YPF recu­pe­ra­da: los «espa­ño­la­zos» están ner­vio­sos- Car­los Azná­res

Los habi­tan­tes de las Islas Cana­rias, encla­ve afri­cano con­quis­ta­do por la Coro­na de Cas­ti­lla a fines del siglo XV y prin­ci­pios del XVI, des­pués de una encar­ni­za­da resis­ten­cia de sus habi­tan­tes ori­gi­na­rios guan­ches (a los que los inva­so­res ase­si­na­ron por mon­to­nes), iden­ti­fi­can aún hoy a los inva­so­res con el nom­bre de «godos».

Los mexi­ca­nos, que sufrie­ron el geno­ci­dio impul­sa­do por Her­nán Cor­tez en el Siglo XVI, cuan­do sus esbi­rros hicie­ron ren­dir a san­gre y espa­da, el bas­tión de Tenoch­titlán, los recuer­dan con el des­pec­ti­vo apo­do de «gachu­pi­nes».

Los indí­ge­nas perua­nos que resis­tie­ron la inva­sión espa­ño­la y que eran lide­ra­dos por Man­ko Inka, los deno­mi­na­ron «cha­pe­to­nes», y recuer­dan ‑en la memo­ria de cada una de sus etnias- los días de dolor y sufri­mien­to que les impli­có seme­jan­te impos­tu­ra colo­nial.

Los inde­pen­den­tis­tas vas­cos, que han lidia­do duran­te siglos con los hijos de Cas­ti­lla, sopor­tan­do inva­sio­nes, gue­rras san­grien­tas, y más cer­cano en el tiem­po, cár­cel, tor­tu­ras, des­apa­ri­cio­nes y ase­si­na­tos, se refie­ren a ellos como «espa­ño­la­zos». Mal­di­cen su vora­ci­dad con­quis­ta­do­ra, que siem­pre vino acom­pa­ña­da de un com­por­ta­mien­to bes­tial, y jamás han deja­do de resis­tir a quie­nes así se com­por­tan. Home­na­jean así aque­llas jor­na­das en que sus ante­pa­sa­dos defen­die­ron heroi­ca­men­te el Cas­ti­llo de Amaiur, en Nava­rra, has­ta su caí­da en manos de los sica­rios de Fer­nan­do El Cató­li­co, pero tam­bién denun­cian en estos días del mes de abril de 2012, el talan­te gue­rre­ris­ta de los súb­di­tos del Bor­bón Juan Car­los, ese mis­mo que ase­si­nó a su her­mano menor Alfonso,para que­dar­se con la coro­na y que aho­ra caza ele­fan­tes en peli­gro de extin­ción en Bost­wa­na, y se par­te la cade­ra por exce­so de con­su­mo etí­li­co. El rey y sus vasa­llos Rajoy y Rubal­ca­ba, más algu­nos pajes meno­res, son los que siguen cerran­do las posi­bi­li­da­des de una paz jus­ta en Eus­kal Herria, afir­man estos tozu­dos y nobles vas­cos.

Godos, gachu­pi­nes, cha­pe­to­nes y espa­ño­la­zos nos son más que for­mas autóc­to­nas para deno­mi­nar una for­ma de ser de quie­nes a lo lar­go de los siglos han gober­na­do esa ente­le­quia auto­de­fi­ni­da como «Espa­ña», que en reali­dad no es otra cosa que el pro­duc­to de terri­to­rios con­quis­ta­dos por los cas­te­lla­nos, sem­bran­do muer­te entre sus habi­tan­tes ori­gi­na­rios. De la mis­ma mane­ra que hicie­ron aque­llos que, lle­ga­dos en bar­cos y cara­be­las, aso­la­ron Indoa­mé­ri­ca dejan­do un sal­do de 90 millo­nes de ase­si­na­dos.
De un tiem­po a esta par­te, los con­quis­ta­do­res se hacen lla­mar Rep­sol, Tele­fó­ni­ca, Ende­sa, Unión Feno­sa, BBVA, Ibe­ria, La Cai­xa, Iber­dro­la, Ban­co San­tan­der. Sus méto­dos son tan crue­les y devas­ta­do­res como los que apli­ca­ban sus ante­ce­so­res. Estos tam­bién repar­tie­ron espe­ji­tos de colo­res, com­pra­ron men­ta­li­da­des y coop­ta­ron con­cien­cias, gene­ra­ron la idea de que su par­ti­ci­pa­ción era esen­cial para amor­ti­guar las pér­di­das y des­ajus­tes que los «crio­llos» no supie­ron fre­nar con sus empre­sas loca­les. Se mos­tra­ron como «soli­da­rios» y en reali­dad ate­na­za­ron paí­ses para ama­rrar­los a una depen­den­cia que en todos los casos deri­vó en mise­ria y des­truc­ción en cada uno de los sitios que se asen­ta­ron. No actua­ron solos, siem­pre tuvie­ron cóm­pli­ces entre los man­da­ta­rios y jerar­cas loca­les. Algu­nos apro­ve­cha­ron la «invi­ta­ción» y entre­ga­ron la sobe­ra­nía sin dudar­lo, otros, se hicie­ron socios para lle­nar sus bol­si­llos de coimas y pre­ben­das. Todos, sin excep­ción, sabían «de qué se tra­ta­ba» y no duda­ron en dar el mal paso.

Pero aho­ra las cosas son muy dis­tin­tas en el con­ti­nen­te. O por lo menos, empie­zan a rever­tir­se algu­nos esce­na­rios de los que estos espa­ño­la­zos de la «nue­va Con­quis­ta» se habían apro­ve­cha­do.
Por eso, no es casual que el caso Rep­sol los pon­ga de gol­pe en paños meno­res. Y todos a una, como diría D’Ar­tag­nan, se han ali­nea­do ‑des­de Rajoy y Bru­fau (este últi­mo titu­lar de la petro­le­ra espa­ño­la) has­ta el «socia­lis­ta» o socia­lis­to Rubal­ca­ba- para gri­tar que se sien­ten ofen­di­dos, dolo­ri­dos, eno­ja­dos, hos­ti­li­za­dos, por la mala noti­cia que les ha lle­ga­do des­de Suda­mé­ri­ca.

Son de lo que no hay estos espa­ño­la­zos. No sólo roban y matan, sino que toda­vía pro­tes­tan cuan­do sus víc­ti­mas se resis­ten. Pero esta vez, para su des­gra­cia, están muy mal ubi­ca­dos en la foto. Ya se les cono­cen las mañas, hay bron­ca fren­te a sus recla­mos, y a nivel popu­lar, esta mues­tra de dig­ni­dad pro­du­ci­da a tra­vés de la nacio­na­li­za­ción anun­cia­da por el gobierno argen­tino ‑tar­día deci­sión pero más que nece­sa­ria- ha ser­vi­do para cerrar filas y enros­trar­les a los con­quis­ta­do­res todas las ofen­sas acu­mu­la­das a lo lar­go del tiem­po.

El ultra­de­re­chis­ta Rajoy pue­de decir y hacer lo que quie­ra, pero aho­ra todos saben que sus cara­be­las están hacien­do agua, y lo que es peor, ame­na­zan con hun­dir­se. El pre­si­den­te de Rep­sol, pue­de batir las cam­pa­nas al aire, pero no le con­vie­ne insis­tir dema­sia­do ya que, como el efec­to domi­nó, la deci­sión argen­ti­na pue­de ser uti­li­za­da tam­bién por otros paí­ses de la región, que están has­tia­dos del pre­po­ten­te tra­to que reci­ben de la petro­le­ra espa­ño­la. De poco le va a ser­vir la soli­da­ri­dad cipa­ya que le hicie­ra lle­gar su socio en la empre­sa, el man­da­ta­rio mexi­cano Cal­de­rón, ya que es sabi­do que su rei­na­do está en ple­na caí­da libre.

Es bueno doble­men­te que YPF deje de ser espa­ño­la. Por un lado, por­que se recu­pe­ra la posi­bi­li­dad de que las rega­lías de la explo­ta­ción petro­lí­fe­ra pue­dan ser­vir ‑como en Vene­zue­la y Boli­via- para dis­tri­buir­las entre los que menos tie­nen. Que esto sea así y que final­men­te no se acep­ten los pedi­dos his­té­ri­cos de indem­ni­za­ción pedi­das por Rep­sol, depen­de­rá del con­trol popu­lar hacia quie­nes hoy han toma­do esta deci­sión. Por otra par­te, el anun­cio ha pues­to en evi­den­cia, como ocu­rre con Ingla­te­rra en el caso de las Mal­vi­nas, que Espa­ña ha sido y pre­ten­de seguir sien­do, un impe­rio des­truc­tor y rapi­ñe­ro. Pero por pri­me­ra vez, en las últi­mas déca­das, sus ame­na­zas ya no asus­tan a nadie. Los espa­ño­la­zos se pare­cen cada vez más a esas repu­bli­que­tas bana­ne­ras con las que tan­to com­pa­ra­ban a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, cuan­do que­rían ofen­der­los y humi­llar­los.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *