«Res­pe­tar los dere­chos de los pre­sos trae­ría un cam­bio evi­den­te»

Ramón Sola en Gara entre­vis­ta a la inter­lo­cu­ción de [email protected] [email protected][email protected] [email protected]

¿Cómo está for­ma­do el Colec­ti­vo de Pre­sos y Pre­sas Polí­ti­cos Vas­cos (EPPK)? ¿Cuál es su labor? ¿Cómo se ha ele­gi­do el nue­vo equi­po de inter­lo­cu­ción?

Mari­xol IPARRAGIRRE: EPPK lo for­ma­mos los com­pa­ñe­ros que esta­mos encar­ce­la­dos por la lucha por la liber­tad de Eus­kal Herria. En cada fase de la lucha de libe­ra­ción, los pre­sos polí­ti­cos han teni­do una orga­ni­za­ción espe­cial den­tro de la cár­cel. Duran­te el fran­quis­mo y los pri­me­ros años de la tran­si­ción, en las cár­ce­les había miem­bros de dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y arma­das, y enton­ces se reu­nían y orga­ni­za­ban su comu­ni­dad según la orga­ni­za­ción de cada uno. Con el paso de los tiem­pos, la mayo­ría del Colec­ti­vo lo for­ma­ban per­so­nas que tenían que ver con ETA. En la últi­ma déca­da, sin embar­go, a medi­da que la repre­sión se ha recru­de­ci­do, han encar­ce­la­do y cas­ti­ga­do a per­so­nas de orga­ni­za­cio­nes con tareas y ámbi­tos muy dife­ren­tes de la socie­dad. El Colec­ti­vo supo refle­jar en su seno esa reali­dad, como se cons­ta­tó en el deba­te de 2003. La misión prin­ci­pal del Colec­ti­vo es res­pal­dar, garan­ti­zan­do nues­tros dere­chos, ante la admi­nis­tra­ción car­ce­la­ria a quien está encar­ce­la­do a cau­sa de la lucha en favor de Eus­kal Herria y dar­le opor­tu­ni­dad de con­ti­nuar con su acción polí­ti­ca por enci­ma de los lími­tes que impo­ne la cár­cel, pro­fun­di­zan­do en la edu­ca­ción per­so­nal y ayu­dán­do­le a man­te­ner el nexo con Eus­kal Herria.

Jon OLARRA: Nues­tro com­pro­mi­so polí­ti­co no aca­ba en pri­sión, a nues­tra medi­da con­ti­nua­mos la lucha en favor de nues­tro pue­blo, orga­ni­za­dos en el Colec­ti­vo. Den­tro del deba­te que ini­cia­mos en octu­bre de 2011, ade­más de con­cre­tar la línea polí­ti­ca y reno­var la orga­ni­za­ción, hemos vis­to que es nece­sa­rio reno­var a los miem­bros que serán la voz del Colec­ti­vo para res­pon­der a los nue­vos tiem­pos y situa­cio­nes. Han sido ele­gi­dos inter­lo­cu­to­res del Colec­ti­vo Mikel Albi­su, Mari­xol Ipa­rra­gi­rre y Lorentxa Gimon en el Esta­do fran­cés, y Jon Ola­rra, Xabier Ale­gria y Ana­bel Egues en el Esta­do espa­ñol. Y otros cator­ce com­pa­ñe­ros, sie­te en cada esta­do, han sido nom­bra­dos como gru­po ane­xo a la inter­lo­cu­ción. Tam­bién hemos nom­bra­do un Gru­po de Apo­yo para garan­ti­zar el carác­ter de agen­te de la inter­lo­cu­ción fue­ra de la cár­cel.

¿Los pre­sos han reci­bi­do con opti­mis­mo este nue­vo tiem­po?

Mikel ALBISU: Den­tro de la cár­cel esta­mos habi­tua­dos a fil­trar con el tamiz de la dis­tan­cia los sen­ti­mien­tos inme­dia­tos, sean de ale­gría o de tris­te­za. Nadie ten­drá más ganas que noso­tros de salir de la cár­cel. Y nadie sabrá mejor que noso­tros qué lleno de difi­cul­ta­des está ese camino de sali­da. Hemos soli­do reci­bir con ale­gría y espe­ran­za cada paso dado en la lucha de libe­ra­ción. Y tam­bién hemos toma­do así este de aho­ra. Nos hemos dado cuen­ta per­fec­ta- men­te de que quie­nes han iden­ti­fi­ca­do el con­flic­to con el final de ETA se encuen­tran esco­ci­dos, que están enfa­da­dos y, aún más, asus­ta­dos con los pasos ade­lan­te dados por la izquier­da aber­tza­le y por la lucha de libe­ra­ción. Pare­ce que esto les lle­va a que­rer tor­pe­dear el pro­ce­so y la nue­va era del modo que sea. Y para todos esos que apa­re­cen como enemi­gos de la reso­lu­ción, pare­ce que no hay mejor pie­za de caza que noso­tros, los pre­sos polí­ti­cos vas­cos, para lograr ese obje­ti­vo.

Ana­bel EGUES: Cas­ti­gán­do­nos a noso­tros, les gus­ta­ría cas­ti­gar a la ciu­da­da­nía vas­ca y, a ser posi­ble, hacer des­ca­rri­lar el pro­ce­so. La madu­rez que han mos­tra­do la izquier­da aber­tza­le y el con­jun­to de la ciu­da­da­nía vas­ca en estos meses nos lle­va a mirar el nue­vo tiem­po toda­vía con mayor espe­ran­za. Con una espe­ran­za sose­ga­da e imper­tur­ba­ble. Reci­bi­mos los desa­fíos de este nue­vo tiem­po con res­pon­sa­bi­li­dad y con hones­ti­dad. Son tiem­pos de dar pasos impor­tan­tes para for­ta­le­cer la con­cien­cia nacio­nal y acti­var fuer­zas para mate­ria­li­zar los dere­chos que nos corres­pon­den, y esta­mos dis­pues­tos a vol­car el capi­tal del Colec­ti­vo en esa direc­ción.

¿La deci­sión toma­da por ETA el pasa­do 20 de octu­bre cam­bia inevi­ta­ble­men­te el pun­to de vis­ta de EPPK?

M.I: No es solo la deci­sión de ETA lo que lle­va a cam­biar el pun­to de vis­ta de EPPK. La refle­xión hecha por toda la izquier­da aber­tza­le, y tam­bién por noso­tros, trae con­si­go cam­biar el pun­to de vis­ta de las rei­vin­di­ca­cio­nes en torno a los pre­sos y el pun­to de vis­ta del Colec­ti­vo. No es nin­gún secre­to que en los ante­rio­res pro­ce­sos de diá­lo­go o nego­cia­ción los gobier­nos ponían el tema de los pre­sos enci­ma de la mesa para no afron­tar las raí­ces del con­flic­to polí­ti­co. Aho­ra está ocu­rrien­do todo lo con­tra­rio: obs­ta­cu­li­zan­do el tema de los pre­sos están inten­tan­do poner­le freno al pro­ce­so.

J.O: La deci­sión de ETA ha crea­do un nue­vo esce­na­rio para todos. Ha sido una con­se­cuen­cia más en el com­pro­mi­so con la apues­ta polí­ti­ca, no ha lle­ga­do de la noche a la maña­na. Saber que el tes­ti­go de la lucha de libe­ra­ción está en manos de toda la ciu­da­da­nía vas­ca, más que un cam­bio de pun­to de vis­ta requie­re un nivel de res­pon­sa­bi­li­dad pare­jo, y por supues­to tam­bién nos influ­ye direc­ta­men­te a noso­tros. Más que nun­ca, uti­li­zan al Colec­ti­vo como rehén polí­ti­co, nos quie­ren usar como mone­da de cam­bio, para esce­ni­fi­car una vic­to­ria.

El Colec­ti­vo fir­mó el Acuer­do de Ger­ni­ka el pasa­do 25 de setiem­bre. ¿Qué valor le con­ce­den de cara al futu­ro?

M.A: Ese pac­to nos ense­ña dón­de poner los pri­me­ros pila­res en el sue­lo pos­te­rior a la supera­ción del con­flic­to. El Acuer­do es un pun­to de par­ti­da, una herra­mien­ta de tra­ba­jo efi­caz de cara a la acu­mu­la­ción de fuer­zas, res­pon­de a una nece­si­dad y remar­ca la nece­si­dad de un acuer­do polí­ti­co que ten­ga por fina­li­dad la reso­lu­ción del con­flic­to, así como el com­pro­mi­so de hacer­lo res­pe­tar.

A.E: El Acuer­do de Ger­ni­ka es para noso­tros el prin­ci­pal refe­ren­te polí­ti­co en la direc­ción de la reso­lu­ción demo­crá­ti­ca, y bus­ca una adhe­sión social y polí­ti­ca amplia. Hay que seguir exten­dién­do­lo y for­ta­le­cién­do­lo para con­se­guir que el Esta­do se sumer­ja en el reco­rri­do de la reso­lu­ción demo­crá­ti­ca, para poner en vías de solu­ción un con­flic­to que no tie­ne 50 años, sino al menos 500. El Colec­ti­vo tie­ne su lugar ahí de modo natu­ral y por eso tam­bién noso­tros fir­ma­mos el acuer­do. En cuan­to a la situa­ción de los pre­sos, el Acuer­do defien­de nues­tros dere­chos sin chan­ta­jes.

¿Cuá­les son las situa­cio­nes más duras que viven actual­men­te los pre­sos? ¿Y de qué son con­se­cuen­cia?

M.I: Como meras per­so­nas y como pre­sos y pre­sas polí­ti­cos, tene­mos vul­ne­ra­dos nues­tros dere­chos bási­cos. Reco­no­cen nues­tra esen­cia polí­ti­ca en la medi­da en que nos cas­ti­gan de modo colec­ti­vo, al tiem­po que nos nie­gan nues­tra iden­ti­dad y nues­tras nece­si­da­des polí­ti­cas. Las situa­cio­nes más extre­mas son cono­ci­das, y por enci­ma de todo la de los com­pa­ñe­ros que sufren enfer­me­da­des gra­ves. Ahí está tam­bién la situa­ción de quie­nes han aca­ba­do la con­de­na y se les alar­ga injus­ta­men­te. Está la dis­per­sión, una medi­da que nos afec­ta a todos en una u otra medi­da. Para los pre­sos, lo más duro es ver sufrir a nues­tros fami­lia­res y ami­gos.

J.O: En el caso de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos, los cas­ti­gos aña­di­dos se apli­can per se, por­que el obje­ti­vo es des­truir­nos, si no es posi­ble polí­ti­ca­men­te, debi­li­tán­do­nos físi­ca­men­te. Los dise­ña­do­res y eje­cu­to­res de la polí­ti­ca car­ce­la­ria con­tra los pre­sos polí­ti­cos vas­cos tie­nen muy cla­ro qué están hacien­do. ¡Ahí están, por tan­to, nues­tras gra­ves urgen­cias, las urgen­cias de nues­tro pue­blo!

¿Por dón­de habría que empe­zar a cam­biar la polí­ti­ca car­ce­la­ria?

M.A: La polí­ti­ca car­ce­la­ria res­pon­de a una estra­te­gia de opre­sión. Corres­pon­de a los esta­dos des­ac­ti­var esa estruc­tu­ra opre­so­ra. Des­ac­ti­var todas las medi­das de excep­ción y res­pe­tar los dere­chos que nos corres­pon­den a los pre­sos trae­ría por sí mis­mo un cam­bio evi­den­te. En la medi­da en que en esta fase hemos hecho una apues­ta por afron­tar el con­flic­to des­de una pers­pec­ti­va demo­crá­ti­ca, es impres­cin­di­ble tam­bién que la polí­ti­ca car­ce­la­ria se ajus­te a eso. Tene­mos que hacer­les ver que lo que ha sido una herra­mien­ta de gue­rra es inacep­ta­ble ya de aquí en ade­lan­te. Pero saben que has­ta el paso más peque­ño que den ali­men­ta­ría el pro­ce­so e impul­sa­ría el nue­vo esce­na­rio, ¡ese es la quid de la cues­tión!

A.E: Aho­ra mis­mo hemos reci­bi­do la deci­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol, ves­ti­da con un dis­fraz jurí­di­co, en la que se da por bue­na la medi­da para man­te­ner secues­tra­dos sin ver­güen­za algu­na a cer­ca de 80 com­pa­ñe­ros des­de 2006. Con esta deci­sión, Espa­ña ha dado un paso ade­lan­te en el ata­que con­tra los pre­sos, y eso cuan­do le exi­gían tomar otra direc­ción la situa­ción polí­ti­ca, la deci­sión de la izquier­da aber­tza­le, nues­tra socie­dad y las voces inter­na­cio­na­les. Es un paso en con­tra del pro­ce­so abier­to. Un ata­que fron­tal con­tra la pala­bra y la volun­tad de este pue­blo, en la medi­da en que ampa­ran la cade­na per­pe­tua y for­ta­le­cen la pro­pia polí­ti­ca car­ce­la­ria. A tra­vés de estas pala­bras que­rría­mos hacer lle­gar el abra­zo y el áni­mo más enér­gi­co a todos los lucha­do­res que lle­van enci­ma ese encar­ce­la­mien­to lar­go y duro.

¿El asun­to de los pre­sos tie­ne prio­ri­dad en el pro­ce­so de reso­lu­ción gene­ral?

J.O: Sien­do el obje­ti­vo la auto­de­ter­mi­na­ción y la amnis­tía, los temas que habrá que afron­tar y solu­cio­nar, se quie­ra o no, para resol­ver el con­flic­to están cla­ra­men­te defi­ni­dos: las raí­ces del con­flic­to y las con­se­cuen­cias del con­flic­to. En esa direc­ción, sería un paso impres­cin­di­ble empe­zar des­de hoy mis­mo a sacar a la calle a los pre­sos y devol­ver a casa a los hui­dos. Supon­dría un paso cua­li­ta­ti­vo en el con­jun­to de la reso­lu­ción del con­flic­to polí­ti­co.

M.I: Dar sali­das a las con­se­cuen­cias del con­flic­to es algo que colo­ca­mos en la pri­me­ra fase del pro­ce­so demo­crá­ti­co, enten­dien­do que impul­sa el pro­ce­so polí­ti­co y le abre nue­vas opor­tu­ni­da­des. Por tan­to, sien­do la prio­ri­dad solu­cio­nar el con­flic­to, resol­ver la situa­ción de los pre­sos debe­ría ser vis­to por todos los agen­tes ‑inclui­dos los gobier­nos de Espa­ña y Fran­cia- como un apo­yo para avan­zar en esa direc­ción. EPPK está tra­ba­jan­do con ese espí­ri­tu.

¿Cómo ve el Colec­ti­vo la rei­vin­di­ca­ción de la amnis­tía? ¿Cuál es su opi­nión sobre las decla­ra­cio­nes de man­da­ta­rios espa­ño­les afir­man­do que no caben amnis­tías o indul­tos colec­ti­vos?

M.A: Los man­da­ta­rios espa­ño­les bus­can exten­der la des­ilu­sión en la ciu­da­da­nía vas­ca. Quie­ren pudrir el plan­tea­mien­to de que des­blo­quean­do la situa­ción de los pre­sos el pro­ce­so toma­ría un camino ade­cua­do e irre­ver­si­ble hacia la reso­lu­ción defi­ni­ti­va. Inten­tan fre­nar como pue­dan la velo­ci­dad del pro­ce­so. Pien­san que los pre­sos somos una herra­mien­ta apro­pia­da para ello, como rehe­nes del Esta­do. Están esce­ni­fi­can­do que en vez de pasar por una puer­ta ten­dre­mos que pasar por un embu­do con una boca cada vez más estre­cha, tan estre­cha que es impo­si­ble que una per­so­na pase por ella sin incli­nar­se y arro­di­llar­se. Pero por el momen­to, dicien­do qué no harán ellos y agrian­do y hacien­do cada día más intra­ga­ble la rece­ta de lo que ten­dría­mos que hacer noso­tros, lo úni­co que están logran­do es difi­cul­tar y debi­li­tar su posi­ción.

A.E: Somos par­ti­da­rios de la amnis­tía, pero será esté­ril igual que en 1977 si no se enca­ran las razo­nes del con­flic­to polí­ti­co, y por eso deci­mos que el pro­ce­so es inte­gral. La amnis­tía pue­de ser un pro­ce­so diná­mi­co has­ta lograr la situa­ción demo­crá­ti­ca en la que se acep­te el dere­cho a deci­dir. La amnis­tía la alcan­za­re­mos en la medi­da en que el pro­ce­so avan­ce, ¡aho­ra que empie- cen de una vez por des­blo­quear las situa­cio­nes más gra­ves!

¿Cómo y para cuán­do se con­tem­pla la excar­ce­la­ción de los pre­sos? Da la impre­sión de que se ha ins­ta­la­do un deba­te sobre si la sali­da sería indi­vi­dual o colec­ti­va. ¿EPPK acep­ta­ría la fór­mu­la emplea­da en Irlan­da, es decir, una sali­da colec­ti­va mate­ria­li­za­da caso a caso?

M.I: La per­so­na pre­sa tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad enor­me a la hora de pro­yec­tar su excar­ce­la­ción, por la pro­pia espe­ran­za y decep­ción que gene­ra ese sue­ño que se mate­ria­li­za­rá algu­na vez. Los años de cár­cel y la edad de cada uno son tam­bién fac­to­res a tener en cuen­ta. Por lo que res­pec­ta a EPPK, no hay sali­das indi­vi­dua­les; cuan­do un pre­so que es miem­bro de EPPK sale solo, sale sien­do tam­bién un com­po­nen­te de un colec­ti­vo. Hemos hecho fren­te a la cár­cel y hemos desa­rro­lla­do ahí nues­tra mili­tan­cia sien­do miem­bros de un colec­ti­vo, y tam­bién sien­do miem­bros de un colec­ti­vo cru­za­re­mos la puer­ta a la liber­tad.

J.O: Toman medi­das colec­ti­vas con­tra EPPK agi­tan­do la fal­se­dad del tra­ta­mien­to indi­vi­dua­li­za­do. Habrá que des­ac­ti­var la situa­ción actual, y la solu­ción será colec­ti­va o no será. En Irlan­da lle­ga­ron al momen­to de res­pon­der a esa pre­gun­ta en otras con­di­cio­nes. Des­pués del acuer­do polí­ti­co de Vier­nes San­to, por tan­to des­pués de levan­tar la impo­si­ción polí­ti­ca, una comi­sión inter­na­cio­nal inde­pen­dien­te ana­li­zó cuán­do y cómo sería la sali­da a la calle del colec­ti­vo. En nues­tro caso, tene­mos que for­mar nues­tro pro­pio mode­lo. Siguien­do el esque­ma de nego­cia­ción de Anoe­ta, noso­tros esta- mos situa­dos en el espa­cio nego­cia­dor entre la orga­ni­za­ción arma­da y los esta­dos, y un acuer­do amplio trae­rá la sali­da a la calle. Exten­de­mos nues­tro reco­no­ci­mien­to a ETA en lo refe­ren­te a los pasos que pue­da dar, en el espa­cio que corres­pon­de a su carril, sobre la situa­ción de los pre­sos y las excar­ce­la­cio­nes.

La acti­tud del PP y del Gobierno espa­ñol se corres­pon­de con esque­mas y estra­te­gias vie­jas, pero ¿cómo se le pue­de hacer cam­biar?

M.A: Está cla­ro que están encas­ti­lla­dos en el esque­ma vencedores/​vencidos y que no hay ras­tro alguno de inten­ción de mover­se en una fase que pue­da traer la reso­lu­ción. Están actuan­do con esque­mas vie­jos en una situa­ción nue­va. Sin embar­go, es evi­den­te el des­gas­te polí­ti­co en Eus­kal Herria de los par­ti­dos que han uti­li­za­do o defen­di­do la estra­te­gia repre­si­va. El enemi­go que­rrá esce­ni­fi­car una reso­lu­ción de medio pelo y lo nues­tro es defi­nir las ver­da­de­ras raí­ces del con­flic­to polí­ti­co y sos­te­ner­las fir­me­men­te para lle­var a nues­tro pue­blo has­ta las puer­tas de la inde­pen­den­cia!

A.E: Des­de la cár­cel reafir­ma­mos que el com­pro­mi­so que tene­mos con el pro­ce­so de libe­ra­ción es total. Median­te las ini­cia­ti­vas en la calle hay que dejar cada vez más des­nu­da esa acti­tud de quie­nes están atrin­che­ra­dos en el no. Tam­bién des­de el ámbi­to inter­na­cio­nal habrá más de un par de ojos miran­do con mucha aten­ción a todo lo que está ocu­rrien­do, y eso pue­de dar­le un gran impul­so al pro­ce­so.

¿Cómo valo­ra EPPK la capa­ci­dad de movi­li­za­ción y el com­pro­mi­so mos­tra­do por la socie­dad vas­ca, con la mani­fes­ta­ción del 7 de enero y en gene­ral?

J.O: Ha sido un rega­lo inme­jo­ra­ble para comen­zar el año. Con admi­ra­ción y con orgu­llo, ha sido una exhi­bi­ción enor­me. No pode­mos más que aplau­dir­la. Sin embar­go, la feli­ci­dad no nos cie­ga, por­que la ausen­cia de algu­nos agen­tes que­dó muy paten­te en Bil­bo, y des­de enton­ces la posi­ción polí­ti­ca de quie­nes se nega­ron a estar ahí está muy debi­li­ta­da. Sien­do satis­fac­to­ria una movi­li­za­ción de ese tama­ño, es impres­cin­di­ble seguir tra­ba­jan­do, orga­ni­zán­do­se cada uno en las estruc­tu­ras de su loca­li­dad.

M.I: Ver miles y miles de vas­cos en Bil­bo nos lle­ga de ale­gría. Gra­cias al com­pro­mi­so de esos miles y miles y con el tra­ba­jo acu­mu­la­do en años ha naci­do el movi­mien­to Herri­ra. Pue­blo a pue­blo y barrio a barrio, empu­jan­do todos jun­tos, con­se­gui­re­mos hacer­se mover lo que aho­ra pare­ce ina­mo­vi­ble.

¿Exis­te un sen­ti­mien­to de ansie­dad en torno a la espe­ran­za de salir a la calle? ¿Qué dirían a los fami­lia­res a este res­pec­to?

M.A: Hay que des­te­rrar tan­to la des­es­pe­ran­za como la espe­ran­za cie­ga, las dos. Sabe­mos por qué nos detu­vie­ron, sabe­mos por qué nos apli­can este bru­tal régi­men car­ce­la­rio y sabe­mos tam­bién que nues­tra liber­tad está estre­cha­men­te uni­da a la supera­ción de la situa­ción de opre­sión que vive Eus­kal Herria. Nos saca­rá el pue­blo.

A.E: ¿Qué decir a los fami­lia­res? Que vamos ade­lan­te jun­tos en este camino. ¿Cómo íba­mos a hacer fren­te a esta situa­ción sin ellos? Más que decir­lo, nues­tra opi­nión sobre por dón­de va el pro­ce­so de libe­ra­ción la ven refle­ja­da los fami­lia­res en noso­tros. En eso tene­mos una gran res­pon­sa­bi­li­dad, tra­ba­jan­do nues­tra mili­tan­cia polí­ti­ca y pro­fun­di­zan­do en nues­tra edu­ca­ción per­so­nal, inclu­so en las con­di­cio­nes más difí­ci­les. La liber­tad es nues­tro nor­te, y des­de el momen­to en que nos encar­ce­la­ron pre­pa­ra­mos nues­tra men­te en esa direc­ción. «Quien vive entre tinie­blas sue­ña con la luz».

¿Qué están pidien­do con­cre­ta­men­te cuan­do rei­vin­di­can el dere­cho a par­ti­ci­par en un pro­ce­so de reso­lu­ción?

M.I: Somos par­te y con­se­cuen­cia del con­flic­to polí­ti­co, y por eso rei­vin­di­ca­mos el dere­cho de par­ti­ci­par en el pro­ce­so como colec­ti­vo. Nos tie­nen cau­ti­vos en la cár­cel por nues­tro com­pro­mi­so polí­ti­co, y en con­se­cuen­cia rei­vin­di­ca­mos el dere­cho a par­ti­ci­par en la reali­dad de nues­tro pue­blo como colec­ti­vo. Por eso recla­ma­mos el esta­tus polí­ti­co, para rea­li­zar nues­tra labor polí­ti­ca en las con­di­cio­nes más ade­cua­das posi­bles. Mien­tras está pre­so, cada uno de noso­tros hace esfuer­zos por par­ti­ci­par en la vida polí­ti­ca de nues­tro pue­blo, pero nues­tra rei­vin­di­ca­ción va más lejos, en la calle que­re­mos seguir sien­do acti­vos polí­ti­cos.

J.O: Tene­mos que ser repa­tria­dos a Eus­kal Herria due­ños de todos los dere­chos, pone­mos al ser­vi­cio del pue­blo lo que somos y lo que tene­mos, por­que cree­mos que tene­mos qué decir. Todo el mun­do habla de noso­tros, de qué polí­ti­ca nos tie­nen que apli­car, de qué urgen­cias tene­mos, de qué situa­ción vivi­mos… cuan­do nadie lo sabe mejor que noso­tros; con la inter­lo- cución tene­mos voz pro­pia.

En este nue­vo tiem­po se han hecho peti­cio­nes con­cre­tas de liber­tad para quie­nes están enfer­mos o con la con­de­na cum­pli­da. Tam­bién se ha hecho una peti­ción de repa­tria­ción para todos. ¿Por qué aho­ra? ¿Y qué tipo de res­pues­ta se ha reci­bi­do?

M.I: La peti­ción la hemos hecho ofi­cial­men­te todos los miem­bros del Colec­ti­vo, por­que nos ha pare­ci­do un momen­to opor­tuno para que los gober­nan­tes den pasos en torno a las situa­cio­nes extre­mas que se viven den­tro del Colec­ti­vo. Jun­to a ello, esas peti­cio­nes han sido una demos­tra­ción de la volun­tad y la deter­mi­na­ción que tene­mos de par­ti­ci­par en un pro­ce­so de reso­lu­ción. Hacien­do esas peti­cio­nes hemos ten­di­do una mano a los esta­dos. No han que­ri­do coger­la. Si en Espa­ña nos han res­pon­di­do que no, en Fran­cia ni siquie­ra eso. Sor­pren­den­te­men­te, pare­ce que tie­nen sin deci­dir qué hacer con la cues­tión de los pre­sos en el camino hacia la reso­lu­ción del con­flic­to, y lejos de cam­biar de direc­ción siguen pro­fun­di­zan­do en la vía repre­si­va. Esas peti­cio­nes las depo­si­ta­mos cada mes en cada cár­cel.

A.E: Por nues­tra par­te, hemos lle­va­do a cabo un perio­do de lucha entre los días 9 y 13 de enero en todas las cár­ce­les, por un lado para defen­der esas ini­cia­ti­vas lan­za­das a final de año y por otro para secun­dar la movi­li­za­ción popu­lar gene­ral de Bil­bo.

La Asam­blea Nacio­nal fran­ce­sa ha apro­ba­do la opción de acer­car a los pre­sos. ¿Cómo valo­ran, en gene­ral, la posi­ción de Fran­cia en este terreno?

M.A: Fran­cia ha cum­pli­do al pie de la letra los mode­los que se le hacen lle­gar des­de las auto­ri­da­des car­ce­la­rias espa­ño­las: ais­la­mien­to, dis­per­sión, ale­ja­mien­to, siem­pre ajus­ta­do al sis­te­ma car­ce­la­rio fran­cés, que es dife­ren­te al espa­ñol. La acti­tud de Fran­cia es más bur­da. Hace tiem­po que dejó de ser una mera com­par­sa de los espa­ño­les. Ocul­ta la repre­sión con­tra el terri­to­rio vas­co que tie­ne bajo su domi­nio afir­man­do que el pro­ble­ma vas­co es algo que corres­pon­de al Esta­do espa­ñol. Aun­que no hay que per­der la espe­ran­za de sor­pre­sa, no pare­ce que, más allá de decla­ra­cio­nes, Fran­cia ten­ga inten­ción de lide­rar la solu­ción al pro­ble­ma de los pre­sos.

A.E: Polí­ti­cos de todos los par­ti­dos de Lapur­di, Behe Nafa­rroa y Zube­roa apa­re­cen preo­cu­pa­dos con el tema de los pre­sos y tam­bién con la reso­lu­ción del con­flic­to. El con­ti­nuo tra­ba­jo de hor­mi­ga de los gru­pos de apo­yo a los pre­sos y los logros que han con­se­gui­do son para qui­tar­se el som­bre­ro. Y los cam­bios de posi­ción que han con­se­gui­do del Esta­do fran­cés, aun­que sean meras decla­ra­cio­nes, dejan al Gobierno del PP cada vez más ais­la­do en su acti­tud. En cual­quier caso, no pode­mos con­cluir sin decir que lo que valen son los pasos y las accio­nes.

¿Creen que los esta­dos pue­den uti­li­zar la cues­tión de los pre­sos para defor­mar, retra­sar o inclu­so pudrir el pro­ce­so de reso­lu­ción?

M.A: En las res­pues­tas recien­tes que­da bas­tan­te cla­ro que esa es la tác­ti­ca que ha pues­to en mar­cha el Esta­do espa­ñol, al menos, en este momen­to. Están usan­do la cues­tión de algu­nas víc­ti­mas como arma arro­ja­di­za con­tra la fuer­te deman­da de la ciu­da­da­nía vas­ca en torno a los pre­sos, quie­ren poner a las víc­ti­mas como barri­ca­da en la direc­ción de la reso­lu­ción, en la espe­ran­za de que fre­na­rán así la embes­ti­da en favor de los pre­sos y que el pro­ce­so enca­lla­rá o se sal­drá de sus raí­les. Qui­zás que­rrán así ganar tiem­po para res­pon­der a las raí­ces del con­flic­to y bus­car la solu­ción, ponien­do a la izquier­da aber­tza­le en situa­ción incó­mo­da. En cual­quier caso, no es una acti­tud res­pon­sa­ble.

J.O: Como tie­nen mie­do a dar pasos polí­ti­cos, bus­can retra­sar dar pasos en el terreno de los pre­sos. Sin embar­go, saben que tar­de o tem­prano les lle­ga­rá el momen­to de ir a las bases del con­flic­to. Esto les da la opor­tu­ni­dad de avan­zar en su dis­cur­so ideo­ló­gi­co, con­ge­lan­do el pro­ce­so y vacián­do­lo de con­te­ni­do… Ahí se pue­de ubi­car el Pac­to de Esta­do fir­ma­do en el Par­la­men­to espa­ñol por PP, PSOE y PNV. Está en las manos de todos no dejar que se pudra la nue­va era his­tó­ri­ca que se ha abier­to en Eus­kal Herria. Hay que unir­se a esta lucha cada día, afron­tan­do el desa­fío todos jun­tos con fuer­za, con ilu­sión y con ganas, por­que los pasos de hoy son las nue­vas opcio­nes de maña­na. Es bási­co man­te­ner viva una fuer­te diná­mi­ca popu­lar. Ahí están las movi­li­za­cio­nes de mar­zo, hayan sido por los dere­chos de la mujer, por la ofi­cia­li­dad del eus­ka­ra o la exi­to­sa huel­ga gene­ral de los tra­ba­ja­do­res. Noso­tros secun­da­mos todas esas rei­vin­di­ca­cio­nes de denun­cia, y lla­ma­mos a que sean cada vez más pode­ro­sas y más efi­ca­ces.

¿Han teni­do algún con­tac­to con los gober­nan­tes espa­ño­les o fran­ce­ses?

M.I: No. Las últi­mas rela­cio­nes direc­tas se pro­du­je­ron en el con­tex­to del pro­ce­so de 2006. Apro­ve­chan­do esta entre­vis­ta, hace­mos un lla­ma­mien­to a los res­pon­sa­bles de los dos gobier­nos, el fran­cés y el espa­ñol, para que se reúnan con la inter­lo­cu­ción de EPPK y abor­de­mos el res­pe­to a nues­tros dere­chos y su mate­ria­li­za­ción. Les empla­za­mos a que actúen con serie­dad, a que tomen con­tac­to con noso­tros. Res­pe­tan­do nues­tros dere­chos demo­crá­ti­cos bási­cos, nos tie­nen lis­tos para hablar y para dar pasos, tene­mos el man­da­to de EPPK.

Es evi­den­te que la polí­ti­ca car­ce­la­ria no ha hecho des­apa­re­cer el Colec­ti­vo. Sin embar­go, ¿cuán­to daño ha sufri­do? Hay muchos pre­sos, una dis­per­sión enor­me, gra­ves casos de ais­la­mien­to, 62 pre­sos lle­van más de 20 años en pri­sión… ¿Qué efec­to tie­ne todo ello?

A.E: Man­te­ner­nos fir­mes es nues­tra mayor vic­to­ria. La cohe­ren­cia polí­ti­ca ha traí­do como cos­te la pér­di­da de la pro­pia vida de algu­nos com­pa­ñe­ros, y eso pro­vo­ca dolor en todos noso­tros. El peso de la inde­fen­sión es gran­de, en las situa­cio­nes de ais­la­mien­to, en las kun­das [tras­la­dos], y qué decir de cuan­do tie­nes la con­de­na a pun­to de aca­bar y te dicen que no sal­drás, o cuan­do estás enfer­mo y no reci­bes la aten­ción médi­ca que nece­si­tas… Que la fami­lia ten­ga que sopor­tar los efec­tos de la dis­per­sión, cada kiló­me­tro que hacen, los ries­gos de la carre­te­ra… todo eso nos pro­vo­ca mucho dolor.

M.A: Los núme­ros de este sufri­mien­to son cada vez más cono­ci­dos gra­cias al tra­ba­jo con­ti­nuo de los gru­pos de soli­da­ri­dad con los pre­sos. En cuan­to al Colec­ti­vo, el ata­que que sufre es enor­me, y hace 30 años nadie hubie­ra creí­do que aguan­ta­ría el cha­pa­rrón puni­ti­vo que le ha caí­do enci­ma. Tan­to la dis­per­sión como los ata­ques que han reci­bi­do los gru­pos de soli­da­ri­dad con los pre­sos y los abo­ga­dos han deja­do al Colec­ti­vo en situa­ción de inde­fen­sión más de una vez. Pero EPPK está vivo, ha resis­ti­do. El Gobierno espa­ñol no quie­re que la libe­ra­ción de los pre­sos qui­te cre­di­bi­li­dad y afee el rela­to que quie­ren cons­truir, y teme tam­bién ver tra­ba­jan­do en la calle por la liber­tad de Eus­kal Herria a toda la expe­rien­cia polí­ti­ca y la capa­ci­dad que tie­nen ence­rra­da entre los muros de las cár­ce­les.

¿Qué hay del deba­te ini­cia­do en seno del Colec­ti­vo? ¿Para cuán­do se espe­ran las con­clu­sio­nes?

J.O: El Colec­ti­vo es un ser vivo, par­te de la izquier­da aber­tza­le, par­te de un pue­blo, y en con­se­cuen­cia está siem­pre en un deba­te polí­ti­co per­ma­nen­te y diná­mi­co. Con esta entre­vis­ta esta­mos dan­do a cono­cer un paso impor­tan­te a nivel orga­ni­za­ti­vo; la desig­na­ción de la repre­sen­ta­ción e inter­me­dia­ción del Colec­ti­vo. Pre­ci­sa­men­te, reno­var el modo de orga­ni­za­ción de EPPK ha sido el obje­ti­vo de la pri­me­ra fase del deba­te. En un segun­do gol­pe dare­mos a cono­cer ante la socie­dad vas­ca las con­clu­sio­nes polí­ti­cas, en esta mis­ma pri­ma­ve­ra. El deba­te está sien­do impor­tan­te, por­que hemos teni­do capa­ci­dad de lle­var­lo ade­lan­te por enci­ma de obs­tácu­los y de seve­ras con­di­cio­nes repre­si­vas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *