Salir cojean­do de Afga­nis­tán- Imma­nuel Wallers­tein

Los dos can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de Esta­dos Uni­dos pare­cen tra­tar de gri­tar más fuer­te que el otro en lo que con­cier­ne a Irán, Siria, e Israel/​Palestina. Cada uno de ellos ale­ga que hace más por res­pal­dar los mis­mos obje­ti­vos. ¿No resul­ta enton­ces extra­ño que al momen­to no haya tal con­tien­da ver­bal en lo que con­cier­ne a Afga­nis­tán?

No hace mucho fui­mos tes­ti­gos del mis­mo jue­go demó­cra­ta-repu­bli­cano en torno a Afga­nis­tán. ¿Cuál era el par­ti­do más macho? Recuer­den el con­cep­to de que una “olea­da” de tro­pas podría ganar la gue­rra, un con­cep­to que el pre­si­den­te Oba­ma abra­zó en su dis­cur­so ante la aca­de­mia mili­tar esta­du­ni­den­se en diciem­bre de 2009. Aho­ra, repen­ti­na­men­te, des­de mar­zo de 2012, pare­ce haber­se con­ver­ti­do en un tema que nadie quie­re impul­sar en voz dema­sia­do alta.

Hay expli­ca­cio­nes sim­ples. En la gue­rra más lar­ga que Esta­dos Uni­dos ha empren­di­do, la gue­rra en Afga­nis­tán, tie­ne muy poco de valio­so que mos­trar. El enemi­go desig­na­do, los tali­ba­nes, cons­ti­tu­yen una fuer­za con mucha capa­ci­dad de recu­pe­ra­ción, par­ti­cu­lar­men­te en áreas pash­tu­nes, por supues­to, que jun­tas cons­ti­tu­yen la zona étni­ca más gran­de del país.

Esta­dos Uni­dos, casi con una mano, impu­so a Hamid Kar­zai, un pash­tún, pero no un tali­bán, como pre­si­den­te de Afga­nis­tán. Kar­zai no era, no es, apre­cia­do por líde­res de las otras zonas étni­cas en el nor­te y el occi­den­te del país, que han inten­ta­do derro­car­lo por años. Estos otros gru­pos encuen­tran res­pal­do en algu­nos pode­res exter­nos: Rusia, Irán e India, todos ellos deci­di­dos, al igual que EU, a impe­dir el retorno del poder de los tali­ba­nes. Pero Esta­dos Uni­dos no va a tra­ba­jar con Irán, duda de si lo hará con Rusia y no pare­ce coor­di­nar­se con India.

En febre­ro de 2012, algu­nos Cora­nes fue­ron que­ma­dos por sol­da­dos esta­du­ni­den­ses, lo que con­du­jo a vio­len­tas pro­tes­tas públi­cas en Afga­nis­tán. Lue­go 16 niños muje­res y hom­bres fue­ron masa­cra­dos por un sol­da­do esta­du­ni­den­se. Esta­dos Uni­dos se dis­cul­pó por ambos acon­te­ci­mien­tos, pero eso a penas cal­mó la tor­men­ta. El 18 de mar­zo, el pre­si­den­te Kar­zai denun­ció a los esta­du­ni­den­ses en Afga­nis­tán como “demo­nios” invo­lu­cra­dos en “actos satá­ni­cos”. Dijo que Afga­nis­tán esta­ba aco­sa­do por dos demo­nios –los tali­ba­nes y los esta­du­ni­den­ses.

El New York Times citó a un diplo­má­ti­co euro­peo anó­ni­mo: “Nun­ca en la his­to­ria ha gas­ta­do tan­to dine­ro una super­po­ten­cia, ni ha envia­do tan­tas tro­pas a un país con tan poca influen­cia sobre lo que dice y hace su pre­si­den­te”.

Tra­tan­do de sal­va­guar­dar su posi­ción un poco, EU comen­zó a reti­rar­se. En febre­ro el secre­ta­rio de la Defen­sa, Leon Panet­ta, dijo que Esta­dos Uni­dos se reti­ra­ría de su rol de com­ba­tien­te no hacia fina­les de 2014 como se pla­neó ori­gi­nal­men­te, sino a media­dos de 2013. A prin­ci­pios de abril, fue más allá. Anun­ció que entre­ga­ría el con­trol de las misio­nes con ope­ra­cio­nes espe­cia­les (como el uso de dro­nes y ata­ques noc­tur­nos) a fuer­zas afga­nas. Las tro­pas de EU aho­ra juga­rían un rol sólo de “res­pal­do”.

El pri­mer minis­tro afgano Zal­mai Ras­soul no sona­ba agra­de­ci­do al anun­ciar que, una vez que las tro­pas esta­du­ni­den­ses y de la OTAN se fue­ran en 2014, Afga­nis­tán no per­mi­ti­ría que su terri­to­rio se con­vir­tie­ra en pla­ta­for­ma de ata­ques con dro­nes con­tra Pakis­tán.

Los paquis­ta­níes ases­ta­ron un jab a Esta­dos Uni­dos. El 12 de abril, el par­la­men­to apro­bó “uná­ni­me­men­te” una lis­ta de con­di­cio­nes para mejo­rar las rela­cio­nes Esta­dos Uni­dos-Pakis­tán y reabrir las rutas de abas­to de la OTAN a Afga­nis­tán. Entre las con­di­cio­nes inclu­ye­ron el cese a los ata­ques con dro­nes en terri­to­rio paquis­ta­ní y una “dis­cul­pa incon­di­cio­nal” por matar a 24 sol­da­dos paquis­ta­níes en un ata­que aéreo de la OTAN en noviem­bre de 2011. Esta­dos Uni­dos se resis­te a estas con­di­cio­nes. Pero dado que aho­ra es cla­ra la diver­gen­cia en los obje­ti­vos de polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos y Pakis­tán con res­pec­to a Afga­nis­tán, no que­da cla­ro que EU pue­da ganar.

El 4 de abril, Law­ren­ce Korb, secre­ta­rio adjun­to de Defen­sa en el gobierno de Reagan, publi­có un artícu­lo: “Es tiem­po de per­mi­tir­le a Kar­zai que nos saque a pata­das”. Korb argu­men­tó que des­de 1945 Esta­dos Uni­dos ha sido “mucho mejor para empe­zar gue­rras que para ter­mi­nar­las satis­fac­to­ria­men­te”. Apun­tó lo que con­si­de­ra­ba una pér­di­da inne­ce­sa­ria de vidas en los últi­mos dos años de las gue­rras de Corea y Viet­nam.

La excep­ción, argu­men­ta­ba, era Irak, don­de Esta­dos Uni­dos se reti­ró por­que “el pri­mer minis­tro ira­quí Nou­ri Al-Mali­ki no dejó opción”. Y vito­reó: “En Irak el gobierno esta­du­ni­den­se tuvo suer­te”. Su con­clu­sión: Jus­to como Al-Mali­ki nos for­zó a hacer lo correc­to, debe­mos per­mi­tir­le a Kar­zai asu­mir el con­trol del país tan pron­to como quie­ra”. Korb es una ana­lis­ta repu­bli­cano con­ser­va­dor, que pien­sa que Esta­dos Uni­dos obtie­ne una máxi­ma ven­ta­ja por ser for­za­do a reti­rar­se de Afga­nis­tán lo más pron­to posi­ble.

Korb no está solo. La encues­ta del Washing­ton Post/​ABC News del 12 de abril, mues­tra que sólo 30 por cien­to de la pobla­ción dice que la gue­rra vale la pena luchar­la, y es más nota­ble que, por vez pri­me­ra, una mayo­ría de repu­bli­ca­nos con­cuer­de en que no vale la pena. Dos cosas están ocu­rrien­do en tér­mi­nos de la opi­nión públi­ca. Pri­me­ro, los afga­nos no pare­cen salu­dar los esfuer­zos esta­du­ni­den­ses ni sus pér­di­das mili­ta­res. Más bien lo con­tra­rio. El machis­mo está cedien­do lugar en EU ante la pos­tu­ra de una reti­ra­da des­pués del recha­zo. Ade­más, los cos­tos de la gue­rra son astro­nó­mi­cos en un momen­to en que Esta­dos Uni­dos, y par­ti­cu­lar­men­te los repu­bli­ca­nos con­ser­va­do­res bus­can redu­cir gas­tos drás­ti­ca­men­te.

Mi pre­dic­ción: Oba­ma segui­rá el con­se­jo de Korb.

Tra­duc­ción: Ramón Vera Herre­ra

Fuen­te ori­gi­nal: http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​2​/​0​4​/​2​2​/​o​p​i​n​i​o​n​/​0​2​6​a​1​mun

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *