Timo­león Jimé­nez, coman­dan­te de las FARC: Sin más ases bajo la man­ga, San­tos

abpno​ti​cias​.com
Sin más ases bajo la manga, Santos

Para el com­nan­dan­te de las FARC, el apa­ra­to de gobierno, legis­la­ción, jus­ti­cia y fuer­za desem­pe­ña el exclu­si­vo papel de aplas­tar la incon­for­mi­dad.

Es sabi­do que el talan­te con­ser­va­dor de Aris­tó­fa­nes, el gran dra­ma­tur­go ate­nien­se, lo lle­vó a sati­ri­zar a Sócra­tes, cuyas reser­vas sobre los valo­res grie­gos tra­di­cio­na­les le pare­cie­ron peli­gro­sas para el Esta­do. Pese a ello, gran par­te de su obra es una con­de­na a la gue­rra, en par­ti­cu­lar a las lla­ma­das gue­rras del Pelo­po­ne­so libra­das lar­ga­men­te entre su ciu­dad natal y Espar­ta. Acon­te­ci­mien­tos recien­tes traen al recuer­do su come­dia La Paz y ponen de pre­sen­te su vigen­cia.

Tri­geo, nati­vo de Atmón, viña­dor hon­ra­do, enemi­go de plei­tos y dela­cio­nes, como se pre­sen­ta ante Her­mes en las puer­tas del Olim­po, deci­de, en ausen­cia de Zeus y apro­ve­chan­do que el artí­fi­ce de las gue­rra duer­me, eje­cu­tar la audaz haza­ña de des­en­te­rrar a La Paz, la dio­sa per­se­gui­da que ha sido con­fi­na­da en la pro­fun­di­dad de una caver­na bajo los más gran­des peñas­cos, en don­de la cus­to­dia ade­más Cer­be­ro, el fie­ro y mons­truo­so can de tres cabe­zas.

Para con­se­guir­lo se ve obli­ga­do a apla­car la furia de Her­mes, dis­pues­to a cum­plir la orden de Zeus de ase­si­nar a quien lo inten­te. Para ello se apo­ya en el Coro, con­jun­to vir­tual de voces que repre­sen­tan el sen­tir de gran par­te de los pobla­do­res de Gre­cia. El res­ca­te de La Paz resul­ta una expe­rien­cia reve­la­do­ra acer­ca de los ver­da­de­ros orí­ge­nes de la gue­rra, los pre­tex­tos que se bus­can para hacer­la y las ambi­va­len­tes posi­cio­nes de muchos de quie­nes afir­man desear la con­cor­dia cuan­do en reali­dad la odian.

Con­vie­ne deve­lar qué gran­des nego­cios han logra­do ocul­tar­se tras la gue­rra en Colom­bia. Para refe­ren­ciar uno solo de ellos, con­vie­ne leer la recien­te cró­ni­ca de Alfre­do Molano titu­la­da «Para­mi­li­ta­ris­mo y pal­ma en el Cata­tum­bo». Una cer­te­za pare­ce dan­zar en su tras­fon­do. Cuan­do el empre­sa­rio pal­me­ro Car­los Mur­gas fun­gió como Minis­tro de Agri­cul­tu­ra de Andrés Pas­tra­na, ese gobierno deci­dió imple­men­tar un pro­yec­to nacio­nal de expan­sión de la agro­in­dus­tria de la pal­ma.

Para ello creó el Ban­co Agra­rio e ideó las alian­zas pro­duc­ti­vas. En la mis­ma Admi­nis­tra­ción se cum­plió la incur­sión de Sal­va­to­re Man­cu­so y sus hor­das ase­si­nas al Cata­tum­bo. Tras ase­si­nar, ame­na­zar y des­te­rrar a miles de cam­pe­si­nos y fami­lias, con evi­den­te com­pli­ci­dad poli­cial y mili­tar, esas ban­das cri­mi­na­les pasa­ron a con­tro­lar la pro­pie­dad de la tie­rra en amplias zonas del Nor­te de San­tan­der. Sobre­vino enton­ces la subas­ta al por mayor de peque­ños y media­nos pre­dios. Esto ocu­rría en tiem­pos del des­pe­je.

Dis­pues­ta por Uri­be la des­mo­vi­li­za­ción para­mi­li­tar, las empre­sas pal­me­ras del señor Mur­gas se con­vier­ten en prin­ci­pa­les adqui­ren­tes de esas tie­rras. Tam­bién en los mon­tes de María, don­de había ocu­rri­do lo mis­mo. Ace­le­ran a fon­do sus pro­yec­tos agro­pe­cua­rios, for­ta­le­ci­dos por decre­tos que impo­nen que el vein­te por cien­to del com­bus­ti­ble usa­do en el país debe con­te­ner bio­com­bus­ti­ble deri­va­do de la pal­ma, ase­gu­ran­do así el mer­ca­do y el bene­fi­cio a los pací­fi­cos y eco­lo­gis­tas empre­sa­rios.

Aho­ra que San­tos habla de res­ti­tuir tie­rras a las víc­ti­mas, está cla­ro que los ter­ce­ros adqui­ren­tes de bue­na fe que ade­lan­tan pro­yec­tos agro­in­dus­tria­les no serán afec­ta­dos de nin­gún modo. Todos feli­ces con el nego­cio redon­do. Las FARC, que com­ba­ti­mos con ener­gía y cora­je la ava­lan­cha mili­tar y para­mi­li­tar, fui­mos ele­va­dos a la opro­bio­sa cate­go­ría de terro­ris­tas y nar­co­tra­fi­can­tes, y trans­for­ma­dos en los enemi­gos núme­ro uno del país y del pro­gre­so. Satán tenía su nido en el Caguán.

Recuer­do aho­ra a la res­pe­ta­ble caci­ca Con­sue­lo Arau­jo Nogue­ra, cuya vida se per­dió en el demen­cial inten­to mili­tar por res­ca­tar­la de manos de un fren­te de las FARC. Cuán­to se dijo y sen­ten­ció con­tra noso­tros. Muchí­si­mo, pero muchí­si­mo más que lo que se dijo cuan­do el país se ente­ró que su hijo Her­nan­di­to, gober­na­dor del Cesar, era un reco­no­ci­do jefe para­mi­li­tar. O cuan­do se publi­có que su her­mano, sus sobri­nos y su cuña­do esta­ban meti­dos has­ta el cue­llo con Jor­ge 40.

Eran los tiem­pos en los que el Pre­si­den­te Uri­be no per­día opor­tu­ni­dad de via­jar a Valle­du­par. Muy bien asis­ti­do por su direc­tor del DAS, horro­ro­so capí­tu­lo sobre el que los pode­res esta­ble­ci­dos con­si­de­ran haber con­se­gui­do echar tie­rra sufi­cien­te. Se equi­vo­can. Un pro­ce­so de paz con las FARC no pue­de ser secre­to ni a espal­das del país, ha de ser el esce­na­rio en el que el pue­blo colom­biano pue­da vol­ver a denun­ciar y con­se­guir por fin jus­ti­cia por tan­ta bar­ba­ri­dad sufri­da.

A cosas así las lla­man con des­pre­cio en la gran pren­sa shows mediá­ti­cos, segu­ra­men­te con la corres­pon­dien­te indi­ca­ción de las altu­ras. Cada vez que los de aba­jo pro­nun­cia­mos las pala­bras demo­cra­cia, jus­ti­cia o equi­dad social, se irri­tan furi­bun­dos los pode­ro­sos mer­ca­de­res que asi­mi­lan el cre­ci­mien­to de sus for­tu­nas a la suer­te gene­ral de los demás nacio­na­les. Si ya todo eso está logra­do, repi­ten oron­dos y bur­lo­nes. Eso, pre­ci­sa­men­te, es lo que dis­cu­ti­mos.

El enri­que­ci­mien­to des­afo­ra­do y sal­va­je de unos cuan­tos ha sig­ni­fi­ca­do el envi­le­ci­mien­to de las con­di­cio­nes de vida de la mayo­ría. Y el apa­ra­to esta­tal de gobierno, legis­la­ción, jus­ti­cia y fuer­za desem­pe­ña el exclu­si­vo papel de aplas­tar la incon­for­mi­dad al pre­cio que sea. Por enci­ma de tan­ta infa­mia mediá­ti­ca, nin­gu­na otra cau­sa pro­du­ce la gue­rra que se libra en Colom­bia. Son esas las reali­da­des que deben abor­dar­se y situar­se en vías de solu­ción en una mesa de diá­lo­gos.

Con esa con­vic­ción esta­mos dis­pues­tos a con­ver­sar de paz con el actual gobierno. Para que no se diga des­pués que las FARC le men­ti­mos al país. No teme­mos en abso­lu­to deba­tir y demos­trar que han sido los gran­des empre­sa­rios del capi­tal y la tie­rra quie­nes han reno­va­do una y otra vez su car­ni­ce­ra bru­ta­li­dad, a fin de fir­mar gran­des nego­cios sobre la san­gre de los des­po­seí­dos. Si un impor­tan­te sec­tor de inver­sio­nis­tas mues­tra inte­rés en dar el paso hacia la paz, lo acom­pa­ña­mos. Eso sí, muy aler­tas.

El día de su pose­sión, San­tos far­fu­lló acer­ca de su inten­ción de diá­lo­go con las FARC. Unos días des­pués molía a bom­bas el cam­pa­men­to del Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño. Duran­te más de un año abu­só con su fic­ción de la lla­ve, lo cual no exclu­yó el ata­que mor­tal al Cama­ra­da Alfon­so Cano, el hom­bre que toma­ba más en serio el asun­to y movía al res­to del Secre­ta­ria­do a posi­bi­li­tar con­tac­tos. San­tos sabía muy bien eso, lo que no le impi­dió llo­rar emo­cio­na­do. La doble moral siem­pre ha sido impu­tada a noso­tros.

Por nues­tra par­te, sen­tar­se a con­ver­sar no apun­ta a nin­gún tipo de ren­di­ción y entre­ga. La rein­cor­po­ra­ción a la vida civil impli­ca y exi­ge una Colom­bia dis­tin­ta. El gran capi­tal inver­sio­nis­ta ten­drá que asu­mir que la reali­dad pues­ta de pre­sen­te por la cri­sis, requie­re un cam­bio pro­fun­do en su modo de actuar, una nue­va mane­ra de rela­cio­nar­se con los pue­blos. Con­fia­mos en que sea esa la volun­tad ofi­cial. Así, sin duda, podre­mos entre todos des­en­te­rrar la Paz. Sin más ases bajo la man­ga, San­tos.

* Coman­dan­te del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP
Mon­ta­ñas de Colom­bia, abril 14 de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *