La lucha polí­ti­ca es para tomar el poder- Iña­ki Gil de San Vicente

  1. Nue­vas modas ideológicas
  2. Algu­nas refe­ren­cias históticas
  3. Feti­chis­mo parlamentario
  4. Que es la polí­ti­ca radical
  5. El con­tex­to de la ación política
  6. Demo­ra­cía ciu­da­da­na con­tra polí­ti­ca radical
  7. Lími­tes de la demo­cra­cia ciudadana
  8. Des­po­li­ti­za­ción ciu­da­da­na y pro­pie­dad privada
  9. Luchar en las entra­ñas del monstruo

1. NUEVAS MODAS IDEOLÓGICAS

Com­pren­do que en los tiem­pos que corren el tajan­te títu­lo de la ponen­cia sue­ne a nos­tal­gia bol­che­vi­que, a uto­pis­mo ultra­rre­vo­lu­cio­na­rio. A sim­ple vis­ta, pare­ce que no es el momen­to de actua­li­zar el pro­ble­ma del poder, de sacar a la luz la cues­tión deci­si­va: ¿quién man­da y para qué? Pero, por otro lado, la ace­le­ra­da y cre­cien­te impo­si­ción auto­ri­ta­ria de medi­das fero­ces con­tra los pue­blos tra­ba­ja­do­res para faci­li­tar la recu­pe­ra­ción del bene­fi­cio capi­ta­lis­ta, esta reali­dad que cada día se con­fir­ma más y más sim­ple­men­te con leer en la pren­sa la cas­ca­da de noti­cias al res­pec­to, nos enfren­ta al poder esta­tal, al poder de buro­cra­cias para­es­ta­ta­les y extra­es­ta­les estre­cha­men­te conec­ta­das con ins­ti­tu­cio­nes impe­ria­lis­tas, con los muy redu­ci­dos núcleos del poder finan­cie­ro y de las gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les estre­cha­men­te rela­cio­na­das con los Esta­dos imperialistas.

Detrás de la «mano invi­si­ble» del mer­ca­do se encuen­tra la zar­pa de ace­ro de la OTAN, de la mis­ma for­ma que los gobier­nos pasan y la patro­nal, la judi­ca­tu­ra y la poli­cía per­ma­ne­cen. Los Esta­dos par­ti­cu­la­res cam­bian al son de las nece­si­da­des de la acu­mu­la­ción de capi­tal en los terri­to­rios que con­tro­lan, pero el Esta­do-en-sí, como apa­ra­to que cen­tra­li­za con visión estra­té­gi­ca todas las vio­len­cias nece­sa­rias para man­te­ner vivo el capi­ta­lis­mo, para suje­tar, alie­nar y derro­tar a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y man­te­ner opri­mi­das a la nacio­nes ocu­pa­das, este Esta­do-en-sí, per­ma­ne­ce. Ade­más, la mis­ma lógi­ca buro­crá­ti­ca inhe­ren­te al poder esta­tal hace que auto­ge­ne­re con­cien­cia-para-sí, es decir, ade­más de ser Esta­do-en-sí, es al mis­mo tiem­po Esta­do-para-sí, con con­cien­cia de su auto­no­mía rela­ti­va fren­te al blo­que de cla­ses domi­nan­te al que obe­de­ce en los obje­ti­vos del capi­tal y con con­cien­cia de que debe obe­de­cer sobre todo a la frac­ción más pode­ro­sa de la bur­gue­sía. Es duran­te las cri­sis pro­fun­das cuan­do el Esta­do-en-sí, que apa­ren­ta­ba ser un autó­ma­ta, resur­ja como Esta­do-para-sí, des­ple­gan­do inclu­so al máxi­mo su estre­me­ce­dor poder con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, terrorista.

Des­de la déca­da de 1970 se actua­li­za­ron dife­ren­tes tesis clá­si­cas sobre el debi­li­ta­mien­to de los Esta­dos, sobre su inevi­ta­ble des­apa­ri­ción ante el nue­vo cur­so de la eco­no­mía y de la socie­dad, sobre «menos Esta­do y más Mer­ca­do», sobre su inca­pa­ci­dad para con­tro­lar y diri­gir los múl­ti­ples y com­ple­jos macro­po­de­res capi­la­res que se entre­te­jen en el seno de la socie­dad, etcé­te­ra. La cas­ta inte­lec­tual pro­gre olvi­dó -¿por mie­do, por inte­rés cor­po­ra­ti­vo, por dine­ro, por inca­pa­ci­dad para com­pren­der la lógi­ca de la lucha de cla­ses, por todo esto a la vez?- la deci­si­va inter­ven­ción del Esta­do en la repre­sión y derro­ta de la olea­da pre­rre­vo­lu­cio­na­ria ini­cia­da a fina­les de la déca­da de 1960, sim­bo­li­za­da en el mayo 68, y se lan­zó a diva­gar sobre la des­apa­ri­ción del Esta­do y del poder, de las cla­ses y de su lucha, de la polí­ti­ca, etcé­te­ra, pre­ci­sa­men­te cuan­do el impe­ria­lis­mo lan­za­ba una de sus más sal­va­jes ofen­si­vas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias mun­dia­les con­tra las gue­rras de libe­ra­ción nacio­nal y con­tra el blo­que de la URSS, cuan­do el neo­li­be­ra­lis­mo se expan­día en el inte­rior de los capi­ta­lis­mos más pode­ro­sos tras su ate­rra­do­ra vic­to­ria aho­gan­do en san­gre al Gobierno Popu­lar de Allen­de en Chi­le, cuan­do las bur­gue­sías nor­te­ame­ri­ca­na y bri­tá­ni­ca apli­ca­ron el poder de sus Esta­dos para impo­ner al mun­do la des­re­gu­la­ción total de los flu­jos finan­cie­ros y dic­ta­ron el sinies­tro Con­sen­so de Washington.

A par­tir de aquí y sobre este gran glo­bo infla­do de vacío teó­ri­co sus­tan­ti­vo, se desa­rro­lla­ron otras ramas que se nutrían de las mis­mas fuen­tes. Vacío teó­ri­co sus­tan­ti­vo quie­re decir que las apor­ta­cio­nes que se hicie­ron, y las hubo, por ejem­plo las tesis fou­caul­tia­nas de los micro­po­de­res capi­ta­le­res, la crí­ti­ca del dog­ma­tis­mo esta­li­nis­ta y de mono­li­tis­mo, la defen­sa de los «nue­vos movi­mien­tos socia­les», la crí­ti­ca de la razón euro­cén­tri­ca, la dia­léc­ti­ca entre lo indi­vi­dual y lo colec­ti­vo, etcé­te­ra, sin embar­go no lle­ga­ban a la raíz del pro­ble­ma, a saber, la uni­dad triá­di­ca for­ma­da por la pro­pie­dad, el poder y el Esta­do. No lle­ga­ron a lo sus­tan­ti­vo del capi­tal y se que­da­ron en la crí­ti­ca de sus for­mas exter­nas, valio­sa crí­ti­ca, pero super­fi­cial. Roto el baluar­te defen­si­vo últi­mo de toda pra­xis revo­lu­cio­na­ria, el de la nece­si­dad de tras­cen­der his­tó­ri­ca­men­te esa tría­da uni­ta­ria, pron­to avan­za­ron por esa bre­cha las ideas post­mo­der­nas, e inten­tos de apli­car a la socie­dad capi­ta­lis­ta adap­ta­cio­nes de las teo­rías de los jue­gos, del caos, de la com­ple­ji­dad, de los sistemas.

Com­pren­de­mos aho­ra el ori­gen de la atmós­fe­ra ideo­ló­gi­ca domi­nan­te que faci­li­ta que duran­te los últi­mos años varias modas inte­lec­tua­les sos­ten­gan que se pue­de cam­biar el mun­do sin tomar el poder, que se pue­de avan­zar en la demo­cra­cia y en los dere­chos socia­les sin luchar abier­ta­men­te por la des­truc­ción del poder de la bur­gue­sía y por la cons­truc­ción de un poder revo­lu­cio­na­rio, es más, que afir­men que inten­tar­lo sería un error por­que tar­de o tem­prano resur­gi­rían todos los vicios y erro­res auto­ri­ta­rios de las buro­cra­cias inhe­ren­tes al poder en sí, a cual­quier for­ma de poder. Se sos­tie­ne que la acu­mu­la­ción de accio­nes colec­ti­vas, del «hacer común», irá des­ba­ra­tan­do la estruc­tu­ra del poder abrien­do los sen­de­ros para «cam­biar el mundo».

Tam­bién se dice que ya no hace fal­ta la orga­ni­za­ción polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria por­que se han pro­du­ci­do cam­bios cua­li­ta­ti­vos en nues­tra «socie­dad» que la dife­ren­cia del «vie­jo capi­ta­lis­mo»: las redes socia­les, Inter­net y las nue­vas tec­no­lo­gías (NTC), la apa­ri­ción de la «mul­ti­tud» y de la «ciu­da­da­nía radi­cal», la mul­ti­di­vi­sión y mul­ti­es­tra­ti­fi­ca­ción de los «nue­vos suje­tos», la des­ver­te­bra­ción o total inver­te­bra­ción social a raíz de la «des­te­rri­to­ria­li­za­ción» del sis­te­ma pro­duc­ti­vo que se difu­mi­na debi­do a la «pro­duc­ción inma­te­rial» y a la «eco­no­mía de la inte­li­gen­cia», al impac­to de la finan­cia­ri­za­ción y de la mun­dia­li­za­ción del mer­ca­do. A la vez, se nos dice que el Esta­do va cedien­do poder ante el ascen­so de la «gober­nan­za mun­dial» más apta para regu­lar los «flu­jos del cono­ci­mien­to», o cedien­do ante un nue­vo «impe­rio» que no sería sino la encar­na­ción de la teo­ría kauts­kia­na del «super­im­pe­ria­lis­mo». Por esto y por más, las for­mas tra­di­cio­na­les de «hacer polí­ti­ca» han que­da­do obso­le­tas y supe­ra­das por la «acción ciudadana».

Otras modas, simi­la­res a las ante­rio­res, creen que se pue­de avan­zar a la libe­ra­ción nacio­nal y social de un pue­blo opri­mi­do median­te la cons­truc­ción de una espe­cie de «nación para­le­la» a la exis­ten­te, que se iría crean­do den­tro de ésta pero a la vez fue­ra, median­te la pacien­te crea­ción de movi­mien­tos, gru­pos y prác­ti­cas socia­les que, sin con­flic­tos polí­ti­cos y sin gol­pes repre­si­vos, fue­ran pre­fi­gu­ran­do pací­fi­ca y orde­na­da­men­te el núcleo de la nue­va nación. Lle­ga­do un momen­to, la nación vola­ría inde­pen­dien­te como una mari­po­sa tras salir de la cri­sá­li­da en la que se ha formado.

Ideas idén­ti­cas o muy pare­ci­das a estas han sido defen­di­das por miles de jóve­nes y adul­tos que des­de la ini­cial moda anti­glo­ba­li­za­ción y alter­mun­dia­lis­ta se han lan­za­do a la pro­tes­ta que, con alti­ba­jos y paro­nes tran­si­to­rios, ha dado paso a diver­sas for­mas de acción y rei­vin­di­ca­ción, algu­nas de las cua­les se expre­san en el 15M, en los indig­na­dos y en diver­sas expe­rien­cias simi­la­res en varios luga­res. Depen­dien­do de los luga­res, unas veces sec­to­res de jóve­nes tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos en paro o con pési­mo futu­ro labo­ral, otras veces estu­dian­tes sin pers­pec­ti­va algu­na o muy mala de tra­ba­jo, tam­bién sec­to­res for­ma­dos del pre­ca­ria­do, estas fran­jas se han eri­gi­do en muchos sitios como una de las fuer­zas de estos movi­mien­tos, pero tam­bién par­ti­ci­pan aso­cia­cio­nes y colec­ti­vos veci­na­les, gru­pos de obre­ros y obre­ras, per­so­nas a títu­lo indi­vi­dual, etcé­te­ra. Deter­mi­na­da pren­sa bur­gue­sa y fuer­zas refor­mis­tas y reac­cio­na­rias se han lan­za­do a inten­tar pes­car en estas aguas revueltas.

La dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta dice que en un océano de error siem­pre encon­tra­mos una gota de ver­dad. Algu­nas de las crí­ti­cas de estos gru­pos tie­nen pun­tos de razón, y algu­nas de sus pro­pues­tas y rei­vin­di­ca­cio­nes son jus­tas por­que res­pon­den a con­tra­dic­cio­nes estruc­tu­ra­les tal cual las inter­pre­tan estos colec­ti­vos. Pero por las venas de estas y otras modas pare­ci­das cir­cu­la una espe­cie de sopa ecléc­ti­ca, sin sus­tan­cia e insa­bo­ra, muy líqui­da, que recha­za abier­ta o sola­pa­da­men­te el fun­da­men­tal papel de la mili­tan­cia polí­ti­ca orga­ni­za­da para con­quis­tar esos y otros obje­ti­vos median­te una estra­te­gia ade­cua­da con sus corres­pon­dien­tes tác­ti­cas. Seme­jan­te des­pre­cio de la mili­tan­cia polí­ti­ca y de la crí­ti­ca teó­ri­ca radi­cal del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, es con­sus­tan­cial al des­pre­cio del poder revo­lu­cio­na­rio como nece­si­dad incues­tio­na­ble para derro­tar a la bur­gue­sía y avan­zar al socia­lis­mo y a la libe­ra­ción nacio­nal. En las con­di­cio­nes actua­les, pode­mos apre­ciar cin­co cons­tan­tes que reco­rren estas diver­sas posturas:

Una, la lucha polí­ti­ca, sin­di­cal, cul­tu­ral y otras luchas, ape­nas o en abso­lu­to deben tener un obje­ti­vo polí­ti­co fuer­te, que se enfren­te a la raíz del pro­ble­ma, es decir, a la explo­ta­ción cau­sa­da por el capi­ta­lis­mo, a la pro­pie­dad pri­va­da y al Esta­do, sino que debe ceñir­se a la «movi­li­za­ción de la socie­dad civil» en defen­sa de los «dere­chos de la ciu­da­da­nía» reco­no­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción, por «más demo­cra­cia» en pro­ble­mas pun­tua­les. Dos, por esto, aun­que por cir­cuns­tan­cias no se par­ti­ci­pe en el sis­te­ma par­la­men­ta­rio, la «movi­li­za­ción social» va enca­mi­na­da a pre­sio­nar al par­la­men­to para que ela­bo­re «mejo­res» leyes. Tres, para que ello ten­ga éxi­to, atrai­ga a más sec­to­res, la «lucha ciu­da­da­na» ha de evi­tar la «con­ta­mi­na­ción polí­ti­ca», ha de impe­dir en lo posi­ble la acción de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias en el seno de las asam­bleas que deben ser «espon­tá­neas» y «con­sen­sua­das». Cua­tro, a la vez, la «movi­li­za­ción ciu­da­da­na» no debe esco­rar­se hacia el «obre­ris­mo» por­que es sabi­do que la cla­se obre­ra «ya no es el suje­to revo­lu­cio­na­rio», ni tam­po­co hacia los colec­ti­vos socia­les y movi­mien­tos popu­la­res radi­ca­li­za­dos por­que es sabi­do que aho­ra sólo exis­te la «mul­ti­tud ciu­da­da­na» inter­cla­sis­ta. Y cin­co, con­si­guien­te­men­te, la orga­ni­za­ción mili­tan­te no es nece­sa­ria o de ser­lo debe ser muy amplia, difu­sa y tole­ran­te, sin mayo­res cri­te­rios de for­ma­ción teó­ri­ca y visión histórica.

En un mar­co de opre­sión nacio­nal estas cin­co carac­te­rís­ti­cas son espe­cial­men­te dañi­nas por­que impi­den poner el dedo en la lla­ga, tocar hue­so, ner­vio y vena, por dolo­ro­so que sea. Si en un pue­blo no opri­mi­do nacio­nal­men­te, el Esta­do bur­gués cum­ple la simul­tá­nea tarea fun­da­men­tal de ser el cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de todas las repre­sio­nes y vio­len­cias, mate­ria­les, sim­bó­li­cas, eco­nó­mi­cas, patriar­ca­les, racis­tas, polí­ti­cas, cul­tu­ra­les, psi­co­ló­gi­cas, etcé­te­ra, y a la vez de las medi­das des­ti­na­das a ace­le­rar la obten­ción de plus­va­lía y la acu­mu­la­ción de capi­tal; si esto es así don­de no hay opre­sión nacio­nal, en un pue­blo aplas­ta­do el Esta­do ocu­pan­te reorien­ta estas fun­cio­nes en el sen­ti­do con­tra­rio, el de saquear al pue­blo ocu­pa­do, y aña­de una, la de la mis­ma opre­sión nacio­nal. Fren­te al papel del Esta­do en una nación opri­mi­da, los cin­co pun­tos arri­ba vis­tos sola­men­te ayu­dan a pro­pa­gar la des­po­li­ti­za­ción del pue­blo, y como efec­to de esta a ace­le­rar el pro­ce­so de desnacionalización.

2. ALGUNAS REFERENCIAS HISTÓRICAS

Pero antes de seguir, es nece­sa­rio acla­rar que bien mira­das esas modas, no se pue­de negar que esta­mos ante una moder­ni­za­ción de vie­jas y no tan vie­jas tesis que con diver­sos ropa­jes reapa­re­cen en deter­mi­na­dos perío­dos de la his­to­ria. Por esto, una pri­me­ra for­ma de argu­men­tar la nece­si­dad del poder popu­lar y de la mili­tan­cia polí­ti­ca es el recur­so a las sín­te­sis teó­ri­cas más o menos ela­bo­ra­das en su for­ma, pero muy correc­tas en su fon­do, rea­li­za­das por per­so­nas con­cre­tas a lo lar­go de su expe­rien­cia de lucha.

Una pri­me­ra nos la ofre­ce Giu­sep­pe Bof­fa en La revo­lu­ción rusa (Era, Méxi­co, 1976, vol. 2, p. 28), cuan­do cita una car­ta de un sol­da­do ruso a su fami­lia cam­pe­si­na escri­ta a final de verano de 1917: «Que­ri­do com­pa­dre, segu­ra­men­te tam­bién allí han oído hablar de bol­che­vi­ques, de men­che­vi­ques, de social-revo­lu­cio­na­rios. Bueno, com­pa­dre, le expli­ca­ré que son los bol­che­vi­ques. Los bol­che­vi­ques, com­pa­dre, somos noso­tros, el pro­le­ta­ria­do más explo­ta­do, sim­ple­men­te noso­tros, los obre­ros y los cam­pe­si­nos más pobres. Éste es su pro­gra­ma: todo el poder hay que dár­se­lo a los dipu­tados obre­ros, cam­pe­si­nos y sol­da­dos; man­dar a todos los bur­gue­ses al ser­vi­cio mili­tar; todas las fábri­cas y las tie­rras al pue­blo. Así es que noso­tros, nues­tro pelo­tón, esta­mos por este programa».

Una segun­da nos la ofre­ce Lenin en El sig­ni­fi­ca­do del mate­ria­lis­mo mili­tan­te (Obras Com­ple­tas, Mos­cú, 1984, t. 45, pp. 33): «La úni­ca revo­lu­ción con­se­cuen­te­men­te demo­crá­ti­ca res­pe­to a cues­tio­nes como la del matri­mo­nio, el divor­cio y la situa­ción de los hijos natu­ra­les es, pre­ci­sa­men­te, la revo­lu­ción bol­che­vi­que. Y esta es una cues­tión que ata­ñe del modo más direc­to a los intere­ses de más de la mitad de la pobla­ción de cual­quier país. Sólo la revo­lu­ción bol­che­vi­que por pri­me­ra vez, a pesar de la infi­ni­dad de revo­lu­cio­nes bur­gue­sas que la pre­ce­die­ron y que se lla­ma­ban demo­crá­ti­cas, ha lle­va­do a cabo una lucha deci­di­da en dicho sen­ti­do, tan­to con­tra la reac­ción y el feu­da­lis­mo como con­tra la hipo­cre­sía habi­tual de las cla­ses pudien­tes y gobernantes».

Una ter­ce­ra la encon­tra­mos en Eric Tous­saint (Una sali­da a favor de los pue­blos, www​.cadtm​.org, 10 de octu­bre de 2011), cuan­do nos recuer­da las siguien­tes pala­bras de Arthur Scar­gill, uno de los prin­ci­pa­les diri­gen­tes de la huel­ga de mine­ros bri­tá­ni­cos de 1984: «Nece­si­ta­mos un gobierno tan fiel a los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res como el gobierno de Mar­ga­ret That­cher lo es res­pec­to a los intere­ses de la cla­se capi­ta­lis­ta». Y por no abu­rrir, la cuar­ta nos la ofre­cen S. Leva­lle y L. Levin en Entre­vis­ta a Rafael Ale­gría, (www​.kao​sen​la​red​.net, 30 de diciem­bre de 2010), cuan­do este diri­gen­te cam­pe­sino hon­du­re­ño afir­ma con len­gua­je popu­lar y direc­to, sin tapu­jos, que «tene­mos que tomar el poder para que nos dejen de joder», en alu­sión a las bru­ta­li­da­des repre­si­vas socio­po­lí­ti­cas prac­ti­ca­das des­pués del gol­pe de Esta­do de 2009 rea­li­za­do con la cola­bo­ra­ción de los Esta­dos Unidos.

Las cua­tro lec­cio­nes aquí expues­tas nos remi­ten a con­tex­tos apa­ren­te­men­te dis­pa­res ya que, vis­tos des­de arri­ba, una cosa es la Rusia zaris­ta de verano de 1917 des­cri­ta por un cam­pe­sino enro­la­do a la fuer­za en el ejér­ci­to impe­rial en gue­rra, así como los pro­di­gio­sos avan­ces demo­crá­ti­cos del bol­che­vis­mo sobre los dere­chos de la mujer; otra es la Gran Bre­ta­ña de media­dos de la déca­da de 1980, con una cla­se tra­ba­ja­do­ra com­ba­ti­va enfren­ta­da a una bur­gue­sía dis­pues­ta a masa­crar­la; y otra, por últi­mo, es la situa­ción de las masas tra­ba­ja­do­ras hon­du­re­ñas some­ti­das a una dic­ta­du­ra ase­si­na en un país ape­nas indus­tria­li­za­do a comien­zos del siglo XXI. Los cre­yen­tes en las tesis arri­ba expues­tas pue­den ale­gar que no exis­te pun­to de com­pa­ra­ción alguno que per­mi­ta extraer una sín­te­sis teó­ri­ca de las tres refe­ren­cias cita­das al ser tan gran­des sus dife­ren­cias espa­cio-tem­po­ra­les. Pue­den decir, ade­más, que el capi­ta­lis­mo ha evo­lu­cio­na­do tan­to des­de 1917 has­ta 2012 que se tra­ta de «otro capi­ta­lis­mo» total­men­te dife­ren­te al «vie­jo».

Pero este supues­to argu­men­to no tie­ne nada de ori­gi­nal ya que lo pode­mos encon­trar casi con las mis­mas pala­bras en el refor­mis­mo social­de­mó­cra­ta de fina­les del siglo XIX, en las ideas labo­ris­tas de déca­das, en el «key­ne­sia­nis­mo de izquier­das» de la segun­da post­gue­rra, en bue­na par­te del euro­co­mu­nis­mo simul­tá­neo o pos­te­rior, en esa cosa lla­ma­da «ter­ce­ra vía», en esa abs­trac­ción irreal ya extin­ta que se lla­mó «nue­va eco­no­mía» a comien­zos del siglo XXI, e inclu­so en algu­nos sec­to­res menos de dere­chas del social-libe­ra­lis­mo, y por supues­to en el post­mo­der­nis­mo, en el post­mar­xis­mo y otros «post». A pesar de todas las rami­fi­ca­cio­nes que haya teni­do y que ten­ga aho­ra mis­mo esta rama ideo­ló­gi­ca, que por nece­si­da­des de mer­ca­do de ideas y de cas­ta inte­lec­tual pro­fe­sio­na­li­za­da nece­si­ta pre­sen­tar­se con celo­fa­nes nue­vos que sor­pren­dan y atrai­gan al con­su­mi­dor de modas ideo­ló­gi­cas de usas y tirar, a pesar de esto y al final del estu­dio crí­ti­co, ter­mi­na des­cu­brién­do­se su per­te­nen­cia a la raíz his­tó­ri­ca del reformismo.

Recor­de­mos que, en resu­men, el refor­mis­mo tal cual ter­mi­nó de cons­ti­tuir­se como creen­cia polí­ti­ca idea­lis­ta enfren­ta­da al mar­xis­mo a fina­les del siglo XIX, se carac­te­ri­za por tres cons­tan­tes ele­men­ta­les que gene­ral­men­te se pre­sen­tan a la vez, como tota­li­dad, si bien algu­na de ellas adquie­re más pre­pon­de­ran­cia depen­dien­do del momen­to: una es el recha­zo de la teo­ría de la explo­ta­ción, de la plus­va­lía, de la ley del valor-tra­ba­jo, etcé­te­ra; otra es el recha­zo de la teo­ría del Esta­do como cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de la explo­ta­ción bur­gue­sa, de la teo­ría de la «demo­cra­cia» en abs­trac­to que legi­ti­ma y ocul­ta la explo­ta­ción; y, por últi­mo, la teo­ría del cono­ci­mien­to, negan­do la dia­léc­ti­ca de la uni­dad y lucha de con­tra­rios y acep­tan­do algu­na for­ma de neo­kan­tis­mo. Mire­mos por don­de mire­mos, siem­pre reapa­re­cen de una for­ma u otra por­que ata­ñen a la irre­con­ci­lia­bi­li­dad y anta­go­nis­mo irre­so­lu­ble entre la huma­ni­dad explo­ta­da y la bur­gue­sía explotadora.

Tras el esta­lli­do externo de la cri­sis en 2007, estas cons­tan­tes han reapa­re­ci­do de for­ma inne­ga­ble al ver­se el com­por­ta­mien­to bru­tal del refor­mis­mo con­tra el movi­mien­to obre­ro y popu­lar, obe­de­cien­do perru­na­men­te los dic­ta­dos bur­gue­ses. Y aho­ra como siem­pre, la cues­tión de la polí­ti­ca, de la mili­tan­cia, de la inter­re­la­ción entre obje­ti­vos, estra­te­gia y tác­ti­ca, del par­la­men­ta­ris­mo, de las polí­ti­cas de alian­za entre el pue­blo tra­ba­ja­dor y sec­to­res de la peque­ña bur­gue­sía, etcé­te­ra, todo esto vuel­ve a adqui­rir el carác­ter de refle­xión teó­ri­co-polí­ti­ca nece­sa­ria­men­te urgen­te. Aho­ra, en el Esta­do espa­ñol en con­cre­to, pero tam­bién en toda Euro­pa, se están pagan­do las con­se­cuen­cias nefas­tas de lar­gos años de segui­dis­mo, de clau­di­ca­ción y de aca­ta­mien­to al orden del capi­tal, al feti­chis­mo parlamentarista.

3. FETICHISMO PARLAMENTARIO

¿Qué es el feti­chis­mo par­la­men­ta­ris­ta? Es la ado­ra­ción al mito de que median­te la acep­ta­ción de la ley y de su cum­pli­mien­to, de su sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal, se avan­za­rá lineal­men­te has­ta lle­gar a los obje­ti­vos bus­ca­dos, o en el peor de los casos el camino será tor­tuo­so pero posi­ti­vo. Aun­que se pre­sio­ne a la ley y a sus apa­ra­tos des­de la calle con «movi­li­za­cio­nes pací­fi­cas de la socie­dad civil», aun­que se denun­cie su «corrup­ción polí­ti­ca», aun­que se afir­me una y mil veces que esos polí­ti­cos «no nos repre­sen­tan», es decir, a pesar de que devo­ta­men­te repi­ta­mos la leta­nía de la «crí­ti­ca demo­crá­ti­ca de las ins­ti­tu­cio­nes», en reali­dad esta­mos acep­tan­do el orden impues­to por­que ni afir­ma­mos teó­ri­ca y polí­ti­ca­men­te la nece­si­dad de su des­truc­ción y la ins­tau­ra­ción de una demo­cra­cia socia­lis­ta, ni man­te­ne­mos una prác­ti­ca de lucha radi­cal de masas en esa direc­ción fue­ra del sis­te­ma par­la­men­ta­rio. Ni siquie­ra demos­tra­mos con los hechos que se pue­de luchar radi­cal­men­te con­tra el feti­chis­mo par­la­men­ta­rio des­de el inte­rior del par­la­men­ta­ris­mo, vol­vién­do­lo con­tra él, lle­ván­do­lo dia­ria­men­te al extre­mo de sus limi­ta­cio­nes estruc­tu­ra­les y mos­tran­do al pue­blo que no exis­te otra opción que supe­rar­lo y avan­zar hacia la demo­cra­cia socialista.

El feti­chis­mo par­la­men­ta­rio no se expre­sa sólo en la acep­ta­ción prác­ti­ca incon­di­cio­nal de la ley domi­nan­te, en la ado­ra­ción del feti­che mate­rial del par­la­men­to en cuan­to lugar físi­co en el que se supo­ne radi­ca el poder supre­mo, como el sagra­rio en un altar cris­tiano, en for­ma de recep­tácu­lo del tótem, sino sobre todo en la creen­cia en el mito de la demo­cra­cia bur­gue­sa como la úni­ca y ver­da­de­ra, con sus limi­ta­cio­nes que no com­pren­de­mos pero que acep­ta­mos como «mis­te­rio de fe» que depo­si­ta­mos en la cas­ta polí­ti­co-sacer­do­tal por podri­da que esté. El feti­chis­mo par­la­men­ta­ris­ta, pro­fun­da­men­te ancla­do en nues­tro mun­do de creen­cias, nos impo­ne como tabú sagra­do la prohi­bi­ción de toda crí­ti­ca radi­cal de la demo­cra­cia bur­gue­sa y de su sis­te­ma par­la­men­ta­rio. De este modo, nos com­por­ta­mos, a lo sumo, como la teo­lo­gía de la libe­ra­ción, como los «curas obre­ros» que denun­cian la dege­ne­ra­ción de la Igle­sia, pero siguen den­tro de ella, sin rom­per total­men­te con ella, acep­tan­do sus dog­mas centrales.

El feti­chis­mo par­la­men­ta­rio es el cul­to irra­cio­nal del mito demo­crá­ti­co, de la fe y la creen­cia sin base obje­ti­va algu­na de que la bur­gue­sía res­pe­ta­rá su pro­pia ley cuan­do ésta, reorien­ta­da y recon­ver­ti­da por la «socie­dad civil», orde­ne que la pro­pie­dad pri­va­da capi­ta­lis­ta sea con­ver­ti­da en pro­pie­dad públi­ca, común, y cuan­do el par­la­men­to, en manos de la mayo­ría tra­ba­ja­do­ra, orde­ne al Esta­do bur­gués que desar­me su ejér­ci­to y que arme al pue­blo, mien­tras depu­ra al grue­so de su buro­cra­cia y cam­bia pro­fun­da­men­te de esen­cia cla­sis­ta y patriar­cal, para impul­sar las trans­for­ma­cio­nes cua­li­ta­ti­vas pre­vias al desa­rro­llo del socia­lis­mo. Seme­jan­te fe en lo nun­ca acon­te­ci­do en la his­to­ria es idea­lis­mo puro, y muy espe­cial­men­te en las situa­cio­nes de opre­sión nacio­nal en las que el Esta­do ocu­pan­te no está dis­pues­to a reco­no­cer los dere­chos del pue­blo ocupado.

De una u otra for­ma, las modas ideo­ló­gi­cas arri­ba expues­tas nos remi­ten al feti­chis­mo par­la­men­ta­ris­ta en esta expre­sión «inma­te­rial», ideo­ló­gi­ca, y muchas de ellas explí­ci­ta­men­te a su for­ma mate­rial, sofis­ti­ca­da o bur­da, es decir la que acep­ta sin duda algu­na el tótem y la litur­gia ente­ra del feti­che de la demo­cra­cia bur­gue­sa. Dro­ga­dos por este opio ideo­ló­gi­co, el res­to de cues­tio­nes deci­si­vas que­dan fue­ra de nues­tras nece­si­da­des pri­ma­rias, urgen­tes, a saber, acer­car­nos lo más posi­ble al altar mate­rial o sim­bó­li­co don­de resi­de el dios ado­ra­do, o sea, la ley de la pro­pie­dad pri­va­da. Hui­mos, por tan­to, de cual­quier ten­ta­ción de lucha seria con­tra el orden esta­ble­ci­do, limi­tán­do­nos exclu­si­va­men­te al mar­co cada vez más res­trin­gi­do que la ley tole­ra. El refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal asu­me con la fe del con­ver­so esta situa­ción, como tam­bién lo hacen a su modo el res­to de pos­tu­ras arri­ba expues­tas, con algu­na que­ja res­pe­tuo­sa y fun­cio­nal al sis­te­ma. La expe­rien­cia glo­bal e inmen­sa­men­te mayo­ri­ta­ria del 15M así lo demues­tra, una vez más. El pun­to crí­ti­co insal­va­ble, el lími­te en don­de aca­ba la «vir­tud ciu­da­da­na» y comien­za el «peca­do revo­lu­cio­na­rio», don­de aca­ba lo azul y lo rosa y empie­za lo rojo, está en la inter­re­la­ción de las for­mas de lucha, en el sal­to cua­li­ta­ti­vo que se pro­du­ce cuan­do la lucha de cla­ses, de libe­ra­ción nacio­nal, des­bor­da cons­cien­te­men­te la ley.

Rosa Luxem­burg lo expu­so magis­tral­men­te ya en 1906 en «Una vez más el expe­ri­men­to bel­ga» (en Deba­te sobre la huel­ga de masas, PyP, nº 62, Car­ta­go, 1975, p. 110): «El terreno de la lega­li­dad bur­gue­sa del par­la­men­ta­ris­mo no es sola­men­te un cam­po de domi­na­ción para la cla­se capi­ta­lis­ta, sino tam­bién un terreno de lucha, sobre el cual tro­pie­zan los anta­go­nis­mos entre pro­le­ta­ria­do y bur­gue­sía. Pero del mis­mo modo que el orden legal para la bur­gue­sía no es más que una expre­sión de su vio­len­cia, para el pro­le­ta­ria­do la lucha par­la­men­ta­ria no pue­de ser más que la ten­den­cia a lle­var su pro­pia vio­len­cia al poder. Si detrás de nues­tra acti­vi­dad legal y par­la­men­ta­ria no está la vio­len­cia de la cla­se obre­ra, siem­pre dis­pues­ta a entrar en acción en el momen­to opor­tuno, la acción par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia se con­vier­te en un pasa­tiem­po tan espi­ri­tual como extraer agua con una espu­ma­de­ra. Los aman­tes del rea­lis­mo, que sub­ra­yan los «posi­ti­vos éxi­tos» de la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia para uti­li­zar­los como argu­men­tos con­tra la nece­si­dad y la uti­li­dad de la vio­len­cia en la lucha obre­ra, no notan que esos éxi­tos, por más ínfi­mos que sean, sólo pue­den ser con­si­de­ra­dos como los pro­duc­tos del efec­to invi­si­ble y laten­te de la violencia».

4. QUÉ ES LA POLÍTICA RADICAL

La cita de Rosa Luxem­burg nos enfren­ta a la defi­ni­ción de polí­ti­ca en su sen­ti­do radi­cal, la que se sus­ten­ta en la lucha de las masas tra­ba­ja­do­ras y que se orien­ta hacia la vic­to­ria del socia­lis­mo. La revo­lu­cio­na­ria pola­ca reco­no­ce que la acción polí­ti­ca de su par­ti­do es «legal y par­la­men­ta­ria», que actúa den­tro de la ley bur­gue­sa, pero que detrás de su acción par­la­men­ta­ria se encuen­tra «la vio­len­cia de la cla­se obre­ra […] siem­pre dis­pues­ta a entrar en acción en el momen­to opor­tuno». Más aún, afir­ma explí­ci­ta­men­te que sin esa pre­sión de reta­guar­dia, pre­ven­ti­va y ame­na­zan­te aun­que no acti­va, la lucha par­la­men­ta­ria socia­lis­ta «se con­vier­te en un pasa­tiem­po tan espi­ri­tual como extraer agua con una espu­ma­de­ra». Rosa no está defen­dien­do que la vio­len­cia obre­ra esté siem­pre acti­va, sino que sea pre­ven­ti­va, que, sin actuar en todo momen­to, sea una fuer­za en poten­cia, inac­ti­va pero pre­sen­te en la reali­dad ya que la bur­gue­sía sien­te mie­do ante el «efec­to invi­si­ble y laten­te de la vio­len­cia» obre­ra, lo que le obli­ga a medir muy mucho la dure­za anti­de­mo­crá­ti­ca de las medi­das anti­obre­ras que quie­re imponer.

La auto­ra afir­ma esto en un deba­te sobre la huel­ga gene­ral de masas sos­te­ni­do con el cre­cien­te sec­tor refor­mis­ta de su par­ti­do, que ofi­cial­men­te reco­no­cía el dere­cho a la resis­ten­cia con­tra la opre­sión (decla­ra­do como tal en el Preám­bu­lo a la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos, acep­ta­do por la ONU en 1948), que reco­no­cía for­mal­men­te la nece­si­dad de pre­pa­rar la huel­ga gene­ral de masas, pero que en la prác­ti­ca no hacía nada para orga­ni­zar­la, no con­cien­cia­ba a las masas tra­ba­ja­do­ras menos cons­cien­tes, no orga­ni­za­ba a los sec­to­res obre­ros más cons­cien­tes, no pre­pa­ra­ba el par­ti­do, los sin­di­ca­tos y el res­to de orga­ni­za­cio­nes, movi­mien­tos y colec­ti­vos para ese momen­to crí­ti­co que lle­ga­ría tar­de o tem­prano. El deba­te había sur­gi­do en su esen­cia hacía déca­das, y de mane­ra nor­ma­li­za­da des­de que en el socia­lis­mo pre­mar­xis­ta se empe­za­se a dis­cu­tir a par­tir de 1828 las teo­rías insu­rre­cio­na­lis­tas de Blanqui.

Pero la olea­da revo­lu­cio­na­ria de 1905, espe­cial­men­te en el impe­rio zaris­ta, esta­ba demos­tran­do que la vie­ja cues­tión a deba­te tra­ta­ba de un «pro­ble­ma per­ma­nen­te» en la lucha de cla­ses por­que res­pon­día a una con­tra­dic­ción estruc­tu­ral e irre­so­lu­ble del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, la de la explo­ta­ción de la mayo­ría por la mino­ría. Las masas tra­ba­ja­do­ras se habían lan­za­do des­de 1905 a huel­gas y barri­ca­das, crean­do con­se­jos y soviets, avan­zan­do en otras for­mas de rebe­lión con­tra la injus­ti­cia, inclui­das las gue­rri­llas. Y no solo en la Rusia zaris­ta y en su impe­rio, sino tam­bién en zonas de la indus­trio­sa Euro­pa aun­que sin tan­ta dure­za. De pron­to, las som­no­lien­tas con­cien­cias de las buro­cra­cias par­la­men­ta­rias, ofi­cial­men­te de izquier­da, fue­ron sacu­di­das por una ener­van­te reali­dad que emer­gía del fon­do de las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma: la vio­len­cia obre­ra esta­ba en las calles, en el par­la­men­to y por ello mis­mo en la teo­ría polí­ti­ca, cre­cien­do el deba­te en inten­si­dad e impor­tan­cia. Sólo once años des­pués del ini­cio del deba­te en 1906 esta­lla­ba la revo­lu­ción bol­che­vi­que de octu­bre de 1917, en noviem­bre de 1918 esta­lló la revo­lu­ción en Ale­ma­nia y en enero de 1919 Rosa Luxem­burg era ase­si­na­da por la dere­cha de su mis­mo par­ti­do social­de­mó­cra­ta y su cuer­po arro­ja­do a un río en Ber­lín. La pode­ro­sa buro­cra­cia del par­ti­do se pasó a la con­tra­rre­vo­lu­ción, pre­pa­ran­do las con­di­cio­nes para la ulte­rior vic­to­ria del nazis­mo en 1933.

Rosa la Roja había anun­cia­do magis­tral­men­te el deve­nir de la his­to­ria en su extre­ma y esen­cial expre­sión, la del cho­que a muer­te entre la revo­lu­ción y la con­tra­rre­vo­lu­ción, como había ocu­rri­do ya en la Comu­na de 1871, en 1848 y otras luchas, para ceñir­nos sólo a Euro­pa. Vol­ve­ría a ocu­rrir lo mis­mo pos­te­rior­men­te, has­ta aho­ra mis­mo. Aun­que estas pode­ro­sas fuer­zas irre­con­ci­lia­bles tar­den algún tiem­po en enfren­tar­se de nue­vo a muer­te, siem­pre ter­mi­nan hacién­do­lo siguien­do el dic­ta­do de la fero­ci­dad san­gui­na­ria bur­gue­sa, que es la que pre­pa­ra con­cien­zu­da­men­te el pri­mer ata­que san­grien­to, obli­gan­do a defen­der­se a la cla­se explo­ta­da. La polí­ti­ca en el sen­ti­do mar­xis­ta no con­sis­te en otra cosa que en la doble tarea de estu­diar esta cons­tan­te his­tó­ri­ca y en pre­pa­rar­se lo más posi­ble para que su pró­xi­ma irrup­ción sea lo menos devas­ta­do­ra y des­truc­ti­va posi­ble, logran­do que el par­to de la nue­va socie­dad sea exi­to­so al menor cos­to humano, con la menor san­gre y dolor posibles.

La polí­ti­ca mar­xis­ta con­sis­te en faci­li­tar que el nue­vo vue­lo del ave Fénix, la revo­lu­ción que vuel­ve a alzar sus alas para tomar el cie­lo por asal­to des­tino al socia­lis­mo, sea lo más armo­nio­so y feliz. Por esto, la polí­ti­ca mar­xis­ta es la sín­te­sis entre la eco­no­mía con­cen­tra­da como reali­dad obje­ti­va y la con­cien­cia con­cen­tra­da como reali­dad sub­je­ti­va. Así, la lucha eco­no­mi­cis­ta, por el aumen­to sala­rial y por las mejo­ras de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo de la huma­ni­dad explo­ta­da, se fusio­na con la lucha por la reduc­ción del tiem­po de tra­ba­jo alie­na­do y por el aumen­to del tiem­po dis­po­ni­ble, crea­ti­vo y libre. Las esta­dís­ti­cas eco­nó­mi­cas que­dan así pene­tra­das por las pasio­nes huma­nas más ínti­mas, y vice­ver­sa. Y ambos, menos explo­ta­ción y más crea­ti­vi­dad, van dan­do for­ma y con­te­ni­do a nue­vos sen­ti­mien­tos y pasiones.

En bus­ca de este obje­ti­vo esen­cial­men­te huma­nis­ta y éti­co, la polí­ti­ca mar­xis­ta insis­te en los tres pun­tos anta­gó­ni­cos con el capi­tal: la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca ejer­ci­da por la bur­gue­sía, la opre­sión polí­ti­ca ejer­ci­da por el Esta­do y la domi­na­ción ideo­ló­gi­ca ejer­ci­da por el feti­chis­mo. E insis­te en que deba­jo de ellos, a modo de pie­dra basal, está la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Desa­rro­llan­do la dia­léc­ti­ca inser­ta en esta tri­ple reali­dad que se yer­gue sobre la pro­pie­dad, son fácil­men­te com­pren­si­bles el res­to de explo­ta­cio­nes, injus­ti­cias y mise­rias que se mul­ti­pli­can día a día, inhe­ren­tes a la civi­li­za­ción del capi­tal. La mis­ma teo­ría orga­ni­za­ti­va mar­xis­ta es inse­pa­ra­ble de la pra­xis que com­ba­te al mons­truo bur­gués, y por eso tie­ne a la vez un con­te­ni­do moral y éti­co que pal­pi­ta en cada lucha, en cada lágri­ma y en cada alegría.

El Mani­fies­to Comu­nis­ta, escri­to en 1848, sin­te­ti­za de esta for­ma la cues­tión que tra­ta­mos: «El obje­ti­vo inme­dia­to de los comu­nis­tas es el mis­mo que el de los demás par­ti­dos pro­le­ta­rios: cons­ti­tu­ción de los pro­le­ta­rios en cla­se, derro­ca­mien­to de la domi­na­ción bur­gue­sa, con­quis­ta del poder polí­ti­co por el pro­le­ta­ria­do. […] Os horro­ri­záis de que que­ra­mos abo­lir la pro­pie­dad pri­va­da. Pero, en nues­tra socie­dad actual, la pro­pie­dad pri­va­da está abo­li­da para las nue­ve déci­mas par­tes de sus miem­bros; exis­te pre­ci­sa­men­te por­que no exis­te para esas nue­ve déci­mas par­tes. Nos repro­cháis, pues, el que­rer abo­lir una for­ma de pro­pie­dad que no pue­de exis­tir sino a con­di­ción de que la inmen­sa mayo­ría de la socie­dad sea pri­va­da de pro­pie­dad. En una pala­bra, nos acu­sáis de que­rer abo­lir vues­tra pro­pie­dad. Efec­ti­va­men­te, eso es lo que que­re­mos. […] El poder polí­ti­co, hablan­do pro­pia­men­te, es la vio­len­cia orga­ni­za­da de una cla­se para la opre­sión de otra».

5. EL CONTEXTO DE LA ACCIÓN POLÍTICA

En los perío­dos expan­si­vos de que ha goza­do el capi­ta­lis­mo duran­te los cua­les la bur­gue­sía tenía recur­sos para com­prar la pasi­vi­dad obre­ra con sobor­nos, con par­te de las rique­zas expo­lia­das y saquea­das a los pue­blos opri­mi­dos, etcé­te­ra, en estos perío­dos en los que la lucha de cla­ses se redu­cía a la pre­sión eco­no­mi­cis­ta por las refor­mas socio­eco­nó­mi­cas, la polí­ti­ca mar­xis­ta ape­nas tuvo audien­cia entre las cla­ses explo­ta­das. La vida ente­ra pare­cía negar la vali­dez his­tó­ri­ca del mar­xis­mo. La vida pro­pia y aje­na seme­ja­ba ser un paseo por entre esca­pa­ra­tes reple­tos de ten­ta­cio­nes bara­tas. La vida ente­ra era un fre­ne­sí de con­su­mis­mo pro­vo­ca­do, de pla­ce­res arti­fi­cia­les y de ale­gres bur­bu­jas hue­cas. Ade­más, has­ta hace bien poco, la cas­ta inte­lec­tual y la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca se des­ga­ñi­ta­ban afir­man­do que ya no eran nece­sa­rios los Esta­dos, que habían que­da­do obso­le­tos y anti­cua­dos, supe­ra­dos por la glo­ba­li­za­ción y por una «gober­nan­za mun­dial» diri­gi­da por «ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas». De este modo, la deno­mi­na­da «ciu­da­da­nía» creía­se feliz y pro­te­gi­da por el gobierno mun­dial soña­do por algu­nas uto­pías. ¿Quién decía lucha revolucionaria?

Todo esto ha ter­mi­na­do. Hace muy pocos días, la pren­sa bur­gue­sa reco­no­cía que la dis­tan­cia entre «ricos» y «pobres» ha lle­ga­do al máxi­mo en estos últi­mos trein­ta años. Aho­ra reapa­re­ce la horren­da esen­cia del capi­tal. Aho­ra esa esen­cia, que nun­ca ha des­apa­re­ci­do pero que latía en el sub­sue­lo ocul­to, azo­ta y des­tro­za la ente­ra vida alie­na­da. La pro­pie­dad y la polí­ti­ca bur­gue­sas se con­cen­tran aho­ra abier­ta­men­te en el Esta­do que decían haber «supe­ra­do», se pro­te­gen tras sus armas físi­cas y cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cas y éti­cas. Pero la con­cen­tra­ción, cen­tra­li­za­ción y pere­cua­ción de capi­ta­les obli­ga a los Esta­dos débi­les a some­ter­se a los fuer­tes, cedién­do­les par­tes sig­ni­fi­ca­ti­vas de su inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y apre­cia­bles de su inde­pen­den­cia polí­ti­ca, mili­tar y cul­tu­ral, pero incre­men­tan­do su poder repre­si­vo glo­bal interno.

Las ade­cua­cio­nes de los Esta­dos a las nece­si­da­des del capi­tal se impo­nen a la fuer­za a los pue­blos, sin con­sul­tar­les, muy fre­cuen­te­men­te recu­rrien­do a la vio­len­cia opre­so­ra, injus­ta. Gre­cia, Por­tu­gal, Irlan­da, Ita­lia, Esta­do espa­ñol, Gran Bre­ta­ña, etcé­te­ra, están sien­do gol­pea­das con dure­za tre­men­da a pesar de tener Esta­dos pro­pios, pero son Esta­dos bur­gue­ses y como tales dis­pues­tos a sacri­fi­car sus pue­blos para man­te­ner sus nego­cios. La mis­ma suer­te, tal vez algo menos sal­va­je, depen­de, la sufri­rán los res­tan­tes pue­blos tra­ba­ja­do­res. No hace fal­ta decir que son las nacio­nes sin Esta­do pro­pio las que más sufren en estos momen­tos por­que los Esta­dos ocu­pan­tes des­car­gan sobre y con­tra ellas bue­na par­te de las impo­si­cio­nes, exi­gen­cias y res­tric­cio­nes decre­ta­das por el capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal, por los gran­des Esta­dos y por las ins­ti­tu­cio­nes impe­ria­lis­tas. Al care­cer de Esta­do pro­pio y al sufrir la opre­sión de otro, las nacio­nes opri­mi­das están inde­fen­sas ante la avalancha.

El capi­ta­lis­mo occi­den­tal está en una cri­sis nue­va, pro­fun­da y muy lar­ga, a la que no se le ve sali­da en estos momen­tos. Pero es la tota­li­dad del pla­ne­ta la que, con dife­ren­cias, se encuen­tra en apu­ros. Chi­na Popu­lar, por ejem­plo, se deba­te entre una espe­cie de «ate­rri­za­je» sua­ve o brus­co para con­tro­lar su cre­cien­te infla­ción, la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria, el des­con­trol finan­cie­ro, la corrup­ción, el rápi­do dete­rio­ro eco­ló­gi­co, los gra­ves pro­ble­mas ener­gé­ti­cos, el cre­cien­te cer­co mili­tar-estra­té­gi­co del impe­ria­lis­mo occi­den­tal, la depen­den­cia hacia la eco­no­mía expor­ta­do­ra y el bajo con­su­mo de masas interno, la migra­ción del cam­po a la ciu­dad, la esci­sión social cre­cien­te entre explo­ta­dos y una mino­ría explo­ta­do­ra super enri­que­ci­da y, por no exten­der­nos, el endu­re­ci­mien­to de las resis­ten­cias y luchas popu­la­res. Rusia, por ejem­plo, depen­de de sus expor­ta­cio­nes ener­gé­ti­cas, de mate­rias pri­mas y de armas, no de su poten­cial indus­trial pro­pio. Bra­sil depen­de de su poten­cial agra­rio y de los acuer­dos múl­ti­ples con otras poten­cias de segun­do orden, pero sobre todo con Chi­na Popu­lar y el impe­ria­lis­mo occidental.

Cada vez más eco­no­mis­tas bur­gue­ses empie­zan a acep­tar la idea de que pode­mos estar al bor­de de la ter­ce­ra Gran Depre­sión que segui­ría a la Gran Rece­sión actual ya admi­ti­da, y que ralen­ti­za­se duran­te años el capi­ta­lis­mo mun­dial. Sien­do muy cier­ta esta posi­bi­li­dad, lo malo es que no sería una Gran Depre­sión «nor­mal», como las ante­rio­res, sino que ésta ten­dría con­tra­dic­cio­nes nue­vas inexis­ten­tes en las dos que le pre­ce­die­ron. ¿Qué con­tra­dic­cio­nes?: cri­sis eco­ló­gi­ca, ago­ta­mien­to de los recur­sos, cri­sis ali­men­ta­ria y sani­ta­ria, y cri­sis de exter­mi­nio por gue­rra ter­mo­nu­clear y bio­quí­mi­ca. Cada una de estas con­tra­dic­cio­nes, y todas ellas a la vez, sinér­gi­ca­men­te, sur­gen del capi­ta­lis­mo en sí y vuel­ven a él difi­cul­tan­do las posi­bi­li­da­des de «recu­pe­ra­ción nor­mal» de la cri­sis. Tene­mos que recor­dar que las dos Gran­des Depre­sio­nes ante­rio­res ace­le­ra­ron a su modo el esta­lli­do de otras dos atro­ces gue­rras mun­dia­les. Aho­ra no tie­ne por qué repe­tir­se mecá­ni­ca­men­te esta «solu­ción his­tó­ri­ca», sino que pue­de mate­ria­li­zar­se, en una pri­me­ra fase, median­te gue­rras loca­les cre­cien­tes, pero esto mis­mo suce­dió tam­bién en las dos Gran­des Depre­sio­nes pasadas.

Las «nue­vas» con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo difi­cul­tan casi total­men­te una sali­da no sal­va­je de la cri­sis por­que agu­di­zan el pro­ble­ma vital de los recur­sos ali­men­ta­rios, ener­gé­ti­cos y mate­ria­les, exi­gien­do, por tan­to, un alto incre­men­to de las inver­sio­nes en capi­tal cons­tan­te y fijo, sobre todo en I+D+i, como el dedi­ca­do al com­ple­jo mili­tar-indus­trial, petro­quí­mi­co, bio­tec­no­lo­gía, inte­li­gen­cia arti­fi­cial y nano­tec­no­lo­gía. Las gigan­tes­cas inver­sio­nes tota­les nece­sa­rias exi­gen a los Esta­dos man­te­ner bue­nas rela­cio­nes con el capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal, así como una tole­ran­cia efec­ti­va con la zona sumer­gi­da, oscu­ra y cri­mi­nal de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta, que vie­ne a ser alre­de­dor de un 20% del PIB mun­dial. El euro­im­pe­ria­lis­mo es el más pre­sio­na­do por estas «nue­vas» con­tra­dic­cio­nes, lo que le obli­ga cie­ga­men­te a endu­re­cer abso­lu­ta­men­te toda su polí­ti­ca socio­eco­nó­mi­ca para pri­va­ti­zar lo públi­co, vol­can­do esos capi­ta­les libe­ra­dos en las nece­si­da­des vita­les de las frac­cio­nes más pode­ro­sas de la bur­gue­sía euro­pea. Esto a su vez deter­mi­na una reduc­ción simul­tá­nea de las liber­ta­des demo­crá­ti­cas bur­gue­sas prác­ti­cas, no formales.

Son todas ellas ten­den­cias fuer­tes asen­ta­das ya e impul­sa­das por las con­tra­dic­cio­nes gené­ti­co-estruc­tu­ra­les del sis­te­ma de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Son, por tan­to, diná­mi­cas obje­ti­vas que se van trans­for­man­do en fuer­zas sub­je­ti­vas que tie­nen en su inte­rior las con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles tam­bién pre­sen­tes en las fuer­zas ten­den­cia­les obje­ti­vas. Este y no otro es el con­tex­to en el que tene­mos que rea­li­zar nues­tra acción polí­ti­ca. Sería sui­ci­da plan­tear la «acción ciu­da­da­na» al mar­gen de esta reali­dad ya dada e irre­ver­si­ble, como de hecho ocu­rre en la mayo­ría de estas modas ideo­ló­gi­cas. Por ejem­plo, cuan­do la bur­gue­sía euro­pea está deci­di­da a recor­tar al máxi­mo el mal lla­ma­do «Esta­do del bien­es­tar» (¿?), y cuan­do este ata­que a los dere­chos socia­les con­quis­ta­dos tras lar­ga lucha de cla­ses va acom­pa­ña­do de un empo­bre­ci­mien­to y reduc­ción de las deno­mi­na­das «cla­ses medias», enton­ces lo que ocu­rre es que empie­za a pul­ve­ri­zar­se el mito de la ciu­da­da­nía como fuer­za social al mar­gen de las cla­ses anta­gó­ni­ca y a reapa­re­cer en la prác­ti­ca coti­dia­na la ver­da­de­ra com­po­si­ción cla­sis­ta, la de una masa explo­ta­da que for­ma la mayo­ría de la socie­dad y la de una mino­ría explo­ta­do­ra pro­pie­ta­ria de las fuer­zas productivas.

La reduc­ción de las «cla­ses medias» y de la peque­ña bur­gue­sía, sobre todo de la vie­ja, es una cons­tan­te en los perío­dos de cri­sis, como lo es su aumen­to en las fases expan­si­vas. Pero aho­ra, en el actual con­tex­to mun­dial, las «cla­ses medias» sufren un pro­lon­ga­do retro­ce­so en el impe­ria­lis­mo occi­den­tal y sólo una lige­ra ten­den­cia al alza en algu­nas de las «poten­cias emer­gen­tes». En el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta, ello supo­ne el debi­li­ta­mien­to de un pilar fun­da­men­tal del «con­sen­so key­ne­siano», inter­cla­sis­ta, basa­do en el cola­bo­ra­cio­nis­mo cons­cien­te de estas fran­jas con la bur­gue­sía, vía con­su­mis­mo, sala­rios medios-altos, «paz social», etcé­te­ra, y en el desas­tro­so efec­to pro­pa­gan­dís­ti­co de posi­ble «ascen­so social» que esa for­ma de vida tie­ne sobre el pue­blo tra­ba­ja­dor. La licua­ción de esta base sus­ten­ta­do­ra de la «paz social» tie­ne dos efec­tos con­tra­rios pero uni­dos en la lucha de cla­ses: giro a la dere­cha, al racis­mo y al neo­fas­cis­mo, o giro a la izquier­da, que­dan­do una amplia base dudo­sa entre ambos extre­mos, que se orien­ta gene­ral­men­te al refor­mis­mo y a la dere­cha, o a la izquierda.

La depau­pe­ra­ción rela­ti­va en la mayo­ría social, que pue­de empe­zar a ser inclu­so abso­lu­ta en los sec­to­res más empo­bre­ci­dos, está afec­tan­do pro­fun­da­men­te al pue­blo tra­ba­ja­dor en todas las face­tas de su vida y pen­sa­mien­to. La afec­ti­vi­dad, el amor, la sexua­li­dad, la amis­tad, y has­ta el odio, no se viven de la mis­ma for­ma en una fase expan­si­va que en una Gran Rece­sión que avan­za una Gran Depre­sión, y menos aún se gozan de la mis­ma for­ma y has­ta de con­te­ni­do. Los sui­ci­dios aumen­tan, las depre­sio­nes y otras for­mas de cri­sis psi­co­ló­gi­cas, cre­cen rápi­da­men­te entre las cla­ses explo­ta­das. El con­su­mo de dro­gas lega­les e ile­ga­les, la pros­ti­tu­ción y el terro­ris­mo patriar­cal, se mul­ti­pli­can entre el pue­blo y con­tra su colum­na ver­te­bral, las muje­res y la juven­tud. La salud psi­co­so­má­ti­ca se dete­rio­ra en pro­por­ción inver­sa al aumen­to de la explo­ta­ción. La bur­gue­sía res­pon­de con más repre­sio­nes y con nue­vas alian­zas con la mafia del opio reli­gio­so. La indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca bus­ca enri­que­cer­se estru­jan­do el «mer­ca­do de la infe­li­ci­dad» humana.

La acción polí­ti­ca debe adap­tar­se a estas trans­for­ma­cio­nes reales del capi­ta­lis­mo, en vez de des­orien­tar­se con diva­ga­cio­nes chu­rri­gue­res­cas de modas inte­lec­tua­les de usar y tirar. La teo­ría revo­lu­cio­na­ria es en estos momen­tos el arma impres­cin­di­ble para cono­cer cómo se man­tie­ne y refuer­za la esen­cia del capi­tal en su evo­lu­ción his­tó­ri­ca, en sus cri­sis, y cómo desa­rro­lla nue­vas con­tra­dic­cio­nes de una cri­sis a otra. Y las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, ade­más de enri­que­cer la teo­ría, deben ade­cuar­la a sus res­pec­ti­vos con­tex­tos nacio­na­les, muy espe­cial­men­te cuan­do sus pue­blos están bajo la domi­na­ción de un Esta­do extran­je­ro. Con­si­de­ran­do lo vis­to, vamos a cri­ti­car una a una las cin­co carac­te­rís­ti­cas que reco­rren el inte­rior de las tesis enun­cia­da al comien­zo de este escri­to, pero cen­trán­do­nos en los espe­cia­les pro­ble­mas a los que se enfren­ta la lucha polí­ti­ca en una nación oprimida.

6. DEMOCRACIA CIUDADANA CONTRA POLÍTICA RADICAL

Veía­mos que la pri­me­ra carac­te­rís­ti­ca común radi­ca en la afir­ma­ción de que la lucha polí­ti­ca, sin­di­cal, cul­tu­ral, etcé­te­ra, ape­nas o en abso­lu­to debe tener un obje­ti­vo polí­ti­co fuer­te, que se enfren­te a la raíz del pro­ble­ma, es decir, a la explo­ta­ción cau­sa­da por el capi­ta­lis­mo, a la pro­pie­dad pri­va­da y al Esta­do, sino que debe ceñir­se a la «movi­li­za­ción de la socie­dad civil» en defen­sa de los «dere­chos de la ciu­da­da­nía» reco­no­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción, hacer asam­bleas públi­cas y mani­fes­ta­cio­nes per­mi­ti­das por «más demo­cra­cia» en pro­ble­mas pun­tua­les, exi­gien­do la refor­ma de la Cons­ti­tu­ción si fue­ra necesario.

Des­de lue­go que siem­pre es mejor que se cele­bren asam­bleas públi­cas, aun­que al comien­zo sean caó­ti­cas y sin pro­pues­tas con­cre­tas por las que luchar, aun­que no pue­dan pre­ci­sar un obje­ti­vo que alcan­zar, una estra­te­gia para alcan­zar­lo y unas tác­ti­cas para desa­rro­llar dicha estra­te­gia. Las masas van apren­dien­do en su mis­mo cami­nar y van cono­cien­do la reali­dad a la que se enfren­tan. Sin embar­go, el recha­zo de un con­te­ni­do polí­ti­co bien pron­to con­de­na esa pro­me­te­do­ra asam­blea al fra­ca­so por­que, según las cir­cuns­tan­cias, la bur­gue­sía pue­de acep­tar deter­mi­na­das deman­das que no cues­tio­nen su poder, su pro­pie­dad; o si por la situa­ción de cri­sis no pue­de acep­tar­las, si tie­ne un poco de inte­li­gen­cia y el apo­yo del refor­mis­mo, pue­de pro­me­ter que lo estu­dia­rá, que inten­ta­rá resol­ver el pro­ble­ma. Al no tener expe­rien­cia polí­ti­ca algu­na, y al no que­rer tener­la, las masas están inca­pa­ci­ta­das para cono­cer la ver­da­de­ra natu­ra­le­za del capi­tal, su deter­mi­na­ción faná­ti­ca de no ceder en lo fun­da­men­tal pero tran­si­gir en lo acce­so­rio para ganar tiem­po, si no tuvie­ra más reme­dio que hacerlo.

Ade­más, la creen­cia en el mito de la «ciu­da­da­nía», de la «socie­dad civil», etcé­te­ra, ace­le­ra la con­su­ma­ción del fra­ca­so. Estos mitos han sido el cemen­to ideo­ló­gi­co del refor­mis­mo euro­co­mu­nis­ta des­de la déca­da de 1960 has­ta aho­ra, pese a la des­apa­ri­ción prác­ti­ca de los gran­des par­ti­dos «comu­nis­tas» que ter­gi­ver­sa­ron y mani­pu­la­ron a Grams­ci. Siem­pre han lle­va­do a la derro­ta a quie­nes han creí­do en ellos, y según el euro­co­mu­nis­mo se esfu­ma­ba, estos mitos resur­gían refor­mu­la­dos des­de la tesis de la «demo­cra­cia radi­cal», pero aho­ra sin la míni­ma refe­ren­cia a la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, como hicie­ron, al menos, aque­llos par­ti­dos comu­nis­tas y lo hacen sus suce­so­res en la actua­li­dad. La expul­sión de la polí­ti­ca en su sen­ti­do radi­cal del hori­zon­te de preo­cu­pa­cio­nes de la «ciu­da­da­nía», por ejem­plo, de bue­na par­te del 15M, debi­li­ta al extre­mo el pro­ce­so de toma de con­cien­cia teó­ri­ca impres­cin­di­ble para pasar de la mera movi­li­za­ción por refor­mas a la lucha por el poder polí­ti­co, ya que esta segun­da par­te, la bási­ca, ha sido pre­via­men­te exclui­da y has­ta desprestigiada.

En las nacio­nes opri­mi­das, la polí­ti­ca se pre­sen­ta de mane­ra des­car­na­da y cru­da, ya que, por un lado, es la viven­cia de la impre­sio­nan­te masa de regu­la­cio­nes e impo­si­cio­nes dic­ta­das por el Esta­do ocu­pan­te; y, por otro lado, cuan­do el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta empie­za a hacer­se pre­sen­te entre el pue­blo, es jus­to lo con­tra­rio, la rei­vin­di­ca­ción de otra polí­ti­ca radi­cal­men­te enfren­ta­da a la polí­ti­ca extran­je­ra. La dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va entre ambas radi­ca en la res­pues­ta que se da a la pre­gun­ta esen­cial: ¿de quién es la nación, del Esta­do ocu­pan­te y de la bur­gue­sía cola­bo­ra­cio­nis­ta autóc­to­na, o del pue­blo tra­ba­ja­dor de esa nación? Dicho direc­ta­men­te ¿de quién es pro­pie­dad la nación ocu­pa­da, de sus cla­ses tra­ba­ja­do­ras o del Esta­do extran­je­ro? Aquí radi­ca la esen­cia de cual­quier polí­ti­ca en un pue­blo opri­mi­do. Uno de los obje­ti­vos del Esta­do ocu­pan­te y de la bur­gue­sía cola­bo­ra­cio­nis­ta es lograr que el pue­blo ni siquie­ra ima­gi­ne que pue­da hacer­se esa pre­gun­ta, anu­lar­la, con­ver­tir­la en irra­cio­nal o criminal.

Sin esta inte­rro­gan­te y sin su res­pues­ta, cual­quier defen­sa de los «dere­chos ciu­da­da­nos» en un pue­blo opri­mi­do que­da en lo anec­dó­ti­co com­pa­ra­do con lo deci­si­vo. Inclu­so el ele­men­tal dere­cho a una edu­ca­ción libre y crí­ti­ca que­da anu­la­do en su esen­cia por­que, al negar­se la natu­ra­le­za polí­ti­ca de toda edu­ca­ción, se ocul­ta el hecho deci­si­vo de que la his­to­ria que se ense­ña, que se impo­ne, es la ela­bo­ra­da por el Esta­do ocu­pan­te, tal vez con algu­nos «aires regio­na­les», pero nada más. Y a par­tir de aquí, el res­to de dere­chos fun­da­men­ta­les corren la mis­ma suer­te ya que ese pue­blo ha sido ideo­lo­gi­za­do en una inter­pre­ta­ción fal­sa de su reali­dad, de su pre­sen­te, lo que dis­tor­sio­na y entur­bia cual­quier refle­xión y prác­ti­ca demo­crá­ti­ca. Por ejem­plo y retro­ce­dien­do un poco en el pasa­do, la san­gran­te cues­tión de la memo­ria his­tó­ri­ca de las atro­ci­da­des fran­quis­tas, del monu­men­tal enga­ño de la «tran­si­ción demo­crá­ti­ca», del frau­de del «Esta­do de las auto­no­mías», etcé­te­ra. Una nación opri­mi­da enga­ña­da en esto, igno­ran­te de su his­to­ria, ten­drá enor­mes difi­cul­ta­des para inter­pre­tar su pre­sen­te, para com­pren­der la estruc­tu­ra de poder que está impues­to anti­de­mo­crá­ti­ca­men­te, toda una serie de recor­tes socia­les y públi­cos que nos vuel­ven a lle­var a situa­cio­nes de sobre­ex­plo­ta­ción y de miseria.

7. LÍMITES DE LA DEMOCRACIA CIUDADANA

Una de las obje­cio­nes que se hacen a la crí­ti­ca ante­rior, y que es la segun­da carac­te­rís­ti­ca que reco­rre a estas modas, es que no insis­tir en la acción polí­ti­ca no sig­ni­fi­ca que no se luche por las refor­mas en pro­fun­di­dad, por­que inclu­so aun­que por cir­cuns­tan­cias no se par­ti­ci­pe en el sis­te­ma par­la­men­ta­rio, la «movi­li­za­ción social» va enca­mi­na­da a pre­sio­nar al par­la­men­to para que ela­bo­re «mejo­res» leyes. Y para que ello ten­ga éxi­to, atrai­ga a más sec­to­res, la «lucha ciu­da­da­na» ha de evi­tar la «con­ta­mi­na­ción polí­ti­ca», ha de impe­dir en lo posi­ble la acción de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias en el seno de las asam­bleas que deben ser «espon­tá­neas» y «con­sen­sua­das», con lo que lle­ga­mos a la ter­cer cons­tan­te arri­ba vista.

Pero en una nación opri­mi­da este argu­men­to olvi­da que es el par­la­men­to esta­tal el que man­da sobre el par­la­men­to auto­nó­mi­co, regio­nal, ade­más de que en defi­ni­ti­va es el poder del Esta­do el que ter­mi­na impo­nién­do­se sobre el mis­mo par­la­men­to esta­tal. La expe­rien­cia vas­ca y cata­la­na es aplas­tan­te en este sen­ti­do: los esfuer­zos del refor­mis­mo auto­nó­mi­co en sus más altas expre­sio­nes orga­ni­za­ti­vas por lle­var a su ple­na efec­ti­vi­dad el «dere­cho demo­crá­ti­co» de los par­la­men­tos auto­nó­mi­cos, han fra­ca­so siem­pre que el Esta­do espa­ñol lo ha deci­di­do, como nos lo recuer­dan el «Plan Iba­rretxe» y la «Refor­ma de la Auto­no­mía» cata­la­na, apro­ba­dos mayo­ri­ta­ria­men­te en sus par­la­men­tos res­pec­ti­vos, pero recha­za­dos y ridi­cu­li­za­dos con mofas públi­cas en Madrid, don­de radi­ca el poder de la polí­ti­ca y la polí­ti­ca del poder.

En las nacio­nes opri­mi­das, la pre­sión social sobre el par­la­men­to auto­nó­mi­co o regio­nal sola­men­te es efec­ti­va, des­de la pers­pec­ti­va del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción y por tan­to a la inde­pen­den­cia, si va acom­pa­ña­da de un deter­mi­nan­te movi­mien­to popu­lar y obre­ro extra­par­la­men­ta­rio, que exis­ta fue­ra del par­la­men­to auto­nó­mi­co y que, sobre todo, des­cu­bra y haga paten­te las limi­ta­cio­nes insal­va­bles del mar­co auto­nó­mi­co. Sin esta fuer­za de masas exter­na, nin­gún par­la­men­to dele­ga­do y vigi­la­do por el Esta­do domi­nan­te va a ser efec­ti­vo para el pue­blo. Menos efec­ti­vas serán aún las «movi­li­za­cio­nes ciu­da­da­nas» que recha­cen toda «con­ta­mi­na­ción polí­ti­ca» excep­to en el caso de que sean gru­pos tele­di­ri­gi­dos des­de el Esta­do y des­de la bur­gue­sía autóc­to­na los que encau­cen esas accio­nes res­pe­tan­do siem­pre los lími­tes impues­tos. No hace fal­ta decir que si estos gru­pi­tos quie­ren medrar, salir en pren­sa de mane­ra posi­ti­va y reci­bir «ayu­das públi­cas» debe­rán dis­tan­ciar­se lo más posi­ble del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción en abs­trac­to y com­ba­tir todo inde­pen­den­tis­mo concreto.

El apo­li­ti­cis­mo del «movi­mien­to ciu­da­dano» en una nación opri­mi­da pue­de con­ver­tir­se en una for­ma sutil o des­ca­ra­da de la paro­dia demo­cra­ti­cis­ta del Esta­do ocu­pan­te, intere­sa­do en muchos casos en dejar hacer a los «bue­nos ciu­da­da­nos» que no quie­ren «meter­se en polí­ti­ca». La dic­ta­du­ra fran­quis­ta ya tole­ró algu­nas aso­cia­cio­nes de este esti­lo siem­pre y cuan­do lava­sen la cara del régi­men sin inmis­cuir­se en crí­ti­cas y denun­cias de la dic­ta­du­ra. Cuan­do algu­nos de estos colec­ti­vos die­ron el paso a una opo­si­ción prác­ti­ca en defen­sa de los dere­chos de sus pue­blos, fue­ron repri­mi­dos ful­mi­nan­te­men­te. La «demo­cra­cia cons­ti­tu­cio­nal» pos­te­rior abrió un poco el mar­gen de denun­cia, pero siem­pre den­tro de la «uni­dad nacio­nal espa­ño­la». De este modo, la «demo­cra­cia» en abs­trac­to, ofi­cial­men­te apo­lí­ti­ca, pue­de actuar impu­ne­men­te en la nación opri­mi­da ocul­tan­do la reali­dad y man­te­nien­do la ficción.

Peor aún, si el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta va arrai­gan­do entre el pue­blo, pron­to el recha­zo de la polí­ti­ca en gene­ral, que asu­men estos «movi­mien­tos ciu­da­da­nos», pasa­rá a ser el recha­zo a la polí­ti­ca inde­pen­den­tis­ta, su mar­gi­na­ción de las ins­ti­tu­cio­nes, de la pren­sa, de la cul­tu­ri­lla ofi­cial, y su cri­mi­na­li­za­ción. La estra­te­gia repre­si­va que inclu­ye estas y otras tác­ti­cas sufri­da por el pue­blo vas­co, ya empie­za a apli­car­se a otros pue­blos sin Esta­do, en los que sus movi­mien­tos inde­pen­den­tis­tas están sufrien­do un cre­cien­te cer­co infor­ma­ti­vo, una polí­ti­ca de silen­cio e invi­si­bi­li­za­ción que es la pri­me­ra fase de la repre­sión pos­te­rior, loca­li­za­da o gene­ra­li­za­da, según lo nece­si­te el Esta­do. La des­va­lo­ra­ción de la polí­ti­ca no hace sino faci­li­tar la apli­ca­ción de estas tác­ti­cas. Sola­men­te una peda­gó­gi­ca lucha teó­ri­ca basa­da en movi­li­za­cio­nes de masas, pue­de legi­ti­mar la nece­si­dad urgen­te de la polí­ti­ca independentista.

8. DESPOLITIZACIÓN CIUDADANA Y PROPIEDAD PRIVADA

La des­po­li­ti­za­ción de la «ciu­da­da­nía» abre las puer­tas a la masi­fi­ca­ción de las repre­sio­nes suti­les y selec­ti­vas con­tra toda serie de colec­ti­vos que se salen de la «nor­ma­li­dad», por no hablar de los resis­ten­tes, sobre todo en las nacio­nes opri­mi­das; pero tam­bién tie­ne otro per­ver­so efec­to, des­truc­tor a la lar­ga, como es el de la indi­fe­ren­cia por la suer­te últi­ma de la pro­pia «ciu­da­da­nía» muy mayo­ri­ta­ria­men­te com­pues­ta por cla­se tra­ba­ja­do­ra en su sen­ti­do bási­co, es decir, por gen­te que para vivir no tie­ne otro reme­dio que ven­der su fuer­za de tra­ba­jo a un empre­sa­rio por un sala­rio cada día más redu­ci­do. Una pecu­lia­ri­dad del «ciu­da­dano» es que cree no ser un sim­ple y vul­gar asa­la­ria­do, cree ser algo más. Los refor­mis­tas de izquier­da, cons­cien­tes de este serio pro­ble­ma, recu­rren a la expre­sión «ciu­da­dano-tra­ba­ja­dor», que tal vez podría valer en una socie­dad post­ca­pi­ta­lis­ta y pro­to­so­cia­lis­ta, pero no tene­mos espa­cio para entrar en este debate.

Lle­ga­mos así a la cuar­ta y quin­ta carac­te­rís­ti­ca común a las modas que cri­ti­ca­mos: la «movi­li­za­ción ciu­da­da­na» no debe esco­rar­se hacia el «obre­ris­mo» por­que es sabi­do que la cla­se obre­ra «ya no es el suje­to revo­lu­cio­na­rio», ni tam­po­co hacia los colec­ti­vos socia­les y movi­mien­tos popu­la­res radi­ca­li­za­dos por­que es sabi­do que aho­ra sólo exis­te la «mul­ti­tud ciu­da­da­na» inter­cla­sis­ta. Y con­si­guien­te­men­te, la orga­ni­za­ción mili­tan­te no es nece­sa­ria o de ser­lo debe ser muy amplia, difu­sa y tole­ran­te, sin mayo­res cri­te­rios de for­ma­ción teó­ri­ca y visión his­tó­ri­ca. Duran­te una fase expan­si­va de la eco­no­mía, estas creen­cias podían tener un aura de rea­lis­mo mági­co pero, como hemos vis­to arri­ba, en la fase de cri­sis se des­plo­ma la tra­mo­ya ente­ra ante la pre­sión de los hechos coti­dia­nos, del paro, del empo­bre­ci­mien­to, de las nue­vas for­mas de vaga­bun­deo que tam­bién afec­tan a las «cla­ses medias», etcétera.

Y es en estos con­tex­tos en los que adquie­re su ple­na capa­ci­dad eman­ci­pa­do­ra la pre­gun­ta ante­rior sobre de quién es la nación opri­mi­da, de su pue­blo tra­ba­ja­dor, o del Esta­do ocu­pan­te. Los mitos del «ciu­da­dano» y de la «demo­cra­cia» ayu­dan a ocul­tar bajo una den­sa nebli­na ideo­ló­gi­ca inter­cla­sis­ta y des­na­cio­na­li­za­do­ra esta pre­gun­ta inacep­ta­ble para el Esta­do extran­je­ro, y para la bur­gue­sía autóc­to­na que sabe que su pro­pie­dad es pro­te­gi­da por ese Esta­do. Cuan­do la cri­sis azo­ta des­tru­yen­do pues­tos de tra­ba­jo, cali­dad de vida psi­co­so­má­ti­ca y empeo­ran­do todas las lacras del peor capi­ta­lis­mo, en un con­tex­to como el actual, negar la impor­tan­cia deci­si­va de la dic­ta­du­ra del sala­rio sobre la «ciu­da­da­nía» es tan­to como cerrar los ojos a la reali­dad y echar­se al abis­mo de la abso­lu­ta inde­fen­sión ante la fero­ci­dad del capital.

Tene­mos el ejem­plo de las luchas con­tra los desahu­cios de vivien­das de per­so­nas que no pue­den pagar las hipo­te­cas o los alqui­le­res. For­mal­men­te, lo que está en jue­go es el dere­cho a un tra­ba­jo y una casa dig­na, que entra den­tro de los lla­ma­dos «dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les», como el lla­ma­do «dere­cho al tra­ba­jo» y otros, pero en la reali­dad esta­mos ante un ata­que a la pro­pie­dad pri­va­da bur­gue­sa, al dere­cho bur­gués en su natu­ra­le­za de cla­se. Por esto, más tem­prano que tar­de, las fuer­zas repre­si­vas han actua­do con­tra estos movi­mien­tos. La expe­rien­cia de Kukutza en Bil­bo es con­clu­yen­te y pre­mo­ni­to­ria. Lo mis­mo debe­mos decir de la recu­pe­ra­ción de tie­rras, fin­cas, edi­fi­cios públi­cos y pri­va­dos, ofi­ci­nas, escue­las, comer­cios, talle­res, empre­sas media­nas y gran­des por las y los tra­ba­ja­do­res cuan­do sus explo­ta­do­res están a pun­to de cerrar­las o des­pués de que lo hayan hecho. Lle­van­do este pro­ce­so a su con­clu­sión lógi­ca nos encon­tra­mos con la recu­pe­ra­ción del país ente­ro por su pue­blo tra­ba­ja­dor, es decir, con la inde­pen­den­cia socialista.

En este pun­to, ya no se tra­ta sólo del dere­cho bur­gués a la pro­pie­dad pri­va­da, del dere­cho de cla­se, sino ade­más del dere­cho del Esta­do-nación domi­nan­te para seguir sien­do pro­pie­ta­rio del pue­blo ocu­pa­do. Otro tan­to hay que decir de que el terro­ris­mo patriar­cal no afec­ta sólo al dere­cho mas­cu­lino sobre la mujer, sino sobre todo al dere­cho de pro­pie­dad del sis­te­ma patriar­co-bur­gués sobre el sexo-géne­ro feme­nino. Y lo mis­mo debe­mos decir sobre la des­truc­ción de la natu­ra­le­za, de sus recur­sos fini­tos, y sobre las luchas de los pue­blos por recu­pe­rar su pose­sión e impe­dir el saqueo impe­ria­lis­ta: es la pro­pie­dad públi­ca de la huma­ni­dad de las gene­ra­cio­nes futu­ras sobre la natu­ra­le­za con­tra la pro­pie­dad pri­va­da impues­ta a la fuer­za por el impe­ria­lis­mo pre­sen­te. Cuan­do el pro­ble­ma de la pro­pie­dad y del poder a ella uni­do apa­re­ce al des­cu­bier­to gra­cias a las luchas de las masas por recu­pe­rar lo que solo a ellas les per­te­ne­ce, una vez aquí, el mito de la «ciu­da­da­nía» ter­mi­na esta­llan­do en tro­zos por su inca­pa­ci­dad para expli­car las con­tra­dic­cio­nes inhe­ren­tes al capitalismo.

Aho­ra bien, la expe­rien­cia mues­tra que el paso de una con­cien­cia apo­lí­ti­ca a otra polí­ti­ca, en el sen­ti­do mar­xis­ta, requie­re de un trán­si­to de apren­di­za­je, de pra­xis colec­ti­va duran­te la cual se va apren­dien­do la teo­ría con la ayu­da de una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria que tie­ne cua­dros mili­tan­tes capa­ces de ense­ñar­la. La lucha espon­tá­nea siem­pre tie­ne en su ori­gen una par­te de con­cien­cia y de orga­ni­za­ción apor­ta­da por anti­guos mili­tan­tes que en su tiem­po estu­vie­ron orga­ni­za­dos, o que siguen están­do­lo. Pero siem­pre son nece­sa­rias las apor­ta­cio­nes de otras luchas y expe­rien­cias, siem­pre es con­ve­nien­te estar al tan­to de los cam­bios en las for­mas de explo­ta­ción, de las leyes y de las medi­das del capi­tal. Seme­jan­tes cono­ci­mien­tos crí­ti­cos solo pue­den ser apor­ta­dos por orga­ni­za­cio­nes que lle­van años enfren­tán­do­se al capi­tal y al Esta­do ocu­pan­te. Las per­so­nas ais­la­das, aun sien­do muy meri­to­rias y dota­das, no pue­den desa­rro­llar esa capa­ci­dad crí­ti­ca orga­ni­za­da, menos man­te­ner­la en el tiem­po y menos toda­vía apor­tar­la masi­va­men­te al pue­blo tra­ba­ja­dor des­de el inte­rior mis­mo de sus luchas y de su viven­cia explotada.

Por esto, el recha­zo al dere­cho de par­ti­ci­pa­ción en las asam­bleas y en la vida mis­ma de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias en los «movi­mien­tos ciu­da­da­nos» es un impe­di­men­to muy serio pues­to a la con­cien­cia­ción de las cla­ses explo­ta­das. Es negar­les el cono­ci­mien­to de otra visión de la his­to­ria, de la reali­dad, de los con­flic­tos, una visión crí­ti­ca y teó­ri­ca nece­sa­ria para cono­cer qué es el capi­ta­lis­mo y como fun­cio­na. En las nacio­nes opri­mi­das, esta nega­ti­va afec­ta mayo­ri­ta­ria­men­te a las orga­ni­za­cio­nes inde­pen­den­tis­tas revo­lu­cio­na­rias, con lo que se agra­va el pro­ble­ma ya que se refuer­za indi­rec­ta o direc­ta­men­te el nacio­na­lis­mo opre­sor, al impe­dir­se que se conoz­ca la reali­dad de opre­sión nacio­nal, su his­to­ria y las solu­cio­nes pro­pues­tas por la polí­ti­ca independentista.

9. LUCHAR EN LAS ENTRAÑAS DEL MONSTRUO

La evo­lu­ción eco­nó­mi­ca y socio­po­lí­ti­ca, la capa­ci­dad del sis­te­ma para con­tro­lar estos movi­mien­tos, la efec­ti­va inter­ven­ción de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que han ido demos­tran­do en la prác­ti­ca lo correc­to de sus razo­nes, todo esto a la vez, ha hecho que las modas de usar y tirar aquí cri­ti­ca­das se hayan debi­li­ta­do, y que los movi­mien­tos que inten­tan guiar­se por ellas no han teni­do más reme­dio que sua­vi­zar su intran­si­gen­cia dog­má­ti­ca. Pero aún así que­da una últi­ma creen­cia que debe­mos ana­li­zar y a la que ya nos hemos refe­ri­do. Se tra­ta de la tesis de que se pue­de avan­zar hacia la inde­pen­den­cia nacio­nal crean­do una espe­cie de «nación para­le­la» a la opri­mi­da, que vaya cons­tru­yen­do espa­cios de poder pro­pio, de con­tra­po­der y has­ta de doble poder, de mane­ra que, gra­dual­men­te, empie­cen a sur­gir islo­tes de inde­pen­den­cia en un océano de opre­sión nacio­nal, islo­tes que for­ma­rán un archi­pié­la­go y por fin una nación independiente.

Muy rápi­da­men­te, pode­mos ras­trear cua­tro gran­des tra­di­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que sus­ten­tan par­cial­men­te esta tesis. Expues­tas en orden cro­no­ló­gi­co son, una, la del coope­ra­ti­vis­mo socia­lis­ta de pro­duc­ción y con­su­mo del siglo XIX y otras expe­rien­cias simi­la­res, que tuvie­ron sus corres­pon­dien­tes desa­rro­llos teó­ri­cos. Dos, la tesis clá­si­ca de que las con­quis­tas demo­crá­ti­cas impor­tan­tes, las nacio­na­li­za­cio­nes y esta­ta­li­za­cio­nes, los loca­les obre­ros y popu­la­res, las comu­nas y coope­ra­ti­vas, la pren­sa obre­ra, etcé­te­ra, son «islo­tes de socia­lis­mo» en el capi­ta­lis­mo. Tres, la tesis del desa­rro­llo de la hege­mo­nía socio­po­lí­ti­ca y cul­tu­ral del movi­mien­to obre­ro den­tro de la socie­dad bur­gue­sa en base a una bue­na for­ma­ción polí­ti­co-cul­tu­ral y a una correc­ta polí­ti­ca de alian­zas. Y cua­tro, la coor­di­na­ción en red de los movi­mien­tos socia­les, de los movi­mien­tos ciu­da­da­nos, cul­tu­ra­les y demás, de las asam­bleas veci­na­les y de base, median­te las nue­vas tec­no­lo­gías (NTC) y apro­ve­chan­do todo lo posi­ti­vo de las tres tra­di­cio­nes ante­rio­res pero apli­ca­das a las con­di­cio­nes de comien­zos del siglo XXI.

El movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio nun­ca ha recha­za­do la prác­ti­ca de estas expe­rien­cias y siem­pre ha sos­te­ni­do que son nece­sa­rias en la medi­da en que acer­can el socia­lis­mo, su nece­si­dad, y ense­ñan a las cla­ses explo­ta­das a auto­or­ga­ni­zar­se, auto­ges­tio­nar­se, auto­de­ter­mi­nar­se y auto­de­fen­der­se. Nun­ca ha roto la dia­léc­ti­ca entre refor­ma y revo­lu­ción, y ha insis­ti­do en que una sabía apli­ca­ción tác­ti­ca de las refor­mas den­tro de una estra­te­gia de avan­ce al socia­lis­mo, esta dia­léc­ti­ca, faci­li­ta enor­me­men­te la con­cien­cia­ción de las masas gra­cias a su expe­rien­cia coti­dia­na. Pero siem­pre ha sos­te­ni­do, y con razón, que estas y otras prác­ti­cas toma­das ais­la­das, e inclu­so en con­jun­to, no con­du­cen sino a la inte­gra­ción en el sis­te­ma bur­gués cuan­do aban­do­nan los obje­ti­vos socia­lis­tas y la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria. Y la his­to­ria así lo confirma.

Una vez más, el lími­te de esta pro­pues­ta radi­ca en que recha­za el momen­to crí­ti­co de lla­mar a las cosas por su nom­bre y de orga­ni­zar­se para luchar con­tra la reali­dad que ese nom­bre desig­na. El momen­to crí­ti­co no es otro que el que se pre­sen­ta cuan­do se rom­pe la dia­léc­ti­ca entre refor­ma y revo­lu­ción, cuan­do se pier­de de vis­ta el papel cru­cial de la polí­ti­ca, del poder y del Esta­do como garan­tes de la pro­pie­dad pri­va­da. Por ejem­plo, el coope­ra­ti­vis­mo se pros­ti­tu­ye en empre­sa capi­ta­lis­ta cuan­do los coope­ra­ti­vis­tas fun­da­do­res pasan a explo­tar fuer­za de tra­ba­jo asa­la­ria­da a la que se le nie­gan los dere­chos y debe­res de los coope­ra­ti­vis­tas fun­da­do­res. Los loca­les y la pren­sa obre­ra, los sin­di­ca­tos y los par­ti­dos, la lucha par­la­men­ta­ria, etcé­te­ra, pasan de ser medios revo­lu­cio­na­rios a sim­ples fines para bene­fi­cio de su buro­cra­cia cuan­do se des­plo­man en la creen­cia de que el capi­ta­lis­mo pue­de ser refor­ma­do pací­fi­ca­men­te des­de sus pro­pias ins­ti­tu­cio­nes y que pue­de lle­gar­se al socia­lis­mo con las armas mella­das del capi­ta­lis­mo. La hege­mo­nía socio­po­lí­ti­ca y cul­tu­ral se desin­te­gra en el refor­mis­mo cuan­do recha­za explí­ci­ta­men­te la nece­si­dad estra­té­gi­ca de la toma del poder y de la des­truc­ción del Esta­do, cuan­do acep­ta el paci­fis­mo que es una ideo­lo­gía pro­fun­da­men­te inmo­ral y reac­cio­na­ria. Los movi­mien­tos socia­les orga­ni­za­dos en red se inte­gran en el sis­te­ma cuan­do caen dro­ga­dos por el opio de la «demo­cra­cia ciu­da­da­na», aban­do­nan­do el nom­bre de socia­lis­mo para desin­te­grar­se en esa inde­fi­ni­ble vacui­dad que es el «anti­ca­pi­ta­lis­mo».

La tesis de que pue­de avan­zar­se hacia la inde­pen­den­cia nacio­nal sin tener que recu­rrir a la polí­ti­ca radi­cal orga­ni­za­da, estra­té­gi­ca­men­te cohe­ren­te con el obje­ti­vo bus­ca­do, y dota­da de unas tác­ti­cas sos­te­ni­das en dicha estra­te­gia, esta tesis tie­ne tres erro­res garra­fa­les: uno, que el enemi­go exis­te y que tie­ne a su dis­po­si­ción el Esta­do, mien­tras que ese movi­mien­to no tie­ne abso­lu­ta­men­te nada simi­lar al Esta­do. Otro, que ade­más del Esta­do ocu­pan­te, el pro­pio sis­te­ma capi­ta­lis­ta en cuan­to tal dis­po­ne inter­na­men­te de sis­te­mas muy efec­ti­vos de desin­te­gra­ción de los movi­mien­tos apo­lí­ti­cos, median­te eso que en mar­xis­mo defi­ni­mos como feti­chis­mo o más vul­gar­men­te alie­na­ción. Y últi­mo, que la inde­pen­den­cia sólo pue­de ser tal cuan­do sea a la vez inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral, etcé­te­ra, y no sólo for­mal­men­te polí­ti­ca, es decir, cuan­do sea socia­lis­ta, lo que a la fuer­za exi­ge avan­zar en la supera­ción del capi­ta­lis­mo. Tan­to el Esta­do como el feti­chis­mo logran más tem­prano que tar­de para­li­zar y pul­ve­ri­zar esos movi­mien­tos, e inte­grar sus res­tos en la «nor­ma­li­dad», tole­rán­do­les inclu­so que pata­leen en espa­cios ino­cuos e iner­tes, en zoo­ló­gi­cos socia­les para dis­fru­te de la masa de «bue­nos ciu­da­da­nos» feli­ces con la opre­sión que sufren.

Muy fre­cuen­te­men­te, en este deba­te se cita como ejem­plo el pro­ce­so de cons­truc­ción nacio­nal del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta vas­co, como ejem­plo de la via­bi­li­dad de tal mode­lo si es expor­ta­do y copia­do mecá­ni­ca­men­te en otras nacio­nes opri­mi­das. Lo míni­mo que se debe decir al res­pec­to es que, pri­me­ro, no se pue­de tras­plan­tar sin más, a la lige­ra, la expe­rien­cia vas­ca a otros pue­blos, por­que enton­ces el fra­ca­so está ase­gu­ra­do. Y segun­do, si algo demues­tra la cons­truc­ción nacio­nal vas­ca es el papel cru­cial de la izquier­da aber­tza­le como ver­te­bra­do­ra cons­cien­te y pacien­te del pro­ce­so en su con­jun­to, es decir, demues­tra la dia­léc­ti­ca entre orga­ni­za­ción y espon­ta­neís­mo, entre van­guar­dia y masas, entre izquier­da aber­tza­le y refor­mis­mo duro, entre inde­pen­den­tis­mo y sobe­ra­nis­mo, entre com­po­nen­te nacio­nal y com­po­nen­te de cla­se, etcé­te­ra. Negar la aplas­tan­te lec­ción his­tó­ri­ca de más de medio siglo, o minus­va­lo­rar­la para, retor­cien­do en los hechos, for­zar argu­men­tos con­tra­rios a la nece­si­dad de la estra­te­gia polí­ti­ca, hacer­lo así es mani­pu­lar y negar la realidad.

La cons­truc­ción nacio­nal vas­ca, como la de cual­quier otro pue­blo opri­mi­do, nun­ca lle­ga­rá a su pun­to crí­ti­co de sal­to a lo nue­vo, a la crea­ción de su Esta­do inde­pen­dien­te, si no se sus­ten­ta en una fuer­za obre­ra y popu­lar orga­ni­za­da polí­ti­ca­men­te den­tro mis­mo de la socie­dad vas­ca actual, en el inte­rior de la socie­dad bur­gue­sa, de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, de la mise­ria patriar­cal, de la domi­na­ción lin­güís­ti­co-cul­tu­ral extran­je­ra. Al mons­truo hay que com­ba­tir­lo en sus entra­ñas, des­de den­tro por­que es ahí don­de radi­ca su debi­li­dad estructural.

La lucha en lo más pro­fun­do de la bes­tia no quie­re decir que no se luche en su piel, en su exte­rior, como hemos vis­to arri­ba. En la dia­léc­ti­ca entre refor­ma y revo­lu­ción, entre pasos con­cre­tos a la inde­pen­den­cia y el Esta­do inde­pen­dien­te, el polo deci­si­vo radi­ca en la revo­lu­ción y en el Esta­do pro­pio, y el polo secun­da­rio en la refor­ma y en los islo­tes de inde­pen­den­cia, man­te­nien­do siem­pre su uni­dad dia­léc­ti­ca, su inter­re­la­ción per­ma­nen­te. O dicho de otro modo, en el avan­ce par­cial a la inde­pen­den­cia y al socia­lis­mo median­te la crea­ción de espa­cios para­le­los, es la polí­ti­ca inde­pen­den­tis­ta la que debe mar­car los pasos y los rit­mos, las rela­cio­nes y las prio­ri­da­des, res­pe­tan­do siem­pre el desa­rro­llo des­igual de las luchas pero bus­can­do su combinación.

Más correc­to es luchar por la crea­ción de con­tra­po­de­res popu­la­res y obre­ros, que sean la expre­sión local de la auto­or­ga­ni­za­ción colec­ti­va en la que inci­de inter­na­men­te la polí­ti­ca inde­pen­den­tis­ta estra­té­gi­ca­men­te orien­ta­da. Sobre esta base de con­tra­po­de­res loca­les, socia­les, cul­tu­ra­les, debe luchar­se para crear espa­cios más amplios de doble poder, siem­pre inse­gu­ros y some­ti­dos a cre­cien­tes pre­sio­nes repre­si­vas, pero que son el tram­po­lín de masas para la crea­ción del poder popu­lar y la crea­ción del Esta­do inde­pen­dien­te. Hablar de poder radi­cal, que va a la raíz de la opre­sión nacio­nal en cual­quie­ra de sus for­mas, des­de las más bási­cas has­ta las deci­si­vas, es algo que irri­ta y enfu­re­ce a la bur­gue­sía y al Esta­do ocu­pan­te. Mien­tras que no le preo­cu­pan ape­nas, o nada, las modas de con­su­mo ideo­ló­gi­co de usar y tirar aquí cri­ti­ca­das, ¿por qué será?

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 26 de diciem­bre de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *