¿Gobier­na la izquier­da en El Sal­va­dor?- Her­nan­do Cal­vo Ospi­na

En octu­bre de 1980, ante la cri­sis social, la repre­sión gene­ra­li­za­da y la intran­si­gen­cia polí­ti­ca del gobierno de extre­ma dere­cha, cin­co orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras y sus fren­tes de masas opta­ron por la vía arma­da. Así nació, en El Sal­va­dor, el Fren­te Fara­bun­do Mar­tí de Libe­ra­ción Nacio­nal (FMLN) (1). Dos meses des­pués esta gue­rri­lla ya qui­so bus­car una sali­da polí­ti­ca al con­flic­to: pro­pu­so un diá­lo­go al gobierno esta­dou­ni­den­se del pre­si­den­te Jimmy Car­ter. Este no lo recha­zó. Enton­ces lle­gó el ase­si­na­to de cua­tro reli­gio­sas esta­dou­ni­den­ses a manos de mili­ta­res, el 2 de diciem­bre de 1980. La Casa Blan­ca se vio obli­ga­da a cor­tar las ayu­das a la Jun­ta gober­nan­te, mien­tras fun­cio­na­rios del Depar­ta­men­to de Esta­do se apro­xi­ma­ron al FMLN. Has­ta que, el 21 de enero de 1981, Ronald Reagan tomó pose­sión como pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos. Dos días des­pués orde­nó redo­blar el apo­yo mili­tar al gobierno dere­chis­ta de la Alian­za Repu­bli­ca­na Nacio­na­lis­ta (ARENA).

La Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta se ofre­ció como media­do­ra en el con­flic­to. El FMLN acep­tó la pro­pues­ta. Washing­ton pre­sio­nó a la Jun­ta para que no acep­ta­se. Y el 28 de agos­to de 1981 se pro­du­jo un impre­vis­to sin pre­ce­den­tes, que le dio otra con­no­ta­ción al con­flic­to: los gobier­nos de Fran­cia y Méxi­co reco­no­cie­ron al FMLN como “fuer­za polí­ti­ca repre­sen­ta­ti­va”. Washing­ton no se inmu­tó, pro­ce­dien­do a lan­zar una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio con­tra los del FMLN. Se tra­tó a sus miem­bros de “nar­co­te­rro­ris­tas”. El Depar­ta­men­to de Esta­do advir­tió que si la gue­rri­lla triun­fa­ba El Sal­va­dor sería otra Cam­bo­ya, pues sus diri­gen­tes eran “pol­po­tia­nos”.

En 1986 el gobierno de Reagan tam­ba­leó al esta­llar el asun­to “iran­ga­te” y el “con­tra­ga­te” (2). El ase­si­na­to de seis sacer­do­tes jesui­tas a manos del ejér­ci­to, el 16 noviem­bre de 1989, pro­vo­có una con­de­na inter­na­cio­nal uná­ni­me. La Casa Blan­ca, cues­tio­na­da a lo interno y con alia­dos des­acre­di­ta­dos, acep­tó la pro­pues­ta de Mos­cú: pidió al Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU de invo­lu­crar­se en la solu­ción del con­flic­to. Entre tan­to la oli­gar­quía sal­va­do­re­ña com­pren­dió que las Fuer­zas Arma­das no derro­ta­rían al FMLN. A su vez, la gue­rri­lla cons­ta­tó que no podría ven­cer mili­tar­men­te mien­tras Esta­dos Uni­dos per­tre­cha­ra y ase­so­ra al ejér­ci­to. Ambas par­tes com­pro­ba­ron, ade­más, que la pobla­ción civil empe­za­ba a ago­tar­se de la gue­rra. Y el nue­vo esce­na­rio geo­po­lí­ti­co inter­na­cio­nal, sur­gi­do des­pués del derrum­be de la Unión Sovié­ti­ca en diciem­bre de 1991, influ­yó sus­tan­cial­men­te. Todas estas cir­cuns­tan­cias favo­re­cie­ron la fir­ma de los acuer­dos de paz, el 16 de enero de 1992 en Cha­pul­te­pec, Méxi­co.

El núme­ro de víc­ti­mas de la lar­ga gue­rra civil (1980 – 1992) se esti­ma en unos 75 000 muer­tos y de 8 000 des­apa­re­ci­dos. No hay cul­pa­bles por­que una ley de amnis­tía, exi­gi­da por el ejér­ci­to, per­mi­tió la impu­ni­dad. No exis­tió repa­ra­ción para las víc­ti­mas.

Recon­ver­ti­do en par­ti­do polí­ti­co, el FMLN con­si­guió en las elec­cio­nes de mar­zo de 1994, vic­to­rias loca­les impor­tan­tes (alcal­días) y amplia repre­sen­ta­ción en la Asam­blea Legis­la­ti­va, con­vir­tién­do­se en la pri­me­ra fuer­za de opo­si­ción. En mar­zo de 2009, Mau­ri­cio Funes, un perio­dis­ta de la CNN en espa­ñol, sim­pa­ti­zan­te del FMLN ‑pero no com­ba­tien­te- es ele­gi­do pre­si­den­te. Toma pose­sión del car­go en junio. El FMLN here­da de ese modo los inmen­sos pro­ble­mas socia­les y eco­nó­mi­cos no resuel­tos por los gobier­nos de dere­cha. Por­que, aun­que se hicie­ron impor­tan­tes refor­mas polí­ti­cas y mili­ta­res, la jus­ti­cia social, prin­ci­pal moti­vo de la gue­rra civil, se vol­vió letra moja­da.

En ese con­flic­to Esta­dos Uni­dos invir­tió un millón de dóla­res dia­rios, pero para ali­men­tar la paz ha dado limos­nas. Si la gue­rra dejó al país cer­cano de la quie­bra, las medi­das neo­li­be­ra­les exi­gi­das des­pués por Washing­ton mul­ti­pli­ca­ron la pobre­za, aun­que las cifras macro­eco­nó­mi­cas sean posi­ti­vas. En 2001, El Sal­va­dor adop­tó el dólar como mone­da ofi­cial, y en 2003 fir­mó un tra­ta­do de Libre Comer­cio con Esta­dos Uni­dos. Este ha ido aca­ban­do con las media­nas y peque­ñas empre­sas, en espe­cial las dedi­ca­das al sec­tor agrí­co­la, al no tener posi­bi­li­dad de com­pe­tir con las pro­duc­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, cuyos pro­duc­tos de expor­ta­ción están sub­ven­cio­na­dos.

Con ape­nas 6,5 millo­nes de habi­tan­tes, el país tie­ne un 60% de sus habi­tan­tes en la pobre­za. Y otro tris­te record: es uno de los paí­ses con mayor vio­len­cia, al tener más de 60 homi­ci­dios por cada 100 000 habi­tan­tes. Miles de armas que­da­ron en manos de la pobla­ción, que ante la pobre­za pro­pi­cia­ron las pan­di­llas deno­mi­na­das “Maras”, dedi­ca­das a la delin­cuen­cia, cri­mi­na­li­dad y el trá­fi­co de dro­gas. Exclui­da social­men­te, par­te impor­tan­te de la niñez y la juven­tud es fuen­te inago­ta­ble para las Maras.

La situa­ción podría ser peor sin las “reme­sas fami­lia­res”. La gue­rra, pero en espe­cial la mise­ria, han hecho que unas 2,5 millo­nes de per­so­nas hayan emi­gra­do. El 95% a Esta­dos Uni­dos, con­si­de­ra­do como el “Depar­ta­men­to 15” de El Sal­va­dor. El dine­ro envia­do a los fami­lia­res cons­ti­tu­ye el 18% del Pro­duc­to Inte­rior Bru­to (PIB), superan­do en cap­ta­ción de divi­sas a la expor­ta­ción de café y a las fábri­cas de manu­fac­tu­ras, cono­ci­das como ’maqui­la­do­ras’. Cada año, esas reme­sas repre­sen­tan unos 3 500 millo­nes de dóla­res. Según datos de la orga­ni­za­ción Inter­vi­da, un 70% de las fami­lias sal­va­do­re­ñas reci­ben giros men­sua­les que osci­lan entre 210 y 425 euros, can­ti­da­des que alcan­za ape­nas para sub­sis­tir.

“La pobre­za en El Sal­va­dor tan­to rural como urba­na, no ha apa­re­ci­do en un año, y lamen­ta­ble­men­te tam­po­co des­apa­re­ce­rá en ese perío­do”, expre­só el pre­si­den­te Funes. Es cier­to. Pero lo que vie­ne rea­li­zan­do este gobierno son accio­nes más pare­ci­das a la bene­fi­cen­cia, olvi­dan­do lo que ofre­ció duran­te las elec­cio­nes. No se crean vías alter­nas que per­mi­tan el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo de la eco­no­mía. Ade­más de ser un “col­chón amor­ti­gua­dor” de más ten­sio­nes socia­les, las reme­sas tie­nen un efec­to estra­té­gi­co en la polí­ti­ca exte­rior sal­va­do­re­ña: Para seguir con­tan­do con ellas no debe con­tra­riar a Washing­ton.

Según la infor­ma­ción fil­tra­da por Wiki­Leaks, la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se en San Sal­va­dor desa­rro­lló una estra­te­gia de seduc­ción a Mau­ri­cio Funes. La pri­me­ra acción fue una lla­ma­da que reci­bió del pre­si­den­te Barack Oba­ma, el 15 de mar­zo 2009, a pocas horas de ser ele­gi­do. En cables “secre­tos”, la emba­ja­da men­cio­nó al Depar­ta­men­to de Esta­do la emo­ción, el éxta­sis, que esto había pro­du­ci­do en Funes. La segun­da manio­bra fue la pre­sen­cia de la secre­ta­ria de Esta­do, Hillary Clin­ton, a la inves­ti­du­ra pre­si­den­cial, el pri­me­ro de junio. Ocho meses des­pués, Funes fue reci­bi­do por Oba­ma en la Casa Blan­ca, y en mar­zo 2011 el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se le devol­vió la visi­ta. Pocos enten­die­ron qué tenía de impor­tan­te El Sal­va­dor para que Oba­ma lo inclu­ye­ra en su pri­mer via­je por Amé­ri­ca Lati­na, jun­to a Bra­sil y Chi­le. Altos man­dos del Coman­do Sur, y el sub­se­cre­ta­rio de Esta­do para Asun­tos Hemis­fé­ri­cos de Esta­dos Uni­dos, Artu­ro Valen­zue­la, tam­bién visi­ta­ron a Funes.

Ha ido que­dan­do cla­ro que el coque­teo esta­dou­ni­den­se bus­ca, en lo interno, el rom­pi­mien­to de Funes con los linea­mien­tos del FMLN. En lo externo, ale­jar­lo de la influen­cia polí­ti­ca de Cuba, del pre­si­den­te san­di­nis­ta de Nica­ra­gua, Daniel Orte­ga, pero en par­ti­cu­lar del vene­zo­lano Hugo Chá­vez y sus pro­yec­tos regio­na­les. No se debe olvi­dar que jus­to el día de su pose­sión, el pre­si­den­te sal­va­do­re­ño anun­ció que res­ta­ble­ce­ría las rela­cio­nes con Cuba, rotas medio siglo atrás. Por los cables de Wiki­Leaks se cono­ce que, duran­te su visi­ta, Hillary Clin­ton dio a enten­der a Funes que en Washing­ton no se vería bien que toma­ra ese camino.

Mau­ri­cio Funes no lle­va­ba un mes como pre­si­den­te, cuan­do el 28 de junio 2009 se pro­du­jo, en Hon­du­ras, el gol­pe de Esta­do con­tra su vecino, el pre­si­den­te Manuel Zela­ya. Sor­pren­den­te­men­te, el man­da­ta­rio hon­du­re­ño había deci­di­do unir­se a la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na para las Amé­ri­cas (ALBA), lide­ra­da por Vene­zue­la y Cuba. Funes, enten­dien­do que podría correr la mis­ma suer­te, dejó en cla­ro, pocos meses des­pués, quié­nes eran sus alia­dos estra­té­gi­cos, mani­fes­tan­do que su gobierno no daría ni un solo paso hacia el ALBA, ni hacia el socia­lis­mo del siglo XXI (3). Tam­bién empe­zó a repe­tir que una cosa es el FMLN y otra su gobierno.

Entre agos­to 2003 y febre­ro 2009, El Sal­va­dor tuvo tro­pas en Iraq a pedi­do de Washing­ton. Funes fue un acé­rri­mo crí­ti­co de ello. Aho­ra el pre­si­den­te sal­va­do­re­ño ha deci­di­do enviar­las a Afga­nis­tán… Al comien­zo dijo que era en el mar­co de la reso­lu­ción de la ONU, de octu­bre 2010. Pero cables de la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se, reve­la­dos por Wiki­Leaks, seña­lan que, tres meses des­pués de haber asu­mi­do la pre­si­den­cia, Funes ya lo había deci­di­do jun­to a su minis­tro de Defen­sa, gene­ral David Mun­guía Payés. Enton­ces expli­có que la OTAN qui­so que algu­nos paí­ses cola­bo­ra­ran en la crea­ción de una fuer­za esta­bi­li­za­do­ra, y que Hillary Clin­ton le cana­li­zó esa pedi­do. “Es una alian­za estra­té­gi­ca la que tene­mos con Esta­dos Uni­dos y nos cola­bo­ra­mos mutua­men­te. De la mis­ma mane­ra en que Esta­dos Uni­dos van a cola­bo­rar en el plan de segu­ri­dad” (4). Den­tro de esa cola­bo­ra­ción en segu­ri­dad, el 10 de diciem­bre 2010 ambos paí­ses fir­ma­ron un acuer­do para pro­gra­mas de segu­ri­dad fron­te­ri­za, ope­ra­cio­nes y estra­te­gia anti­nar­có­ti­cos, pan­di­llas, etc.

Y esta cola­bo­ra­ción tra­jo la renun­cia de Manuel Mel­gar, minis­tro de Segu­ri­dad Públi­ca. Fue sus­ti­tui­do por el minis­tro de Defen­sa, Mun­guía Payés, lo que pro­vo­có una serie de pro­tes­tas de diri­gen­tes del FMLN y de orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos. Sos­tie­nen que ese nom­bra­mien­to se hizo por pre­sión de Washing­ton y que vio­la la Cons­ti­tu­ción y los acuer­dos de paz de 1992, por­que lle­va a la “mili­ta­ri­za­ción” del minis­te­rio y de la Poli­cía Nacio­nal Civil. Funes res­pon­dió que “algu­nos sec­to­res en la izquier­da no han evo­lu­cio­na­do lo sufi­cien­te y viven con tela­ra­ñas ideo­ló­gi­cas”. Pero días des­pués, el 24 de noviem­bre de 2011, reco­no­ció que Mel­gar no era del agra­do de “algu­nos sec­to­res polí­ti­cos” en Washing­ton. El ex minis­tro, cuan­do era coman­dan­te gue­rri­lle­ro, supues­ta­men­te par­ti­ci­pó en una acción don­de murie­ron cua­tro “mari­nes” esta­dou­ni­den­ses en un res­tau­ran­te de San Sal­va­dor, en 1985. Por ello, Esta­dos Uni­dos le tie­ne nega­do el visa­do. Fue noto­ria la ausen­cia de Mel­gar duran­te la visi­ta del pre­si­den­te Oba­ma, y en la cere­mo­nia de fir­ma del pro­gra­ma de coope­ra­ción de segu­ri­dad públi­ca con Esta­dos Uni­dos, el 3 de noviem­bre de 2011.

Con Mun­guía Payés, aho­ra Esta­dos Uni­dos tie­ne a alguien de con­fian­za en un car­go estra­té­gi­co, que debe lle­var las rela­cio­nes con las nume­ro­sas agen­cias ofi­cia­les que fun­cio­nan en El Sal­va­dor. De ahí, a tener el con­trol del Orga­nis­mo de Inte­li­gen­cia del Esta­do (OIE), es un paso. El OIE es la ins­ti­tu­ción –crea­da por los acuer­dos de paz- encar­ga­da de infor­mar al pre­si­den­te Funes en mate­ria polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, social y segu­ri­dad.

Aun­que el FMLN sigue apo­yan­do al pre­si­den­te Funes, es evi­den­te que impor­tan­te sec­to­res ade­lan­tan sus pro­pios pro­gra­mas inde­pen­dien­tes del gobierno. El tra­ba­jo de orga­ni­za­ción con las bases va lle­van­do a la imple­men­ta­ción de pro­yec­tos socia­les y eco­nó­mi­cos estruc­tu­ra­les, no cari­ta­ti­vos.

El más impor­tan­te es la plan­ta de alma­ce­na­mien­to de com­bus­ti­bles “Scha­fik Hán­dal”. Situa­da en el puer­to de Aca­jutla, 85 kiló­me­tros al sur­oes­te de San Sal­va­dor, tie­ne el nom­bre del extin­to líder del FMLN, quién iba a ser el can­di­da­to a la pre­si­den­cia en las elec­cio­nes de 2009. En 2006, una vein­te­na de muni­ci­pios con alcal­días del FMLN suma­ron capi­tal y se aso­cia­ron a la esta­tal petro­le­ra de Vene­zue­la, PDVSA, crean­do la empre­sa “Alba Petró­leo de El Sal­va­dor”. El pro­pó­si­to es ven­der com­bus­ti­ble y lubri­can­tes más bara­tos.

Éste es el pri­mer acuer­do de coope­ra­ción ener­gé­ti­ca no sus­cri­to entre esta­dos, dada la nega­ti­va del gobierno sal­va­do­re­ño a inte­grar­se en el ALBA. La plan­ta es la más impor­tan­te de Cen­troa­mé­ri­ca, con capa­ci­dad para 350 000 barri­les de com­bus­ti­ble y 5 000 de gas licua­do, por lo tan­to podrá abas­te­cer a otras nacio­nes de la región. Se inau­gu­ró el 19 de mayo de 201. A pesar de su impor­tan­cia estra­té­gi­ca, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Funes no asis­tió.

NOTAS:

1) El FMLN tomó su nom­bre del diri­gen­te comu­nis­ta Agus­tín Fara­bun­do Mar­tí (1893 – 1932), dele­ga­do del Soco­rro Rojo Inter­na­cio­nal, y uno de los orga­ni­za­do­res de la insu­rrec­ción cam­pe­si­na e indí­ge­na de 1932. Ese mis­mo año fue fusi­la­do por el ejér­ci­to, sin jui­cio.

2) Se des­cu­brió que bue­na par­te de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res con­tra el FMLN y el gobierno revo­lu­cio­na­rio San­di­nis­ta de Nica­ra­gua se finan­cia­ban con dine­ro pro­ve­nien­te de la ven­ta ile­gal de armas al gobierno “enemi­go” de Irán.

3) Léa­se: ¿Influ­ye el gol­pe de Hon­du­ras en El Sal­va­dor? La Jor­na­da, Méxi­co, 1 de febre­ro 2010.

4) El Faro, San Sal­va­dor, 22 de agos­to 2011.

http://​hcal​vos​pi​na​.free​.fr/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​383

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *