El socia­lis­mo abar­ca todos los aspec­tos de la vida- Manuel Tai­bo

El socia­lis­mo es un ideal a rea­li­zar por obra del pue­blo. Como aspi­ra­ción inclu­ye una trans­for­ma­ción de las ins­ti­tu­cio­nes socia­les y cul­tu­ra­les, del Esta­do Capi­ta­lis­ta, de la ense­ñan­za, del dere­cho. El socia­lis­mo supo­ne una trans­for­ma­ción de la moral bur­gue­sa, pues­to que inclu­ye una huma­ni­za­ción de las rela­cio­nes entre las cla­ses, es decir, supo­ne que los valo­res que en el capi­ta­lis­mo jerar­qui­zan la con­vi­ven­cia o subor­di­nan unos indi­vi­duos a otros dejan de cum­plir tal fun­ción pre­ci­sa­men­te por­que la pose­sión de rique­za, que es el medio de encum­brar­se y de adqui­rir valor, se les ha hecho impo­si­ble.

El socia­lis­mo no es eco­nó­mi­co sólo, abar­ca todos los aspec­tos de la vida, no es dog­ma suyo ni mucho menos que la igual­dad y el fin eco­nó­mi­co sea el supre­mo, pero va dere­cha­men­te a la revo­lu­ción eco­nó­mi­ca, segu­ro que todo lo demás se nos dará por aña­di­du­ra. El socia­lis­mo, de acuer­do con este prin­ci­pio, pone su raíz y su asien­to en la for­ma eco­nó­mi­ca de la socie­dad, en la con­fian­za de que todos los demás aspec­tos se refor­ma­rán refor­man­do el fun­da­men­tal. La moral el arte, el dere­cho, la cien­cia, la polí­ti­ca, todo des­can­sa en cimien­tos eco­nó­mi­cos, todos los carac­te­res de un pue­blo bro­tan de su estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca, esta es lo esen­cial.

Que­re­mos ir a la lucha, que­re­mos que se abra una polé­mi­ca en que, apa­rez­ca el pro­pó­si­to de ir al encuen­tro de la men­ti­ra de las Uni­ver­si­da­des comer­cia­les, la men­ti­ra de la Aca­de­mia, la men­ti­ra de la polí­ti­ca. La socia­li­za­ción de los medios de pro­duc­ción, la supre­sión de pro­duc­cio­nes de lujo, la socia­li­za­ción de los medios de comu­ni­ca­ción, la socia­li­za­ción de la salud, la socia­li­za­ción de la edu­ca­ción, la orga­ni­za­ción ver­da­de­ra del tra­ba­jo, el aho­rro del inmen­so, increí­ble­men­te inmen­so derro­che del man­te­ni­mien­to del gas­to que lle­va el man­te­ner la pro­pie­dad pri­va­da, todo esto, que es en el fon­do la razón de ser del socia­lis­mo, trae­rá con­si­go la trans­for­ma­ción del medio social, para aco­mo­dar­se al cual serán pre­ci­sas las vir­tu­des mora­les que bro­tan del espí­ri­tu de la soli­da­ri­dad y que van for­mán­do­se al calor de la unión en el espí­ri­tu del pue­blo y sus difi­cul­ta­des. Y es que cómo en la cons­ti­tu­ción eco­nó­mi­ca repo­sa la injus­ti­cia radi­cal, com­ba­tir­la es com­ba­tir por el rei­no de la Jus­ti­cia.

Toda­vía no entra en cier­tas cabe­zas de pie­dra la idea de que el socia­lis­mo es pro­duc­to de la evo­lu­ción eco­nó­mi­ca, que no se tra­ta de ali­viar la suer­te de éste o aquél, sino de favo­re­cer la trans­for­ma­ción del pro­ce­so eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta, y que el socia­lis­mo ha de ser para todos, redi­mien­do por igual al rico que el pobre, de unas mise­rias a este de otras a aquel.

Cama­ra­das Boli­va­ria­nos: El sis­te­ma es lo que hay que trans­for­mar, pero el sis­te­ma no es nada ajeno a sus com­po­nen­tes, es decir, a las cla­ses que lo inte­gran. No se tra­ta de que ambas sean víc­ti­mas de una fata­li­dad extra­ña, sino de que hay una cla­se que hace valer su pre­po­ten­cia para con­ser­var las cosas como están y otra que es revo­lu­cio­na­ria en la medi­da en que quie­re trans­for­mar la explo­ta­ción en una comu­ni­dad de tra­ba­jo.

La ver­dad es que el sín­to­ma que más espe­ran­zas infun­de a nues­tra cau­sa es el de que, a medi­da que se des­pier­ta en el pue­blo una sed de apren­der y estu­diar, den­tro de sus medios y luces, sin con­ten­tar­se con que pien­sen por él los que le explo­tan, reve­lan­do así que van adqui­rien­do con­cien­cia de su dig­ni­dad huma­na, a medi­da que esto suce­de, pare­ce que ener­va y para­li­za a la bur­gue­sía un irre­me­dia­ble horror a la cien­cia y la ver­dad. La bur­gue­sía no va en bus­ca de la ver­dad, sino de armas para rete­ner sus pri­vi­le­gios; no se des­pren­de de las liga­du­ras de unas doc­tri­nas for­ja­das para coho­nes­tar atro­pe­llos, cuan­do ya éstos apa­re­cie­ron como tales; no se sacu­de de la sofís­ti­ca retó­ri­ca, se con­ten­ta con repe­tir sim­ple­zas, con tocar a alar­ma, con echar­lo todo a baru­llo huyen­do de la luz.

—Lo que hay en el fon­do de la his­to­ria es el pen­sa­mien­to.

Las ideas cam­bian, cuan­do son sus­ti­tui­das por otras mejo­res. No debe­mos temer la liber­tad debe­mos temer a quie­nes se empe­ñan en des­truir­la.

¡Cama­ra­das no pode­mos fallar! Hacia Vene­zue­la están vol­vien­do de nue­vo los ojos y los oídos todos los pue­blos del Hemis­fe­rio. ¡SOMOS LA VOZ DE AMÉRICA!

¡Pa’lante Coman­dan­te, esta­mos con­ti­go! Lucha­re­mos, Vivi­re­mos y Ven­ce­re­mos.

Has­ta la vic­to­ria siem­pre y Patria socia­lis­ta.

¡Grin­gos Go Home! ¡Liber­tad para los cin­co héroes de la Huma­ni­dad!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *