«Pitu», pre­sen­te- Xabier Sil­vei­ra

No recuer­do haber­nos cono­ci­do cara a cara, pero tam­po­co pue­do des­car­tar­lo. Ade­más, eso no impor­ta. Lo que cuen­ta es lo que sien­to y sien­to que he per­di­do un ami­go. Que han mata­do a un ami­go.

El amar­gor de esta pena lo cono­cía ya antes, este sabor a impo­ten­cia, este olor a muer­te que des­pren­de cada infor­ma­ti­vo escru­pu­lo­sa­men­te mani­pu­la­do con el úni­co fin de enga­ñar a la masa. Lo que pasa es que esta vez el sen­ti­mien­to es encon­tra­do sin ni siquie­ra haber­lo bus­ca­do. La milon­ga de que ETA baje la per­sia­na sea sinó­ni­mo de ausen­cia de vio­len­cia que­da paten­te una vez más aun­que el pre­cio a pagar por ello sea otra vez des­me­su­ra­do, des­com­pen­sa­do; tan caro que te han mata­do.

Pero es que te han mata­do los que se auto­de­no­mi­nan defen­so­res de la vida, los que se hacen lla­mar demó­cra­tas; esos que a todo el que no se tra­gue su fal­sa decen­cia lo tachan de terro­ris­ta, de vio­len­to, de ase­sino. Y ¿quién si no ellos siem­bra el terror, emplea la vio­len­cia y ase­si­na a su anto­jo? ¡Asque­ro­sos!

Impu­nes bajo el negro de su mas­ca­ra matan por la espal­da sin tener que dar la cara. Matan por nada, a san­gre fría, sin parar­se a pen­sar. Se bajan y dis­pa­ran, a dar, a matar. Y te han mata­do. ¡Ase­si­nos!

Y, fal­ta­ría más, el máxi­mo res­pon­sa­ble de tu muer­te, Rodol­fo Ares, ni cor­to ni pere­zo­so sale a la pales­tra min­tien­do como un bella­co para en un prin­ci­pio sal­var el culo a sus secua­ces y más tar­de decir que pon­drá todo su «empe­ño per­so­nal» en que la inves­ti­ga­ción abier­ta se lle­ve a cabo «pese a quien pese» y «has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias» para que «se depu­ren todas las res­pon­sa­bi­li­da­des corres­pon­dien­tes, si las hubie­ra». Esto no hace más que rati­fi­car su total irres­pon­sa­bi­li­dad y abso­lu­ta fal­ta de ver­güen­za. Ase­sino y men­ti­ro­so. Des­de el pri­mer día en que ocu­pó el car­go de máxi­mo res­pon­sa­ble de Inte­rior ha que­da­do de mani­fies­to que seme­jan­te espé­ci­men no debe ni pue­de ejer­cer tal fun­ción. Pero ha teni­do que pasar­te a ti esto para que los que deci­dan qué está bien y qué esta mal alcen sus bra­zos al cie­lo y pidan res­pon­sa­bi­li­da­des. Si lo hubie­ran hecho antes ‑y moti­vos había de sobra‑, posi­ble­men­te, esta­rías pre­pa­rán­do­te para cele­brar el pase a la final de Euro­pa Lea­gue.

Pero no va a poder ser. Aun­que no me cabe la menor duda de que esta­rás pre­sen­te en todos y cada uno de los par­ti­dos que dis­pu­te el Ath­le­tic. Pre­sen­te, con una fuer­za tal que tus ase­si­nos nota­rán tu pre­sen­cia, tu alien­to en su nuca y no podrán res­pi­rar. Inten­ta­rán borrar tu ima­gen de su men­te, pero tu silue­ta y tu son­ri­sa los per­se­gui­rán eter­na­men­te. Dor­mi­rán soñan­do que cuan­do des­pier­ten no esta­rás, pero des­per­ta­rán y esta­rás.

Por­que esta­rás pre­sen­te eter­na­men­te.

En la memo­ria colec­ti­va de este des­ga­rra­dor país, pre­sen­te; en cual­quier lugar del pla­ne­ta don­de sica­rios paga­dos con impues­tos ase­si­nan a ino­cen­tes, pre­sen­te; en cada uno de los esta­dios don­de poli­cías ejer­cen de mato­nes, pre­sen­te; y en nues­tros cora­zo­nes y men­tes, eter­na­men­te, pre­sen­te.

Beti arte Iñi­go, gugan bizi­ko zara. Pre­sen­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *