La caza de bru­jas de Gün­ter Grass y los pre­pa­ra­ti­vos de gue­rra con­tra Irán- Ulrich Rippert

21 de abril de 2012.- En el poe­ma polí­ti­co «Lo que es nece­sa­rio decir», el autor de El tam­bor de hoja­la­ta acu­sa­ba al Gobierno israe­lí de pre­pa­rar­se para lan­zar una gue­rra de agre­sión con­tra Irán y poner en peli­gro la paz mundial.

Gün­ter Grass seña­ló que Israel poseía armas nuclea­res en secre­to y, ni ha fir­ma­do el Tra­ta­do de no pro­li­fe­ra­ción Nuclear (TNP) ni per­mi­te ins­pec­cio­nes de sus armas. Sin embar­go, ha sido Irán, cuyo Gobierno ha fir­ma­do el TNP, y que per­mi­te el acce­so a los ins­pec­to­res, el acu­sa­do de cons­truir armas nuclea­res, y cas­ti­ga­do, sin que exis­tan prue­bas que res­pal­den la denuncia.

Grass tam­bién se pro­nun­ció con­tra el sumi­nis­tro por par­te de Ale­ma­nia de sub­ma­ri­nos a Israel, y de con­si­de­rar­los, cíni­ca­men­te, una repa­ra­ción por los crí­me­nes de la dic­ta­du­ra nazi. Ins­tó a todos los preo­cu­pa­dos por la polí­ti­ca béli­ca de Israel a rom­per su silen­cio y a no per­mi­tir ser inti­mi­da­dos por la «omni­pre­sen­te» acu­sa­ción de anti­se­mi­tis­mo. La reac­ción no se hizo espe­rar. Los fero­ces ata­ques de los medios con­tra Grass fue­ron el pre­lu­dio de una gue­rra de pro­pa­gan­da, que recuer­da a la patrio­te­ría en vís­pe­ras de la pri­me­ra y segun­da Gue­rras Mun­dia­les. Grass ha sido insul­ta­do, denun­cia­do como anti­se­mi­ta y ata­ca­do por su bre­ve mili­tan­cia en las Waf­fen SS en las últi­mas sema­nas de la gue­rra, cuan­do era un ado­les­cen­te. El obje­ti­vo real de la crí­ti­ca de Grass — la pre­pa­ra­ción de una gue­rra de agre­sión con­tra Irán — fue igno­ra­do o abier­ta­men­te defendido.

Quie­nes lide­ran el ata­que son perio­dis­tas que, duran­te mucho tiem­po se han des­ta­ca­do como pro­pa­gan­dis­tas de la gue­rra impe­ria­lis­ta en Orien­te Próximo.

Uno de los pri­me­ros en hablar fue el perio­dis­ta y edi­tor de Die Zeit, Josef Jof­fe. En 2003, Jof­fe apo­yó con entu­sias­mo la ofen­si­va mili­tar y la ren­di­ción colo­nial de Iraq. En aquel tiem­po, las men­ti­ras sobre las supues­ta armas ira­quíes de des­truc­ción masi­va (de las cua­les no había nin­gu­na evi­den­cia) juga­ron un papel simi­lar a la actual pro­pa­gan­da acer­ca de las armas nuclea­res de Irán.

En Die Welt, Henryk M. Bro­der lan­zó una vio­len­ta dia­tri­ba con­tra Grass, acu­sán­do­lo de anti­se­mi­tis­mo y recor­dan­do los crí­me­nes de los nazis. Bro­der comen­zó su carre­ra perio­dís­ti­ca en el tabloi­de por­no­grá­fi­co St. Pau­li Nachrich­ten de Ham­bur­go. Es cono­ci­do por sus ram­plo­nes ata­ques perio­dís­ti­cos. Tan­to él como Jof­fe, fue­ron entu­sias­tas par­ti­da­rios de la gue­rra de Iraq.

Bro­der exi­ge aho­ra que los euro­peos ayu­den a Esta­dos Uni­dos e Israel en el «Desar­me de los mullahs». Su libro Hoo­ray, We Surren­der (Ber­lín, 2006) es un ata­que racis­ta con­tra los musul­ma­nes y el Islam. Antes de que el fas­cis­ta y terro­ris­ta norue­go, Anders Brei­vik, lle­va­ra a cabo su esca­la­da ase­si­na, había publi­ca­do un mani­fies­to polí­ti­co en el que repe­ti­da­men­te y de for­ma apro­ba­to­ria cita­ba a Broder.

Las adver­ten­cias de Grass sobre un ata­que mili­tar israe­lí con­tra Irán están más que jus­ti­fi­ca­das. Cada día, se publi­can nue­vos artícu­los e infor­mes sobre la cuestión.

La sema­na pasa­da, el minis­tro de Defen­sa israe­lí, Ehud Barak, dejó cla­ro que Israel man­tie­ne la opción de un ata­que mili­tar con­tra Irán duran­te las actua­les nego­cia­cio­nes sobre el pro­gra­ma nuclear ira­ní. En una entre­vis­ta en la emi­so­ra del ejér­ci­to israe­lí, Barak dudó de que las nego­cia­cio­nes lle­ven a una con­clu­sión satis­fac­to­ria, y pidió un rápi­do fin a las con­ver­sa­cio­nes, sub­ra­yan­do que «cual­quier pér­di­da de tiem­po va en con­tra nues­tros intereses».

Es sor­pren­den­te que esta entre­vis­ta, amplia­men­te repro­du­ci­da en la pren­sa israe­lí e inter­na­cio­nal, no haya sido men­cio­na­da en los medios de comu­ni­ca­ción alemanes.

Vol­vien­do a febre­ro, el colum­nis­ta del Washing­ton Post, David Igna­tius, se refi­rió a los inten­sos pre­pa­ra­ti­vos de gue­rra en Israel. El secre­ta­rio de Defen­sa, Leon Panet­ta, afir­mó que creía que era «muy pro­ba­ble que Israel ata­ca­ra Irán en abril, mayo o junio, antes de que Irán, según Israel, entre en una «zona de inmu­ni­dad» y comien­ce a cons­truir una bom­ba nuclear.»

Jus­to un día antes, Barak, con­tra­par­te israe­lí de Panet­ta, había dicho en la Knes­set (Par­la­men­to) que pron­to ten­dría lugar un ata­que mili­tar. «El pro­gra­ma nuclear mili­tar de Irán va len­to pero es segu­ro que lle­ga­rá a la fase final», y advir­tió: «Pron­to, quie­nes dicen “des­pués” podrían encon­trar­se con que es dema­sia­do tar­de». Los comen­ta­rios de Barak iban diri­gi­dos al Gobierno de Washington.

Die Zeit, en esos momen­tos, publi­có un artícu­lo titu­la­do «El temor de la gue­rra en el Pró­xi­mo Orien­te es cre­cien­te». Decía: «el rui­do de sables es cada vez más fuer­te. Esta­dos Uni­dos está lle­van­do a cabo unas enor­mes manio­bras nava­les en la cos­ta orien­tal de Amé­ri­ca con la par­ti­ci­pa­ción de 25 buques de gue­rra, 20.000 sol­da­dos y una ope­ra­ción simu­la­da de desembarco.»

Fue a media­dos de febre­ro. Des­de enton­ces, han teni­do lugar más con­ver­sa­cio­nes en Washing­ton, y las san­cio­nes con­tra Irán se han inten­si­fi­ca­do considerablemente.

Cual­quier des­acuer­do entre Washing­ton y Jeru­sa­lén es pura­men­te tác­ti­co. Mien­tras que Israel tie­ne la inten­ción de con­ti­nuar sien­do la poten­cia mili­tar domi­nan­te en Orien­te Pró­xi­mo, la admi­nis­tra­ción de Oba­ma per­si­gue obje­ti­vos más ambi­cio­sos. Washing­ton quie­re ase­gu­rar su hege­mo­nía sobre el Orien­te Pró­xi­mo, rico en petró­leo, y con­si­de­ra que el régi­men ira­ní es el mayor obs­tácu­lo para sus ambiciones.

www​.wsws​.org/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​1​2​/​a​p​r​2​0​1​2​/​g​r​a​s​-​a​2​1​.​s​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.