Juan Barre­to: “Hay una gue­rra civil de baja inten­si­dad de la bur­gue­sía con­tra los sec­to­res populares”

Los diri­gen­tes socia­lis­tas Iris Vare­la y Juan Barre­to –dos de los más noto­rios pro­ta­go­nis­tas de la rebe­lión que aca­bó con el gol­pe de Esta­do de abril de 2002- par­ti­ci­pa­ron en un foro sobre el tema cele­bra­do en el Tea­tro Tere­sa Carre­ño.

Barre­to cen­tró su inter­ven­ción en dis­cer­nir qué es el fas­cis­mo para empa­ren­tar esa con­di­ción con la opo­si­ción vene­zo­la­na, mane­ja­da por la burguesía.

“El fas­cis­mo, más que una doc­tri­na de la dere­cha polí­ti­ca, es un con­jun­to de com­por­ta­mien­tos ancla­dos en los pre­jui­cios”, pon­ti­fi­có Barre­to, perio­dis­ta y quien para 2002 era dipu­tado a la Asam­blea Nacio­nal. Tam­bién es pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Vene­zue­la y exal­cal­de metro­po­li­tano de Caracas,

“Más que una doc­tri­na, es un deve­nir”, profundizó.

A la bur­gue­sía la tachó de des­na­cio­na­li­za­da; es decir, es nati­va al nacer en Vene­zue­la, pero sus pen­sa­mien­tos e intere­ses están en otro lado. “Es una suer­te de tro­pa de ocupación”.

Barre­to ase­ve­ró que esta con­di­ción la hace más pro­cli­ve a la esqui­zo­fre­nia social per­ma­nen­te, y así se crean las con­di­cio­nes para ser fas­cis­ta sin saberlo.

“Leo­pol­do López y Hen­ri­que Capri­les son fas­cis­tas y yo no sé si ellos lo saben. Ellos no están min­tién­do­le a nadie; tie­nen una visión del mun­do que es así”, dijo, sin áni­mo de hacer broma.

Puso por caso la con­cep­ción que las cla­ses domi­nan­tes tie­nen de la paz. “Para ellos es repre­sión, man­te­ner con­te­ni­da la pobre­za en los már­ge­nes de exis­ten­cia” que impi­da que inva­da la ciu­dad urba­na y orde­ne, “que toda la socie­dad sea como Chacao.

“En Vene­zue­la no exis­te opo­si­ción sino un enemi­go de cla­se del pro­ce­so popu­lar. Hay una gue­rra civil de baja inten­si­dad de la bur­gue­sía con­tra los sec­to­res popu­la­res”, resumió.

En esa gue­rra, la bur­gue­sía se pro­po­ne paci­fi­car el país “aca­ban­do con noso­tros. La pro­fun­di­za­ción hace a las cla­ses medias más fas­cis­toi­des. El úni­co que pue­de garan­ti­zar la paz de los pobres y los exclui­dos es Chávez”.

Para Barre­to, todo el tra­ba­jo revo­lu­cio­na­rio tie­ne que ser rea­li­za­do como si se vivie­ra un esta­do de guerra.

“Se está vivien­do con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad bur­gue­sa y es una esta­fa que nos hace­mos a noso­tros mis­mos”, cuestionó.

Rela­tó algu­nas de las expe­rien­cias comu­ni­ta­rias en las que par­ti­ci­pa con el colec­ti­vo Ale­xis Vive, del 23 de Enero, don­de ope­ran varias empre­sas de pro­duc­ción social.

De hecho, Barre­to anun­ció que Cona­tel había auto­ri­za­do a la emi­so­ra Arse­nal (98.1 FM) para ope­rar nacio­nal­men­te y para admi­nis­trar una cableo­pe­ra­do­ra que ya tie­ne 5 mil suscripciones.

VARELA: DESAPARECER DEL MAPA POLÍTICO

“No esta­mos defen­dien­do el gobierno sino nues­tras vidas”, comen­zó Vare­la, lue­go de feli­ci­tar a Barre­to por la diser­ta­ción sobre el fascismo.

La hoy minis­tra, quien era dipu­tada en abril de 2002, indi­có que lo que la bur­gue­sía no le per­do­na a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na es que haya toma­do sus espa­cios y por los cua­les son capa­ces de matar.

Home­na­jeó a Richard Peñal­ver, Henry Aten­cio y Rafael Cabri­ces (ya falle­ci­do) por haber impe­di­do que la opo­si­ción lle­ga­ra a Mira­flo­res el 11 de abril de 2002, con la pre­ten­sión de ase­si­nar al pre­si­den­te Chávez.

Reve­ló que el día del gol­pe de Esta­do se com­pro­bó que la opo­si­ción había con­tra­ta­do fran­co­ti­ra­do­res sal­va­do­re­ños para aten­tar con­tra las per­so­nas y acu­sar el Gobierno.

Men­cio­nó el caso de un sal­va­do­re­ño que fue apre­sa­do por los revo­lu­cio­na­rios, a quien ella res­ca­tó de la gol­pi­za que el pue­blo le esta­ba dan­do y quien tenía un car­né de la Alcal­día de Cha­cao (en aquel enton­ces bajo el man­do de Leo­pol­do López) y otro de una empre­sa de segu­ri­dad del empre­sa­rio Isaac Pérez Recao, el mis­mo que se encar­gó per­so­nal­men­te de la cus­to­dia del dic­ta­dor Pedro Car­mo­na Estanga.

De aquel día recor­dó que estu­vo en Mira­flo­res has­ta que el pre­si­den­te Chá­vez se reti­ró a Fuer­te Tiu­na. Antes de que esto ocu­rrie­ra, se tro­pe­zó con el gene­ral Manuel Rosen­do (el inter­me­dia­rio de los gol­pis­tas), a quien le gri­tó traidor.

Vare­la pien­sa que la opo­si­ción acu­di­rá a la cita elec­to­ral del 7 de octu­bre para acu­mu­lar fuer­zas y des­pués “meter el zarpazo”.

Les envió un men­sa­je deter­mi­nan­te: “Reco­noz­can o no los resul­ta­dos los vamos a ven­cer y des­apa­re­cer del mapa político”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.