Acu­san a París de dejar que el caso de Jon Anza se pudra como hicie­ron con su cuer­po

p006_f01.jpg

El mis­mo día que se cum­plían tres años des­de que su com­pa­ñe­ra lo vie­ra por últi­ma vez con vida al acom­pa­ñar­lo a la esta­ción de Baio­na, fami­la­res, abo­ga­dos y miem­bros del Colec­ti­vo Jon Anza denun­cia­ron en la capi­tal labor­ta­na la «evi­den­te fal­ta de volun­tad de las auto­ri­da­des judi­cia­les y polí­ti­cas del Esta­do fran­cés» para acla­rar las cir­cuns­tan­cias en las que el mili­tan­te vas­co per­dió la vida.

Es más, tras cons­ta­tar lo ocu­rri­do en los dos años que lle­va ins­tru­yén­do­se el caso por par­te de la jue­za de Tou­lou­se Myriam Viar­gues, mos­tra­ron su con­ven­ci­mien­to de que dichas auto­ri­da­des bus­can que «el caso se pudra al igual que lo hicie­ron con su cuer­po».

Y es que, como lo mani­fes­ta­ron los abo­ga­dos Maritxu Pau­lus-Basur­ko y Julien Brel, «la ins­truc­ción está lle­gan­do a su tér­mino sin que nin­gu­na res­pues­ta con­clu­yen­te a los nume­ro­sos inte­rro­gan­tes y dis­fun­cio­na­mien­tos haya sido apor­ta­da».

La «espe­ran­za» sus­ci­ta­da por­la aper­tu­ra de una ins­truc­ción judi­cial des­pués de que su cuer­po «apa­re­cie­se sor­pre­si­va­men­te» el 11 de mar­zo de 2010 en la mor­gue del Hos­pi­tal Pur­pan, se vino aba­jo al poco de ini­ciar­se la inves­ti­ga­ción. Los esca­sos ele­men­tos apor­ta­dos, en reali­dad, solo han ser­vi­do para plan­tear más inte­rro­gan­tes.

Expe­dien­te médi­co

Pre­ci­sa­men­te uno de los ele­men­tos cla­ves para dilu­ci­dar lo ocu­rri­do, es el expe­dien­te médi­co de Jon Anza. La fami­lia desea­ba acce­der a esos datos pero su peti­ción se vió dene­ga­da, tras meses de espe­ra, so pre­tex­to de que se encuen­tra pre­cin­ta­do en el Tri­bu­nal de Tou­lou­se. Los letra­dos de la fami­lia recu­rrie­ron a la Cáma­ra de Ins­truc­ción para que otor­ga­ra la pre­cep­ti­va auto­ri­za­ción al acce­so pero, hace tan solo unos días ‑el 4 de abril- su pre­si­den­te les infor­ma­ba de que no veía nece­sa­rio que la Cáma­ra tra­ta­se la peti­ción.

La úni­ca reco­men­da­ción que se les hizo es que soli­ci­ta­ran dicho dos­sier al hos­pi­tal, algo que ya han efec­tua­do a pesar de que son escép­ti­cos sobre el resul­ta­do pues­to que la Jus­ti­cia se hizo con el expe­dien­te com­ple­to.

Otra de las deman­das no aten­di­das se refie­re a la audi­ción del fis­cal adjun­to de Tou­lou­se, Renaud Sou­be­let. Los abo­ga­dos de la fami­lia esti­man que este debie­ra haber podi­do iden­ti­fi­car a Anza, cuan­do menos, a par­tir del 20 de mayo de 2009. Ese día, según ha esta­ble­ci­do la ins­truc­ción tras la insis­ten­cia de los abo­ga­dos, el GLAT (Gru­po de Coor­di­na­ción Anti-terro­ris­ta) de Baio­na con­tac­tó a tra­vés de un email con su homó­lo­go de Tou­lou­se soli­ci­tán­do­le que inda­ga­ra si una per­so­na de las carac­te­rís­ti­cas de Jon Anza habría sido aten­di­da en alguno de los hos­pi­ta­les de la ciu­dad occi­ta­na.

Un email «opor­tuno»

Para enton­ces, la Fis­ca­lía de Baio­na ya había abier­to la inves­ti­ga­ción des­pués de que la fami­lia denun­cia­se la des­apa­ri­ción. El GLAT de Tou­lou­se res­pon­dió a la Fis­ca­lía labor­ta­na que nadie de las carac­te­rís­ti­cas cita­das había sido aten­di­da en nin­gún hos­pi­tal de Tou­lou­se.

Lo que extra­ña a fami­lia y abo­ga­dos es que esos datos hayan apa­re­ci­do des­pués de que se reve­la­se que todos los cen­tros sani­ta­rios entre Baio­na y Tou­lou­se (sal­vo los de esta últi­ma ciu­dad) habían sido inter­pe­la­dos por fax.

«Nos pare­ce muy raro que ese email apa­rez­ca en la ins­truc­ción des­pués de que noso­tros inqui­rié­se­mos a la juez sobre ese vacío. Tam­bién lla­ma la aten­ción que en solo dos horas, tiem­po que tar­dó en con­tes­tar Tou­lou­se, los ser­vi­cios de la Poli­cía pudie­sen hacer el reco­rri­do de todos los hos­pi­ta­les y dedu­cir que no habían admi­ti­do a nadie con el seña­la­mien­to de Anza. Es por ello que insis­ti­mos en que Sou­be­let fue­se inte­rro­ga­do sobre los trá­mi­tes que pre­sun­ta­men­te efec­tuó», mani­fes­tó Brel.

«Las impor­tan­tes dis­fun­cio­nes que se han suce­di­do duran­te todo el caso como el hecho de que no se hicie­se la autop­sia al cuer­po o que no se iden­ti­fi­ca­se a Anza cuan­do había docu­men­tos como el bille­te de ida y vuel­ta del tren que lo hubie­sen per­mi­ti­do, son reco­no­ci­dos por todo el mun­do. Pero la jue­za Viar­gues se escu­da en que ella inves­ti­ga las cau­sas de la muer­te y no las res­pon­sa­bi­li­da­des de dichas dis­fun­cio­nes», aña­de el letra­do de la fami­lia.

Estos ele­men­tos y otros que recor­da­ron en la com­pa­re­cen­cia de ayer, ilus­tran, a decir de abo­ga­dos y Colec­ti­vo, cuál ha sido la tóni­ca que ha carac­te­ri­za­do toda la ins­truc­ción judi­cial.

No hay volun­tad

Para ellos es obvio que «las auto­ri­da­des fran­ce­sas no quie­ren bus­car la ver­dad». «Si, como pre­ten­den, la muer­te de Jon fue por cau­sas natu­ra­les ¿por qué se nie­gan a faci­li­tar­nos el expe­dien­te médi­co o a inves­ti­gar las irre­gu­la­ri­da­des habi­das?», pre­gun­tó el abo­ga­do, quien cri­ti­có dura­men­te la acti­tud que han man­te­ni­do las auto­ri­da­des poli­cia­les, judi­cia­les y polí­ti­cas hacia la fami­lia de Anza.

Brel recor­dó que a dia de hoy, la jue­za no ha con­vo­ca­do, ni infor­ma­do, ni escu­cha­do a la fami­lia -«algo iné­di­to en este tipo de casos»- lo que demues­tra el «gran des­pre­cio» con el que la está tra­tan­do.

En la mis­ma línea, Pau­lus-Basur­ko mani­fes­tó que esa fal­ta de volun­tad para pro­fun­di­zar en la inves­ti­ga­ción les lle­va a pen­sar que «la muer­te no fue natu­ral y que las cir­cuns­tan­cias en las que se dio toda­vía no están esta­ble­ci­das». Aña­dió que, de todos modos, sos­pe­chan que, en bre­ve, la jue­za cerra­rá la ins­truc­ción con­clu­yen­do que no ha lugar a impu­tacio­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *