A tiro lim­pio- Alva­ro Reiza­bal

Sema­na Gran­de donos­tia­rra de 1997. Mat­teo Maio­ne, joven ita­liano que via­ja­ba con un ami­go con la idea de cono­cer el nor­te de la penín­su­la ibé­ri­ca, tenía pre­vis­to hacer su pri­me­ra para­da en San­tan­der, pero qui­so el azar que, can­sa­dos de hacer kiló­me­tros, die­ran con sus hue­sos en la Bella Easo.

Les gus­tó la ciu­dad y el ambien­te pues, no en vano, se cele­bra­ban las fies­tas esti­va­les. Cuan­do de madru­ga­da iban a bus­car el coche que habían deja­do apar­ca­do, Mat­teo reci­bió el impac­to de una pelo­ta de goma que le arran­có el ojo y le des­tro­zó toda su órbi­ta y la nariz, que­dan­do tuer­to y su ros­tro des­fi­gu­ra­do para siem­pre.

Los res­pon­sa­bles de la Ertzan­tza, fuer­za cau­san­te del desa­gui­sa­do, pusie­ron en mar­cha de inme­dia­to su ven­ti­la­dor espe­cia­li- zado en espar­cir la mier­da: que si Mat­teo era uno de los muchos ita­lia­nos revo­lu­cio­na­rios de extre­ma izquier­da que en verano se des­pla­zan a Eus­kal Herria para tomar par­te en inci­den­tes calle­je­ros, que si esta­ba tiran­do pie­dras a los sufri­dos agen­tes que «solo» por­ta­ban sus ino­fen­si­vos pelo­te­ros, que era impo­si­ble que la cau­san­te de las lesio­nes fue­ra una pelo­ta lan­za­da por los poli­cías, que estos tie­nen una nor­ma­ti­va que prohí­be tirar a dar, que solo tie­nen que hacer dis­pa­ros al aire, y en el supues­to de que no den resul­ta­do, deben dis­pa­rar al sue­lo para que si la pelo­ta gol­pea a alguien ‑sin que­rer, por supues­to- lo haga ya muy debi­li­ta­da, resul­tan­do ino­fen­si­va…

Todo, abso­lu­ta­men­te todo igual que en el caso de Iñi­go Caba­cas, con la dife­ren­cia de que, en este caso, lamen­ta­ble­men­te, Iñi­go está muer­to y de que la inter­ven­ción se pro­du­jo en el mar­co de un par­ti­do de fút­bol, lo que la hace aún más incom­pren­si­ble. Pero tam­bién en este caso se empe­zó por negar que la cau­sa de la muer­te fue­ra el pelo­ta­zo, aun­que la autop­sia lo ha con­fir­ma­do, y a fal­ta de jus­ti­fi­ca­ción que ava­le una inter­ven­ción tan abu­si­va y fue­ra de lugar, se habla de que la Ertzain­tza bus­ca a una ban­da de skins de extre­ma izquier­da que son los malos de la pelí­cu­la y los res­pon­sa­bles de todo. Ade­más, Ares des­ta­ca que los tes­ti­gos pre­sen­cia­les, que dicen que los heri­dos pudie­ron ser muchos más a la vis­ta de la bru­ta­li­dad de la car­ga, mien­ten.

Pero aho­ra nos vamos ente­ran­do de que hace años que el Arar­te­ko venía pidien­do que no se usa­ran esas armas, que la nor­ma­ti­va euro­pea las prohí­be y que se uti­li­za­ban car­tu­chos tru­ca­dos con mas car­ga explo­si­va de la auto­ri­za­da. ¿Quién pedía que se tru­ca­ran? Por­que es de supo­ner que no es ini­cia­ti­va del fabri­can­te, al que le supo­ne un sobre­cos­te.

Aho­ra, como enton­ces, se habla de inves­ti­gar lo ocu­rri­do, pero no se lle­ga­rá a saber el autor del dis­pa­ro, ampa­ra­do por el espí­ri­tu de cuer­po, y se archi­va­rá el pro­ce­so penal y todo aca­ba­rá al cabo de muchos años de plei­tos ‑nue­ve en nues­tro caso- y, si hay suer­te, en una indem­ni­za­ción. Pero para enton­ces el paso de los años habrá pro­du­ci­do su efec­to inexo­ra­ble y los car­gos polí­ti­cos habrán elu­di­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Al tiem­po.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *