man­tes. Año 1016”.

Esta terri­to­ria­li­dad es rati­fi­ca­da inter­na­cio­nal­men­te de nue­vo en el lau­do arbi­tral de Lon­dres de 1177, cono­ci­do como “Divi­sion of King­dons of Nava­rre and Spain”, en el que la repre­sen­ta­ción naba­rra ante el rey inglés ‑que hace de árbi­tro- recla­ma la devo­lu­ción de los terri­to­rios inva­di­dos en aque­llos años por Cas­ti­lla de: “Cudeio –bahía de Santander‑, Monas­te­rio (Rodi­lla), Mon­tes de Oca, valle de San Vicen­te (La Rio­ji­lla), valle de Oja­cas­tro (Rio­ja Alta), Cin­co Villas (Sie­te Villas de Anguiano), Mon­te­ne­gro (Came­ros), sie­rra de Alba has­ta Agre­da (Soria) y las tie­rras com­pren­di­das entre esos pun­tos y Nava­rra…”.

Como que­da escri­to en los acuer­dos inter­na­cio­na­les entre los dife­ren­tes jefes de Esta­do, en el sur pire­nai­co, son naba­rros los habi­tan­tes de las actua­les demar­ca­cio­nes de: Alta Nava­rra, Biz­kaia, Gipuz­koa, Ala­ba, La Rio­ja com­ple­ta, la par­te occi­den­tal de la actual pro­vin­cia de Can­ta­bria (crea­da entre media­dos y fina­les del s. XIX: Tras­mie­ra, el Bas­tón de Lare­do y todas las anti­guas tie­rras Enkar­ta­das con Cas­tro Urdia­les –todas autri­go­nas-), Belo­ra­do (rio­ji­lla), Bure­ba, mon­tes Oba­re­nes con Miran­da de Ebro, Valle de Mena y la Cas­ti­lla la Vie­ja, repo­bla­das todas ellas con bas­ko­nes (por tan­to en aque­llos siglos eus­kal­du­nes), estan­do la fron­te­ra en: Ata­puer­ca, Mon­tes de Oca, Garray (anti­gua Numan­cia), la Extre­ma­du­ra soria­na has­ta San Este­ban de Gor­maz y la con­fluen­cia de los ríos Due­ro y Tera.

En 1940 en Lon­dres, en ple­na Segun­da Gue­rra Mun­dial, el Con­se­jo Nacio­nal Vas­co pre­si­di­do por Manuel de Iru­jo redac­tó un ante­pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción para la Naba­rra penin­su­lar, el cual en su artícu­lo 5º la decla­ra­ba como uni­dad terri­to­rial del Esta­do bas­kón por el Sur el del rei­no his­tó­ri­co de Naba­rra: «(…) Sus lími­tes son: al Nor­te los Piri­neos y el Gol­fo de Viz­ca­ya; al Este el río Galle­go; al Sur el Ebro has­ta Gallur y la divi­so­ria de las aguas entre las cuen­cas del Ebro y Due­ro a par­tir de Mon­ca­yo en toda la exten­sión de ambas ver­tien­tes; y al oes­te el Cabo de Ajo (Peña Can­ta­bria en San­tan­der)”. En todos los mapas car­to­grá­fi­cos inter­na­cio­na­les éstas son las fron­te­ras polí­ti­cas acep­ta­das para los bas­ko­nes o naba­rros, tal y como se pue­de com­pro­bar en “Mapas para una nación” de J.M. Espar­za (edit, Txa­la­par­ta 2011).

Por el nor­te, en la Bas­ko­nia con­ti­nen­tal, el úni­co pac­to acep­ta­do por todas las par­tes, se pro­du­jo en el año 1010 entre el rey naba­rro San­cho III el Mayor y su vasa­llo San­cho Gui­ller­mo, con­de de la Bas­ko­nia con­ti­nen­tal, y don­de tam­bién esta­ban pre­sen­tes el duque de Aqui­ta­nia Gui­ller­mo V “el Gran­de” (duca­do entre los ríos Loi­ra al Garo­na) y el rey de Fran­cia Rober­to II “el Pia­do­so”. La reu­nión tuvo lugar con moti­vo del “redes­cu­bri­mien­to” de la cabe­za de Juan el Bau­tis­ta en Saint-Jean de Angély (Poi­tou), per­di­da tras una masa­cre vikin­ga y don­de se refun­dó la aba­día bene­dic­ti­na aco­gi­da a la orden clu­nien­se del gran abad San Odi­lón, ami­go per­so­nal de San­cho III el Mayor que intro­du­jo des­pués esta orden en su rei­no a tra­vés del prin­ci­pal cen­tro espi­ri­tual del rei­no, el monas­te­rio de Lei­re.

Des­pués de estos pac­tos inter­na­cio­na­les sólo hubo inva­sio­nes mili­ta­res, a veces vol­vie­ron las tie­rras ocu­pa­das a Naba­rra otras no. Las prin­ci­pa­les inva­sio­nes has­ta el pre­sen­te del rei­no bas­kón de Naba­rra en el Sur se pue­den resu­mir en:

1054 – 58: Regi­ci­dio de Ata­puer­ca: comar­ca de Urbel, La Bure­ba y Cas­ti­lla Vie­ja (hoy lla­ma­da Merin­da­des).

1076: Regi­ci­dio de Peña­lén: Tras­mie­ra (des­de la bahía de San­tan­der a San­to­ña) y mon­tes de Oca.

1134: Gran par­te de Rio­ja (defi­ni­ti­va en 1179)

1136: Apro­pia­ción del con­da­do de Ara­gón, el de Sobrar­be y el de Riba­gor­za, así como el valle de Ansó (que no per­te­ne­cía al con­da­do de Ara­gón) por el con­de de Bar­ce­lo­na y el regu­lo Rami­ro II “el mon­je” que se inde­pen­di­za y con­vier­te en rei­no.

1173: Miran­da de Ebro y el cas­ti­llo de Mal­ma­sín (Arri­go­rria­ga, Biz­kaia)

1179: Comar­ca rio­ja­na de Logro­ño.

1199 – 1200: Las actua­les Biz­kaia (con las Enkar­ta­cio­nes com­ple­tas has­ta Cas­tro Urdia­les), Gipuz­koa y Ala­ba nuclear (con el valle de Aia­la), así como Miran­da de Ebro.

1463: La Son­sie­rra y tie­rras de Ber­ne­do (hoy Rio­ja Ala­ve­sa y la comar­ca de Ber­ne­do –ambas en Ala­ba- y la Son­sie­rra de la pro­vin­cia de Rio­ja).

1512: Alta Nava­rra.

Las prin­ci­pa­les inva­sio­nes del rei­no bas­kón de Naba­rra al Nor­te fue­ron:

1152 – 1174: Ocu­pa­ción por Aqui­ta­nia de la Bas­ko­nia con­ti­nen­tal (la Bas­ko­nia roman­za­da o Gas­cu­ña, Lapur­di y Zube­roa ‑ésta defi­ni­ti­va­men­te en 1309-. Aún así, Lapur­di y Zube­roa man­tu­vie­ron el vasa­lla­je tam­bién a Naba­rra ‑Manex Goyhe­net­che, “His­to­ria Gene­ral del País Vas­co” -)

1453: Lapur­di, Zube­roa y Gas­cu­ña en poder de Fran­cia tras la “Gue­rra de los 100 años”.

1620: Ocu­pa­ción mili­tar de Baja Nava­rra y Bearn, más los Esta­dos pire­nai­cos de Ando­rra y Done­zan de la coro­na naba­rra.

Tras la con­quis­ta del sur naba­rro que empe­zó en 1054 y aca­bó en 1524, Baja Nava­rra siguió libre des­de 1530 has­ta 1620, pero el impe­ria­lis­mo espa­ñol que­ría toda Naba­rra. En 1596 “las Espa­ñas ” inten­tó tomar la labor­ta­na Baio­na por sor­pre­sa, que esta­ba bajo el “pro­tec­to­ra­do” del viz­con­da­do inde­pen­dien­te del Bearn que com­par­tía jefe de Esta­do con la Naba­rra libre (Baja Nava­rra), pero no los con­si­guió. No será el últi­mo inten­to de Espa­ña de con­quis­tar toda Naba­rra.

En 1612 – 1614 se mar­ca­ron las fron­te­ras por pri­me­ra vez entre Baja y Alta Nava­rra. Enri­que III de Naba­rra, “el bear­nés” (“el naba­rro” en la his­to­rio­gra­fía fran­ce­sa, “nava­rre”), implan­tó a los Bor­bo­nes en Fran­cia con el títu­lo de Enri­que IV, coro­nas que man­da­rá sepa­rar en todo median­te el Edic­to de 1607. Tras la regen­cia de María de Médi­cis, espo­sa de Enri­que III de Naba­rra, subió al trono su hijo Luis XIII de Fran­cia (1614−1642), el cual gober­nó apo­yán­do­se en el car­de­nal Riche­lieu que se encar­gó de con­ver­tir a Fran­cia en un país fuer­te y uni­fi­ca­do en el perío­do lla­ma­do de “terror”, ori­gen de la pala­bra “terro­ris­ta”, o como este Car­de­nal cató­li­co sen­ten­ció: “para hacer una tor­ti­lla, hay que rom­per los hue­vos”. En el plano inter­na­cio­nal, la polí­ti­ca de Luis XIII siguió orien­ta­da con­tra la dinas­tía aus­tría­ca de los Habs­bur­go que gober­na­ba en las Espa­ñas y el Impe­rio ale­mán.

El 15 de Octu­bre de 1620, Luis XIII rey de Fran­cia, ayu­da­do por el car­de­nal Beru­lle, entró con una tro­pa en Pau, para pro­cla­mar la unión a la coro­na fran­ce­sa de la coro­na naba­rra y del pue­blo de Bearn, es el lla­ma­do “Edic­to de la Unión”. Los Esta­dos de Naba­rra (el equi­va­len­te a un par­la­men­to) se opu­sie­ron con fuer­za pero el rei­no esta­ba mili­tar­men­te ocu­pa­do por las tro­pas fran­ce­sas. Tras el Edic­to de la Unión tam­bién se ane­xio­na Fran­cia los Esta­dos inde­pen­dien­tes de Bearn y Ando­rra así como Done­zan, per­te­ne­cien­tes a los reyes naba­rros de la fami­lia Labrit o Albret-Foix: “(…) por este Edic­to, per­pe­tuo e irre­vo­ca­ble, uni­mos e incor­po­ra­mos dicha coro­na y país de Nava­rra y nues­tro país y sobe­ra­nía de Bearn, Ando­rra y Done­zan, y tie­rras que de ellos depen­den (…)”. El rei­no pire­nai­co reu­ni­do en Jun­tas, recha­zó el Edic­to pero fue inca­paz de hacer fren­te al pode­ro­so ejér­ci­to fran­cés. En 1621, en el deba­te de los Esta­dos de Bearn, se acor­dó por una­ni­mi­dad decla­ra “trai­do­res a la patria” a todos los que acep­ta­rán el Edic­to de la Unión con Fran­cia. Por tan­to, Luis XIII no fue reco­no­ci­do por los repre­sen­tan­tes de Naba­rra y Bearn como su rey,

Rela­ta Gas­tón Mar­ce­lo Zam­be­lli la situa­ción que se vivía en esos años en Euro­pa: “El ejér­ci­to sue­co ani­qui­ló a las tro­pas impe­ria­les (ale­ma­nas) en la bata­lla de Brei­ten­fels, Gus­ta­vo II (de Sue­cia) lle­gó lue­go has­ta el Rin y ven­ció en Lutzen en 1632, bata­lla que le cos­tó la vida. Para enfren­tar­se a las vic­to­rias sue­cas, los Habs­bur­gos unie­ron sus fuer­zas. El Impe­rio (ale­mán) y Espa­ña (de los Habs­bur­go) lucha­ron jun­tos y la vic­to­ria empe­za­ba a decan­tar­se a su favor, por lo que Fran­cia deci­dió inter­ve­nir. Riche­lieu orga­ni­zó la alian­za euro­pea con­tra los Habs­bur­gos (Casa de Aus­tria) con­tan­do con Sue­cia, Holan­da, los Can­to­nes Sui­zos y los prin­ci­pa­dos ita­lia­nos. Solo que­da­ron fue­ra Ingla­te­rra, Rusia y Tur­quía”. El car­de­nal Riche­lieu que gober­na­ba con mano dura el rei­no de Fran­cia en nom­bre de Luis XIII, había decla­ra­do un ame­na­zan­te «tan­to Nava­rra como el fran­co-con­da­do nos per­te­ne­ce».

Sigue Zabe­lli con su rela­to: «Fue en 1639 cuan­do la escua­dra espa­ño­la cayó derro­ta­da, tam­bién los ter­cios espa­ño­les fue­ron ven­ci­dos por el ejér­ci­to fran­cés en 1643 – 1648 en la bata­lla de Lens. Lue­go de los acon­te­ci­mien­tos men­cio­na­dos en 1648, los impe­ria­les fir­ma­ron el Tra­ta­do de Paz de West­fa­lia. Este Tra­ta­do regu­ló las rela­cio­nes entre el Impe­rio (Ale­ma­nia y su intran­si­gen­te empe­ra­dor cató­li­co, otro Fer­nan­do II) y sus miem­bros cons­ti­tu­yen­tes por un lado, y entre Fran­cia, Sue­cia y sus alia­dos, por el otro. Con este tra­ta­do, la estruc­tu­ra euro­pea deja­ba de ser ver­ti­cal (pre­si­di­da por el Impe­rio y el papa­do) y Euro­pa se con­ver­tía en un mosai­co de esta­dos nacio­na­les lai­cos. Es el naci­mien­to de la polí­ti­ca inter­na­cio­nal moder­na.

En la fron­te­ra cata­la­na del sur, los fran­ce­ses devol­vie­ron a los reyes espa­ño­les terri­to­rios ocu­pa­dos a cam­bio del domi­nio sobre el Rose­llón, el Con­flent, el Valles­pir y una par­te de la Cer­da­ña. Los nego­cia­do­res espa­ño­les acep­ta­ron la muti­la­ción de Cata­lu­ña a cam­bio de man­te­ner posi­cio­nes en Flan­des . Polo­nia, Rusia e Ingla­te­rra no fir­man el Tra­ta­do. Espa­ña es una de las gran­des per­de­do­ras y se resis­te y con­ti­núa la gue­rra».

Den­tro de ese con­tex­to, en el año 1636, el ejér­ci­to espa­ñol saqueó Ipa­rral­de: Urru­ña, Zibu­ru y San Juan de Luz. Como res­pues­ta, en 1638 la flo­ta fran­ce­sa sitió Hon­da­rri­bia pero fue expul­sa­da el 8 de sep­tiem­bre de 1639 en un con­tra­ata­que del pue­blo de Hon­da­rri­bia por la que reci­be el títu­lo de ciu­dad, con la opo­si­ción de las Jun­tas de Gipuz­koa, pues toda la pro­vin­cia había par­ti­ci­pa­do en la defen­sa ‑ade­más muchos alto nava­rros, y Gipuz­koa enten­dían que aho­ra Hon­da­rri­bia fue­ra su pri­mer muni­ci­pio en orden de impor­tan­cia.

El ejér­ci­to espa­ñol en 1650 tra­tó de tomar Baio­na por sor­pre­sa, pero la denun­cia de la joven heroí­na local María Garai sal­vó la ciu­dad del saqueo y de la con­quis­ta. Toman­do Baio­na, toda Lapur­di hubie­ra que­da­do en manos del nue­vo con­quis­ta­dor. Pero los espa­ño­les per­die­ron defi­ni­ti­va­men­te y final­men­te se fir­mó al “Tra­ta­do de los Piri­neos”.

Así es como dos de las gran­des poten­cias mun­dia­les del momen­to, Espa­ña y Fran­cia, deci­die­ron final­men­te repar­tir­se el rei­no naba­rro, al ver que nin­guno lo con­se­guía en su tota­li­dad. La actual fron­te­ra mili­tar espa­ño­la-fran­ce­sa, total­men­te arti­fi­cial y sólo jus­ti­fi­ca­ble por la vio­len­cia arma­da ejer­ci­da con­tra los naba­rros, se fija en 1659 con el «Tra­ta­do de los Piri­neos» en la isla de los Fai­sa­nes en el río Bida­soa, lla­ma­da «Kon­pan­tzia» en eus­ke­ra, con­do­mi­nio que per­te­ne­ce duran­te 6 meses a Irun y otros 6 a Hen­daia, hoy muni­ci­pios de Gipuz­koa-Lapur­di ocu­pa­dos por Espa­ña-Fran­cia.

El lla­ma­do Tra­ta­do de Paz de los Piri­neos se pro­du­jo des­pués de 24 con­fe­ren­cias lle­va­das a cabo entre Luis de Haro (fami­lia de los trai­do­res a Naba­rra) y el Car­de­nal ita­liano Maza­rino en 1659 (que era la per­so­na que real­men­te man­da­ba esos años en Fran­cia, la pri­me­ra poten­cia mun­dial para enton­ces); el Tra­ta­do fue rati­fi­ca­do por el com­pro­mi­so matri­mo­nial con­traí­do entre el rey Luis XIV de Fran­cia, “el rey Sol”, y la infan­ta espa­ño­la Mª Tere­sa hija del rey Feli­pe IV de Espa­ña (pri­mo-her­mano suyo por doble línea).

Fue Mon­se­ñor de Olce el obis­po que ofi­ció la boda en la igle­sia de Doni­ba­ne Lohitzu­ne o San Juan de Luz ‑en poder de Francia‑, cuya puer­ta de sali­da se tapió para que nadie más pasa­ra por ella. Para sellar el pac­to-boda, se cele­bró por pode­res en la Igle­sia de Hon­da­rri­bia ‑en poder de Espa­ña- una segun­da cere­mo­nia.

En el mis­mo tra­ta­do, el rey de Fran­cia, que tam­bién lo era, supues­ta­men­te, de Naba­rra, renun­ció a sus dere­chos sobre el vie­jo rei­no y acep­tó la actual fron­te­ra pire­nai­ca, pero siguió usan­do el títu­lo de “rey de Fran­cia y Naba­rra” has­ta casi la Revo­lu­ción Fran­ce­sa. De hecho, el pri­mer Bor­bón en gober­nar Espa­ña, Feli­pe V de Anjou, en el Tra­ta­do de Utrecht de 1714 que puso fin a la suce­sión dinás­ti­ca, renun­ció ante su abue­lo el rey Luis XIV de Fran­cia a sus dere­chos sobre las coro­nas de Fran­cia y Naba­rra para ser reco­no­ci­do como rey de “las Espa­ñas”, aun­que estos supues­tos dere­chos eran inexis­ten­tes en el caso de Naba­rra, sepa­ra­dos ambos rei­nos por su tata­ra­bue­lo Enri­que III “el bear­nés”, sien­do la sobe­ra­nía fran­ce­sa como la espa­ño­la una sim­ple inva­sión y colo­ni­za­ción para ambos reyes, que no les daba dere­cho suce­so­rio alguno.

Este Tra­ta­do de los Piri­neos, rela­ta Pie­rre-Lau­rent Van­der­planc­ke, “En Alta Nava­rra divi­dió el bos­que de Ira­ti y sepa­ró los luga­res comu­na­les tra­di­cio­na­les de pas­to­reo de Kin­toa (Quin­to Real), y, peor aún, se rom­pió enti­da­des cul­tu­ra­les y polí­ti­cas muy anti­guas rati­fi­can­do la sepa­ra­ción defi­ni­ti­va de Nava­rra y los terri­to­rios vas­co­nes y ampu­tan­do el Rose­llón y el Con­flent en Cata­lu­ña, e inclu­so a un pue­blo del nor­te la fron­te­ra lo sepa­ra de la igle­sia y del cemen­te­rio, situa­dos al otro lado” (Publi­ca­do por Avui – El Punt- en mar­zo del 2012).

En 1765 el rey espa­ñol y el fran­cés de turno fir­ma­ron el “Tra­ta­do de Eli­zon­do” (Baz­tan), para mar­car la fron­te­ra entre Baja Nava­rra y Alta Nava­rra, pues no esta­ba mar­ca­da en su deta­lle. El más cla­ro ejem­plo de lo arbi­tra­rio de esta divi­sión ‑que recuer­da a la divi­sión de Áfri­ca con escua­dra y cartabón‑, es el pue­blo de Luzai­de, famo­so por la estre­pi­to­sa derro­ta en el año 778 en el mis­mo del empe­ra­dor fran­co Car­lo­magno de la que toma su nom­bre roman­ce “Val­car­los”. El muni­ci­pio de Luzai­de-Val­car­los, que­dó en par­te para Espa­ña den­tro de Alta Nava­rra y en par­te para Fran­cia den­tro de Baja Nava­rra, sien­do la parro­quia del barrio Onda­rro­la la de Luzai­de pero su ayun­ta­mien­to el del barrio de Arne­gi, el cual que­dó en Baja Nava­rra con­vir­tién­do­se en un nue­vo muni­ci­pio y por tan­to como colo­nia fran­ce­sa. Urda­zu­bi, Zuga­rra­mur­di y Luzai­de son pobla­cio­nes hoy alto nava­rras pero inser­ta­das tar­día­men­te en esta nue­va fron­te­ra polí­ti­ca por lo que hablan toda­vía los dia­lec­tos labor­tano y bajo nava­rro.

Lo cier­to es que has­ta el «Tra­ta­do de Baio­na» de 1856, rei­nan­do Isa­bel II en Espa­ña y el empe­ra­dor Napo­león III en Fran­cia, el río Bida­soa no fue fron­te­ra entre ambos impe­rios. Ambas ori­llas del río en su desem­bo­ca­du­ra al mar Can­tá­bri­co eran juris­dic­ción de Hon­da­rri­bia e inclu­so la pobla­ción de Hen­daia (hoy den­tro del Impe­rio fran­cés) no era sino un barrio de dos casas (Itu­rria­ga y Etxe­be­rri) de la loca­li­dad gipuz­koa­na. El barrio de Beho­bia en Irun se situa­ba a ambos lados del río (hoy Beho­bia y Beho­bia-Pau­su). En ese tra­ta­do, el valle de Aldu­de, que has­ta enton­ces había for­ma­do una uni­dad terri­to­rial, que­da divi­di­da entre los dos Esta­dos con­quis­ta­do­res del Esta­do de Naba­rra, País Bas­kón, que se repar­ten el botín de gue­rra. Ade­más se situa­ron las demar­ca­cio­nes entre Alta y Baja Nava­rra en el Baz­tan, Val­de­rro y Bai­go­rri. Así son varios los pue­blos del Piri­neo que vie­ron como la nue­va fron­te­ra impe­ria­lis­ta pasa­ba por la mitad de los mis­mos. En 1868 se mar­ca­ron la fron­te­ra ambos impe­rios a la altu­ra de Hues­ca y Llei­da.

Tras todo este repar­to del botín del rei­no bas­kón de Naba­rra, la fron­te­ra entre Espa­ña y Fran­cia tie­ne actual­men­te 602 mojo­nes divi­so­rios. El mojón con el núme­ro 1 lo pusie­ron los impe­ria­lis­tas en la mar­gen dere­cha del río Bida­soa, deba­jo del puen­te de Endar­lat­sa y el acan­ti­la­do de Txa­pi­te­la­koa­rria. En este lugar con­flu­yen los muni­ci­pios de Irun (Gipuz­koa), Biria­tu (Lapur­di) y Bera (Alta Nava­rra). El últi­mo mojón que divi­de el Piri­neo está en Cap Cèr­be­re (Cata­lu­ña). Está cla­ro que los ver­da­de­ros sepa­ra­tis­tas son los impe­ria­lis­tas espa­ño­les y fran­ce­ses que nos impo­nen una “muga” (fron­te­ra) total­men­te arti­fi­cial en nues­tro hábi­tat natu­ral que siem­pre han sido los Piri­neos, fru­to de la bru­tal vio­len­cia arma­da que han ejer­ci­do y ejer­cen con­tra nues­tro pue­blo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *