Los mons­truos hacen mons­truo­si­da­des- Flo­ren Aoiz

Evi­den­te, ¿no? Tan evi­den­te como sen­ci­lla y dra­má­ti­ca expli­ca­ción de los suce­sos que aca­ba­ron con la vida de Íñi­go Caba­cas. Se crea un cuer­po poli­cial bajo la lógi­ca de la per­se­cu­ción y el con­trol social, se adies­tra «pro­fe­sio­nal­men­te» para par­tir la cara de quien sea con­si­de­ra­do enemi­go polí­ti­co, se dota a sus miem­bros de total impu­ni­dad y se les pre­sen­ta como héroes de la «lucha con­tra el terro­ris­mo» ofre­cién­do­les ade­más ven­ta­jas eco­nó­mi­cas. Ya tie­nes un mons­truo. Es cues­tión de tiem­po des­cu­brir que tie­ne vida pro­pia y que hace mons­truo­si­da­des tan­to cuan­do quien supues­ta­men­te lo con­tro­la lo quie­re como cuan­do esto no es así. Es lo que tie­ne crear un mons­truo: hace mons­truo­si­da­des por­que ha sido pro­gra­ma­do para hacer­las.

Los inten­tos de bus­car expli­ca­cio­nes, jus­ti­fi­ca­cio­nes o excu­sas para encua­drar hechos como los de Bil­bo fallan estre­pi­to­sa­men­te si son inca­pa­ces de afron­tar esta cues­tión de fon­do. El para­dig­ma del suce­so excep­cio­nal es tan absur­do que ni siquie­ra Ares ha sido capaz de man­te­ner­lo, al citar una y otra vez a ETA en su paté­ti­co inten­to de elu­dir res­pon­sa­bi­li­da­des. El recur­so a la pala­bra mági­ca colo­ca el deba­te don­de real­men­te debe estar, en la exis­ten­cia de una estra­te­gia repre­si­va que bus­ca su ancla­je como supues­ta res­pues­ta a una acción arma­da que ya, sen­ci­lla­men­te, no exis­te.

La repre­sión nece­si­ta pre­sen­tar­se como con­se­cuen­cia pre­ci­sa­men­te por­que no lo es. Por eso nece­si­tan des­ple­gar tan­tas ope­ra­cio­nes de encu­bri­mien­to. Para ocul­tar lo que todo el mun­do ve, que des­apa­re­ci­das las supues­tas cau­sas, los efec­tos per­ma­ne­cen inal­te­ra­bles, si no no acen­tua­dos.

Ares ape­la a una ETA que no actúa para jus­ti­fi­car una vio­len­ta acción poli­cial que, por supues­to, sigue exis­tien­do. Por des­gra­cia, para algu­nas men­tes embru­te­ci­das por tan­tos años de lobo­to­mía, la mera refe­ren­cia a ETA supo­ne colo­car a Caba­cas en el cam­po de los que en el fon­do, se lo han bus­ca­do. La per­ver­si­dad y la baje­za que supo­ne acti­var esos meca­nis­mos nos da una ima­gen de la cata­du­ra de cier­tos tipa­rra­cos, algo que por otra par­te no va a sor­pren­der­nos a estas altu­ras. Y es que los mons­truos cre­ci­dos a la som­bra del «anti­te­rro­ris­mo» siguen cam­pan­do a sus anchas.

Mien­tras no se pon­ga fin a esta iner­cia, en tan­to no se afron­te la domes­ti­ca­ción y civi­li­za­ción del mons­truo, mejor dicho, de todos los mons­truos, el ries­go segui­rá ame­na­zan­do la vida social.

Por eso no pode­mos limi­tar­nos a seña­lar las res­pon­sa­bi­li­da­des de quie­nes, al menos en teo­ría, lle­van las rien­das de la fie­ra en los últi­mos tiem­pos. No fue­ron ellos quie­nes lo crea­ron ni quie­nes lo han ges­tio­na­do duran­te tan­to tiem­po con­vir­tién­do­lo en lo que hoy es. Algu­nos que aho­ra callan y miran para otro lado o has­ta cul­pan al PSOE tie­nen mucho que expli­car a nues­tra socie­dad. Y ten­drían que com­pro­me­ter­se en la nece­sa­ria mar­cha atrás.

No se tra­ta de cómo un cuer­po poli­cial repri­me a la gen­te que pro­tes­ta o sim­ple­men­te cele­bra algo, sino de poner fin a la acción repre­si­va. El deba­te no es pelo­tas de goma sí o no. El deba­te es poli­cía civil o cuer­po repre­si­vo anti­so­cial. Este es el reto a afron­tar si que­re­mos que estos hechos nun­ca vuel­van a ocu­rrir.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *