Enemi­gos núme­ro uno del públi­co- Luis Brit­to

1

Algu­na vez sos­tu­ve que cier­tos medios de comu­ni­ca­ción ejer­cen una dic­ta­du­ra mediá­ti­ca, por­que aspi­ran a desem­pe­ñar por sí solos los tres pode­res clá­si­cos del Esta­do. En efec­to, quie­ren deci­dir qué leyes valen y cuá­les no; inven­tan deci­sio­nes del gobierno o nie­gan las que éste toma; con­de­nan sin defen­sa ni ape­la­ción. Y enci­ma pre­ten­den ejer­cer estos pode­res abso­lu­tos sin con­sul­ta demo­crá­ti­ca ni res­pon­sa­bi­li­dad.

2

Ejem­plo: con­tra el pre­si­den­te Rafael Correa las fuer­zas anti­de­mo­crá­ti­cas y reac­cio­na­rias inten­tan un gol­pe de Esta­do el 30 de sep­tiem­bre de 2010, con sal­do de cin­co muer­tos y tres­cien­tos heri­dos, entre ellos el pro­pio pre­si­den­te. El dia­rio de Gua­ya­quil El Uni­ver­sal alu­ci­na que no ha habi­do gol­pe de Esta­do, lla­ma al pre­si­den­te elec­to “dic­ta­dor”, inven­ta que ha orde­na­do dis­pa­rar con­tra el pue­blo; lo con­de­na sin dere­cho a defen­sa y en for­ma inape­la­ble como res­pon­sa­ble de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad; decla­ra que las leyes que san­cio­nan los deli­tos de difa­ma­ción, inju­ria, calum­nia y vili­pen­dio no exis­ten, que en todo caso no le son apli­ca­bles a los comu­ni­ca­do­res socia­les, y se nie­ga a rec­ti­fi­car. Pero, ¿Qué son en reali­dad estos medios? Oiga­mos al pre­si­den­te Rafael Correa en su con­fe­ren­cia “Socie­da­des vul­ne­ra­bles”, pro­nun­cia­da en la Uni­ver­si­dad de Colum­bia el 23 de sep­tiem­bre de 2011: “En Ecua­dor, los medios de comu­ni­ca­ción escri­tos, tele­vi­si­vos y radia­les a nivel nacio­nal son pro­pie­dad de media doce­na de fami­lias. El mayor dia­rio nacio­nal, El Uni­ver­so , per­te­ne­ce a empre­sas fan­tas­mas en Islas Cai­mán, un paraí­so fis­cal, don­de no se va pre­ci­sa­men­te para pagar impues­tos o trans­pa­ren­tar finan­zas. Cuan­do lle­ga­mos al gobierno en el 2007, cin­co de los sie­te cana­les de tele­vi­sión nacio­na­les eran pro­pie­dad de ban­que­ros. Uste­des pue­den ima­gi­nar lo que suce­día cuan­do se que­ría tomar algu­na medi­da de regu­la­ción ban­ca­ria. En gene­ral, la prác­ti­ca común fue siem­pre crear un gru­po eco­nó­mi­co y usar los medios, no para infor­mar, sino para defen­der los intere­ses de ese gru­po eco­nó­mi­co”. Los dic­ta­do­res, como los medios, pre­ten­den mono­po­li­zar la tota­li­dad de los pode­res; los medios, como los dic­ta­do­res, aspi­ran a ejer­cer­los sin asu­mir las con­se­cuen­cias.

3

Para mejor com­pren­der la situa­ción, bajé­mo­nos de la nube que nos sitúa entre pode­res del Esta­do y man­da­ta­rios. No se debe inju­riar, vili­pen­diar, difa­mar ni calum­niar a un Pre­si­den­te por lo mis­mo que no se debe hacer­lo con el más ínfi­mo ciu­da­dano. Si yo afir­mo fal­sa­men­te y sin prue­bas que el más pobre reco­ge­la­tas es pai­dó­fi­lo, nar­co­tra­fi­can­te, ladrón y ase­sino, lo daño atroz­men­te por­que le arre­ba­to su hon­ra y repu­tación, que es lo úni­co que tie­ne en este mun­do. Si ade­más lo hago uti­li­zan­do un medio de comu­ni­ca­ción, mul­ti­pli­co la ofen­sa tan­tas veces como lec­to­res o audi­to­res tie­ne éste.

4

¿Fan­ta­seo? ¿Inven­to cosas por moles­tar a los comu­ni­ca­do­res, de los cua­les pre­ten­do ser uno? Pues no. El artícu­lo 12 de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos, san­cio­na­da por la ONU, decla­ra que “Nadie será obje­to de inje­ren­cias arbi­tra­rias en su vida pri­va­da, su fami­lia, su domi­ci­lio o su corres­pon­den­cia, ni de ata­ques a su hon­ra o a su repu­tación. Toda per­so­na tie­ne dere­cho a la pro­tec­ción de la ley con­tra tales inje­ren­cias o ata­ques”. ¿Dema­sia­do uni­ver­sal para el gus­to de los mono­po­lios regio­na­les? Pues el artícu­lo 11 de la Con­ven­ción Inter­ame­ri­ca­na sobre Dere­chos Huma­nos dis­po­ne: “1. Toda per­so­na tie­ne dere­cho al res­pe­to de su hon­ra y al reco­no­ci­mien­to de su dig­ni­dad. 2. Nadie pue­de ser obje­to de inje­ren­cias arbi­tra­rias o abu­si­vas en su vida pri­va­da, en la de su fami­lia, en su domi­ci­lio o en su corres­pon­den­cia, ni de ata­ques ile­ga­les a su hon­ra o repu­tación. 3. Toda per­so­na tie­ne dere­cho a la pro­tec­ción de la ley con­tra esas inje­ren­cias o esos ata­ques”. Todas las legis­la­cio­nes de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be com­pren­den nor­mas que pro­te­gen la hon­ra, la dig­ni­dad, la repu­tación y la vida pri­va­da de los ciu­da­da­nos. No abu­rri­ré a la audien­cia citán­do­le las que pue­de encon­trar en el Códi­go Penal de Ecua­dor o de Vene­zue­la. Cual­quier ciu­da­dano que las vio­le es san­cio­na­do. Sólo algu­nos comu­ni­ca­do­res pre­ten­den ser inmu­nes a ellas.

5

Nadie con­ci­be un inge­nie­ro que pre­ten­da no ser res­pon­sa­ble si se le caen las casas, un cho­fer que anhe­le atro­pe­llar pea­to­nes impu­ne­men­te, un médi­co que aspi­re a no ser san­cio­na­do si enve­ne­na al pacien­te. Pero muchos comu­ni­ca­do­res sos­tie­nen que nadie pue­de recla­mar­les los daños que cau­sen con el ejer­ci­cio de su pro­fe­sión, e inclu­so, que nin­gu­na nor­ma debe regu­lar su pro­fe­sión. En febre­ro de 2003 la opo­si­ción vene­zo­la­na reco­ge fir­mas para una refor­ma cons­ti­tu­cio­nal, y los diri­gen­tes de los medios hacen incluir en el peti­to­rio la dero­ga­ción del artícu­lo 58 de la Cons­ti­tu­ción Boli­va­ria­na, el cual con­sa­gra el dere­cho “a la infor­ma­ción opor­tu­na, veraz e impar­cial sin cen­su­ra, de acuer­do con los prin­ci­pios de esta Cons­ti­tu­ción, así como a la répli­ca o rec­ti­fi­ca­ción cuan­do se vea afec­ta­da direc­ta­men­te por infor­ma­cio­nes inexac­tas o agra­vian­tes”. El docu­men­to reque­ría fir­mas para dero­gar asi­mis­mo el artícu­lo 60, según el cual “toda per­so­na tie­ne dere­cho a la pro­tec­ción de su honor, vida pri­va­da, inti­mi­dad, pro­pia ima­gen, con­fi­den­cia­li­dad y repu­tación”. Los medios que­da­rían así des­po­ja­dos de todo deber fren­te a la socie­dad; los ciu­da­da­nos, de todo dere­cho ante ellos.

6

Con su deli­ran­te ata­que, El Uni­ver­sal qui­zá que­ría pro­vo­car algu­na medi­da guber­na­men­tal del Pre­si­den­te para lue­go acu­sar­lo de abu­so de poder. Como sim­ple ciu­da­dano, acu­dió Correa ante un tri­bu­nal para pedir la rec­ti­fi­ca­ción de esa “men­ti­ra dis­fra­za­da de opi­nión”; logró la con­de­na del perió­di­co por 40 millo­nes de dóla­res, y la de varios de sus direc­ti­vos a tres años de pri­sión, y una con­fir­ma­to­ria en la cual el juz­ga­do quin­to de lo civil el 6 de febre­ro de 2012 sen­ten­cia que el fallo bus­ca repa­rar «la afren­ta irro­ga­da, por el hecho de habér­se­le per­ju­di­ca­do, en su hon­ra, dig­ni­dad, buen nom­bre, pres­ti­gio pro­fe­sio­nal den­tro del país y fue­ra de él». Según tes­ti­mo­nia Correa en su con­fe­ren­cia “Socie­da­des vul­ne­ra­bles”: “ Pues bien, al día siguien­te de dicha rati­fi­ca­ción, muchos medios ‘con­de­na­ban’ –con estas pala­bras- la sen­ten­cia. ¿Medios de comu­ni­ca­ción con­de­nan­do las sen­ten­cias de las cor­tes? ¿Aca­so son, como la Cor­te Supre­ma de Esta­dos Uni­dos, the highest court in the land ?” Mucho peor: ejer­cían la dic­ta­du­ra mediá­ti­ca, actuan­do a la vez como legis­la­do­res, eje­cu­to­res y jue­ces. La inefa­ble Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos de Washing­ton, que nada hizo ante el gol­pe de Esta­do con­tra Correa, así como nada hizo cuan­do fue secues­tra­do el pre­si­den­te legí­ti­mo Chá­vez, ins­tó al man­da­ta­rio a sus­pen­der tem­po­ral­men­te la apli­ca­ción de la con­de­na. Un gre­mio de pro­pie­ta­rios de medios sen­ten­ció a Correa en for­ma inape­la­ble y sin dere­cho a defen­sa como “el Enemi­go Núme­ro Uno de los Medios”. En nin­gún momen­to los comu­ni­ca­do­res de El Uni­ver­sal rec­ti­fi­ca­ron ni se excu­sa­ron. El Pre­si­den­te Correa, en cam­bio, los per­do­nó. En Vene­zue­la esta leni­dad ha logra­do pocos efec­tos, des­de los tiem­pos de la pri­me­ra Repú­bli­ca, cuan­do se lamen­ta­ba Simón Bolí­var de que “a cada cons­pi­ra­ción seguía un per­dón, y a cada per­dón una nue­va cons­pi­ra­ción”. Per­do­nó Chá­vez a los cul­pa­bles mediá­ti­cos y polí­ti­cos del gol­pe de abril de 2002: ya en diciem­bre inten­ta­ron pre­ci­pi­tar otro gol­pe median­te una mez­cla de sabo­ta­je petro­le­ro, lock-out patro­nal y cam­pa­ña mediá­ti­ca de más de dos meses ins­tan­do a la depo­si­ción del man­da­ta­rio demo­crá­ti­co. Los pre­si­den­tes per­do­nan, pero los medios no.

7

Una inex­tin­gui­ble que­jum­bre ele­van en Vene­zue­la los fun­cio­na­rios del gobierno boli­va­riano con­tra las agre­sio­nes que en su con­tra per­pe­tran los medios. Otra sería la con­duc­ta de éstos si los agra­via­dos acu­die­ran a los tri­bu­na­les y exi­gie­ran la apli­ca­ción de la Ley. Fue lo que hizo en 2003 Alí Rodrí­guez Ara­que, para enton­ces pre­si­den­te de PDVSA, cuan­do la perio­dis­ta Ibe­yi­se Pache­co acu­só de tra­ba­jar en dicho ente y de prac­ti­car la corrup­ción a un hijo del fun­cio­na­rio que en reali­dad había falle­ci­do quin­ce años antes, a la tem­pra­na edad de tre­ce. La deman­da exi­gía una repa­ra­ción sim­bó­li­ca y con­clu­yó con un triun­fo moral. Es hon­ro­so ser decla­ra­do Enemi­go Núme­ro Uno de unos Medios que a su vez son el Enemi­go Núme­ro Uno del Públi­co.

8

Aho­ra la extre­ma dere­cha de las trans­na­cio­na­les y los medios se jun­ta con algu­nos movi­mien­tos étni­cos y mar­cha hacia Qui­to. Ya la Con­fe­de­ra­ción de Nacio­nes Indí­ge­nas de Ecua­dor (CONAIE) había exi­gi­do a Correa que le entre­ga­ra la deci­sión sobre las con­ce­sio­nes de recur­sos natu­ra­les de Ecua­dor. Correa lo recha­zó, fue­ron a elec­cio­nes, saca­ron un solo dipu­tado al Poder Legis­la­ti­vo y lue­go apo­ya­ron el gol­pe, acu­san­do al gobierno de Correa de “dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca”. Lo que está en jue­go son los recur­sos natu­ra­les de Amé­ri­ca Lati­na. Por ejem­plo, indí­ge­nas de la etnia Mun­du­cu­rú cedie­ron sus dere­chos sobre 23.000 kiló­me­tros cua­dra­dos de la Ama­zo­nia bra­si­le­ña en el esta­do de Pará a la trans­na­cio­nal irlan­de­sa Celes­tial Green Ven­tu­res por 120 millo­nes de dóla­res. Según el dia­rio O Esta­do de Sao Pau­lo, el con­tra­to impi­de por 30 años a los indí­ge­nas los cul­ti­vos agrí­co­las y la extrac­ción legal de made­ra, ase­gu­ra a la trans­na­cio­nal el libre acce­so a la zona, que está prohi­bi­do a las auto­ri­da­des legí­ti­mas bra­si­le­ñas, y no habría con­ta­do con el aval de toda la comu­ni­dad. Celes­tial Green Ven­tu­res geren­cia 16 pro­yec­tos igua­les en la Ama­zo­nia Bra­si­le­ña, que afec­tan 200.000 kiló­me­tros cua­dra­dos, el doble de toda la super­fi­cie de Por­tu­gal. La Fun­da­ción Nacio­nal del Indí­ge­na (FUNAI) ha regis­tra­do una trein­te­na de con­tra­tos de índo­le simi­lar entre diri­gen­tes indí­ge­nas y mul­ti­na­cio­na­les de Euro­pa (Tablet terra com​.co, 11 – 3‑2011. Pero los recur­sos natu­ra­les de Amé­ri­ca Lati­na no serán de las trans­na­cio­na­les. La mayo­ría se deci­di­rá una vez más por el Buen Vivir.

http://​luis​brit​to​.word​press​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *