El papel insi­dio­so del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI)- James Cor­bett

fmi-logo

Todos hemos oído el anti­guo dicho de echar vina­gre a la heri­da, pero el FMI lo ha con­ver­ti­do en una for­ma artís­ti­ca. La nue­va direc­to­ra del FMI, Chris­ti­ne Lagar­de, lle­gó a Washing­ton esta sema­na pidien­do aún más miles de millo­nes para que el fon­do pue­da seguir apun­ta­lan­do ban­cos euro­peos insol­ven­tes y ama­rran­do a paí­ses en desa­rro­llo de todo el glo­bo con cade­nas de deu­das. Lagar­de está rea­li­zan­do una gira polí­ti­ca con el obje­ti­vo de con­se­guir otros 500.000 millo­nes de dóla­res para el FMI, dine­ro que se uti­li­za­rá en futu­ros res­ca­tes de la Euro­zo­na y otras cri­sis finan­cie­ras, es lo que dicen. El dis­cur­so se pre­sen­tó exac­ta­men­te 64 años des­pués del día que Tru­man fir­mó el Plan Marshall (segu­ra­men­te por coin­ci­den­cia) y pidió a los con­tri­bu­yen­tes esta­dou­ni­den­ses que bus­quen en sus cora­zo­nes, se sacri­fi­quen por el bien común y gas­ten más dine­ro para ayu­dar a pagar la cuen­ta de Euro­pa.

Pero suce­de que no esta­mos en 1948 y que Euro­pa no se recu­pe­ra de los nazis. Es 2012 y la Euro­zo­na se des­mo­ro­na por­que fue una ide­fa falli­da des­de el comien­zo. Las grie­tas del euro han esta­do apa­re­cien­do des­de hace años, a pesar de los mejo­res esfuer­zos de la ban­da de Gold­man Sachs para ocul­tar el acuer­do swap de la deu­da que ayu­dó a Gre­cia a men­tir para lograr su ingre­so a la Euro­zo­na y ayu­dó a que Gold­man gana­ra un 12% de todos sus ingre­sos comer­cia­les y de inver­sio­nes en 2001 en un solo día. Lagar­de no lo men­cio­nó en su dis­cur­so, pero ase­gu­ró al públi­co que en el FMI “su dine­ro se uti­li­za con pru­den­cia”.

Lo úni­co nota­ble de todo esto es que se espe­ra que el públi­co lo crea. Nadie que entien­da el pasa­do del FMI o cómo ope­ra espe­ra­rá que esos fon­dos se uti­li­cen de un modo dis­tin­to que en todas las demás oca­sio­nes: como apa­lan­ca­mien­to para gobier­nos que com­pro­me­ten a sus pue­blos a la ser­vi­dum­bre del endeu­da­mien­to. En los años noven­ta el FMI esta­ble­ción “esti­pu­la­cio­nes” en su paque­te de prés­ta­mo para Bra­sil que reque­rían enmien­das de la cons­ti­tu­ción del país, y lue­go cabil­deó amplia­men­te por esos cam­bios. Entre el prin­ci­pio de la par­ti­ci­pa­ción del FMI en Perú en 1978 y la segun­da vuel­ta de prés­ta­mos en los años noven­ta el pro­gra­ma de ajus­te estruc­tu­ral logró cua­dru­pli­car la pro­duc­ción ile­gal de coca al devas­tar a los agri­cul­to­res loca­les y dejar­los ante la opción de cul­ti­var coca o morir de ham­bre. Eli­gie­ron la coca.

Hay muchos más desas­tres. E innu­me­ra­bles esta­fas. Miles de millo­nes de dóla­res en prés­ta­mos del FMI a Rusia en los años noven­ta se des­via­ron dirrec­ta­men­te a las cuen­tas ban­ca­rias sui­zas de oli­gar­cas y gángs­te­res. Un pro­gra­ma de prés­ta­mos de 4.800 millo­nes de dóla­res admi­nis­tra­do por el fon­do en 1998 entró por una puer­ta al ban­co cen­tral ruso y salió direc­ta­men­te por la otra. La gen­te nun­ca vio un solo rublo de ese prés­ta­mo y se que­dó con tasas de des­em­pleo, pér­di­das en el mer­ca­do bur­sá­til y una deva­lua­ción de la mone­da que riva­li­zó con la Gran Depre­sión.

Las con­se­cuen­cias de estas ope­ra­cio­nes son inva­ria­ble­men­te las mis­mas. La gen­te se da cuen­ta de que ha teni­do que pagar la cuen­ta de la fies­ta de otros y empie­zan los dis­tur­bios. Lo hemos vis­to en Euro­pa des­de que comen­zó la cri­sis del euro y vuel­ve a infla­mar­se de nue­vo. Esta sema­na un jubi­la­do grie­go de 77 años se pegó un tiro en la cabe­za fren­te al Par­la­men­to por­que, dijo, no que­ría bus­car en la basu­ra para comer. El FMI publi­có una decla­ra­ción el jue­ves dicien­do que esta­ba “pro­fun­da­men­te entris­te­ci­do” por el inci­den­te, pero la gen­te de Ate­nas ha vuel­to a salir a las calles, miles de per­so­nas se han reu­ni­do en el sitio de su muer­te y muchos se h an enfren­ta­do a la poli­cía.

Estos tipos de pro­tes­tas no son solo pre­vi­si­bles, for­man par­te del plan. Docu­men­tos del FMI y del Ban­co Mun­dial que fue­ron fil­tra­dos en el año 2001 deta­llan el plan en cua­tro pasos para saquear un país, inclui­da la eta­pa del “dis­tur­bio FMI”. La gen­te sale a las calles para pro­tes­tar con­tra las medi­das de aus­te­ri­dad que se vin­cu­lan con los prés­ta­mos del FMI, lle­van­do a la hui­da del capi­tal extran­je­ro, los gobier­nos decla­ran la ban­ca­rro­ta y los espe­cu­la­do­res extran­je­ros obtie­nen los des­po­jos a pre­cios de rema­te. Hubo dis­tur­bios en Indo­ne­sia en 1998. Y en Boli­via en 2000. Y en Ecua­dor y Argen­ti­na en 2001. Lo que suce­de en Euro­pa no es una ana­lo­gía exac­ta, apun­ta a cen­tra­li­zar el poder en la UE en Bru­se­las y en el BCE en Frank­furt, y es par­ti­cu­lar­men­te reve­la­dor que el FMI haya vis­to la cri­sis como una excu­sa para meter su pie en la puer­ta de Euro­pa.

Así se desa­rro­lla el jue­go y por eso la mayo­ría de los polí­ti­cos están con­ten­tos al secun­dar­lo. Des­pués de que sir­ven su perío­do en la cabi­na de pilo­ta­je, se eyec­tan con un para­caí­das dora­do y dejan que la gen­te se estre­lle en la ardien­te bur­bu­ja de la deu­da que han crea­do. Por eso es pro­ba­ble que Lagar­de con­si­ga sus 500.000 millo­nes de dóla­res, o algo que se le apro­xi­ma, inclu­yen­do otros 63.000 millo­nes que EE.UU. debe pagar según un nue­vo acuer­do de cuo­tas. Y el dra­ma con­ti­núa.

© Copy­right James Cor­bett, Inter­na­tio­nal Fore­cas­ter, 2012

Fuen­te: http://​www​.glo​bal​re​search​.ca/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​c​o​n​t​e​x​t​=​v​a​&​a​i​d​=​3​0​188

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *