“En Amé­ri­ca Lati­na segui­mos sien­do paí­ses en fun­ción de la lógi­ca de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta”

Entre­vis­ta de Fer­nan­do Are­llano con el ex minis­tro de Ener­gía ecua­to­riano Alber­to Acos­ta.


El inves­ti­ga­dor y exmi­nis­tro de Minas del Ecua­dor,
Alber­to Acos­ta Espi­no­sa duran­te el diá­lo­go en
Bogo­tá con el direc­tor de www​.cro​ni​con​.net,
Fer­nan­do Are­llano Ortiz.

His­tó­ri­ca­men­te el extrac­ti­vis­mo “ha sido un meca­nis­mo de saqueo, apro­pia­ción colo­nial y neo­co­lo­nial” que en el caso de Amé­ri­ca Lati­na “ha con­du­ci­do a una gene­ra­li­za­ción de la pobre­za, ha pro­du­ci­do cri­sis eco­nó­mi­cas recu­rren­tes, al tiem­po que ha con­so­li­da­do men­ta­li­da­des ren­tis­tas, pro­fun­di­zan­do la débil ins­ti­tu­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca, alen­tan­do la corrup­ción, des­es­truc­tu­ran­do las socie­da­des y comu­ni­da­des loca­les, y dete­rio­ran­do gra­ve­men­te el medio ambien­te”, expli­ca enfá­ti­ca­men­te el exmi­nis­tro y expre­si­den­te de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te del Ecua­dor, Alber­to Acos­ta Espi­no­sa.

Coau­tor del libro “Más allá del Desa­rro­llo” del Gru­po Per­ma­nen­te de Tra­ba­jo sobre Alter­na­ti­vas al Desa­rro­llo, Acos­ta Espi­no­sa ha veni­do sos­te­nien­do que en el caso de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, “somos pobres, por­que somos ricos en recur­sos natu­ra­les”. Por ello plan­tea que el reto está en “repen­sar el desa­rro­llo para lo cual es indis­pen­sa­ble dejar atrás la lógi­ca de una eco­no­mía extrac­ti­vis­ta”, median­te la tran­si­ción de “paí­ses pro­duc­to a paí­ses inte­li­gen­cia”.

Aun­que fue uno de los fun­da­do­res del movi­mien­to Alian­za País que lle­vó en 2006 a la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca del Ecua­dor a Rafael Correa Del­ga­do, desem­pe­ñán­do­se ade­más como su pri­mer minis­tro de Ener­gía, ter­mi­nó por dis­tan­ciar­se como con­se­cuen­cia de las diver­gen­cias con la polí­ti­ca mine­ro-ener­gé­ti­ca del gobierno.

Si bien reco­no­ce los avan­ces en inver­sión social y en infra­es­truc­tu­ra vial que ha logra­do la ges­tión del pre­si­den­te Correa, su anti­guo alia­do le cri­ti­ca el hecho de que en tra­tán­do­se de un gobierno pro­gre­sis­ta no haya pro­pug­na­do por un cam­bio de la matriz pro­duc­ti­va. “Segui­mos sien­do país pro­duc­to, esta­mos en el mer­ca­do mun­dial en fun­ción de la deman­da del capi­tal metro­po­li­tano. Sali­mos de la depen­den­cia petro­le­ra y esta­mos abrien­do la puer­ta a la depen­den­cia mine­ra”, se que­ja Acos­ta.

Y es que ade­más de los efec­tos nega­ti­vos en el ámbi­to medioam­bien­tal, este eco­no­mis­ta, inves­ti­ga­dor y cate­drá­ti­co uni­ver­si­ta­rio, ve en el mode­lo extrac­ti­vis­ta la inter­ven­ción direc­ta del Ban­co Mun­dial, el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) que han veni­do aupan­do en Amé­ri­ca Lati­na, des­de los ini­cios de la épo­ca neo­li­be­ral en la déca­da de los 90, la extrac­ción masi­va de recur­sos natu­ra­les, espe­cí­fi­ca­men­te en los sec­to­res mine­ro y petro­le­ro.

De esta mane­ra, afir­ma, en la región se han veni­do dan­do esque­mas alta­men­te trans­na­cio­na­li­za­dos gene­ran­do un pro­ce­so suma­men­te com­ple­jo: “la des­te­rri­to­ria­li­za­ción del Esta­do. El Esta­do se des­en­tien­de (rela­ti­va­men­te) de los encla­ves petro­le­ros o mine­ros, dejan­do por ejem­plo, la aten­ción de las deman­das socia­les a las empre­sas trans­na­cio­na­les. Esto con­du­ce a un mane­jo des­or­ga­ni­za­do y no pla­ni­fi­ca­do de esas regio­nes que, inclu­si­ve, que­dan en la prác­ti­ca muchas veces al mar­gen de las leyes nacio­na­les”.

Lo ante­rior, agre­ga Acos­ta, “con­so­li­da un ambien­te de vio­len­cia gene­ra­li­za­da, pobre­za cre­cien­te y mar­gi­na­li­dad, que desem­bo­ca en res­pues­tas mio­pes de un Esta­do poli­cial, que no cum­ple sus obli­ga­cio­nes socia­les y eco­nó­mi­cas”.

Como el mal deno­mi­na­do “desa­rro­llo” no solu­cio­nó los pro­ble­mas de jus­ti­cia social y redis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va del ingre­so, y por el con­tra­rio, for­ta­le­ció mode­los tan des­truc­ti­vos como el extrac­ti­vis­mo que en Lati­noa­mé­ri­ca vie­ne des­de la colo­nia, plan­tea la nece­si­dad de visua­li­zar pro­ce­sos de cons­truc­ción de alter­na­ti­vas cohe­ren­tes y via­bles. En ese sen­ti­do, seña­la, se requie­re “pen­sar un mode­lo más allá del desa­rro­llo” que par­ta de tran­si­cio­nes que posi­bi­li­ten la des­co­lo­ni­za­ción, la des­pa­triar­ca­li­za­ción y el ingre­so a una eta­pa posex­trac­ti­vis­ta.

Para pro­fun­di­zar en el tema, el Obser­va­to­rio Socio­po­lí­ti­co Lati­no­ame­ri­cano www​.cro​ni​con​.net dia­lo­gó con Alber­to Acos­ta duran­te su recien­te visi­ta a Bogo­tá para pre­sen­tar el libro.

Acos­ta Espi­no­sa es eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad de Colo­nia, Ale­ma­nia, con espe­cia­li­dad en eco­no­mía ener­gé­ti­ca, actual­men­te es inves­ti­ga­dor y cate­drá­ti­co de la Facul­tad Lati­no­ame­ri­ca­na de Cien­cias Socia­les (FLACSO) en Qui­to. Fue uno de los impul­so­res de la cam­pa­ña para dejar el petró­leo en tie­rra en el Par­que Nacio­nal Yasu­ní, en la región ama­zó­ni­ca de su país. Es ase­sor de orga­ni­za­cio­nes socia­les y jugó un rol de pri­me­ra línea en el ini­cio del gobierno del pre­si­den­te Correa como minis­tro de Ener­gía y Minas, pri­me­ro, y lue­go como pre­si­den­te de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que ela­bo­ró la car­ta cons­ti­tu­cio­nal ecua­to­ria­na de 2008.

- Leyen­do su libro La mal­di­ción de la abun­dan­cia se pue­de cole­gir que el auge del mode­lo extrac­ti­vis­ta con la explo­ta­ción de recur­sos mine­ro-ener­gé­ti­cos en Amé­ri­ca Lati­na es una nue­va eta­pa del mode­lo neo­li­be­ral, si se tie­ne en cuen­ta que sus impul­so­res son el Ban­co Mun­dial y el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo. ¿Es exac­ta esta lec­tu­ra?

- Pon­ga­mos en orden las ideas. El extrac­ti­vis­mo no es de nue­vo cuño, no empie­za en épo­cas recien­tes. El extrac­ti­vis­mo sur­ge hace más de 500 años cuan­do los paí­ses euro­peos en su expan­sión colo­nial nos invo­lu­cra­ron a las regio­nes de fue­ra del vie­jo con­ti­nen­te, a las que ello entre comi­llas “des­cu­brían” como pro­duc­to­res y expor­ta­do­res de mate­rias pri­mas, y ade­más como mer­ca­dos para sus pro­duc­tos manu­fac­tu­ra­dos, y de esta mane­ra, como espa­cio de amplia­ción de sus lógi­cas impe­ria­lis­tas. Ese es el pun­to de par­ti­da. No es una casua­li­dad que Cris­tó­bal Colón cuan­do se acer­ca­ba a Amé­ri­ca en su dia­rio de via­je men­cio­né 175 veces la pala­bra oro. Él decía que el oro es muy pode­ro­so, se hace teso­ro y sir­ve para sacar las áni­mas del pur­ga­to­rio, pala­bras más o menos del gran almi­ran­te. Lo que se bus­ca­ba era oro, como se bus­ca en la actua­li­dad. El capi­ta­lis­mo está en per­ma­nen­te bús­que­da de recur­sos para garan­ti­zar su exis­ten­cia: la acu­mu­la­ción del capi­tal. Toda la épo­ca colo­nial fue de una eta­pa de extrac­ción de recur­sos natu­ra­les, hay que recor­dar lo que pasó con Poto­sí, con las minas de pla­ta en Méxi­co, las esme­ral­das en Colom­bia y toda esa explo­ta­ción esta­ba en fun­ción de la acu­mu­la­ción del impe­rio espa­ñol que ter­mi­nó por finan­ciar el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo inci­pien­te. Pos­te­rior­men­te, nues­tros paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos con­ti­nua­ron como repú­bli­cas inde­pen­dien­tes den­tro de la mis­ma lógi­ca, hemos sido nacio­nes pro­duc­to­ras y expor­ta­do­ras de mate­rias pri­mas, que para ser más grá­fi­cos podría­mos deno­mi­nar como paí­ses pro­duc­to en fun­ción de la lógi­ca de acu­mu­la­ción del capi­ta­lis­mo metro­po­li­tano.

- ¿Enton­ces, qué es lo que cam­bia aho­ra?

- Lo que vemos en la actua­li­dad, y ahí vie­nen las dife­ren­cias, es que hay algu­nos paí­ses en don­de sin rene­gar del extrac­ti­vis­mo se están incor­po­ran­do algu­nos ele­men­tos intere­san­tes, nue­vos, que pudie­ron haber apa­re­ci­do en otras épo­cas.

- ¿Como por ejem­plo?

- Una mayor pre­sen­cia del Esta­do en el con­trol de la acti­vi­dad petro­le­ra y mine­ra. No es una apues­ta solo por una mayor inver­sión extran­je­ra trans­na­cio­nal sino una mayor par­ti­ci­pa­ción esta­tal de la ren­ta, esto dife­ren­cia por ejem­plo en este momen­to a Colom­bia de Ecua­dor; Vene­zue­la de Perú. Colom­bia y Perú, así como otros paí­ses de la región siguen den­tro de la lógi­ca del extrac­ti­vis­mo clá­si­co; el pre­si­den­te San­tos habla de la loco­mo­to­ra mine­ra. Mien­tras que en Ecua­dor si bien esta­mos ata­dos al extrac­ti­vis­mo tene­mos una mayor par­ti­ci­pa­ción del Esta­do, en la que se está repo­si­cio­nan­do. Hay un retorno del Esta­do en el mane­jo eco­nó­mi­co, no solo en el ámbi­to polí­ti­co.

- ¿Pero enton­ces cuál es su crí­ti­ca al esque­ma de polí­ti­ca públi­ca en esta mate­ria del gobierno del pre­si­den­te Correa? Por­que él le ha recla­ma­do públi­ca­men­te que usted lo til­da de “extrac­ti­vis­ta”…

- Esta­blez­ca­mos las dife­ren­cias. Pri­me­ro me pare­ce posi­ti­vo el retorno del Esta­do pero ello no sufi­cien­te. El retorno del Esta­do no garan­ti­za cam­bios revo­lu­cio­na­rios; una mayor par­ti­ci­pa­ción de la ren­ta mine­ra es intere­san­te pero no sufi­cien­te. No tene­mos un cam­bio de la matriz real, segui­mos sien­do país pro­duc­to, esta­mos en el mer­ca­do mun­dial en fun­ción de la deman­da del capi­tal metro­po­li­tano. Sali­mos de la depen­den­cia petro­le­ra y esta­mos abrien­do la puer­ta a la depen­den­cia mine­ra. Se ase­me­ja mucho a las épo­cas cuan­do abri­mos la puer­ta del petró­leo cuan­do se aca­bó el banano, y cómo abri­mos la puer­ta del banano cuan­do se aca­bó el cacao. Segui­mos en la mis­ma lógi­ca sumi­sa de inser­ción del mer­ca­do inter­na­cio­nal que es emi­nen­te­men­te depre­da­do­ra, gene­ra una devas­ta­ción social y una devas­ta­ción ambien­tal, de ese esque­ma no nos libe­ra­mos, con­ti­nua­mos, pro­fun­di­za­mos. Lo que yo si pue­do dife­ren­ciar es que en esta épo­ca hay un extrac­ti­vis­mo clá­si­co que tam­bién fue impul­sa­do por los neo­li­be­ra­les y el neo­ex­trac­ti­vis­mo que es lo que tene­mos en paí­ses como Ecua­dor, Vene­zue­la, Boli­via, cuyo Esta­do redis­tri­bu­ye de mejor mane­ra la ren­ta mine­ra o petro­le­ra. En ese con­tex­to no esta­mos pro­ce­san­do nin­gún esque­ma socia­lis­ta.

- ¿Es decir, lo que tene­mos en paí­ses como Ecua­dor, Boli­via y Vene­zue­la para seguir con los ejem­plos, es un Esta­do pater­na­lis­ta?

- Sí, un Esta­do pater­na­lis­ta. En esen­cia es el Esta­do pater­na­lis­ta tra­di­cio­nal por­que tene­mos una estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca que se sus­ten­ta en la ren­ta, bási­ca­men­te la ren­ta de la natu­ra­le­za. Tene­mos una socie­dad que se estruc­tu­ra en fun­ción de rela­cio­nes clien­te­la­res, y tene­mos unos gobier­nos con prác­ti­cas auto­ri­ta­rias. En Ecua­dor, para traer el caso de mi país, no hay nin­gún pro­ce­so de revo­lu­ción en el sen­ti­do estric­to de la pala­bra, hay sí, trans­for­ma­cio­nes posi­ti­vas, hay posi­cio­nes pro­gre­sis­tas.

- ¿Pero no es revo­lu­cio­na­rio una ini­cia­ti­va como la que impul­só usted des­de el Minis­te­rio de Ener­gía y Minas, la del par­que natu­ral de Yasu­ní para man­te­ner bajo tie­rra millo­nes de barri­les de petró­leo con el fin de com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co a cam­bio de una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal?

- Sí, hay ini­cia­ti­vas revo­lu­cio­na­rias ais­la­das como esa, hay cosas posi­ti­vas, sí, pero el pro­pio Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca en una decla­ra­ción públi­ca el pasa­do 15 de enero de este año afir­mó que “esta­mos hacien­do mejor las cosas sin cam­biar el mode­lo de acu­mu­la­ción, por­que no es nues­tro afán afec­tar a los ricos, nues­tro afán es cons­truir una socie­dad jus­ta y equi­ta­ti­va”. Y si uno se remi­te lue­go a las cifras y a los datos, efec­ti­va­men­te este es el gobierno que ha logra­do impul­sar la inver­sión social y la obra públi­ca en infra­es­truc­tu­ra es mag­ní­fi­ca, eso nadie lo dis­cu­te, pero tam­bién es el gobierno que mayo­res ingre­sos petro­le­ros ha teni­do en toda la his­to­ria ecua­to­ria­na, eso es una azar por­que el pre­cio del petró­leo no lo con­tro­la­mos noso­tros. Tam­bién hay que reco­no­cer­le como méri­to pro­pio que ha logra­do una mayor recau­da­ción tri­bu­ta­ria, de cua­tro mil millo­nes de dóla­res en 2006 a cer­ca de diez mil millo­nes de dóla­res en la actua­li­dad, lo que está hacien­do enton­ces es redis­tri­bu­yen­do el exce­den­te petro­le­ro, pero no hay por ejem­plo una pro­pues­ta de refor­ma agra­ria, el pre­si­den­te Correa ha dicho que no cree en ella, sino que, por el con­tra­rio, con­si­de­ra que el meca­nis­mo para que los cam­pe­si­nos acce­dan a la tie­rra es el mer­ca­do. No hay, en con­se­cuen­cia, una redis­tri­bu­ción de tie­rras, o del agua, que está tre­men­da­men­te con­cen­tra­da. Los cam­pe­si­nos en Ecua­dor repre­sen­tan el 83 o 84% de los usua­rios del agua de rie­go y con­tro­lan solo un 13% del cau­dal. Los gran­des pro­pie­ta­rios, los agro­ne­go­cios, los terra­te­nien­tes que repre­sen­tan 1% de las uni­da­des pro­duc­ti­vas agrí­co­las con­tro­lan el 63% del agua. La Cons­ti­tu­ción es muy cla­ra en su artícu­lo 312 al prohi­bir toda for­ma de pri­va­ti­za­ción del agua y no se está cum­plien­do. Es más, Correa rene­go­cia con empre­sas trans­na­cio­na­les para ampliar los pla­zos de con­ce­sión del agua en las ciu­da­des de Gua­ya­quil y Macha­la. Si nos remi­ti­mos a la con­cen­tra­ción de la rique­za en los años del gobierno del pre­si­den­te Corea hay una caí­da de ocho pun­tos del Coefi­cien­te de Gini (que mide la des­igual­dad social), lo cual es impor­tan­te, sin embar­go en la épo­ca neo­li­be­ral tam­bién cayó ocho pun­tos. Lo para­dó­ji­co es que la pobre­za en Ecua­dor cayó más en la épo­ca neo­li­be­ral que en la épo­ca de Correa y este es el gobierno que mayor can­ti­dad de ingre­sos ha teni­do en toda la his­to­ria. Yo no nie­go el esfuer­zo que hace este gobierno, está prio­ri­zan­do la inver­sión social y no el ser­vi­cio de la deu­da públi­ca, sobre todo de la deu­da exter­na, fan­tás­ti­co, feno­me­nal, pero los resul­ta­dos no son sus­tan­ti­va­men­te impor­tan­tes. En tér­mi­nos de con­cen­tra­ción, por ejem­plo, las diez empre­sas más gran­des con­tro­lan el 96% de las ven­tas en el país; la ban­ca el año pasa­do incre­men­tó sus uti­li­da­des en 52%, es cier­to que ha habi­do una mayor dis­po­ni­bi­li­dad de recur­sos, ha habi­do más cré­di­to, pero lo cier­to es que la ban­ca le esta apos­tan­do al con­su­mo. Lo que sí hay en el Ecua­dor son unos sín­to­mas hacia una trans­for­ma­ción pos­neo­li­be­ral pero de nin­gu­na mane­ra esta­mos en una tran­si­ción pos­ca­pi­ta­lis­ta, e igual suce­de en Boli­via y Vene­zue­la.

- Hable­mos enton­ces de alter­na­ti­vas…

- Lo que hay que pen­sar es en tran­si­cio­nes. No es una sali­da abrup­ta. Ecua­dor no va a salir de su depen­den­cia petro­le­ra dejan­do de pro­du­cir cru­do de la noche a la maña­na, eso está cla­ro, por­que sino se cae el gobierno, pero no pode­mos seguir amplian­do la fron­te­ra petro­le­ra por­que segui­mos des­tro­zan­do la ama­zo­nía sin resol­ver los pro­ble­mas y ahí vie­ne la Ini­cia­ti­va Yasu­ní-ITT por ejem­plo, que sí es revo­lu­cio­na­ria pero no es apo­ya­da ade­cua­da­men­te por el gobierno. Lo pri­me­ro que hay que hacer enton­ces es supe­rar cier­tas abe­rra­cio­nes que se acu­mu­la­ron a lo lar­go del tiem­po. En Ecua­dor, en el ámbi­to petro­le­ro, extrae­mos y expor­ta­mos cru­do pero como no tene­mos capa­ci­dad de refi­na­ción impor­ta­mos deri­va­dos de petró­leo, el año pasa­do 4 mil millo­nes de dóla­res y tene­mos un enor­me poten­cial hidro­ener­gé­ti­co, geo­tér­mi­co, solar, eóli­co que no apro­ve­cha­mos, que­man­do los deri­va­dos del petró­leo sub­si­dián­do­los. Lue­go tene­mos que dar paso a una refor­mu­la­ción del tema agra­rio. Sin refor­ma agra­ria no vamos a poder resol­ver los pro­ble­mas de equi­dad, de gene­ra­ción de empleo, garan­ti­zar la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria como man­da la Cons­ti­tu­ción. Tam­bién habrá que pen­sar en otro tipo de acti­vi­da­des como el turis­mo por ejem­plo, es mucho más via­ble en el cor­to y mediano pla­zo una vía como la de Cos­ta Rica que una vía como la de Vene­zue­la, Perú o Boli­via.

- ¿La refle­xión del cien­tí­fi­co social inglés David Har­vey en el sen­ti­do de que lo que se está dan­do en el mun­do es la “acu­mu­la­ción por des­po­se­sión” por par­te de los paí­ses hege­mó­ni­cos en per­jui­cio de los paí­ses del Sur es lo que esta­mos pre­sen­cian­do en Amé­ri­ca Lati­na?

- Sin lugar a dudas, una suer­te de acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria del capi­tal pero a nivel glo­bal, en el que el capi­ta­lis­mo chino está actuan­do con mucha fuer­za. En ese sen­ti­do, con­ti­nua­mos en la mis­ma sen­da, el extrac­ti­vis­mo goza de muy bue­na salud.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *