“Tra­ge­dia…”: entre­vis­ta a Cos­ta Lapa­vit­sas

Ya lo había adver­ti­do en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des: Gre­cia debe dejar de pagar su deu­da y salir­se del euro. Y una vez más, el grie­go Cos­tas Lapa­vit­sas lo repi­tió enfá­ti­co ante Cash: si los grie­gos “acep­tan ser un rin­cón de Euro­pa para ir de vaca­cio­nes, enton­ces se pue­den que­dar en la Unión. Si no acep­tan eso, deben irse del euro”. Des­ta­ca­do eco­no­mis­ta mar­xis­ta, el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Lon­dres fue uno de los invi­ta­dos para par­ti­ci­par en Bue­nos Aires del Con­gre­so de Eco­no­mis­tas Hete­ro­do­xos, orga­ni­za­do por la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Quil­mes.

¿Cuál es la prin­ci­pal cau­sa de la cri­sis euro­pea?

–La cau­sa más pro­fun­da es la estruc­tu­ra del sis­te­ma mone­ta­rio euro­peo, que gene­ra dife­ren­cias entre los paí­ses cen­tra­les y peri­fé­ri­cos. Con­cre­ta­men­te gene­ra deu­da en los paí­ses peri­fé­ri­cos con res­pec­to a los cen­tra­les. Pero la for­ma que toma este tipo de pro­ble­ma es dis­tin­ta en cada país peri­fé­ri­co.

¿Por ejem­plo?

–En el caso de Gre­cia, el pro­ble­ma es la deu­da públi­ca. En Irlan­da, la deu­da de los ban­cos. En Por­tu­gal, los cré­di­tos pri­va­dos y las hipo­te­cas. Un aspec­to muy impor­tan­te es que la cri­sis euro­pea, que nació como cri­sis de la peri­fe­ria, aho­ra se está movien­do hacia los paí­ses cen­tra­les euro­peos, y allí tam­bién la deu­da apa­re­ce en el cen­tro de la cri­sis. Aho­ra la deu­da es impor­tan­te, pero es el epi­fe­nó­meno, por detrás hay otro fenó­meno.

¿Cuál?

–Se están desa­rro­llan­do dos ten­den­cias cla­ve. La pri­me­ra es la per­sis­ten­cia del défi­cit de acu­mu­la­ción, los paí­ses madu­ros (cen­tra­les) tie­nen pro­ble­mas de dina­mis­mo de su capi­ta­lis­mo y no encuen­tran nue­vas áreas, lo cual devie­ne en pro­ble­mas para la capi­ta­li­za­ción: su tasa de ganan­cia no cae, pero no cre­ce. Eso evi­den­cia su impo­si­bi­li­dad de poder seguir. Hay un estan­ca­mien­to sala­rial en Ale­ma­nia y Esta­dos Uni­dos. La segun­da ten­den­cia es la finan­cia­ción. Como el capi­tal pier­de dina­mis­mo pro­duc­ti­vo, la finan­cia­ción va ganan­do espa­cio y empie­za a inter­ve­nir en sec­to­res en que antes no inter­ve­nía. La com­bi­na­ción actual es pro­duc­ción débil y deu­da alta. Es una pelea de bur­bu­jas.

¿Cuál es la dife­ren­cia entre la cri­sis ban­ca­ria y la cri­sis de deu­da? Ange­la Mer­kel hace esta dis­tin­ción y atri­bu­ye res­pon­sa­bi­li­da­des diver­sas res­pec­to de cada una.

–La deu­da es impor­tan­te en todos los ran­gos: hoga­res, empre­sas del Esta­do y ban­cos. El tema deu­da se metió en todos lados y va a que­dar­se por muchos años. Pero la deu­da es el resul­ta­do, no la cau­sa de todo lo que esta­mos hablan­do. La deu­da ban­ca­ria está rela­cio­na­da, pero es dife­ren­te. Es un aspec­to par­ti­cu­lar y muy peli­gro­so de la cri­sis capi­ta­lis­ta.

¿Por qué?

–Por­que los ban­cos son el sis­te­ma ner­vio­so del capi­ta­lis­mo actual. En la cri­sis finan­cie­ra de 2007, los Esta­dos inter­vi­nie­ron rápi­da­men­te y se hicie­ron car­go para evi­tar el colap­so ban­ca­rio. Si hubie­se habi­do una cri­sis ban­ca­ria, habría sido otra cri­sis. Cuan­do se habla de cri­sis finan­cie­ra, se pien­sa en fal­ta de liqui­dez. Pero la cri­sis finan­cie­ra es una cosa muy amplia. En una cri­sis ban­ca­ria, que es algo muy espe­cí­fi­co, los ban­cos están en el cen­tro. En este caso es dis­tin­to por­que los ban­cos fue­ron sal­va­dos. El pro­ble­ma es que los ban­cos tie­nen deu­das de mala cali­dad. Esto se vuel­ve un pro­ble­ma de sol­ven­cia. Las cri­sis finan­cie­ras son cri­sis de liqui­dez; en las cri­sis ban­ca­rias, en cam­bio, no se paga, hay una quie­bra. Eso hace la dife­ren­cia. En los últi­mos cua­tro o cin­co años, los Esta­dos han esta­do muy aten­tos a que la cri­sis finan­cie­ra no devi­nie­ra en un colap­so ban­ca­rio.

¿Cómo des­cri­bi­ría la diná­mi­ca de los Esta­dos para enfren­tar la cri­sis?

–El Esta­do es el alma del capi­ta­lis­mo y el neo­li­be­ra­lis­mo. El neo­li­be­ra­lis­mo sin el Esta­do no tie­ne posi­bi­li­dad de exis­tir. Por lo pron­to, el Esta­do pre­vino que no fue­ra una cri­sis del alcan­ce de la de los años 30. Esta diná­mi­ca tomó tres for­mas. La pri­me­ra for­ma de inter­ve­nir fue bajar la tasa de inte­rés. Esto supo­ne sub­si­diar a los ban­cos que toman los cré­di­tos muy bara­tos del Esta­do, con tasa casi cero, y lue­go lo pres­tan. La segun­da for­ma fue, direc­ta­men­te, capi­ta­li­zar a los ban­cos con dine­ro públi­co. Cuan­do a los ban­cos les va mal, tie­nen al sec­tor públi­co para capi­ta­li­zar­los. ¡Es muy bara­to eso! La ter­ce­ra fue dar­les liqui­dez para que tuvie­ran la ven­ta­ni­lla abier­ta y sacar dine­ro en cual­quier momen­to. El Esta­do mane­ja el con­trol, el mono­po­lio de la emi­sión mone­ta­ria. Tam­bién con­tro­la los ingre­sos fis­ca­les. Ambos meca­nis­mos le dan el poder para inter­ve­nir y sub­si­diar a los ban­cos.

¿Cómo eva­lúa este com­por­ta­mien­to del Esta­do?

–El Esta­do inter­vie­ne como cla­se: uti­li­za recur­sos socia­les para sub­si­diar al sec­tor finan­cie­ro. No todos los Esta­dos pue­den ope­rar de la mis­ma mane­ra y esa dife­ren­cia debe tener­se en cuen­ta. Los paí­ses peri­fé­ri­cos inten­ta­ron hacer lo mis­mo, uti­li­zar los mis­mos meca­nis­mos, pero ellos tam­bién son débi­les, y sus pro­pios pro­ble­mas les impi­die­ron par­ti­ci­par en esta cri­sis. Cuan­do el sec­tor finan­cie­ro fun­cio­na mal, el Esta­do lo sal­va y, al mis­mo tiem­po, el sec­tor finan­cie­ro daña al Esta­do, lo debi­li­ta por­que le pone una car­ga que es enor­me. Es un tema con­tra­dic­to­rio: el Esta­do sal­va y, al mis­mo tiem­po, se hun­de.

¿Encuen­tra algu­na rela­ción entre esta acti­tud de los Esta­dos y el cre­cien­te poder del sec­tor finan­cie­ro y su influen­cia en el sis­te­ma polí­ti­co?

–En lo inme­dia­to, este sec­tor tie­ne gran inci­den­cia en la acción polí­ti­ca en paí­ses como Esta­dos Uni­dos, Ingla­te­rra, Ita­lia, Gre­cia, Por­tu­gal, Irlan­da. Es difí­cil de com­pa­rar, pero tie­ne influen­cia en todos lados. Hay intere­ses cru­za­dos, depen­den­cias, ese tipo de víncu­lo hace que pue­dan tener poder. De hecho, el sec­tor que pro­du­ce pro­ble­mas tam­bién pro­vee minis­tros. Sin embar­go, no es ver­dad lo que muchos dicen sobre que ellos mane­jan todo. Hay que des­mi­ti­fi­car esa idea.

¿Cómo se gene­ra enton­ces?

–En reali­dad hay una rela­ción com­ple­ja, de alta inter­re­la­ción, entre el sec­tor indus­trial, el comer­cial y el finan­cie­ro. Pero no es la mis­ma rela­ción que a prin­ci­pios de siglo XX, cuan­do los ban­cos con mucho poder com­pra­ban todo. Hoy, otras enti­da­des van a los ban­cos, toman dine­ro, hacen ganan­cias tam­bién con el dine­ro finan­cie­ro. Hay una alta rela­ción por­que hay intere­ses com­ple­men­ta­rios. Muchos en Euro­pa esta­ban espe­ran­do que se die­ra un con­flic­to entre sec­tor comer­cial y finan­cie­ro, pero nada de eso ha ocu­rri­do.

¿Qué pro­ble­mas está cau­san­do el inten­to por man­te­ner el euro?

–Es muy lla­ma­ti­vo el com­por­ta­mien­to de los paí­ses cen­tra­les euro­peos con res­pec­to al euro: saben que man­te­ner­lo es peli­gro­so, pero, sin embar­go, no han hecho nada para cam­biar este des­equi­li­brio entre paí­ses peri­fé­ri­cos y cen­tra­les. No hubo cam­bios con res­pec­to al des­equi­li­brio, que se pro­fun­di­za más con la aus­te­ri­dad y el ajus­te.

¿Cómo ve el caso de Ale­ma­nia en este con­tex­to?

–El caso de Ale­ma­nia es muy par­ti­cu­lar por­que hay un encuen­tro de intere­ses entre gran­des ban­cos y expor­ta­do­res, que son la colum­na ver­te­bral del euro. Para ellos, el dina­mis­mo no está en el mer­ca­do interno. El mer­ca­do domés­ti­co ale­mán no ha mejo­ra­do la situa­ción de los emplea­dos y no tie­ne dina­mis­mo. Enton­ces, muchos ban­cos y expor­ta­do­res pue­den unir fuer­zas, ya que son muy influ­yen­tes, y tomar la posi­ción de Ale­ma­nia para el res­to del mun­do. Ale­ma­nia cui­da muy celo­sa­men­te estas rela­cio­nes. Un tema impor­tan­te es la aus­te­ri­dad, que for­ma par­te de esta lógi­ca y tam­bién va hacia aden­tro. Y al mis­mo tiem­po la tras­la­dan hacia afue­ra, plan­tean­do que “uste­des tie­nen que hacer lo que noso­tros hici­mos: man­te­ner los sala­rios bajos”. Lo que pasa es que cuan­do se crea una comu­ni­dad eco­nó­mi­ca de este tipo, hacer lo que hace Ale­ma­nia es insos­te­ni­ble por­que está que­bran­do al res­to de Euro­pa.

¿Cree que es posi­ble que los gobier­nos fuer­tes de Euro­pa escu­chen voces alter­na­ti­vas?

–Lo que han hecho es todo lo con­tra­rio: afir­mar la aus­te­ri­dad, la baja de sala­rios, la cri­sis en la peri­fe­ria y supo­ner que esto va a solu­cio­nar­se. Por eso creo que la capa­ci­dad de cam­biar es muy limi­ta­da.

En el esce­na­rio que des­cri­be, ¿qué aná­li­sis hace del can­je de deu­da en Gre­cia?

–Lo más impor­tan­te que pasó en Euro­pa en los últi­mos meses es que Mario Draghi (pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Euro­peo) ha pro­vis­to de liqui­dez a los ban­cos por un billón de euros. Y al mis­mo tiem­po se hizo un acuer­do sobre qué hacer con la deu­da grie­ga res­pec­to de los tene­do­res pri­va­dos. Este acuer­do supo­ne algún tipo de pér­di­da a los tene­do­res de deu­da, pero una peque­ña por­ción de esa deu­da fue toma­da por ban­cos inter­na­cio­na­les mien­tras que la mayor par­te la toma­ron los ban­cos grie­gos. El Esta­do tomó deu­da otra vez para dar­les cré­di­to a los ban­cos, de mane­ra que los sec­to­res pri­va­dos han sido reti­ra­dos de la cri­sis con este “sal­va­men­to”. Y ade­más, el total de la deu­da grie­ga no va a caer mucho, qui­zás un 10 por cien­to.

Pero fue pre­sen­ta­do como una qui­ta muy impor­tan­te.

–Lo que ha pasa­do con esta situa­ción es lo siguien­te: los ban­cos inter­na­cio­na­les no están muy invo­lu­cra­dos, sí lo están los ban­cos grie­gos, que obtie­nen dine­ro por par­te del Esta­do para no hun­dir­se. Si uno hace el cálcu­lo gene­ral, la qui­ta de deu­da es muy baja, menos del 10 por cien­to. Enton­ces, a esa deu­da, que hace dos años era casi toda pri­va­da, la con­vir­tie­ron en una deu­da cen­tral­men­te públi­ca. Des­de el pun­to de vis­ta de los ban­cos da esa sen­sa­ción (que ha sido una qui­ta impor­tan­te). Pero ésa es la pers­pec­ti­va de los ban­cos por­que, en reali­dad, la deu­da grie­ga aho­ra pasó a ser una deu­da entre Esta­dos.

¿En qué sen­ti­do?

–Los fon­dos que se han pro­vis­to para sal­var a Gre­cia vie­nen del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y de algu­nos paí­ses, de mane­ra que aho­ra es un tema entre gobier­nos y no de los pri­va­dos con Gre­cia. El cos­to es más aus­te­ri­dad y más libe­ra­li­za­ción. La eco­no­mía grie­ga ya está en depre­sión y esto va a pro­fun­di­zar esa depre­sión. Por lo tan­to, las con­di­cio­nes de la quie­bra van a ser peo­res para Gre­cia por­que ten­drá menos capa­ci­dad de afron­tar la deu­da.

¿Cree que en este esce­na­rio Gre­cia debe seguir den­tro de la Unión Euro­pea?

–Los grie­gos tie­nen su opción: si ellos acep­tan un sala­rio de 300 euros por mes, pen­sio­nes de 150 euros, un des­em­pleo del 20 por cien­to, fal­ta de tra­ba­jo para los jóve­nes, es decir, con­ver­tir­se en una esqui­na insig­ni­fi­can­te, chi­ca, late­ral y para­li­za­da, ser un rin­cón de Euro­pa para ir de vaca­cio­nes, enton­ces se pue­den que­dar en la Unión. Si no acep­tan eso, si quie­ren un mejor futu­ro, deben irse del euro.

Entre­vis­ta hecha por Nata­lia Aru­gue­te

17 de abril de 2012

http://​mar​xis​mo​cri​ti​co​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *