Ertzain­tza, impu­ni­dad fren­te a res­pon­sa­bi­li­dad- Ando­ni Txas­ko, Iosu Ormaetxea, Aitor F. De Orte­ga

A raíz del naci­mien­to de la Ertzain­tza como cuer­po poli­cial encar­ga­do del orden en la CAV, han sido innu­me­ra­bles las actua­cio­nes des­pro­por­cio­na­das e injus­ti­fi­ca­das lle­va­das a cabo. A lo lar­go de estos años los atro­pe­llos y bar­ba­ri­da­des come­ti­das con­tra todo tipo de acti­vis­mo en exi­gen­cia de dere­chos y liber­ta­des o de denun­cia de la vul­ne­ra­ción de los mis­mos, se vie­nen pro­du­cien­do de mane­ra más o menos sis­te­má­ti­ca y con des­igua­les con­se­cuen­cias. Las últi­mas hay que situar­las en Gas­teiz con la actua­ción que hirió gra­ve­men­te a Xuban Nafa­rra­te, que aca­bó ingre­sa­do en la UCI, y en Bil­bao, con el pelo­ta­zo reci­bi­do por Iñi­go Caba­cas que le ha oca­sio­na­do la muer­te.

Gene­ral­men­te todas estas actua­cio­nes han sido ava­la­das con ates­ta­dos y ver­sio­nes que basa­das en la men­ti­ra y mani­pu­la­ción de los hechos jus­ti­fi­ca­ban su mane­ra de pro­ce­der. No con­for­mes con eso, nume­ro­sas per­so­nas han sali­do impu­tadas por dife­ren­tes deli­tos al obje­to de dar cober­tu­ra y reafir­mar su actua­ción en base al man­te­ni­mien­to del orden y la segu­ri­dad en un afán de per­se­cu­ción del deli­to.

Muy pocas veces, o nun­ca, el gobierno o los res­pon­sa­bles poli­cia­les han reco­no­ci­do erro­res o han asu­mi­do res­pon­sa­bi­li­da­des en accio­nes inde­bi­das, muy al con­tra­rio, estas accio­nes han con­ta­do con su bene­plá­ci­to y feli­ci­ta­ción. Lejos del repro­che, o en su caso, la inves­ti­ga­ción y escla­re­ci­mien­to que mere­cen, ni ins­ti­tu­cio­nes, ni gru­pos polí­ti­cos han pro­mo­vi­do denun­cias ante los tri­bu­na­les de jus­ti­cia, y cuan­do así se ha pro­ce­di­do por algún sec­tor, se les ha acu­sa­do de que­rer des­pres­ti­giar el tra­ba­jo de la Ertzain­tza. En este sen­ti­do, la impu­ni­dad ha sido una cons­tan­te.

Sien­do cons­cien­tes de los cien­tos de casos que se podrían citar, que­re­mos refe­rir­nos a uno en con­cre­to que pue­de ser ilus­tra­ti­vo de esa impu­ni­dad y nula volun­tad de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des ante evi­den­cias cla­ras.

El 3 de mar­zo de 2006 la Ertza­nin­tza car­gó de mane­ra bru­tal con­tra la mani­fes­ta­ción con­me­mo­ra­ti­va de los ase­si­na­tos de cin­co tra­ba­ja­do­res ocu­rri­dos en esa fecha en 1976. La excu­sa fue la iku­rri­ña con cres­pón negro y las fotos de dos per­so­nas falle­ci­das en pri­sión en extra­ñas cir­cuns­tan­cias y para las que se exi­gía su escla­re­ci­mien­to. Una dece­na lar­ga de per­so­nas resul­ta­ron heri­das de diver­sa con­si­de­ra­ción, algu­nos tam­bién por pelo­tas de goma, y los por­ta­do­res de la iku­rri­ña fue­ron dete­ni­dos, así como otra per­so­na que lo sería con pos­te­rio­ri­dad en otro lugar. Los tres aca­ba­ron impu­tados de diver­sos deli­tos.

De la mano del juez Juan del Olmo, la Audien­cia Nacio­nal, en la cual tuvie­ron que com­pa­re­cer los dos pri­me­ros dete­ni­dos, acu­sa­dos de enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo, sobre­se­yó el caso al con­si­de­rar que no se había come­ti­do nin­gún deli­to y que úni­ca­men­te se esta­ba desa­rro­llan­do un acto ampa­ra­do por la liber­tad de expre­sión.

Sor­pren­den­te­men­te, y en vez de asu­mir su error, los res­pon­sa­bles de la Poli­cía auto­nó­mi­ca a cuyo man­do esta­ba el con­se­je­ro de Inte­rior Javier Bal­za, con­ti­nua­ron con las acu­sa­cio­nes de aten­ta­do a la auto­ri­dad, des­ór­de­nes públi­cos, resis­ten­cia, lesio­nes, y demás deli­tos basa­dos en un ates­ta­do ela­bo­ra­do por la Ertzain­tza total­men­te men­ti­ro­so.

Tres años y medio des­pués, afor­tu­na­da­men­te y gra­cias a la pose­sión de un video sobre los hechos, se pudo demos­trar la fal­se­dad del ates­ta­do y el juz­ga­do de lo penal de Gas­teiz dic­ta­mi­nó la ino­cen­cia de dos de los impu­tados y su abso­lu­ción. El ter­ce­ro, al no dis­po­ner de una prue­ba tan deter­mi­nan­te como era el video y pese a la con­tra­dic­ción mani­fies­ta de los agen­tes poli­cia­les en sus decla­ra­cio­nes, fue con­de­na­do a una mul­ta y a 14 meses de pri­sión, que no lle­gó a cum­plir por care­cer de ante­ce­den­tes.

Ni Javier Bal­za, res­pon­sa­ble en el momen­to de los hechos, ni Rodol­fo Ares, al man­do en el momen­to del fallo judi­cial, fue­ron capa­ces de expre­sar nin­gún tipo de dis­cul­pa y tam­po­co nos cons­ta que se hayan depu­ra­do res­pon­sa­bi­li­da­des inter­nas. A su vez, el juz­ga­do de Gas­teiz fue inca­paz de abrir dili­gen­cias ante la evi­den­cia de la men­ti­ra mani­fes­ta­da duran­te la vis­ta por los agen­tes de la Ertzain­tza y la fal­se­dad del ates­ta­do, cues­tión esta que nos disua­dió de pre­sen­tar denun­cia ante la poca o nula posi­bi­li­dad de que sal­dría ade­lan­te. Tam­po­co el Depar­ta­men­to de Inte­rior se pres­tó a cola­bo­rar con el Arar­te­ko, a pesar del reque­ri­mien­to de este, ante la denun­cia inter­pues­ta por los afec­ta­dos y la pro­pia Aso­cia­ción 3 de Mar­zo.

Si ante una situa­ción tan cla­ra, con un fallo de la Audien­cia Nacio­nal que con­si­de­ra que no había deli­to y por lo tan­to nun­ca se debió inter­ve­nir, y con una sen­ten­cia del juz­ga­do de Gas­teiz que deter­mi­na la ino­cen­cia de los impu­tados y la fal­se­dad de los tes­ti­mo­nios poli­cia­les, no se admi­ten los erro­res come­ti­dos y se actúa en con­se­cuen­cia depu­ran­do res­pon­sa­bi­li­da­des de todo tipo, ¿cuán­do se van a pro­du­cir estas?

Si la pro­pia con­se­je­ra de Jus­ti­cia, refi­rién­do­se a los aspec­tos que reco­ge­rán los decre­tos para afec­ta­dos de abu­sos poli­cia­les dice que su afán no es esta­ble­cer el autor de la muer­te ni bus­car cul­pa­bles, sino sola­men­te repa­rar el hecho ¿qué pode­mos espe­rar del com­pro­mi­so expre­sa­do por Ares estos últi­mos días?

La ciu­da­da­nía de Eus­kal Herria no cree en sus pro­me­sas. La men­ti­ra, la injus­ti­cia y la impu­ni­dad es una cons­tan­te que se da en las actua­cio­nes de las fuer­zas que se dicen de segu­ri­dad y del orden. Lo vivi­mos en 1976, se vol­vió a ver en 2006 y lamen­ta­ble­men­te se está repi­tien­do en 2012 ampa­ran­do ver­sio­nes que no se sos­tie­nen.

Si de ver­dad se tie­nen por demó­cra­tas y quie­ren que sus pala­bras sean creí­bles, actúen con trans­pa­ren­cia, asu­man sus erro­res y depu­ren res­pon­sa­bi­li­da­des al nivel que corres­pon­da. Impar­tir jus­ti­cia y aca­bar con la men­ti­ra y la impu­ni­dad es la mejor for­ma de reco­no­cer a las per­so­nas que han sufri­do y pade­ci­do esa situa­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *