La impos­ter­ga­ble des­mi­li­ta­ri­za­ción de Eus­kal Herria- Kol­do Durriet

Las recien­tes aco­me­ti­das repre­si­vas lle­va­das a cabo por la Ertzan­tza en con­tra de sec­to­res popu­la­res en diver­sos pun­tos de Eus­kal Herria con resul­ta­do de un ciu­da­dano vas­co muer­to y varios heri­dos, algu­nos de suma gra­ve­dad, pone sobre la mesa de mane­ra cla­ra y con­ci­sa aspec­tos de la reali­dad vas­ca que exi­gen una urgen­te refle­xión. No se pue­de con­si­de­rar de nin­gún modo casua­li­dad tem­po­ral, ni mucho menos mini­mi­zar los hechos pro­ta­go­ni­za­dos por la poli­cía de Ares, aun­que ese haya el obje­ti­vo de los res­pon­sa­bles polí­ti­cos de la situa­ción y de la gran mayo­ría de medios de comu­ni­ca­ción, tan­to vas­cos como espa­ño­les, pues la actua­ción de los enmas­ca­ra­dos poli­cías autó­no­mos es fru­to sim­ple­men­te de su pro­pia con­cep­ción como cuer­po de segu­ri­dad del Esta­do que defien­de unos obje­ti­vos deter­mi­na­dos por la cla­se polí­ti­ca y social a quien se debe.

Aun­que en un ini­cio se inten­tó ven­der a la socie­dad vas­ca, has­tia­da del mal­tra­to, veja­ción, repre­sión y des­pre­cio a la que ha sido some­ti­da por las fuer­zas poli­cia­les espa­ño­las y fran­ce­sas duran­te lar­gas déca­das, el espe­jis­mo de con­tar con una poli­cía pro­pia que vela­ría por sus intere­ses y su defen­sa con méto­dos demo­crá­ti­cos y res­pe­tuo­sa con las liber­ta­des y los dere­chos huma­nos, poco tar­dó en dar­se cuen­ta del enga­ño y sufrir en car­ne pro­pia las mane­ras del nue­vo cuer­po repre­si­vo. Con la crea­ción de la Ertzan­tza (más con­cre­ta­men­te con el con­cep­to que fue crea­da), el Esta­do con­se­guía de gol­pe dos obje­ti­vos esen­cia­les: Por un lado, des­vir­tua­ba el con­flic­to en sí mis­mo, hacien­do ver que el con­flic­to era entre vas­cos (demó­cra­tas ver­sus vio­len­tos), don­de la Ertzan­tza sería la herra­mien­ta de defen­sa de la demo­cra­cia mis­ma. Y por otro, mul­ti­pli­ca­ba las fuer­zas de ocu­pa­ción, sus sis­te­mas de infor­ma­ción, inte­li­gen­cia, con­trol de la pobla­ción, repre­sión del movi­mien­to popu­lar, tec­ni­fi­ca­ción, y crea­ción de nue­vas redes de con­fi­den­tes y dela­to­res, y ello a par­tir de una ins­ti­tu­ción que se nos qui­so hacer ver como pro­pia de los ciu­da­da­nos vas­cos. Sim­ple­men­te, el tiem­po ha pues­to a cada quien en su lugar, y sería inter­mi­na­ble enu­me­rar los epi­so­dios don­de la Ertzan­tza ha demos­tra­do has­ta la sacie­dad los ver­da­de­ros intere­ses que defien­de y pro­te­ge, que siem­pre son los mis­mos de los enemi­gos del pro­yec­to de una Eus­kal Herria inde­pen­dien­te, socia­lis­ta, eus­kal­dun y no patriar­cal, pues el con­jun­to de los sec­to­res popu­la­res que se encuen­tran en todos o algu­nos de esos obje­ti­vos han sufri­do de una u otra mane­ra la repre­sión de la poli­cía autó­no­ma.

Es pre­ci­so que la izquier­da aber­tza­le pon­ga de mane­ra urgen­te sobre la mesa del deba­te polí­ti­co el mode­lo poli­cial que Eus­kal Herria nece­si­ta, más aún en estos momen­tos don­de la espe­ran­za de un futu­ro sin vio­len­cia quie­re ir abrien­do las puer­tas para ins­ta­lar­se de mane­ra defi­ni­ti­va en la socie­dad vas­ca. La con­vi­ven­cia entre un pro­ce­so de paz, de un dis­cur­so paci­fis­ta inclu­so, con la más vil de las inter­ven­cio­nes poli­cia­les en con­tra de diver­sos sec­to­res popu­la­res es incom­pa­ti­ble, y exi­ge que la socie­dad vas­ca no per­mi­ta que aque­llos a quie­nes nada intere­sa el cam­bio en nues­tra socie­dad impon­gan una agen­da vio­len­ta y repre­si­va pues el futu­ro del pro­pio pro­ce­so podría poner­se en cues­tión. Es pre­ci­so encon­trar la mane­ra, social y polí­ti­ca­men­te hablan­do, de parar­les los pies a los sabo­tea­do­res pues de no hacer­lo, mul­ti­pli­can­do la movi­li­za­ción popu­lar y la denun­cia, las con­se­cuen­cias podrían ser desas­tro­sas.

Otro tan­to pode­mos decir de la pre­sen­cia en las calles de nues­tros pue­blos, ciu­da­des, mon­tes, carre­te­ras y cami­nos de las fuer­zas de ocu­pa­ción espa­ño­las y fran­ce­sas y sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, que con su sola pre­sen­cia hipo­te­can un futu­ro en liber­tad de la socie­dad vas­ca, como chan­ta­je per­ma­nen­te hacia el movi­mien­to popu­lar socia­lis­ta e inde­pen­den­tis­ta, suer­te de espa­da de Damo­cles con la que se ame­na­za per­ma­nen­te­men­te ante cual­quier deci­sión “inco­rrec­ta” de la ciu­da­da­nía vas­ca. Una vez más, la incom­pa­ti­bi­li­dad entre la asfi­xian­te pre­sen­cia de las fuer­zas de ocu­pa­ción espa­ño­las y fran­ce­sas y cual­quier deci­sión en liber­tad del pue­blo vas­co se hace paten­te. Y no se ve otra solu­ción que su reti­ra­da de Eus­kal Herria, así sea orde­na­da y esca­lo­na­da, para que nues­tra socie­dad res­pi­re por fin aires de liber­tad y pue­da desa­rro­llar libre­men­te sus deseos más sen­ti­dos y dejen de ser una ame­na­za cons­tan­te a la con­se­cu­ción libre y demo­crá­ti­ca de cual­quier pro­yec­to polí­ti­co que cuen­te con la apro­ba­ción mayo­ri­ta­ria de los vas­cos y las vas­cas.

Des­de la muer­te de Fran­co, los esta­dos espa­ñol y fran­cés decre­ta­ron en Eus­kal Herria un esta­do de excep­ción per­ma­nen­te que ha con­ver­ti­do a las tie­rras vas­cas en un ver­da­de­ro labo­ra­to­rio repre­si­vo don­de se expe­ri­men­ta con las nue­vas tec­no­lo­gías y méto­dos de con­trol de pobla­ción don­de todo vale para ata­car y aca­bar con la disi­den­cia. Hemos sido tes­ti­gos en los últi­mos años de ase­si­na­tos, tor­tu­ras, pali­zas a pre­sos y sus fami­lia­res, secues­tros, des­apa­ri­cio­nes, intro­duc­ción a gran esca­la de dro­gas entre la juven­tud, maca­bras cam­pa­ñas de pren­sa, ile­ga­li­za­cio­nes y prohi­bi­cio­nes, repre­sión con­tra cual­quier mani­fes­ta­ción del movi­mien­to popu­lar… en un todo que demues­tra la estra­te­gia de ani­qui­la­ción de una par­te de la socie­dad vas­ca pro­gra­ma­da por los dos esta­dos, que han con­ta­do con el silen­cio cuan­do no apo­yo de la cla­se polí­ti­ca y la cola­bo­ra­ción total de la mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción, que basan su inter­ven­ción en nues­tra tie­rra como típi­co ejem­plo de perio­dis­mo de gue­rra psi­co­ló­gi­ca, mani­pu­lan­do con­cien­cias, silen­cian­do infor­ma­ción y vili­pen­dian­do siem­pre a la izquier­da aber­tza­le.

Para los enemi­gos del pro­yec­to popu­lar e inde­pen­den­tis­ta vas­co, la des­mi­li­ta­ri­za­ción de Eus­kal Herria pasa úni­ca­men­te por el desar­me y diso­lu­ción de ETA y de sus estruc­tu­ras mili­ta­res, asun­tos que en una situa­ción nor­ma­li­za­da y con­so­li­da­da ten­drán que dar­se. Pero olvi­dan que han con­ver­ti­do a Eus­kal Herria en una for­ta­le­za repre­si­va sin com­pa­ra­ción posi­ble con nin­gún otro terri­to­rio euro­peo, y sal­vo en Pales­ti­na y otros luga­res de Orien­te Pró­xi­mo o Colom­bia, casi sin igual en otra par­te del mun­do. Es por lo tan­to impres­cin­di­ble que ETA y los Esta­dos espa­ñol y fran­cés abran una mesa de diá­lo­go para supe­rar la situa­ción mili­ta­ri­za­da en la que se encuen­tra la socie­dad vas­ca. Por­que no es posi­ble un futu­ro en liber­tad en las actua­les coor­de­na­das, de igual mane­ra que el regre­so a sus pue­blos de pre­sos y refu­gia­dos para cerrar las con­se­cuen­cias más dolo­ro­sas del con­flic­to.

La socie­dad en Eus­kal Herria está obli­ga­da a ser cons­cien­te de la situa­ción, pero sobre todo debe ir desa­rro­llan­do los deba­tes y pre­sio­nes nece­sa­rios para hacer ver a los Esta­dos que su com­po­nen­te mili­tar es incom­pa­ti­ble con una situa­ción de paz. Desa­rro­llan­do un mode­lo poli­cial y de segu­ri­dad que sir­va a los y las ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas en con­tra­pe­so al actual que para lo úni­co que sir­ve es para cau­sar terror, des­mo­vi­li­zar y defen­der intere­ses que nada tie­nen que ver con el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *