La cam­pa­na hen­di­da- Car­lo Fabretti

La clo­che fêlée es el títu­lo de un sone­to de Bau­de­lai­re en el que el poe­ta ensal­za el vigor de la vie­ja cam­pa­na de una igle­sia ‑que a pesar de los años lan­za su gri­to de aler­ta como un cen­ti­ne­la en su gari­ta- y la com­pa­ra con la cam­pa­na hen­di­da de su pro­pia alma, cuya debi­li­ta­da voz pare­ce más un ester­tor que un can­to. Pero yo me refie­ro, en esta oca­sión, a la cam­pa­na de Gauss, esa cur­va que en esta­dís­ti­ca repre­sen­ta la dis­tri­bu­ción nor­mal de una pobla­ción en fun­ción de una deter­mi­na­da varia­ble. Por ejem­plo, si hace­mos un grá­fi­co del núme­ro de tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos en rela­ción con la edad, ten­dre­mos valo­res míni­mos en ambos extre­mos (niños y ancia­nos) y máxi­mos en la zona cen­tral de la cur­va (media­na edad), con lo que esta ten­drá una for­ma acampanada.

Obvia­men­te, la par­ti­ci­pa­ción de la pobla­ción en las rei­vin­di­ca­cio­nes labo­ra­les debe­ría mos­trar una dis­tri­bu­ción simi­lar; pero no es así, ni mucho menos. Tan­to en las mani­fes­ta­cio­nes ‑cada vez más fre­cuen­tes y mul­ti­tu­di­na­rias- como en las asam­bleas y los foros que se mul­ti­pli­can por doquier, se obser­va una cla­ra mayo­ría de par­ti­ci­pan­tes jóve­nes y ancia­nos, y una alar­man­te esca­sez de per­so­nas de entre cua­ren­ta y sesen­ta años. La supues­ta “edad madu­ra” es, para­dó­ji­ca­men­te, la menos com­ba­ti­va, lo que equi­va­le a decir, hoy más que nun­ca, la más inma­du­ra polí­ti­ca­men­te. Pue­de que la úni­ca cau­sa de la deser­ción de tan­tos cua­ren­to­nes y cin­cuen­to­nes sea que fue­ron los últi­mos, cro­no­ló­gi­ca­men­te, que con­si­guie­ron bene­fi­ciar­se del “Esta­do del bien­es­tar” y serán los últi­mos en per­der sus pri­vi­le­gios, y se afe­rran con uñas y dien­tes a la car­na­za con la que los atra­pó el sis­te­ma; aun­que pro­ba­ble­men­te la expli­ca­ción sea más com­ple­ja y merez­ca un estu­dio en pro­fun­di­dad. En cual­quier caso, la cam­pa­na de Gauss de la lucha de cla­ses (pues de eso se tra­ta en últi­ma ins­tan­cia) pre­sen­ta una pro­fun­da hen­di­du­ra en su par­te central.

Pero, afor­tu­na­da­men­te, ambos extre­mos de la cur­va se están levan­tan­do con fuer­za y empie­zan a armo­ni­zar­se a pesar de la bre­cha gene­ra­cio­nal; la cam­pa­na hen­di­da se con­vier­te en dia­pa­són. Jóve­nes uni­ver­si­ta­rios y vie­jos repu­bli­ca­nos, oku­pas sin vivien­da y jubi­la­dos a pun­to de per­der­la, perro­flau­tas y yayo­flau­tas, indig­na­dos pre­co­ces y tar­díos… Cada vez es más fre­cuen­tes ver­los jun­tos en las movi­li­za­cio­nes, gri­tan­do las mis­mas con­sig­nas y por­tan­do las mis­mas pan­car­tas. Quie­nes no admi­ten que el capi­ta­lis­mo feroz des­di­bu­je su futu­ro de sue­ños y espe­ran­zas y quie­nes se nie­gan a que borre su pasa­do de luchas y con­quis­tas, con­flu­yen en una mis­ma trin­che­ra y se for­ta­le­cen mutua­men­te. Y si el vigor de la juven­tud y la sabi­du­ría de la vejez logran fun­dir­se en una sola corrien­te, nada ni nadie podrán contenerla.

“La vejez no es para cobar­des”, decía Mae West. Y la juven­tud tam­po­co. “Quie­nes apre­cian la belle­za no enve­je­cen”, decía Kaf­ka. Y quie­nes defien­den la ver­dad, es decir, la revo­lu­ción, tam­po­co. Jóve­nes madu­ra­dos en los movi­mien­tos socia­les y vie­jos reju­ve­ne­ci­dos por la lucha. Uni­dos venceremos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *