Cada vez más sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses com­ba­ten bajo efec­to de las dro­gas

Soldados en AfganistánSol­da­dos en Afga­nis­tán

El sol­da­do esta­dou­ni­den­se David Law­ren­ce mató a un dete­ni­do en Afga­nis­tán cuan­do esta­ba bajo el efec­to de psi­co­tró­pi­cos. Su sen­ten­cia le fue redu­ci­da a 10 años ale­gan­do enfer­me­dad men­tal.

Y este caso no es la excep­ción. Recien­tes infor­mes mues­tran que más de 110,000 mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses con­su­men sedan­tes, anti­de­pre­si­vos y otros fár­ma­cos de simi­la­res efec­tos a los estu­pe­fa­cien­tes.

Las esta­dís­ti­cas mues­tran una cifra ocho veces peor a la del 2005. Sin embar­go, muchos ofi­cia­les ase­gu­ran que no hay razo­nes para el páni­co al com­pa­rar este uso con el índi­ce de con­su­mo entre civi­les.

“Si se tra­ta de un civil este pue­de hablar con un psi­quia­tra, con­tar­le sus pro­ble­mas de sue­ño o estrés. Pero no le darán un fusil y no lo envia­rán a la gue­rra”, ase­gu­ra Leah Bol­ger, pre­si­den­te de Vete­ra­nos por la Paz.

Dro­gas anti­es­trés

Michael Brown ser­vía en la Mari­na esta­dou­ni­den­se duran­te el con­flic­to en Iraq. El estrés de la gue­rra lo empu­jó a recu­rrir a los anti­de­pre­si­vos.

“Cuan­do con­su­mía anti­de­pre­si­vos no podía pen­sar lúci­da­men­te. Mi cere­bro esta­ba satu­ra­do de toda esta basu­ra que suce­día allí en la gue­rra. En ese esta­do no podía tomar nin­gu­na deci­sión acer­ta­da, inclu­so no podría enten­der si la per­so­na que esta­ba delan­te de mí me apun­ta­ba con su fusil o no”, con­fie­sa el marino que com­ba­tió en Iraq entre el 2004 y el 2006.

En aque­llos años, casi la ter­ce­ra par­te de sus com­pa­ñe­ros con­su­mía fár­ma­cos psi­co­tró­pi­cos para poder supe­rar la ruti­na coti­dia­na. Gra­cias a estos medi­ca­men­tos, la depre­sión que pade­cían los sol­da­dos podía ser fácil­men­te mane­ja­da por sus jefes.

“Nues­tros mili­ta­res dicen: si tomas estas pas­ti­llas vas a sen­tir­te bien y ya pue­des ir a com­ba­tir. Y les dan armas a estas per­so­nas. Es una locu­ra. Aho­ra vemos los efec­tos de estos medi­ca­men­tos. Muchos sol­da­dos tra­tan de curar­se con alcohol”, con­ti­nuó Bol­ger.

Michael con­fie­sa que cuan­do empe­za­ba a que­jar­se de la depre­sión, le auto­re­ce­ta­ban anti­de­pre­si­vos antes que ir al doc­tor.

“Me daban pas­ti­llas. Y lue­go me decían que podía con­si­de­rar­las como una tera­pia, sin haber teni­do nin­gu­na con­sul­ta con el psi­quia­tra. Pare­ce que pri­me­ro insis­ten en que tomes las pas­ti­llas y lue­go se ocu­pan de las con­se­cuen­cias”, reve­ló el vete­rano de Iraq.

Y estas con­se­cuen­cias hacen refle­xio­nar. Muchos vin­cu­lan el aumen­to de los sui­ci­dios en el Ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se con el incre­men­to del uso de sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas. Así que la deci­sión ‘fácil’ para curar la depre­sión pue­de al final tener resul­ta­dos mucho más nefas­tos.

(Con infor­ma­ción de Rus­sia Todayhttp://​actua​li​dad​.rt​.com/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​e​e​_​u​u​/​i​s​s​u​e​_​3​9​0​7​9​.​h​tml)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *