Lo que hay que decir- Gün­ter Grass

Poe­ma de Gün­ter Grass, con­tra los pla­nes béli­cos del esta­do sio­nis­ta de Israel

Por qué guar­do silen­cio, dema­sia­do tiem­po,

sobre lo que es mani­fies­to y se utilizaba

en jue­gos de gue­rra a cuyo final, supervivientes,

solo aca­ba­mos como notas a pie de página.

Es el supues­to dere­cho a un ata­que preventivo

el que podría exter­mi­nar al pue­blo iraní,

sub­yu­ga­do y con­du­ci­do al júbi­lo organizado

por un fanfarrón,

por­que en su juris­dic­ción se sospecha

la fabri­ca­ción de una bom­ba atómica.

Pero ¿por qué me prohí­bo nombrar

a ese otro país en el que

des­de hace años —aun­que man­te­ni­do en secreto—

se dis­po­ne de un cre­cien­te poten­cial nuclear,

fue­ra de con­trol, ya que

es inac­ce­si­ble a toda inspección?

El silen­cio gene­ral sobre ese hecho,

al que se ha some­ti­do mi pro­pio silencio,

lo sien­to como gra­vo­sa mentira

y coac­ción que ame­na­za castigar

en cuan­to no se respeta;

“anti­se­mi­tis­mo” se lla­ma la condena.

Aho­ra, sin embar­go, por­que mi país,

alcan­za­do y lla­ma­do a capí­tu­lo una y otra vez

por crí­me­nes muy propios

sin paran­gón alguno,

de nue­vo y de for­ma ruti­na­ria, aunque

ense­gui­da cali­fi­ca­da de reparación,

va a entre­gar a Israel otro sub­ma­rino cuya especialidad

es diri­gir oji­vas aniquiladoras

hacia don­de no se ha probado

la exis­ten­cia de una sola bomba,

aun­que se quie­ra apor­tar como prue­ba el temor…

digo lo que hay que decir.

¿Por qué he calla­do has­ta ahora?

Por­que creía que mi origen,

mar­ca­do por un estig­ma imborrable,

me prohi­bía atri­buir ese hecho, como evidente,

al país de Israel, al que estoy unido

y quie­ro seguir estándolo.

¿Por qué solo aho­ra lo digo,

enve­je­ci­do y con mi últi­ma tinta:

Israel, poten­cia nuclear, pone en peligro

una paz mun­dial ya de por sí quebradiza?

Por­que hay que decir

lo que maña­na podría ser dema­sia­do tarde,

y por­que —sufi­cien­te­men­te incri­mi­na­dos como alemanes—

podría­mos ser cóm­pli­ces de un crimen

que es pre­vi­si­ble, por lo que nues­tra par­te de culpa

no podría extinguirse

con nin­gu­na de las excu­sas habituales.

Lo admi­to: no sigo callando

por­que estoy harto

de la hipo­cre­sía de Occi­den­te; cabe espe­rar además

que muchos se libe­ren del silen­cio, exijan

al cau­san­te de ese peli­gro visi­ble que renuncie

al uso de la fuer­za e insis­tan también

en que los gobier­nos de ambos paí­ses permitan

el con­trol per­ma­nen­te y sin trabas

por una ins­tan­cia internacional

del poten­cial nuclear israelí

y de las ins­ta­la­cio­nes nuclea­res iraníes.

Solo así podre­mos ayu­dar a todos, israe­líes y palestinos,

más aún, a todos los seres huma­nos que en esa región

ocu­pa­da por la demencia

viven ene­mis­ta­dos codo con codo,

odián­do­se mutuamente,

y en defi­ni­ti­va tam­bién ayudarnos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *