El arte de la gue­rra: La escue­la de la muer­te de la OTAN

Tra­du­ci­do del fran­cés por Boltxe kolek­ti­boa

Con­tra­ria­men­te a lo que pare­ce, la OTAN tam­bién apren­de. «Saca siem­pre lec­cio­nes de sus ope­ra­cio­nes y eso es lo que esta­mos hacien­do con Libia» expli­ca el almi­ral esta­dou­ni­den­se James Sta­vri­dis, coman­dan­te supre­mo alia­do en Euro­pa. Para ello la OTAN dis­po­ne de un cen­tro ade­cua­do, el Joint Analy­sis & Les­sons Lear­ned Cen­tre (Jallc): una espe­cie de escue­la, en la que se ense­ñan las «lec­cio­nes apren­di­das». Así la OTAN apren­de siem­pre a hacer mejor la gue­rra. Al prin­ci­pio de la de Libia, en mar­zo de 2011, el Jallc envió un equi­po de ana­lis­tas a seguir las ope­ra­cio­nes en el cen­tro alia­do de man­do en Nápo­les. Las «lec­cio­nes apren­di­das» están expues­tas en un infor­me reser­va­do, pre­sen­ta­do en febre­ro, y del que el New York Times ha obte­ni­do aho­ra una copia. ¿Qué deben apren­der los alia­dos, sobre todo los euro­peos? Que la gue­rra con­tra Libia no fue la ope­ra­ción mode­lo que pen­sa­ban, y que ha pues­to en evi­den­cia gra­ves lagu­nas. Ante todo, el hecho de que los alia­dos euro­peos y Cana­dá tuvie­ron que con­tar exce­si­va­men­te con Esta­dos Uni­dos. Inclu­so con la ayu­da esta­dou­ni­den­se, la OTAN, para la gue­rra elec­tró­ni­ca, solo dis­po­nía el 40% de los avio­nes que hubie­ran sido nece­sa­rios para esta ope­ra­ción. Fue Esta­dos Uni­dos quien sumi­nis­tró la casi tota­li­dad de las muni­cio­nes más avan­za­das tec­no­ló­gi­ca­men­te con guía de pre­ci­sión: 7.700 bom­bas y misi­les uti­li­za­dos en el ata­que a Libia (de las que una gran par­te segu­ra­men­te pro­ve­nían de la base esta­dou­ni­den­se de Camp Darby, en Pisa). Es nece­sa­rio y urgen­te aca­bar con estas lagu­nas. «El pre­si­den­te Oba­ma ha pedi­do al Pen­tá­gono que pre­pa­re opcio­nes mili­ta­res pre­li­mi­na­res en Siria.» Sin embar­go, «una ope­ra­ción mili­tar con­tra Siria cons­ti­tui­ría un reto mucho mayor que el que repre­sen­tó derri­bar a Kada­fi del poder». Siria dis­po­ne en efec­to de fuer­zas arma­das y sis­te­mas de defen­sa aérea más efi­ca­ces, más difí­ci­les de des­truir con ata­ques aéreos. Ade­más, la opo­si­ción de Siria está más des­ar­ti­cu­la­da y dis­per­sa que la de Libia duran­te la gue­rra, «hacien­do más difí­cil los esfuer­zos de los alia­dos de la OTAN para coor­di­nar­se con los rebel­des». En con­se­cuen­cia, para ata­car Siria, los alia­dos euro­peos y Cana­dá debe­rían «apo­yar­se exce­si­va­men­te en las capa­ci­da­des de Esta­dos Uni­dos». En pre­vi­sión de esta gue­rra y de otras (en el pun­to de mira está tam­bién Irán), los alia­dos y Cana­dá están ace­le­ran­do su capa­ci­dad mili­tar. En este mar­co se inser­ta el acuer­do, con­clui­do en febre­ro de este año, de crear en Sigo­ne­lla (Sici­lia) el sis­te­ma AGS (Allian­ce Ground Sur­vei­llan­ce) que, con­jun­ta­men­te con los dro­nes Glo­bal Hawk ins­ta­la­dos en esta base, pro­cu­ra­rá a la OTAN un cua­dro deta­lla­do de los terri­to­rios a ata­car, per­mi­tien­do así ata­car vehícu­los en movi­mien­to.

Inme­dia­ta­men­te des­pués, en mar­zo, los minis­tros euro­peos de defen­sa se pusie­ron de acuer­do en un «plan ambi­cio­so» que aca­ba­ría con otra lagu­na: la insu­fi­cien­cia de avio­nes para apro­vi­sio­nar en vue­lo a los caza-bom­bar­deos, que duran­te la gue­rra en Libia fue rea­li­za­do en gran par­te por Esta­dos Uni­dos. Bra­vo, uste­des han com­pren­di­do la lec­ción ‑dicen los ana­lis­tas del Jallc‑, tie­nen que impli­car­se mucho más: «La com­pra de avio­nes y de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos cos­to­sos nece­si­ta años para lle­var­se a cabo». He aquí la lec­ción apren­di­da por la gue­rra en Libia. Los alum­nos que han apro­ba­do el examen pasan a la gue­rra siguien­te.

Man­lio Dinuc­ci

17 de abril de 2012

ilma​ni​fes​to​.it

Tra­du­ci­do del fran­cés por Boltxe kolek­ti­boa

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *