Dor­mir con los ojos abier­tos- Fidel Cas­tro

Obser­vé bien a Oba­ma en la famo­sa “reu­nión Cum­bre”. El can­san­cio a veces lo ven­cía, cerra­ba invo­lun­ta­ria­men­te los ojos, pero en oca­sio­nes dor­mía con los ojos abier­tos.

En Car­ta­ge­na no se reu­nía un sin­di­ca­to de Pre­si­den­tes des­in­for­ma­dos, sino los repre­sen­tan­tes ofi­cia­les de 33 paí­ses de este hemis­fe­rio, cuya amplia mayo­ría deman­dan res­pues­tas a pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y socia­les de gran tras­cen­den­cia que gol­pean a la región del mun­do con más des­igual­dad en la dis­tri­bu­ción de las rique­zas.

No deseo ade­lan­tar­me a las opi­nio­nes de millo­nes de per­so­nas, capa­ces de ana­li­zar con pro­fun­di­dad y san­gre fría los pro­ble­mas de Amé­ri­ca Lati­na, el Cari­be y el res­to de un mun­do glo­ba­li­za­do, don­de unos pocos lo tie­nen todo y los demás no poseen nada. Llá­me­se como se lla­me, el sis­te­ma impues­to por el impe­ria­lis­mo en este hemis­fe­rio está ago­ta­do y no pue­de sos­te­ner­se.

En un futu­ro inme­dia­to la huma­ni­dad ten­drá que enfren­tar, entre otros pro­ble­mas, los rela­cio­na­dos con el cam­bio cli­má­ti­co, la segu­ri­dad y la ali­men­ta­ción de la cre­cien­te pobla­ción mun­dial.

Las llu­vias exce­si­vas están gol­pean­do tan­to a Colom­bia como a Vene­zue­la. Un aná­li­sis recien­te reve­la que, en mar­zo de este año, en Esta­dos Uni­dos se pro­du­je­ron calo­res 4,8 gra­dos Cel­sius más altos que el pro­me­dio his­tó­ri­co regis­tra­do. Las con­se­cuen­cias de esos cam­bios bien cono­ci­dos en las capi­ta­les de los prin­ci­pa­les paí­ses euro­peos, engen­dran pro­ble­mas catas­tró­fi­cos para la huma­ni­dad.

Los pue­blos espe­ran de los diri­gen­tes polí­ti­cos res­pues­tas cla­ras a esos pro­ble­mas.

Los colom­bia­nos, don­de tuvo lugar la des­pres­ti­gia­da Cum­bre, cons­ti­tu­yen un pue­blo labo­rio­so y sacri­fi­ca­do que nece­si­ta como los demás la cola­bo­ra­ción de sus her­ma­nos lati­no­ame­ri­ca­nos, en este caso, vene­zo­la­nos, bra­si­le­ños, ecua­to­ria­nos, perua­nos, y otros capa­ces de hacer lo que los yan­kis con sus armas sofis­ti­ca­das, su expan­sio­nis­mo, y su insa­cia­ble ape­ten­cia mate­rial no harán jamás. Como en nin­gún otro momen­to de la his­to­ria será nece­sa­ria la fór­mu­la pre­vi­so­ra de José Mar­tí: “¡Los árbo­les se han de poner en fila, para que no pase el gigan­te de las sie­te leguas! Es la hora del recuen­to, y de la mar­cha uni­da, y hemos de andar en cua­dro apre­ta­do, como la pla­ta en las raí­ces de los Andes.”

Muy lejos del bri­llan­te y lúci­do pen­sa­mien­to de Bolí­var y Mar­tí están las pala­bras mas­ti­ca­das, edul­co­ra­das y macha­co­na­men­te repe­ti­das del ilus­tre pre­mio Nobel, dichas en una ridí­cu­la gira por los cam­pos de Colom­bia y que escu­ché ayer en horas de la tar­de. Ser­vían solo para reme­mo­rar los dis­cur­sos de la Alian­za para el Pro­gre­so, hace 51 años, cuan­do toda­vía no se habían come­ti­do los mons­truo­sos crí­me­nes que azo­ta­ron este hemis­fe­rio, don­de nues­tro país luchó no solo por el dere­cho a la inde­pen­den­cia, sino el de exis­tir como nación.

Oba­ma habló de entre­ga de tie­rras. No dice cuán­ta, ni cuán­do, ni cómo.

Las trans­na­cio­na­les yan­kis jamás renun­cia­rán al con­trol de las tie­rras, las aguas, las minas, los recur­sos natu­ra­les de nues­tros paí­ses. Sus sol­da­dos debie­ran aban­do­nar las bases mili­ta­res y reti­rar sus tro­pas de todos y cada uno de nues­tros terri­to­rios; renun­ciar al inter­cam­bio des­igual y el saqueo de nues­tras nacio­nes.

Tal vez la CELAC se con­vier­ta en lo que debe ser una orga­ni­za­ción polí­ti­ca hemis­fé­ri­ca, menos Esta­dos Uni­dos y Cana­dá. Su deca­den­te e insos­te­ni­ble impe­rio se ha gana­do ya el dere­cho a des­can­sar en paz.

Pien­so que las imá­ge­nes de la Cum­bre debie­ran con­ser­var­se bien, como ejem­plo de un desas­tre.

Dejo a un lado los escán­da­los pro­vo­ca­dos por la con­duc­ta que se atri­bu­ye a los miem­bros del Ser­vi­cio Secre­to, encar­ga­dos de la segu­ri­dad per­so­nal de Oba­ma. Ten­go la impre­sión de que el equi­po que se ocu­pa de esa tarea se carac­te­ri­za por su pro­fe­sio­na­li­dad. Fue lo que obser­vé cuan­do visi­té la ONU y ellos aten­dían a los Jefes de Esta­do. Sin duda que lo han pro­te­gi­do de quie­nes no habrían vaci­la­do en actuar con­tra él por pre­jui­cios racia­les.

Oja­lá Oba­ma pue­da dor­mir con los ojos cerra­dos aun­que sea unas horas sin que alguien le endil­gue un dis­cur­so sobre la inmor­ta­li­dad del can­gre­jo en una Cum­bre irreal.


Fidel Cas­tro Ruz
Abril 16 de 2012
7 y 40 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *