Sobre los 90 años del Par­ti­do Comu­nis­ta Bra­si­le­ño- Miguel Urbano

Raras veces un par­ti­do comu­nis­ta se recu­pe­ró des­pués de una cri­sis pro­fun­da que, en el des­en­vol­vi­mien­to de una estra­te­gia y una tác­ti­ca incom­pa­ti­bles con los prin­ci­pios y valo­res del mar­xis­mo-leni­nis­mo, impli­que en la prác­ti­ca la renun­cia al obje­ti­vo prin­ci­pal: la toma del poder rum­bo a la cons­truc­ción del socia­lis­mo.

La dis­gre­ga­ción de la URSS y la res­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo en Rusia con­tri­bu­ye­ron deci­si­va­men­te para la social demo­cra­ti­za­ción de muchos par­ti­dos comu­nis­tas y en algu­nos casos para su des­apa­ri­ción o trans­for­ma­ción en par­ti­dos de la bur­gue­sía neo­li­be­ral.

En ese pano­ra­ma som­brío, el Par­ti­do Comu­nis­ta Bra­si­le­ño emer­ge como una excep­ción que recon­for­ta.

A la ori­lla del abis­mo, des­pués de más de una déca­da de vida letár­gi­ca, rena­ció en 1992, se recons­tru­yó como orga­ni­za­ción mar­xis­ta-leni­nis­ta y reto­mó su voca­ción de par­ti­do revo­lu­cio­na­rio e inter­na­cio­na­lis­ta.

Esa reali­dad que­dó evi­den­te en las jor­na­das que seña­la­ron las con­me­mo­ra­cio­nes en Río de Janei­ro del 90 ani­ver­sa­rio de su fun­da­ción.

En un bre­ve artícu­lo como éste no es posi­ble pro­ce­der a un balan­ce ni siquie­ra super­fi­cial de esas con­me­mo­ra­cio­nes y de su sig­ni­fi­ca­do.

La difi­cul­tad es mayor por­que el Semi­na­rio “PCB 90 años de luchas”, por el obje­ti­vo, esti­lo, ori­gi­na­li­dad y nivel ideo­ló­gi­co de muchas inter­ven­cio­nes fue dife­ren­te de todo lo que se podía espe­rar de una ini­cia­ti­va con tales carac­te­rís­ti­cas.

Duran­te tres días, en el salón del Sin­di­ca­to de los pro­fe­so­res de Río, algu­nos ora­do­res no se limi­ta­ron en sus comu­ni­ca­cio­nes a evo­car fases de la his­to­ria del par­ti­do. Fue­ron más lejos, inno­va­ron al rom­per tabús en la refle­xión sobre acon­te­ci­mien­tos polé­mi­cos, en el abor­da­je públi­co de temas ocul­tos por un man­to de silen­cio.

Repre­sen­tan­tes de tres gene­ra­cio­nes, iden­ti­fi­ca­dos con esa aspi­ra­ción, ilu­mi­na­ron pági­nas de una his­to­ria épi­ca y dolo­ro­sa, mal cono­ci­da, con­tri­bu­yen­do así para su desea­da con­cre­ción. Algu­nos derrum­ba­ron barre­ras con cora­je y des­asom­bro.

Ivan Pinhei­ro, el secre­ta­rio gene­ral, apun­tó el camino al afir­mar que “si acer­ta­mos mucho (…) tam­bién nos equi­vo­ca­mos mucho.”

En la mesa en que Ani­ta Pres­tes y él habla­ron sobre “El refor­mis­mo y la ten­ta­ti­va de liqui­da­ción del PCB” la hija de Luis Car­los Pres­tes, hoy his­to­ria­do­ra pres­ti­gia­da, orien­tó el dis­cur­so sobre todo para el pro­lon­ga­do cho­que de su padre con la mayo­ría del Comi­té Cen­tral que defen­día un desa­rro­llo capi­ta­lis­ta autó­no­mo y demo­crá­ti­co de Bra­sil, estra­te­gia que lle­vó al Par­ti­do a una alian­za táci­ta con sec­to­res de la bur­gue­sía nacio­nal supues­ta­men­te anti­im­pe­ria­lis­tas.

Mau­ro Iasi, Edmil­son Cos­ta y José Pau­lo Neto fue­ron bri­llan­tes en des­nu­dar las raí­ces de la polí­ti­ca que dis­tan­cio al PCB de su voca­ción revo­lu­cio­na­ria. Con esti­los dife­ren­tes, valo­ra­ron la resis­ten­cia de las bases y de muchos diri­gen­tes a la estra­te­gia de con­ci­lia­ción, resis­ten­cia que, final­men­te, hizo posi­ble el rena­ci­mien­to del Par­ti­do que, en la fide­li­dad a los prin­ci­pios, reafir­ma hoy con fir­me­za, la mira­da en un futu­ro sin fecha, que la meta de la Revo­lu­ción Bra­si­le­ña – la que le impri­me el carác­ter – es la cons­truc­ción del socia­lis­mo.

La his­to­ria olvi­da­da

Fue con emo­ción que acom­pa­ñé esos deba­tes e inter­vi­ne en el Semi­na­rio Inter­na­cio­nal que siguió el dedi­ca­do a los temas nacio­na­les.

Viví en Sao Pau­lo, exi­lia­do, de 1957 has­ta la Revo­lu­ción por­tu­gue­sa y, como mili­tan­te del PCB, tuve la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par modes­ta­men­te en las luchas del pue­blo bra­si­le­ño.

Por deci­sión del minis­tro de Jus­ti­cia un libro mío fue con­fis­ca­do. Me detu­vie­ron algu­nas veces y fui some­ti­do a un pro­lon­ga­do inte­rro­ga­to­rio por un ins­pec­tor de la céle­bre Ope­ra­ción Ban­dei­ran­tes, la cri­mi­nal orga­ni­za­ción mili­tar-terro­ris­ta de la dic­ta­du­ra.

Viví como inter­na­cio­na­lis­ta las cri­sis que enton­ces afec­ta­ron al PCB. Ellas son evo­ca­das en un lúci­do artícu­lo de los cama­ra­das Ricar­do Cos­ta, Mil­ton Pinhei­ro y Muniz Ferrei­ra, publi­ca­do en la edi­ción espe­cial de Impren­sa Popu­lar, órgano del Par­ti­do y en su site de inter­net (www​.pcb​.org​.br)

Ese tra­ba­jo, abar­can­do sobre todo las déca­das del 50 y 60, es una pági­na de la his­to­ria. Los auto­res, miem­bros del actual Comi­té Cen­tral, des­po­jan de secre­tis­mo las suce­si­vas y com­ple­jas dispu­tas inter­nas sur­gi­das en el PCB a par­tir del Infor­me Secre­to de Jrus­chov al XX Con­gre­so del PCUS. Todas abar­ca­ron la defi­ni­ción de estra­te­gia y de tác­ti­ca correc­tas a adop­tar para la cons­truc­ción de la alter­na­ti­va socia­lis­ta.

De la pri­me­ra cri­sis sur­gió el PC do B, una disi­den­cia que, entu­sias­ma­da por las tesis maois­tas de la “gue­rra pro­lon­ga­da”, ini­cio una gue­rri­lla heroi­ca pero román­ti­ca en las sel­vas de Pará, des­trui­da por el ejér­ci­to en auten­ti­ca masa­cre. Pos­te­rior­men­te, se adhi­rió al “mar­xis­mo alba­nés” de Enver Hoxha y, fina­li­za­da la dic­ta­du­ra, optó por la vía ins­ti­tu­cio­nal, inte­gró la coa­li­ción que eli­gió a Lula y actual­men­te apo­ya la polí­ti­ca de Dil­ma Rous­seff en cuyo gobierno par­ti­ci­pa.

Des­pués del Acto Ins­ti­tu­cio­nal nº5, en 1968, la dic­ta­du­ra asu­mió face­tas de fas­cis­mo cas­tren­se y la repre­sión se des­ató sobre las fuer­zas pro­gre­sis­tas en una onda de bar­ba­rie.

El PCB fue gol­pea­do por nue­vas esci­sio­nes inse­pa­ra­bles de su polí­ti­ca de con­ci­lia­ción. La más impor­tan­te fue lide­ra­da por Car­los Marighe­la, el fun­da­dor de la Alian­za Liber­ta­do­ra Nacio­nal-ALN, un revo­lu­cio­na­rio comu­nis­ta que con­tó con el apo­yo de Cuba y tuvo muer­te trá­gi­ca. La línea vaci­lan­te del Par­ti­dão –así era cono­ci­do- en la defi­ni­ción de una estra­te­gia de con­fron­ta­ción cla­ra con la bur­gue­sía con­tri­bu­yó para una pro­li­fe­ra­ción de mini-par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes que pre­co­ni­za­ban bajo múl­ti­ples for­mas la lucha arma­da. La mayo­ría optó por la gue­rri­lla urba­na. En la lucha con­tra el terro­ris­mo de Esta­do lle­vó a la con­fu­sión a una juven­tud gene­ro­sa dis­pues­ta a la lucha, pero no pre­pa­ra­da ideo­ló­gi­ca­men­te. Fue la épo­ca de secues­tros a emba­ja­do­res extran­je­ros, de aven­tu­ra como del capi­tán Lamar­ca, un revo­lu­cio­na­rio volun­ta­ris­ta e ingé­nuo.

Cada orga­ni­za­ción, cada gru­po, cada par­ti­do pre­ten­día ser deten­tor de la estra­te­gia ade­cua­da para derro­tar a la dic­ta­du­ra y lle­var ade­lan­te la Revo­lu­ción Bra­si­le­ña. Todos invo­ca­ban el mar­xis­mo, pero con fre­cuen­cia los tex­tos en que con­den­sa­ban su opción revo­lu­cio­na­ria era una mez­cla de tesis de Mao, Trotsky, Che, con el agre­ga­do de dis­pa­ra­tes extraí­dos del libri­to irres­pon­sa­ble de Regis Debray, edi­ta­do clan­des­ti­na­men­te en Bra­sil.

En esos años trá­gi­cos, el PCB resis­tió a los lla­ma­dos del aven­tu­re­ris­mo gue­rri­lle­ro. Las diver­gen­cias en la direc­ción no impe­di­rán el con­sen­so en lo refe­ren­te a una cues­tión fun­da­men­tal: la prio­ri­dad de la lucha de masas en el com­ba­te a la dic­ta­du­ra, con recha­zo a cual­quier moda­li­dad de gue­rri­lla. Pero esa opción no se tra­du­jo en una estra­te­gia y una tác­ti­ca revo­lu­cio­na­rias.

La cri­sis que se ins­ta­ló en el cam­po socia­lis­ta en el final de los años 80 y cul­mi­nó con la reim­plan­ta­ción del capi­ta­lis­mo en Rusia pro­fun­di­zó la ten­den­cia capi­tu­la­do­ra y liqui­da­cio­nis­ta de la mayo­ria del Comi­té cen­tral.

Esa poli­ti­ca, impo­nien­do el refor­mis­mo, lle­vó al par­ti­do a la ori­lla de la extin­ción. Mas no con­si­guie­ron aca­bar con el PCB; el Par­ti­do no dejó de exis­tir un solo dia, al con­trá­rio de lo que afir­ma­ron en Euro­pa algu­nos inte­lec­tua­les mar­xis­tas.

La exi­gen­cia de la recons­truc­ción revo­lu­cio­na­ria comen­zó cuan­do la mayo­ria del Comi­té Cen­tral abo­lió el cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co y cam­bió el nom­bre del Par­ti­do, crean­do una orga­ni­za­ción social­de­mó­cra­ta, el Par­ti­do Popu­lar Socia­lis­ta, que hoy tie­ne un per­fil de cen­tro dere­cha.

La len­ta recons­truc­ción

Hace días, al escu­char las inter­ven­cio­nes de cama­ra­das de la nue­va gene­ra­ción sobre los pro­ble­mas del mun­do con­tem­po­rá­neo, fue para los pio­ne­ros de la recons­truc­ción del Par­ti­do, ini­cia­da en 1992 que voló mi pen­sa­mien­to.

Recor­dé cama­ra­das que con­tri­bu­ye­ron para hacer­me comu­nis­ta. Todos hoy muer­tos: Luis Car­los Pres­tes, Gre­go­rio Beze­rra, Luis Maranhão, Mario Schem­berg, Dias Gomes, Jor­ge Ama­do, Fer­nan­do San­ta­na, Joao Sal­danha, Gio­con­do Dias, Caio Pra­do, Mario Lago y muchos otros.

El rena­ci­mien­to del PCB fue len­to, difí­cil. Es aun un peque­ño par­ti­do en un país de 200 millo­nes de habi­tan­tes. No tie­ne dipu­tados en el Con­gre­so y en las Asam­bleas de los Esta­dos, ni repre­sen­tan­tes (quien sabe?) muni­ci­pa­les. Son evi­den­tes sus insu­fi­cien­cias. Pero la actual línea revo­lu­cio­na­ria, tra­za­da por una direc­ción mar­xis­ta-leni­nis­ta y sus­ten­ta­da por cua­dros de gran cali­dad, le pro­por­cio­nó en pocos años un gran pres­ti­gio. En tan­to por el mun­do otros par­ti­dos comu­nis­tas se social demo­cra­ti­za­ron, él vuel­ve a desem­pe­ñar un papel de cre­cien­te impor­tan­cia en las luchas del pue­blo bra­si­le­ño y en el esce­na­rio inter­na­cio­nal en todos los fren­tes don­de el com­ba­te al impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se se vol­vió exi­gen­cia revo­lu­cio­na­ria.

Ese apre­cio que­dó evi­den­cia­do en los salu­dos fra­ter­na­les que por su ani­ver­sa­rio reci­bió de per­so­na­li­da­des como Óscar Nie­me­yer, Iszt­van Mes­za­ros, James Petras y en las inter­ven­cio­nes de repre­sen­tan­tes de los Par­ti­dos Comu­nis­tas que par­ti­ci­pa­ron en el Semi­na­rio Inter­na­cio­nal que siguió al Semi­na­rio Nacio­nal, des­ta­ca­da­men­te los de Gre­cia, Vene­zue­la y de Méxi­co. Cito esos tres pre­ci­sa­men­te por­que se des­ta­can por la fir­me­za ideo­ló­gi­ca en el com­ba­te al refor­mis­mo y al opor­tu­nis­mo.

«Somos y sere­mos comu­nis­tas»

Los actos con­me­mo­ra­ti­vos del ani­ver­sa­rio del PCB ocu­pa­ron casi una sema­na.

En el Semi­na­rio Nacio­nal, ade­más de las ya cita­das, hubo inter­ven­cio­nes de nivel ele­va­do por el rigor de abor­da­je his­tó­ri­co y rique­za con­cep­tual. Entre ellas las de Vir­gi­nia Fon­tes, Mar­cos del Royo y Eduar­do Serra.

En el Semi­na­rio Inter­na­cio­nal par­ti­ci­pa­ron dele­ga­dos de los par­ti­dos comu­nis­tas de Argen­ti­na, de Méxi­co, de Gre­cia, de Vene­zue­la, de Cuba, de Uru­guay y del Colom­biano y del Peruano, el secre­ta­rio gene­ral del Par­ti­do Comu­nis­ta Sirio y un repre­sen­tan­te del Fren­te Popu­lar de Libe­ra­ción de Pales­ti­na. Como invi­ta­dos inter­vi­nie­ron tam­bién el Argen­tino Ati­lio Boron, la liba­ne­sa Lei­la Ganhem, los emba­ja­do­res de Cuba y de Siria en Bra­sil y el autor de éste artícu­lo.

Mesas espe­cia­les fue­ron dedi­ca­das a la Revo­lu­ción Cuba­na, al pue­blo colom­biano, víc­ti­ma del régi­men neo­fas­cis­ta, y a la con­de­na de las gue­rras impe­ria­lis­tas en Medio Orien­te.

Fue emo­cio­nan­te la visi­ta de bra­si­le­ños y extran­je­ros, en una jor­na­da de cama­ra­de­ría, al lugar don­de, el 25 de mar­zo de 1922, fue fun­da­do en la ciu­dad de Nite­roi el Par­ti­do Comu­nis­ta Bra­si­le­ño. Nin­guno de los pre­sen­tes había naci­do, pero la corrien­te de fra­ter­ni­dad se for­mó ins­tan­tá­nea­men­te en la evo­ca­ción del puña­do de revo­lu­cio­na­rios –eran ape­nas nue­ve- que en una casa hoy des­apa­re­ci­da se reu­nió para desa­fiar el futu­ro.

La clau­su­ra de la sema­na de con­me­mo­ra­cio­nes tuvo por esce­na­rio la sala del ple­na­rio de la Cáma­ra Muni­ci­pal de Nite­roi. Allí se reu­nió el actual Comi­té Cen­tral con la pre­sen­cia de los invi­ta­dos extran­je­ros y de vie­jos mili­tan­tes y ele­men­tos de la juven­tud del Par­ti­do. Allí abra­ce a la cama­ra­da Zulei­de Faria de Melo, ex-pre­si­den­te del Par­ti­do.

Las estro­fas de La Inter­na­cio­nal sona­ron en el anfi­tea­tro de una ins­ti­tu­ción de la bur­gue­sía en tan­to se gri­ta­ba en coro uní­sono: «Fui­mos, somos, y sere­mos comu­nis­tas!»

Tra­duc­ción: Jaz­mín Padi­lla

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *