Dimi­tris Chris­tou­las. Enési­ma víc­ti­ma del sis­te­ma capi­ta­lis­ta- Paco Azanza

En 1492 Cris­tó­bal Colón lle­gó a Amé­ri­ca. A par­tir de aquel “des­cu­bri­mien­to”, los natu­ra­les de las tie­rras con­quis­ta­das fue­ron sal­va­je­men­te diez­ma­dos y des­po­seí­dos de sus inmen­sas rique­zas; aque­llas que, como Car­los Marx hubo denun­cia­do, con­tri­bu­ye­ron de mane­ra impor­tan­te a la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria del capi­tal, amplian­do la injus­ta y cruel divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo que carac­te­ri­zo des­de sus ini­cios al sis­te­ma capi­ta­lis­ta. El capi­tal, pues, lle­gó al mun­do “cho­rrean­do san­gre y lodo des­de la cabe­za has­ta los pies, por todos los poros”; y, tan­tos años des­pués, sigue cho­rrean­do los mis­mos ríos de injus­ti­cias, vio­len­cia y dolor; fun­da­men­tal­men­te en los paí­ses del lla­ma­do Ter­cer Mun­do, pero tam­bién en las “peri­fe­rias” de los del Primero.

Lo esta­mos vien­do todos los días. Las actua­les gue­rras de rapi­ña pro­vo­ca­das por el impe­ria­lis­mo –fase supe­rior del capi­ta­lis­mo- están gene­ran­do cien­tos de miles de víc­ti­mas mor­ta­les y saqueos de alcan­ce incal­cu­la­ble; ahí tene­mos los san­gran­tes ejem­plos de Iraq, Afga­nis­tán, Libia… Pero hoy no voy a refe­rir­me a las gue­rras con­ven­cio­na­les, sino a aque­llas “gue­rras” algo menos vio­len­tas –aun­que igual­men­te crue­les- que los gran­des capi­ta­lis­tas libran con­tra los pue­blos con el mis­mo y per­ver­so obje­ti­vo de apro­piar­se de lo que no les corresponde.

El pasa­do 4 de abril se sui­ci­dó Dimi­tris Chris­tou­las, un jubi­la­do de 77 años. Se qui­tó la vida de un dis­pa­ro en la cabe­za en la emble­má­ti­ca Pla­za Syn­tag­ma de Ate­nas, fren­te al Par­la­men­to. Según par­te de sus pala­bras manus­cri­tas en un papel, deci­dió hacer­lo “de una for­ma dig­na para no tener que ter­mi­nar hur­gan­do en los con­te­ne­do­res de basu­ra para poder sub­sis­tir”.

Gre­cia es un país que ha sido ven­di­do al gran capi­tal por un Gobierno ile­gí­ti­mo, o, lo que es lo mis­mo, por un gru­po de inhu­ma­nos indi­vi­duos que ines­cru­pu­lo­sa­men­te se han arro­ga­do una auto­ri­dad que la pobla­ción grie­ga nun­ca les ha con­ce­di­do. Por un lado, esta­mos ante una ven­ta ile­gal, y, por otro, ante la invo­lun­ta­ria adqui­si­ción de una deu­da ile­gí­ti­ma por par­te de un pue­blo que, vía “recor­tes” o “medi­das de aus­te­ri­dad”, está obli­ga­do a pagar­la –las mani­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta son habi­tual­men­te repri­mi­das por una poli­cía que igual­men­te, no lo olvi­de­mos, es paga­da el pue­blo (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​1​8​595)-. Resul­ta curio­so –y alar­man­te- cómo los famo­sos “Ajus­tes estruc­tu­ra­les” del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, que duran­te los años noven­ta fue­ron apli­ca­dos en Amé­ri­ca Lati­na y hun­die­ron eco­nó­mi­ca­men­te a no pocos de sus paí­ses, aho­ra quie­ren apli­car­los en Euro­pa, y, ade­más, pre­ten­den que los aco­ja­mos cual impres­cin­di­ble bari­ta mági­ca que va a solu­cio­nar los pro­ble­mas pro­vo­ca­dos por los pro­pios due­ños del FMI: los gran­des capitalistas.

Des­pro­vis­tos de una huma­ni­dad que nun­ca tuvie­ron, el FMI y las “auto­ri­da­des” de la UE no se andan con ton­te­rías para con el caso grie­go –tam­po­co con otros, por supues­to-. Des­de que comen­za­ron a apli­car­se las men­cio­na­das medi­das, las jubi­la­cio­nes han sido reba­ja­das entre un 15% y un 20%; los pre­cios se han ele­va­do una media del 10%; han sido nota­ble­men­te aumen­ta­dos los impues­tos; y el des­em­pleo ha lle­ga­do al 21% ‑el 50% entre la pobla­ción acti­va más joven-. Un dato muy a tener en cuen­ta y que cer­ti­fi­ca la dra­má­ti­ca situa­ción que se vive en el país heleno es que hace tan sólo tres años tenía la tasa más baja de sui­ci­dios de Euro­pa ‑2,8 casos por cada 100.000 habi­tan­tes-; en ese espa­cio de tiem­po ha aumen­ta­do un 20%. Según infor­ma­ción del dia­rio Ekathi­me­ri­ni, en los tres pri­me­ros meses del pre­sen­te año se han qui­ta­do la vida al menos 149 personas.

En bue­na lógi­ca, muchos com­pa­trio­tas de Dimi­tris Chris­tou­las afir­man que su muer­te “no fue un sui­ci­dio sino un ase­si­na­to” indu­ci­do por las drás­ti­cas medi­das adop­ta­das por un Gobierno que no ha sido ele­gi­do por el pue­blo. En cual­quier caso, lo que no cabe duda es que Dimi­tris Chris­tou­las es la enési­ma víc­ti­ma del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. “No pudis­te sopor­tar que ase­si­na­ran la liber­tad, la demo­cra­cia y la dig­ni­dad”, se lamen­tó su úni­ca hija, Emmy. Y es que tan­tos años des­pués de su naci­mien­to, el capi­tal sigue “cho­rrean­do san­gre y lodo des­de la cabe­za has­ta los pies, por todos los poros”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *