El arte de la gue­rra: La escue­la de la muer­te de la OTAN

Tra­du­ci­do del fran­cés por Boltxe kolektiboa

Con­tra­ria­men­te a lo que pare­ce, la OTAN tam­bién apren­de. «Saca siem­pre lec­cio­nes de sus ope­ra­cio­nes y eso es lo que esta­mos hacien­do con Libia» expli­ca el almi­ral esta­dou­ni­den­se James Sta­vri­dis, coman­dan­te supre­mo alia­do en Euro­pa. Para ello la OTAN dis­po­ne de un cen­tro ade­cua­do, el Joint Analy­sis & Les­sons Lear­ned Cen­tre (Jallc): una espe­cie de escue­la, en la que se ense­ñan las «lec­cio­nes apren­di­das». Así la OTAN apren­de siem­pre a hacer mejor la gue­rra. Al prin­ci­pio de la de Libia, en mar­zo de 2011, el Jallc envió un equi­po de ana­lis­tas a seguir las ope­ra­cio­nes en el cen­tro alia­do de man­do en Nápo­les. Las «lec­cio­nes apren­di­das» están expues­tas en un infor­me reser­va­do, pre­sen­ta­do en febre­ro, y del que el New York Times ha obte­ni­do aho­ra una copia. ¿Qué deben apren­der los alia­dos, sobre todo los euro­peos? Que la gue­rra con­tra Libia no fue la ope­ra­ción mode­lo que pen­sa­ban, y que ha pues­to en evi­den­cia gra­ves lagu­nas. Ante todo, el hecho de que los alia­dos euro­peos y Cana­dá tuvie­ron que con­tar exce­si­va­men­te con Esta­dos Uni­dos. Inclu­so con la ayu­da esta­dou­ni­den­se, la OTAN, para la gue­rra elec­tró­ni­ca, solo dis­po­nía el 40% de los avio­nes que hubie­ran sido nece­sa­rios para esta ope­ra­ción. Fue Esta­dos Uni­dos quien sumi­nis­tró la casi tota­li­dad de las muni­cio­nes más avan­za­das tec­no­ló­gi­ca­men­te con guía de pre­ci­sión: 7.700 bom­bas y misi­les uti­li­za­dos en el ata­que a Libia (de las que una gran par­te segu­ra­men­te pro­ve­nían de la base esta­dou­ni­den­se de Camp Darby, en Pisa). Es nece­sa­rio y urgen­te aca­bar con estas lagu­nas. «El pre­si­den­te Oba­ma ha pedi­do al Pen­tá­gono que pre­pa­re opcio­nes mili­ta­res pre­li­mi­na­res en Siria.» Sin embar­go, «una ope­ra­ción mili­tar con­tra Siria cons­ti­tui­ría un reto mucho mayor que el que repre­sen­tó derri­bar a Kada­fi del poder». Siria dis­po­ne en efec­to de fuer­zas arma­das y sis­te­mas de defen­sa aérea más efi­ca­ces, más difí­ci­les de des­truir con ata­ques aéreos. Ade­más, la opo­si­ción de Siria está más des­ar­ti­cu­la­da y dis­per­sa que la de Libia duran­te la gue­rra, «hacien­do más difí­cil los esfuer­zos de los alia­dos de la OTAN para coor­di­nar­se con los rebel­des». En con­se­cuen­cia, para ata­car Siria, los alia­dos euro­peos y Cana­dá debe­rían «apo­yar­se exce­si­va­men­te en las capa­ci­da­des de Esta­dos Uni­dos». En pre­vi­sión de esta gue­rra y de otras (en el pun­to de mira está tam­bién Irán), los alia­dos y Cana­dá están ace­le­ran­do su capa­ci­dad mili­tar. En este mar­co se inser­ta el acuer­do, con­clui­do en febre­ro de este año, de crear en Sigo­ne­lla (Sici­lia) el sis­te­ma AGS (Allian­ce Ground Sur­vei­llan­ce) que, con­jun­ta­men­te con los dro­nes Glo­bal Hawk ins­ta­la­dos en esta base, pro­cu­ra­rá a la OTAN un cua­dro deta­lla­do de los terri­to­rios a ata­car, per­mi­tien­do así ata­car vehícu­los en movimiento.

Inme­dia­ta­men­te des­pués, en mar­zo, los minis­tros euro­peos de defen­sa se pusie­ron de acuer­do en un «plan ambi­cio­so» que aca­ba­ría con otra lagu­na: la insu­fi­cien­cia de avio­nes para apro­vi­sio­nar en vue­lo a los caza-bom­bar­deos, que duran­te la gue­rra en Libia fue rea­li­za­do en gran par­te por Esta­dos Uni­dos. Bra­vo, uste­des han com­pren­di­do la lec­ción ‑dicen los ana­lis­tas del Jallc‑, tie­nen que impli­car­se mucho más: «La com­pra de avio­nes y de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos cos­to­sos nece­si­ta años para lle­var­se a cabo». He aquí la lec­ción apren­di­da por la gue­rra en Libia. Los alum­nos que han apro­ba­do el examen pasan a la gue­rra siguiente.

Man­lio Dinucci

17 de abril de 2012

ilma​ni​fes​to​.it

Tra­du­ci­do del fran­cés por Boltxe kolektiboa

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.