¿Gobier­na la izquier­da en El Sal­va­dor?- Her­nan­do Cal­vo Ospina

En octu­bre de 1980, ante la cri­sis social, la repre­sión gene­ra­li­za­da y la intran­si­gen­cia polí­ti­ca del gobierno de extre­ma dere­cha, cin­co orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras y sus fren­tes de masas opta­ron por la vía arma­da. Así nació, en El Sal­va­dor, el Fren­te Fara­bun­do Mar­tí de Libe­ra­ción Nacio­nal (FMLN) (1). Dos meses des­pués esta gue­rri­lla ya qui­so bus­car una sali­da polí­ti­ca al con­flic­to: pro­pu­so un diá­lo­go al gobierno esta­dou­ni­den­se del pre­si­den­te Jimmy Car­ter. Este no lo recha­zó. Enton­ces lle­gó el ase­si­na­to de cua­tro reli­gio­sas esta­dou­ni­den­ses a manos de mili­ta­res, el 2 de diciem­bre de 1980. La Casa Blan­ca se vio obli­ga­da a cor­tar las ayu­das a la Jun­ta gober­nan­te, mien­tras fun­cio­na­rios del Depar­ta­men­to de Esta­do se apro­xi­ma­ron al FMLN. Has­ta que, el 21 de enero de 1981, Ronald Reagan tomó pose­sión como pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos. Dos días des­pués orde­nó redo­blar el apo­yo mili­tar al gobierno dere­chis­ta de la Alian­za Repu­bli­ca­na Nacio­na­lis­ta (ARENA).

La Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta se ofre­ció como media­do­ra en el con­flic­to. El FMLN acep­tó la pro­pues­ta. Washing­ton pre­sio­nó a la Jun­ta para que no acep­ta­se. Y el 28 de agos­to de 1981 se pro­du­jo un impre­vis­to sin pre­ce­den­tes, que le dio otra con­no­ta­ción al con­flic­to: los gobier­nos de Fran­cia y Méxi­co reco­no­cie­ron al FMLN como “fuer­za polí­ti­ca repre­sen­ta­ti­va”. Washing­ton no se inmu­tó, pro­ce­dien­do a lan­zar una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio con­tra los del FMLN. Se tra­tó a sus miem­bros de “nar­co­te­rro­ris­tas”. El Depar­ta­men­to de Esta­do advir­tió que si la gue­rri­lla triun­fa­ba El Sal­va­dor sería otra Cam­bo­ya, pues sus diri­gen­tes eran “pol­po­tia­nos”.

En 1986 el gobierno de Reagan tam­ba­leó al esta­llar el asun­to “iran­ga­te” y el “con­tra­ga­te” (2). El ase­si­na­to de seis sacer­do­tes jesui­tas a manos del ejér­ci­to, el 16 noviem­bre de 1989, pro­vo­có una con­de­na inter­na­cio­nal uná­ni­me. La Casa Blan­ca, cues­tio­na­da a lo interno y con alia­dos des­acre­di­ta­dos, acep­tó la pro­pues­ta de Mos­cú: pidió al Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU de invo­lu­crar­se en la solu­ción del con­flic­to. Entre tan­to la oli­gar­quía sal­va­do­re­ña com­pren­dió que las Fuer­zas Arma­das no derro­ta­rían al FMLN. A su vez, la gue­rri­lla cons­ta­tó que no podría ven­cer mili­tar­men­te mien­tras Esta­dos Uni­dos per­tre­cha­ra y ase­so­ra al ejér­ci­to. Ambas par­tes com­pro­ba­ron, ade­más, que la pobla­ción civil empe­za­ba a ago­tar­se de la gue­rra. Y el nue­vo esce­na­rio geo­po­lí­ti­co inter­na­cio­nal, sur­gi­do des­pués del derrum­be de la Unión Sovié­ti­ca en diciem­bre de 1991, influ­yó sus­tan­cial­men­te. Todas estas cir­cuns­tan­cias favo­re­cie­ron la fir­ma de los acuer­dos de paz, el 16 de enero de 1992 en Cha­pul­te­pec, México.

El núme­ro de víc­ti­mas de la lar­ga gue­rra civil (1980 – 1992) se esti­ma en unos 75 000 muer­tos y de 8 000 des­apa­re­ci­dos. No hay cul­pa­bles por­que una ley de amnis­tía, exi­gi­da por el ejér­ci­to, per­mi­tió la impu­ni­dad. No exis­tió repa­ra­ción para las víctimas.

Recon­ver­ti­do en par­ti­do polí­ti­co, el FMLN con­si­guió en las elec­cio­nes de mar­zo de 1994, vic­to­rias loca­les impor­tan­tes (alcal­días) y amplia repre­sen­ta­ción en la Asam­blea Legis­la­ti­va, con­vir­tién­do­se en la pri­me­ra fuer­za de opo­si­ción. En mar­zo de 2009, Mau­ri­cio Funes, un perio­dis­ta de la CNN en espa­ñol, sim­pa­ti­zan­te del FMLN ‑pero no com­ba­tien­te- es ele­gi­do pre­si­den­te. Toma pose­sión del car­go en junio. El FMLN here­da de ese modo los inmen­sos pro­ble­mas socia­les y eco­nó­mi­cos no resuel­tos por los gobier­nos de dere­cha. Por­que, aun­que se hicie­ron impor­tan­tes refor­mas polí­ti­cas y mili­ta­res, la jus­ti­cia social, prin­ci­pal moti­vo de la gue­rra civil, se vol­vió letra mojada.

En ese con­flic­to Esta­dos Uni­dos invir­tió un millón de dóla­res dia­rios, pero para ali­men­tar la paz ha dado limos­nas. Si la gue­rra dejó al país cer­cano de la quie­bra, las medi­das neo­li­be­ra­les exi­gi­das des­pués por Washing­ton mul­ti­pli­ca­ron la pobre­za, aun­que las cifras macro­eco­nó­mi­cas sean posi­ti­vas. En 2001, El Sal­va­dor adop­tó el dólar como mone­da ofi­cial, y en 2003 fir­mó un tra­ta­do de Libre Comer­cio con Esta­dos Uni­dos. Este ha ido aca­ban­do con las media­nas y peque­ñas empre­sas, en espe­cial las dedi­ca­das al sec­tor agrí­co­la, al no tener posi­bi­li­dad de com­pe­tir con las pro­duc­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, cuyos pro­duc­tos de expor­ta­ción están subvencionados.

Con ape­nas 6,5 millo­nes de habi­tan­tes, el país tie­ne un 60% de sus habi­tan­tes en la pobre­za. Y otro tris­te record: es uno de los paí­ses con mayor vio­len­cia, al tener más de 60 homi­ci­dios por cada 100 000 habi­tan­tes. Miles de armas que­da­ron en manos de la pobla­ción, que ante la pobre­za pro­pi­cia­ron las pan­di­llas deno­mi­na­das “Maras”, dedi­ca­das a la delin­cuen­cia, cri­mi­na­li­dad y el trá­fi­co de dro­gas. Exclui­da social­men­te, par­te impor­tan­te de la niñez y la juven­tud es fuen­te inago­ta­ble para las Maras.

La situa­ción podría ser peor sin las “reme­sas fami­lia­res”. La gue­rra, pero en espe­cial la mise­ria, han hecho que unas 2,5 millo­nes de per­so­nas hayan emi­gra­do. El 95% a Esta­dos Uni­dos, con­si­de­ra­do como el “Depar­ta­men­to 15” de El Sal­va­dor. El dine­ro envia­do a los fami­lia­res cons­ti­tu­ye el 18% del Pro­duc­to Inte­rior Bru­to (PIB), superan­do en cap­ta­ción de divi­sas a la expor­ta­ción de café y a las fábri­cas de manu­fac­tu­ras, cono­ci­das como ’maqui­la­do­ras’. Cada año, esas reme­sas repre­sen­tan unos 3 500 millo­nes de dóla­res. Según datos de la orga­ni­za­ción Inter­vi­da, un 70% de las fami­lias sal­va­do­re­ñas reci­ben giros men­sua­les que osci­lan entre 210 y 425 euros, can­ti­da­des que alcan­za ape­nas para subsistir.

“La pobre­za en El Sal­va­dor tan­to rural como urba­na, no ha apa­re­ci­do en un año, y lamen­ta­ble­men­te tam­po­co des­apa­re­ce­rá en ese perío­do”, expre­só el pre­si­den­te Funes. Es cier­to. Pero lo que vie­ne rea­li­zan­do este gobierno son accio­nes más pare­ci­das a la bene­fi­cen­cia, olvi­dan­do lo que ofre­ció duran­te las elec­cio­nes. No se crean vías alter­nas que per­mi­tan el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo de la eco­no­mía. Ade­más de ser un “col­chón amor­ti­gua­dor” de más ten­sio­nes socia­les, las reme­sas tie­nen un efec­to estra­té­gi­co en la polí­ti­ca exte­rior sal­va­do­re­ña: Para seguir con­tan­do con ellas no debe con­tra­riar a Washington.

Según la infor­ma­ción fil­tra­da por Wiki­Leaks, la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se en San Sal­va­dor desa­rro­lló una estra­te­gia de seduc­ción a Mau­ri­cio Funes. La pri­me­ra acción fue una lla­ma­da que reci­bió del pre­si­den­te Barack Oba­ma, el 15 de mar­zo 2009, a pocas horas de ser ele­gi­do. En cables “secre­tos”, la emba­ja­da men­cio­nó al Depar­ta­men­to de Esta­do la emo­ción, el éxta­sis, que esto había pro­du­ci­do en Funes. La segun­da manio­bra fue la pre­sen­cia de la secre­ta­ria de Esta­do, Hillary Clin­ton, a la inves­ti­du­ra pre­si­den­cial, el pri­me­ro de junio. Ocho meses des­pués, Funes fue reci­bi­do por Oba­ma en la Casa Blan­ca, y en mar­zo 2011 el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se le devol­vió la visi­ta. Pocos enten­die­ron qué tenía de impor­tan­te El Sal­va­dor para que Oba­ma lo inclu­ye­ra en su pri­mer via­je por Amé­ri­ca Lati­na, jun­to a Bra­sil y Chi­le. Altos man­dos del Coman­do Sur, y el sub­se­cre­ta­rio de Esta­do para Asun­tos Hemis­fé­ri­cos de Esta­dos Uni­dos, Artu­ro Valen­zue­la, tam­bién visi­ta­ron a Funes.

Ha ido que­dan­do cla­ro que el coque­teo esta­dou­ni­den­se bus­ca, en lo interno, el rom­pi­mien­to de Funes con los linea­mien­tos del FMLN. En lo externo, ale­jar­lo de la influen­cia polí­ti­ca de Cuba, del pre­si­den­te san­di­nis­ta de Nica­ra­gua, Daniel Orte­ga, pero en par­ti­cu­lar del vene­zo­lano Hugo Chá­vez y sus pro­yec­tos regio­na­les. No se debe olvi­dar que jus­to el día de su pose­sión, el pre­si­den­te sal­va­do­re­ño anun­ció que res­ta­ble­ce­ría las rela­cio­nes con Cuba, rotas medio siglo atrás. Por los cables de Wiki­Leaks se cono­ce que, duran­te su visi­ta, Hillary Clin­ton dio a enten­der a Funes que en Washing­ton no se vería bien que toma­ra ese camino.

Mau­ri­cio Funes no lle­va­ba un mes como pre­si­den­te, cuan­do el 28 de junio 2009 se pro­du­jo, en Hon­du­ras, el gol­pe de Esta­do con­tra su vecino, el pre­si­den­te Manuel Zela­ya. Sor­pren­den­te­men­te, el man­da­ta­rio hon­du­re­ño había deci­di­do unir­se a la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na para las Amé­ri­cas (ALBA), lide­ra­da por Vene­zue­la y Cuba. Funes, enten­dien­do que podría correr la mis­ma suer­te, dejó en cla­ro, pocos meses des­pués, quié­nes eran sus alia­dos estra­té­gi­cos, mani­fes­tan­do que su gobierno no daría ni un solo paso hacia el ALBA, ni hacia el socia­lis­mo del siglo XXI (3). Tam­bién empe­zó a repe­tir que una cosa es el FMLN y otra su gobierno.

Entre agos­to 2003 y febre­ro 2009, El Sal­va­dor tuvo tro­pas en Iraq a pedi­do de Washing­ton. Funes fue un acé­rri­mo crí­ti­co de ello. Aho­ra el pre­si­den­te sal­va­do­re­ño ha deci­di­do enviar­las a Afga­nis­tán… Al comien­zo dijo que era en el mar­co de la reso­lu­ción de la ONU, de octu­bre 2010. Pero cables de la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se, reve­la­dos por Wiki­Leaks, seña­lan que, tres meses des­pués de haber asu­mi­do la pre­si­den­cia, Funes ya lo había deci­di­do jun­to a su minis­tro de Defen­sa, gene­ral David Mun­guía Payés. Enton­ces expli­có que la OTAN qui­so que algu­nos paí­ses cola­bo­ra­ran en la crea­ción de una fuer­za esta­bi­li­za­do­ra, y que Hillary Clin­ton le cana­li­zó esa pedi­do. “Es una alian­za estra­té­gi­ca la que tene­mos con Esta­dos Uni­dos y nos cola­bo­ra­mos mutua­men­te. De la mis­ma mane­ra en que Esta­dos Uni­dos van a cola­bo­rar en el plan de segu­ri­dad” (4). Den­tro de esa cola­bo­ra­ción en segu­ri­dad, el 10 de diciem­bre 2010 ambos paí­ses fir­ma­ron un acuer­do para pro­gra­mas de segu­ri­dad fron­te­ri­za, ope­ra­cio­nes y estra­te­gia anti­nar­có­ti­cos, pan­di­llas, etc.

Y esta cola­bo­ra­ción tra­jo la renun­cia de Manuel Mel­gar, minis­tro de Segu­ri­dad Públi­ca. Fue sus­ti­tui­do por el minis­tro de Defen­sa, Mun­guía Payés, lo que pro­vo­có una serie de pro­tes­tas de diri­gen­tes del FMLN y de orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos. Sos­tie­nen que ese nom­bra­mien­to se hizo por pre­sión de Washing­ton y que vio­la la Cons­ti­tu­ción y los acuer­dos de paz de 1992, por­que lle­va a la “mili­ta­ri­za­ción” del minis­te­rio y de la Poli­cía Nacio­nal Civil. Funes res­pon­dió que “algu­nos sec­to­res en la izquier­da no han evo­lu­cio­na­do lo sufi­cien­te y viven con tela­ra­ñas ideo­ló­gi­cas”. Pero días des­pués, el 24 de noviem­bre de 2011, reco­no­ció que Mel­gar no era del agra­do de “algu­nos sec­to­res polí­ti­cos” en Washing­ton. El ex minis­tro, cuan­do era coman­dan­te gue­rri­lle­ro, supues­ta­men­te par­ti­ci­pó en una acción don­de murie­ron cua­tro “mari­nes” esta­dou­ni­den­ses en un res­tau­ran­te de San Sal­va­dor, en 1985. Por ello, Esta­dos Uni­dos le tie­ne nega­do el visa­do. Fue noto­ria la ausen­cia de Mel­gar duran­te la visi­ta del pre­si­den­te Oba­ma, y en la cere­mo­nia de fir­ma del pro­gra­ma de coope­ra­ción de segu­ri­dad públi­ca con Esta­dos Uni­dos, el 3 de noviem­bre de 2011.

Con Mun­guía Payés, aho­ra Esta­dos Uni­dos tie­ne a alguien de con­fian­za en un car­go estra­té­gi­co, que debe lle­var las rela­cio­nes con las nume­ro­sas agen­cias ofi­cia­les que fun­cio­nan en El Sal­va­dor. De ahí, a tener el con­trol del Orga­nis­mo de Inte­li­gen­cia del Esta­do (OIE), es un paso. El OIE es la ins­ti­tu­ción –crea­da por los acuer­dos de paz- encar­ga­da de infor­mar al pre­si­den­te Funes en mate­ria polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, social y seguridad.

Aun­que el FMLN sigue apo­yan­do al pre­si­den­te Funes, es evi­den­te que impor­tan­te sec­to­res ade­lan­tan sus pro­pios pro­gra­mas inde­pen­dien­tes del gobierno. El tra­ba­jo de orga­ni­za­ción con las bases va lle­van­do a la imple­men­ta­ción de pro­yec­tos socia­les y eco­nó­mi­cos estruc­tu­ra­les, no caritativos.

El más impor­tan­te es la plan­ta de alma­ce­na­mien­to de com­bus­ti­bles “Scha­fik Hán­dal”. Situa­da en el puer­to de Aca­jutla, 85 kiló­me­tros al sur­oes­te de San Sal­va­dor, tie­ne el nom­bre del extin­to líder del FMLN, quién iba a ser el can­di­da­to a la pre­si­den­cia en las elec­cio­nes de 2009. En 2006, una vein­te­na de muni­ci­pios con alcal­días del FMLN suma­ron capi­tal y se aso­cia­ron a la esta­tal petro­le­ra de Vene­zue­la, PDVSA, crean­do la empre­sa “Alba Petró­leo de El Sal­va­dor”. El pro­pó­si­to es ven­der com­bus­ti­ble y lubri­can­tes más baratos.

Éste es el pri­mer acuer­do de coope­ra­ción ener­gé­ti­ca no sus­cri­to entre esta­dos, dada la nega­ti­va del gobierno sal­va­do­re­ño a inte­grar­se en el ALBA. La plan­ta es la más impor­tan­te de Cen­troa­mé­ri­ca, con capa­ci­dad para 350 000 barri­les de com­bus­ti­ble y 5 000 de gas licua­do, por lo tan­to podrá abas­te­cer a otras nacio­nes de la región. Se inau­gu­ró el 19 de mayo de 201. A pesar de su impor­tan­cia estra­té­gi­ca, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Funes no asistió.

NOTAS:

1) El FMLN tomó su nom­bre del diri­gen­te comu­nis­ta Agus­tín Fara­bun­do Mar­tí (1893 – 1932), dele­ga­do del Soco­rro Rojo Inter­na­cio­nal, y uno de los orga­ni­za­do­res de la insu­rrec­ción cam­pe­si­na e indí­ge­na de 1932. Ese mis­mo año fue fusi­la­do por el ejér­ci­to, sin juicio.

2) Se des­cu­brió que bue­na par­te de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res con­tra el FMLN y el gobierno revo­lu­cio­na­rio San­di­nis­ta de Nica­ra­gua se finan­cia­ban con dine­ro pro­ve­nien­te de la ven­ta ile­gal de armas al gobierno “enemi­go” de Irán.

3) Léa­se: ¿Influ­ye el gol­pe de Hon­du­ras en El Sal­va­dor? La Jor­na­da, Méxi­co, 1 de febre­ro 2010.

4) El Faro, San Sal­va­dor, 22 de agos­to 2011.

http://​hcal​vos​pi​na​.free​.fr/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​383

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.