Cazar cier­vos- Borro­ka Garaia

Si en Eus­kal Herria arde un míse­ro con­te­ne­dor, al de cin­co minu­tos tene­mos por­ta­das en la mayo­ría de medios, foto­gra­fías, aná­li­sis exten­sos de como des­apa­re­ció cal­ci­na­do el pobre plás­ti­co, argu­men­tos polí­ti­cos sobre quie­nes fue­ron, como lo hicie­ron, el núme­ro exac­to de per­so­nas, a que res­pon­día esa acción, en que estra­te­gia se enmar­ca­ba. Identificaciones.

Sin embar­go que apa­rez­ca un muer­to tras una car­ga poli­cial en una zona don­de al igual que todas las herri­ko taber­nas de Eus­kal Herria está sien­do gra­ba­da por vídeo ile­gal­men­te las 24 horas del día nadie sabe, nadie con­tes­ta. Si no se hubie­ra ele­va­do la pro­tes­ta la noti­cia del suce­so que lle­vó a la muer­te a Iñi­go Caba­cas Lice­ran­zu hubie­ra pasa­do, como así lo hizo en un prin­ci­pio como una peque­ña nota de pren­sa sin lla­mar mucho la atención.

Si las auto­ri­da­des auto­nó­mi­cas y poli­cia­les tuvie­ran la más míni­ma duda de las cir­cuns­tan­cias en como murió este joven, si esas mis­mas auto­ri­da­des tuvie­ran con­cien­cia de que algo dis­tin­to a una pelo­ta de goma cau­só la muer­te de Iñi­go lo sabría­mos al de pocos minu­tos de que se pro­du­je­ra. Ten­dría­mos ya unos cuan­tos dete­ni­dos, ten­dría­mos el obje­to que lo cau­só y lo habría­mos vis­to ya en foto­gra­fías y en la tele­vi­sión, tam­bién ten­dría­mos fotos de Iñi­go en el sue­lo. Ten­dría­mos des­de pri­me­ras horas por­ta­das y titu­la­res inmensos.

No hay nada de eso. Esta­mos en el año 2012 con avan­ces tec­no­ló­gi­cos y médi­cos tre­men­da­men­te avan­za­dos y tras días y días de estar en coma has­ta morir y con un silen­cio en los medios escan­da­lo­so, hoy 10 de abril des­de inte­rior, Ares nos dice que nun­ca des­car­ta­ron que Caba­cas falle­cie­ra de un pelo­ta­zo aun­que insis­te en que la inves­ti­ga­ción sigue abier­ta y vuel­ve a con­tra­de­cir las ver­sio­nes de nume­ro­sos tes­ti­gos que afir­man lo que es habi­tual y común en las calles vas­cas; que las car­gas se pro­du­je­ron a libre volun­tad sin que ter­cie nin­gún ele­men­to que las pro­duz­ca. Y en Eus­kal Herria sabe­mos que jamás han nece­si­ta­do nin­gu­na excu­sa para car­gar fren­te a una herri­ko taber­na o una mani­fes­ta­ción pací­fi­ca. Nun­ca nadie les ha pedi­do expli­ca­cio­nes por ello. ¿Sabe Ares lo que sig­ni­fi­ca “cazar cier­vos”?. Pues esa fra­se que es jer­ga poli­cial estos días es común en las bús­que­das que rea­li­zan esos ele­men­tos en inter­net en rela­ción a Iñi­go. Y este blog tie­ne bue­na cons­tan­cia de ello.

Cuan­do son los mis­mos que pro­du­cen diver­sos actos delic­ti­vos los que lo inves­ti­gan e inclu­so son los mis­mos los que los juz­gan todos sabe­mos lo que pue­de ocu­rrir y ocu­rre. Déca­das de his­to­ria vas­ca son tes­ti­go de ello.

No exis­te nin­gu­na duda en el gobierno vas­con­ga­do ni en la ertzain­tza. La poli­cía pue­de ser muchas cosas pero no son ton­tos. Aun­que aho­ra pre­ten­dan tomar­nos por ton­tos a la socie­dad tam­bién debe­rían saber que tam­po­co lo somos. Los ami­gos de Iñi­go y la socie­dad están hacien­do un esfuer­zo de inves­ti­ga­ción y reco­pi­la­ción de prue­bas. Un tra­ba­jo del que se han des­aten­di­do las auto­ri­da­des y por razo­nes más que obvias. La úni­ca ver­dad es que había cien­tos de per­so­nas cele­bran­do la vic­to­ria del Ath­le­tic, lle­gó la ertzain­tza y empe­zó a dis­pa­rar. Y no es que sea un caso extra­ño, lo hacen con­ti­nua­men­te. Y lo hacen con­ti­nua­men­te por­que exis­te una estra­te­gia polí­ti­ca en mayús­cu­las en la que las fuer­zas poli­cia­les están alec­cio­na­das para “cazar cier­vos” y cau­sar el mie­do. Y el señor Ares es uno de los que no solo da el vis­to bueno sino que diri­ge esa estra­te­gia. Una estra­te­gia que hace días pudo cau­sar la muer­te de Xuban Nava­rre­te, cau­só dece­nas de heri­dos en la huel­ga gene­ral y es la res­pon­sa­ble de miles de heri­dos a lo lar­go de las déca­das. Y lle­van ade­lan­te esa estra­te­gia polí­ti­ca inclu­so con armas prohi­bi­das y con total con­cien­cia de ello. La indig­na­ción sigue aumen­tan­do y con­ti­núan lle­gan­do noti­cias como la apa­ri­ción de porras exten­si­bles en Indautxu. Si hay algo que pue­de ser más dolo­ro­so que la muer­te a con­se­cuen­cia de car­gas poli­cia­les, las auto­ri­da­des están entran­do ya en ese terreno. Esta muer­te no está enmar­ca­da en inci­den­cias en torno al fút­bol sino en la estra­te­gia de per­se­cu­ción vio­len­ta y polí­ti­ca con­tra la juven­tud vas­ca que en este caso hizo lle­var fur­go­ne­tas lle­nas de poli­cías con armas a una zona de impu­ni­dad total para su uso. Como lo vimos en Kukutza, como lo vimos el 3 de mar­zo en Gas­teiz, como lo vimos en la pasa­da huel­ga gene­ral, como lo hemos vis­to siem­pre. Y como jamás lo vere­mos en las zonas adi­ne­ra­das don­de potean los hijos de esos res­pon­sa­bles políticos.

+ La poli­cía auto­nó­mi­ca española

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *