La milon­ga del señor Ares- Mikel Ari­za­le­ta

El Con­se­je­ro de Inte­rior del Gobierno vas­co ama­ne­ció muy tar­de con su expli­ca­ción sobre la muer­te de Iñi­go Caba­cas Lice­ran­zu, joven en coma des­de el jue­ves y muer­to el lunes por pelo­ta­zos de su ertzain­tza, como ya vie­ron in situ muchos tes­ti­gos pre­sen­cia­les en la cele­bra­ción de la eli­mi­na­ción del Schal­ke 04.

Y su expli­ca­ción sonó a milon­ga, como sue­na a menu­do cuan­do cali­fi­ca como “res­pues­tas pro­por­cio­na­das de sus chi­cos ante pro­vo­ca­cio­nes de ener­gú­me­nos” lo que a menu­do los pre­sen­tes des­cri­ben como “raz­zias bes­tia­les y sin sen­ti­do de fuer­zas poli­cia­les enmas­ca­ra­das y fue­ra de con­trol”. Algu­nos medios, sumi­sos y ple­ga­dos, sue­len des­cri­bir la esce­na ‑dan­do cober­tu­ra al des­mán- con un “se vie­ron obli­ga­dos a inter­ve­nir”.

Hay tes­ti­gos que vie­ron a ertzai­nas embo­za­dos fue­ra de con­trol

Pero hay tes­ti­gos que vie­ron y oye­ron más. Que vie­ron a ertzai­nas embo­za­dos fue­ra de con­trol y a man­dos pidien­do tiem­po para cal­mar a sus núme­ros. Y esto se repi­te, no es la pri­me­ra vez que ocu­rre tras un par­ti­do de fút­bol o en otras oca­sio­nes y cir­cuns­tan­cias. Más que apa­ci­gua­do­res y res­ta­ble­ce­do­res de la con­vi­ven­cia apa­re­cen como pro­vo­ca­do­res de albo­ro­to y mala leche.

Si el rela­to del con­se­je­ro Sr. Ares sue­na a milon­ga y cien­cia fic­ción los medios que emplean sus agen­tes, ile­gal­men­te anó­ni­mos e indo­cu­men­ta­dos, son corro­si­vos y trans­gre­so­res de dere­chos huma­nos. Los embo­za­dos se mues­tran a juz­gar por sus rela­tos, con­tes­ta­cio­nes y actua­cio­nes, aun­que gran­des y for­ta­cho­nes, de per­fíl inte­lec­tual y emo­cio­nal bajo, care­cien­do de la talla huma­na reque­ri­da.

Y ante el tal para cual no cabe resig­na­ción, se requie­ren nue­vos man­dos y nue­vos per­fi­les, agen­tes con ros­tro humano.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *