Uno de mayo, día del poder popular

Todos los años, las y los aber­tza­les vas­cos tene­mos varias citas en el calen­da­rio. Los aber­tza­les, que ade­más somos revo­lu­cio­na­rios comu­nis­tas, entre esas citas inelu­di­bles tene­mos cla­ro que el 1 de mayo es una de ellas.

El 1 de mayo no es una cita cual­quie­ra para noso­tros. Uno de mayo es dig­ni­dad. Uno de mayo es lucha. Uno de mayo es socia­lis­mo. Uno de mayo es el día en que la cla­se obre­ra vas­ca recuer­da que Eus­kal Herria será sobe­ra­na si esa sobe­ra­nía se escri­be con la tin­ta roja del mar­xis­mo que nos con­duz­ca a una patria socialista.

Es una fecha en la que debe­mos recor­dar por qué los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras nos mani­fes­ta­mos. Lo hace­mos en recuer­do de los «már­ti­res de Chica­go». Un gru­po de sin­di­ca­lis­tas que fue­ron eje­cu­ta­dos en 1886 a la mane­ra demo­crá­ti­ca en Occi­den­te, es decir, con jui­cio-far­sa y jura­do ama­ña­do, por haber toma­do par­te en la dura lucha por la jor­na­da labo­ral de las ocho horas diarias.

Y es que no debe­mos olvi­dar que todos esos pocos dere­chos que tene­mos actual­men­te, se tie­nen úni­ca­men­te por que tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras en las déca­das pasa­das salie­ron a la calle a luchar por ellos, arre­ba­tán­do­se­los por la fuer­za a la bur­gue­sía y, en con­cre­to, a la lucha de la cla­se obre­ra rusa que hizo posi­ble la Revo­lu­ción bol­che­vi­que. Una vez que la Unión Sovié­ti­ca implo­sio­nó y el capi­ta­lis­mo vio que no tenía rival, que no había nadie para hacer­le fren­te, los ata­ques a lo con­se­gui­do a tra­vés de duras luchas se agu­di­za­ron y los recor­tes comen­za­ron de for­ma len­ta pero inexo­ra­ble. Esta­mos en la rec­ta final de esa ofen­si­va en la que la bur­gue­sía pale­ta espa­ño­la ha apos­ta­do su futu­ro a tener un Esta­do ter­cer­mun­dis­ta en el que la cla­se tra­ba­ja­do­ra sea la que pague todos los pla­tos rotos y que su situa­ción sea cada vez más pre­ca­ria, lle­gan­do a nive­les de pobre­za que hacía tiem­po no se habían visto.

La mani­fes­ta­ción del 1 de mayo no debe ser un paseo por esta o aque­lla calle de algu­na de nues­tras ciu­da­des. No es un día de fol­clo­ris­mo en el que nos toma­mos unos potes tras poner­nos la pega­ti­na de LAB. Tene­mos que inte­rio­ri­zar y hacer inte­rio­ri­zar, tene­mos que con­cien­ciar al con­jun­to del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, que el capi­ta­lis­mo es muer­te, explo­ta­ción y mise­ria. La bar­ba­rie de la que ya habla­ra Rosa Luxemburg.

Una bar­ba­rie que ya se mani­fies­ta en Gre­cia con el sui­ci­dio de pen­sio­nis­tas que no tie­nen acce­so a una vida dig­na. O que, asi­mis­mo, se mani­fies­ta con un rear­me del Esta­do, cada vez más fas­cis­ta, en cola­bo­ra­ción con el regio­na­lis­mo del PNV, UPN y las dere­chas de Ipar Eus­kal Herria; con un entra­ma­do de leyes, con las que encar­ce­la­rán a quie­nes osen opo­ner­se a este esta­do de cosas.

Y en este 1 de mayo, tene­mos que recor­dar que, noso­tros y noso­tras, tam­bién nece­si­ta­mos aumen­tar nues­tra con­cien­cia­ción. Tras años en los que ese sis­te­ma pater­nal que se ocu­pa de «nues­tra segu­ri­dad» nos ha repe­ti­do has­ta la sacie­dad que las ideo­lo­gías han muer­to, que el comu­nis­mo es sinó­ni­mo de pobre­za, etcé­te­ra, urge la con­cien­cia­ción de las bases para poder pasar a la ofen­si­va y qui­tar la care­ta al neo­li­be­ra­lis­mo que pre­go­na la ley de la sel­va: el que tie­ne dine­ro vale y el que no tie­ne, revienta.

Esta con­cien­cia­ción nos ser­vi­rá igual­men­te para des­en­mas­ca­rar al refor­mis­mo que quie­re lle­var al pue­blo vas­co, a tra­vés de can­tos de sire­na, aun calle­jón sin sali­da, a hacer­nos creer que el Esta­do nos va a dat todo lo que le pida­mos bajan­do la testuz.

Nece­si­ta­mos otro sis­te­ma que sir­va los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y, para ello, no hay más reme­dio que des­truir el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. La refor­ma es impo­si­ble y menos des­de las estruc­tu­ras que el sis­te­ma ofre­ce. No nos enga­ñe­mos, como decía Lenin, hay que apro­ve­char cuan­tas herra­mien­tas ten­ga­mos en nues­tro camino pero sin per­der de vis­ta nues­tros obje­ti­vos, es decir, la inde­pen­den­cia y el comu­nis­mo para toda Eus­kal Herria.

Nece­si­ta­mos el Esta­do vas­co, inde­pen­dien­te de los Bor­bo­nes que cuan­do «sus sier­vos» se están murien­do de ham­bre, se va a matar ele­fan­tes has­ta el cora­zón de Áfri­ca, sin repa­rar en gas­tos ni medi­das (casi 6.000 euros por noche), dado que él es el here­de­ro que nom­bró Fran­co para ser­vir de hilo con­duc­tor en la tran­si­ción des­de el régi­men fran­quis­ta y no debe ren­dir cuen­tas a nadie. Inde­pen­dien­te de cual­quier Esta­do, espa­ñol o fran­cés, que quie­ra impo­ner­nos sus leyes. Que los Rajoy no se atre­van a impo­ner sacri­fi­cios a los tra­ba­ja­do­res cuan­do vemos que ellos son los pri­me­ros que no se los apli­can, y sino ahí tene­mos en Valen­cia a Camps, en Balea­res a Mau­tas o en la CAPV al yerno de Patxi López. La corrup­ción está tan exten­di­da que ya ni sor­pren­de que se deten­gan a car­gos públi­cos o que la poli­cía regis­tre ayuntamientos.

No cabe dejar el tra­ba­jo en manos de los par­ti­dos polí­ti­cos o de los sin­di­ca­tos, el tra­ba­jo debe ser lle­va­do por todas las per­so­nas que for­ma­mos el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. Urge for­ta­le­cer ese movi­mien­to popu­lar tan gol­pea­do por la repre­sión vas­co-espa­ño­la-fran­ce­sa en su obje­ti­vo de des­ha­cer­se de una de las rique­zas de Eus­kal Herria, el amplio entra­ma­do de orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos popu­la­res. For­ta­le­cien­do el movi­mien­to popu­lar, impli­cán­do­nos en su fun­cio­na­mien­to y en su tra­ba­jo, con­se­gui­re­mos cami­nar hacia ese obje­ti­vo que por el tan­to han lucha­do miles de per­so­nas des­de aquel lejano 1512 en que Cas­ti­lla y Ara­gón inva­die­ron el rei­no de Nafarroa.

El 1 de mayo, tene­mos que salir a la calle. Y tam­bién ten­dre­mos que salir a la calle el 2 de mayo, el 3, el 4 y muchos días más, por­que esa es la úni­ca mane­ra de libe­rar­nos, orga­ni­zar­nos, salir a la calle, plan­tar cara al capi­ta­lis­mo y empe­zar a sem­brar una socie­dad vas­ca de nue­vo tipo, la Eus­kal Herria socia­lis­ta que nece­si­ta­mos para ser un pue­blo libre.

El 1 de mayo esta­re­mos en la calle. Boltxe lla­ma a acu­dir a las mani­fes­ta­cio­nes así como a todas las acti­vi­da­des que con­vo­que LAB y los movi­mien­tos popu­la­res en la lucha por la sobe­ra­nía de nues­tro pue­blo, por el socia­lis­mo y el antipatriarcado.

Boltxe kolek­ti­boa

25 de mayo de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *