Masa­cres del mer­ca­do- Edi­to­rial de «Il Manifiesto»

[Tra­duc­ción del fran­cés por Boltxe kolektiboa]

El últi­mo ha sido un peque­ño empre­sa­rio de 45 años en Alti­vo­li, pro­vin­cia de Tre­vi­so: se ha ahor­ca­do hace dos días en una caba­ña con­ti­gua a su habi­ta­ción. El pri­me­ro, del año 2012, fue un jubi­la­do de Bari: el 2 de enero, se tiró des­de su bal­cón des­pués de haber reci­bi­do un reque­ri­mien­to del Inpsi [la Segu­ri­dad Social, nota de la tra­duc­ción] que le apre­mia­ba a res­ti­tuir cier­ta suma de dine­ro. Entre ellos: el obre­ro de 27 años de Vero­na, inmo­la­do por el fue­go. El enmar­ca­dor romano de 57 años, ahor­ca­do, tam­bién. El elec­tri­cis­ta de 47 años de San Remos, un tiro… A esta leta­nía podría­mos aña­dir la dis­po­ni­bi­li­dad a la car­ni­ce­ría social del gobierno que, ayer, supri­mió, pri­me­ro, la exen­ción de los tiquets para las per­so­nas en paro, y, segui­da­men­te, muchas horas más tar­de, los res­ta­ble­ció «téc­ni­ca­men­te». Es el cos­te humano paga­do coti­dia­na­men­te a la cri­sis eco­nó­mi­ca. A esto se le ha lla­ma­do «masa­cres de Esta­do». Y es exac­to, por­que las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, los regla­men­tos, los incum­pli­mien­tos de los pode­res públi­cos no son ino­cen­tes. Pero se debe­ría aña­dir, segui­da­men­te: «masa­cres del mercado».

Si lee­mos aten­ta­men­te las cua­li­fi­ca­cio­nes pro­fe­sio­na­les en esta lis­ta de necro­ló­gi­cas que se alar­ga cada día un poco más, vere­mos que son obre­ros, per­so­nas en paro, peque­ños empre­sa­rios, jubi­la­dos: figu­ras vario­pin­tas de este mer­ca­do del tra­ba­jo cuya estruc­tu­ra se está rees­truc­tu­ran­do por el gobierno. Nos expli­can que estas muer­tes trá­gi­cas son inse­pa­ra­bles de la vida de las per­so­nas. Qué peli­gro­so (y cri­mi­nal) es el acto men­tal y prác­ti­co que redu­ce el tra­ba­jo a la pura dimen­sión de mer­can­cía: eso que se cam­bia según las leyes obje­ti­vas de la ofer­ta y la demanda.

Cuan­do Luciano Gallino no cesa de pre­ve­nir­nos que «el tra­ba­jo humano no es una mer­can­cía», no se que­da en una afir­ma­ción, sacro-san­ta y nece­sa­ria, de carác­ter cul­tu­ral y teó­ri­ca, a dis­cu­tir ama­ble­men­te en los semi­na­rios uni­ver­si­ta­rios (no impor­ta don­de excep­to en la Uni­ver­si­dad Comer­cial de Boc­co­ni). Expli­ca igual­men­te qué ope­ra­ción extre­ma (y feroz) se pro­du­ce en los cuer­pos de las per­so­nas cuan­do se pre­ten­de rom­per esta uni­dad bio­eco­nó­mi­ca. Redu­cir la vida al tra­ba­jo, a un fac­tor eco­nó­mi­co puro, some­ti­do a las «leyes de ace­ro» del mer­ca­do, sin más dia­frag­mas, para­guas pro­tec­to­res, barre­ras que se levan­ten con­tra el omni­pre­sen­te e inva­si­vo pro­ce­so de mer­can­ti­li­za­ción de la existencia.

Lo cómi­co del gobierno es que las igno­ra, estas muer­tes, pre­fie­re escon­der la cabe­za del país en las are­nas move­di­zas de sus exce­sos, pero en 2010 la «masa­cre del mer­ca­do» se remon­ta a 362 sui­ci­dios entre las per­so­nas en paro, 192 entre los tra­ba­ja­do­res inde­pen­dien­tes, 144 en los peque­ños empre­sa­rios (los gran­des huyen al extran­je­ro, no se sacrifican).

Casi dos muer­tos por día. El pro­fe­sor Mon­ti regis­tra la reali­dad, aun­que sea con un eufe­mis­mo que no redu­ce el dra­ma: «vidas que se aca­ba en el deses­pe­ro». Habla de un «pre­cio muy ele­va­do», y recuer­da que en Gre­cia este balan­ce está por enci­ma de los 1.725 casos. Lo que es cier­to, como tam­bién es cier­to que en caso de que la situa­ción empeo­re la masa­cre aumen­ta­ría amplia­men­te aquí tam­bién, y sería lite­ral­men­te una matan­za de Estado.

Lo que no dice el jefe de gobierno de los téc­ni­cos, es que ese rezu­mar de muer­tes ita­lia­nas, esta cas­ca­da de sui­ci­dios grie­gos, son el pro­duc­to, los dos, de la mis­ma cul­tu­ra eco­nó­mi­ca y social que él defien­de. Que son el fru­to de una visión del mun­do y de una teo­ría eco­nó­mi­ca que han «que­bra­do» y que se han cons­ti­tui­do en dog­ma casi abso­lu­to e inclu­so, des­de esta sema­na, en prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal con la inser­ción en la Cons­ti­tu­ción de la obli­ga­ción del equi­li­brio del pre­su­pues­to. Un nue­vo nomos de la Tierra.

Es en nom­bre de esta iné­di­ta sobe­ra­nía imper­so­nal y cruel ‑des­pro­vis­ta de futu­ro y sin embar­go exi­gen­te en el pre­sen­te- que los «comi­sa­rios» de los paí­ses peri­fé­ri­cos están obli­ga­dos a reco­rrer el mun­do exhi­bien­do el escal­pe­lo de sus «mun­dos del tra­ba­jo» res­pec­ti­vos, de sus anti­guos titu­la­res de dere­chos, en la vaga espe­ran­za de atraer la mira­da bené­vo­la de algún seg­men­to del mer­ca­do, en una carre­ra sin fin hacia el abismo.

Basán­do­nos en estos dog­mas, no tene­mos sali­da algu­na. El túnel no se aca­ba nun­ca. Ni exis­te ‑y es cada vez más evi­den­te- nin­gu­na posi­bi­li­dad de recu­pe­ra­ción. Si que­re­mos poner freno a las «masa­cres del mer­ca­do», debe­mos limi­tar el poder de los mer­ca­dos de apro­piar­se de la vida. Tene­mos que tra­ba­jar para impo­ner un cam­bio cul­tu­ral, social y, en fin, polí­ti­co radi­cal, no solo aquí, en nues­tra frá­gil peri­fe­ria, sino en el cora­zón mis­mo de Euro­pa, en don­de el ído­lo es más fuerte.

Tarea peno­sa, camino lar­guí­si­mo. Lo mejor es empe­zar a caminar.

Mar­co Revelli

29 de abril de 2012

Edi­to­rial de Il Mani­fies­to

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *