Los rodeos y extra­víos del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na- Xulio Ríos

La con­ver­gen­cia de la des­ti­tu­ción de Bo Xilai como jefe del PCCh en Chong­qing, la pre­sen­ta­ción del docu­men­to “Chi­na 2030” a ins­tan­cias del Ban­co Mun­dial y el Con­se­jo de Esta­do, las decla­ra­cio­nes tes­ta­men­ta­rias de Wen Jia­bao tras la sesión anual de la Asam­blea Popu­lar Nacio­nal y la ace­le­ra­ción de los pre­pa­ra­ti­vos del XVIII Con­gre­so del PCCh pre­vis­to para oto­ño, con­fi­gu­ra un pano­ra­ma que pare­ce abo­car a Chi­na a una impor­tan­te toma de deci­sio­nes. No se tra­ta solo de la elec­ción de los líde­res de la quin­ta gene­ra­ción sino del rum­bo a seguir en los pró­xi­mos y cla­ves años, en los que la refor­ma pudie­ra jugar­se tan­to su natu­ra­le­za como la iden­ti­dad final del pro­ce­so.

La defe­nes­tra­ción de Bo Xilai, quien extra­ña­men­te sigue sien­do miem­bro del Buró Polí­ti­co man­te­nien­do su caso en stand by , ha sido leí­da en cla­ve neta­men­te polí­ti­ca pese a los esfuer­zos por aso­ciar­le a con­duc­tas frau­du­len­tas y has­ta delic­ti­vas. Ofi­cial­men­te poco ha tras­cen­di­do, pero el expe­dien­te sigue cre­cien­do dejan­do entre­ver mane­jos oscu­ros, corrup­cio­nes diver­sas a con­tra­pe­lo de su ima­gen de Mís­ter Pro­per y prác­ti­cas repre­si­vas más allá de los cáno­nes al uso, inclu­yen­do posi­bles ase­si­na­tos a ins­tan­cias de su actual espo­sa. No debe­ría demo­rar­se mucho un dic­ta­men ini­cial de lo ocu­rri­do que acla­re las res­pon­sa­bi­li­da­des e impli­ca­cio­nes de Bo y su entorno fami­liar direc­to y de su segun­do, Wang Lijun. Este argu­men­ta­rio pare­ce ser la cla­ve para recu­pe­rar el con­sen­so en la direc­ción chi­na en este asun­to y para acla­rar el pro­pio futu­ro de Bo Xilai.

Más allá de estas peri­pe­cias, se ha inter­pre­ta­do que todo ello no es más que una opor­tu­na excu­sa para jus­ti­fi­car el fin de la expe­rien­cia que había lide­ra­do en Chong­qing. En este sen­ti­do, con la pur­ga de Bo se pon­dría fin a un inten­to de influir en la direc­ción del PCCh para impri­mir un nue­vo rum­bo a la refor­ma, más afín a cier­to idea­rio tra­di­cio­nal­men­te aso­cia­do con la izquier­da y el maoís­mo. Pero ¿es Bo de izquier­da? ¿es Bo neo­maoís­ta? Esto es más que dudo­so, habi­da cuen­ta de su tra­yec­to­ria errá­ti­ca, con­vul­sa y con­tro­ver­ti­da. Sí es incues­tio­na­ble que una opor­tu­na con­ver­gen­cia de sus ambi­cio­nes con un movi­mien­to que lle­va­ba tiem­po laten­te en el país le ha gran­jea­do una pro­yec­ción que ni siquie­ra había logra­do ante­rior­men­te con su deno­da­da lucha con­tra el movi­mien­to Falun Gong. Esa corrien­te, con pre­sen­cia en el mun­do aca­dé­mi­co, en el ejér­ci­to y en ins­tan­cias buro­crá­ti­cas, encon­tró en Bo la palan­ca de arti­cu­la­ción y visi­bi­li­za­ción nece­sa­ria, alcan­zan­do al pro­pio Buró Polí­ti­co. De ahí, la alar­ma y la reac­ción.

Des­ba­ra­ta­da dicha pro­pues­ta, la cúpu­la del PCCh se esfuer­za aho­ra por vol­ver al con­sen­so ini­cial, es decir, aquel esta­ble­ci­do sobre la base de la refor­ma ini­cia­da en 1978 con los con­sa­bi­dos dife­ren­dos en torno a rit­mos, pro­ce­di­mien­tos y has­ta obje­ti­vos. Este pare­ce ser el deba­te actual, si bien no está cla­ro que aque­lla sen­da dibu­ja­da por Deng Xiao­ping para trans­for­mar el país y el socia­lis­mo chino sin cam­biar la natu­ra­le­za del poder, pue­da lle­var­se a cabo, afron­tan­do qui­zás su momen­to más deci­si­vo.

Duran­te el man­da­to de Hu Jin­tao, ini­cia­do en 2002, se atis­bó una nue­va ola del pro­ce­so refor­mis­ta pres­tan­do (¡por fin!, dicho sea de paso) mayor aten­ción a otras dimen­sio­nes del desa­rro­llo que habían sido menos­pre­cia­das por sus ante­ce­so­res, obnu­bi­la­dos con los des­te­llos de un cre­ci­mien­to tan­tas veces cie­go. Las polí­ti­cas socia­les, tec­no­ló­gi­cas o ambien­ta­les toma­ron nue­vos bríos y el deba­te sobre un mode­lo alter­na­ti­vo basa­do en un mayor valor agre­ga­do ganó las una­ni­mi­da­des pre­ci­sas, aun­que no sin res­que­mo­res por par­te de quie­nes habían apar­ca­do el obje­ti­vo de una ele­men­tal jus­ti­cia social. Todo ello siem­pre ado­ba­do con la reafir­ma­ción del papel incues­tio­na­ble del PCCh que en 2007 se apres­ta­ba a expe­ri­men­tar una demo­cra­cia cor­po­ra­ti­va con­vir­tién­do­se en un sin­gu­lar cole­gio elec­to­ral de más de 80 millo­nes de mili­tan­tes. El fomen­to de la armo­nía se com­ple­men­ta­ba así con un neo­man­da­ri­na­to que debía hacer de la defen­sa de la “pure­za” la nor­ma para ganar­se el res­pe­to de la ciu­da­da­nía y para acre­di­tar la auto­ri­dad con­si­guien­te a fin de impe­dir el sur­gi­mien­to de acto­res riva­les que pudie­ran dispu­tar­le su hege­mo­nía polí­ti­ca.

Mien­tras cre­ció la eco­no­mía, se diver­si­fi­ca­ron las for­mas de pro­pie­dad, se pro­mo­vió el mer­ca­do, etc., las bases del poder del PCCh tam­bién fue­ron reafir­ma­das. Ni mucho menos se debi­li­ta­ron. De una par­te, el ejér­ci­to, recha­zan­do cual­quier hipó­te­sis de pro­fe­sio­na­li­za­ción y afir­mán­do­lo en su inque­bran­ta­ble leal­tad al par­ti­do. De otra, el pleno con­trol sobre los sec­to­res estra­té­gi­cos de la eco­no­mía del país. Poco impor­ta­ba que el sec­tor pri­va­do aumen­ta­ra su peso en el con­jun­to del PIB o que res­pon­die­ra de has­ta el 70 por cien­to del empleo. Las pymes, aun sien­do millo­nes, eran polí­ti­ca­men­te “ino­fen­si­vas”. Sus estruc­tu­ras cor­po­ra­ti­vas siguen bajo con­trol del pro­pio PCCh. Y lo que es más deter­mi­nan­te, la ener­gía, la comu­ni­ca­ción, el sec­tor finan­cie­ro, etc., seguía fir­me­men­te en manos del poder públi­co-par­ti­da­rio quien con­tro­la­ba su actuar a tra­vés de nom­bra­mien­tos cla­ve, una pre­sen­cia orga­ni­za­ti­va deter­mi­nan­te y un pro­ce­di­mien­to polí­ti­co-admi­nis­tra­ti­vo con­tro­la­do por la buro­cra­cia que disua­día a ter­ce­ros extra­ños.

En Mer­ca­do y con­trol polí­ti­co en Chi­na (La Cata­ra­ta, 2007), decía­mos que la cla­ve de la capa­ci­dad del PCCh para influir y deter­mi­nar el rum­bo del pecu­liar pro­ce­so chino des­can­sa­ba sobre ambos aspec­tos. Si el ejér­ci­to es obvio por su con­no­ta­ción repre­si­va de cual­quier movi­mien­to dís­co­lo, no lo es tan­to el poder eco­nó­mi­co que se con­du­ce siguien­do cáno­nes menos visi­bles. Así, la pér­di­da sus­tan­cial de la base empre­sa­rial redu­ci­ría las posi­bi­li­da­des efec­ti­vas del PCCh de inci­dir y con­di­cio­nar el rum­bo de la refor­ma, que­dan­do a mer­ced de los intere­ses de las gran­des cor­po­ra­cio­nes empre­sa­ria­les pri­va­das, con capa­ci­dad aña­di­da para tras­la­dar a nivel esta­tal fenó­me­nos que ya se vie­nen mani­fes­tan­do a nivel local a cier­ta esca­la a tra­vés de la com­pra de fide­li­da­des y ser­vi­cios en las eli­tes infe­rio­res e inter­me­dias. Por otra par­te, con­lle­va­ría la reduc­ción del papel de la Comi­sión Nacio­nal de Desa­rro­llo y Refor­ma y sus equi­va­len­tes terri­to­ria­les. En suma, quien con­tro­le el PCCh con­tro­la el pro­ce­so, pero quien con­tro­le la eco­no­mía aca­ba­ra con­tro­lan­do al PCCh.

En estos años, el PCCh fue capaz de alen­tar y dige­rir casi en silen­cio una inten­sa ola pri­va­ti­za­do­ra de las empre­sas de pro­pie­dad social (de can­tón y pobla­do, bási­ca­men­te), las res­pon­sa­bles reales y prin­ci­pa­les del cre­ci­mien­to chino en sus pri­me­ras eta­pas. Los bene­fi­cia­rios prin­ci­pa­les fue­ron sus geren­tes, dan­do ori­gen a una capa de empre­sa­rios “rojos” que hoy siguen natu­ral­men­te mili­tan­do en el PCCh. En para­le­lo, la con­for­ma­ción de gran­des gru­pos empre­sa­ria­les públi­cos, tan­to a nivel cen­tral como terri­to­rial, le brin­da­ba unas capa­ci­da­des de influen­cia sin­gu­la­res en el teji­do eco­nó­mi­co-empre­sa­rial. Tras años de sanea­mien­to con cos­tos eco­nó­mi­cos y socia­les nada des­de­ña­bles, la alta ren­ta­bi­li­dad de sus ope­ra­cio­nes se acom­pa­ñó de una impli­ca­ción acti­va en las polí­ti­cas cen­tra­les. De hecho, muchas de estas empre­sas han pasa­do a actuar como agen­tes del desa­rro­llo en las zonas del oes­te del país. El año 2011, por ejem­plo, han inver­ti­do en Xin­jiang, 70.150 millo­nes de yua­nes en diver­sos pro­yec­tos y en 2012 inver­ti­rán 724.320 millo­nes de yua­nes.

Este mode­lo, con una eco­no­mía pri­va­da subal­ter­ni­za­da y un sec­tor públi­co deter­mi­nan­te y boyan­te, pare­ció fun­cio­nar exi­to­sa­men­te has­ta la lle­ga­da de la cri­sis finan­cie­ra glo­bal. La reduc­ción de las expor­ta­cio­nes y las difi­cul­ta­des para ope­rar a tiem­po una recon­duc­ción de la deman­da inter­na (median­te inver­sio­nes socia­les, aumen­to de sala­rios, etc.) han influi­do sobre­ma­ne­ra en las capa­ci­da­des para gene­rar bene­fi­cios en las empre­sas. El paque­te inver­sor de 4 billo­nes de yua­nes tuvo un pri­mer y posi­ti­vo impac­to, pero la dila­ta­ción de la cri­sis sugie­re una pro­fun­da refle­xión sobre el camino a seguir para poder man­te­ner ele­va­das tasas de cre­ci­mien­to a fin de garan­ti­zar la esta­bi­li­dad social y polí­ti­ca sin que el aumen­to de las capa­ci­da­des del sec­tor públi­co vaya en detri­men­to del pri­va­do.

Las pro­pues­tas del infor­me “Chi­na 2030” –some­ti­do aho­ra a la seve­ra crí­ti­ca de los eco­no­mis­tas chi­nos de todas las tendencias‑, sugie­ren que la sali­da de la cri­sis a tra­vés de una nue­va espi­ral de cre­ci­mien­to solo es posi­ble con un mayor desa­rro­llo de la eco­no­mía pri­va­da y la limi­ta­ción o supre­sión de los mono­po­lios públi­cos. Así, de la pro­pie­dad social a la pro­pie­dad esta­tal, nos halla­ría­mos ante una segun­da ola pri­va­ti­za­do­ra que en una déca­da podría poner fin, de lle­var­la has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias, a esa base eco­nó­mi­ca de que ha dis­fru­ta­do el PCCh, cir­cuns­tan­cia que abo­ca­ría, en opi­nión de algu­nos, a una refor­ma polí­ti­ca pro­ba­ble­men­te inevi­ta­ble y de signo incier­to.

Los temo­res que sus­ci­ta esta agen­da en el sec­tor más con­ser­va­dor del PCCh son evi­den­tes. Has­ta aho­ra, el refor­mis­mo eco­nó­mi­co siem­pre ha ido de la mano del con­ser­va­du­ris­mo polí­ti­co, con ges­tos y expe­ri­men­tos que en nada han afec­ta­do a la natu­ra­le­za esen­cial del sis­te­ma. De hecho, sus señas de iden­ti­dad no se han modi­fi­ca­do, con­ten­tán­do­se con imple­men­tar medi­das en aque­llos ámbi­tos iden­ti­fi­ca­dos como los más dañi­nos para su lide­raz­go (corrup­ción, des­igual­da­des…), con rela­ti­vo éxi­to y recha­zan­do medi­das lógi­cas como el tras­la­do de la expe­rien­cia demo­crá­ti­ca del cam­po a las ciu­da­des.

Si los “prín­ci­pes rojos” son un hecho bio­ló­gi­co-demo­grá­fi­co de des­igual ads­crip­ción polí­ti­co-ideo­ló­gi­ca –a veces antagónica‑, no lo es así la con­fron­ta­ción entre con­ser­va­do­res y popu­lis­tas, con sus diver­sas gra­dua­cio­nes. Hemos pasa­do así del deba­te acer­ca de la pros­pe­ri­dad común y de la reduc­ción de las des­igual­da­des socia­les, que han lide­ra­do los segun­dos, al cues­tio­na­mien­to de la con­ve­nien­cia y posi­bi­li­dad o no de la apro­pia­ción por la oli­gar­quía par­ti­da­ria de la gran taja­da eco­nó­mi­ca que res­ta por repar­tir en el país. Sobra decir que unos y otros se han bene­fi­cia­do lar­ga­men­te de las pre­ben­das que depa­ra ese con­trol. Bas­ta ver la nómi­na de altos car­gos de muchas de estas empre­sas para iden­ti­fi­car a hijos, hijas y demás parien­tes de altos líde­res chi­nos.

Según indi­can los sig­na­ta­rios del “Chi­na 2030”, esto per­mi­ti­ría una nue­va eta­pa de cre­ci­mien­to y haría a Chi­na más homo­lo­ga­ble inter­na­cio­nal­men­te redu­cien­do, en para­le­lo, la tan temi­da car­ga nacio­na­lis­ta de su pro­yec­to. No obs­tan­te, este fac­tor es el que aúna bue­na par­te de las moti­va­cio­nes de libe­ra­les y con­ser­va­do­res, aun­que difie­ran en los cami­nos. ¿Pue­de Chi­na alcan­zar mejor su obje­ti­vo y man­te­ner­lo per­se­ve­ran­do en su sin­gu­la­ri­dad? ¿O una homo­lo­ga­ción con­lle­va­rá una mayor coope­ra­ción con riva­les estra­té­gi­cos que final­men­te podrían adul­te­rar el obje­ti­vo nacio­nal de la refor­ma? ¿Esta­mos ante una estra­te­gia que domes­ti­ca­ría el dra­gón chino? La hipó­te­sis de un desar­me del poder del PCCh en el área eco­nó­mi­ca se evo­ca como ries­go polí­ti­co dema­sia­do ele­va­do. Así pues, el con­sen­so, en pro­ce­so de ges­tión actual­men­te, mar­ca­rá un nue­vo equi­li­brio, a ries­go de que sin él, el cis­ma, que nadie desea, pudie­ra lle­gar a pro­du­cir­se.

Los par­ti­da­rios de este impul­so eco­nó­mi­co pare­cen igual­men­te sim­pa­ti­zar con una libe­ra­li­za­ción polí­ti­ca, aun­que las una­ni­mi­da­des son muy frá­gi­les y lo mati­ces abun­dan­tes. Sigue habien­do más cla­ri­dad en el refor­mis­mo eco­nó­mi­co que en el refor­mis­mo polí­ti­co. No hay unas “36 Cláu­su­las” para la refor­ma polí­ti­ca como sí las hay, des­de mayo de 2010, para apo­yar al sec­tor pri­va­do aun­que hayan teni­do esca­sa apli­ca­ción prác­ti­ca. A pesar de ello, a juz­gar por los datos ofi­cia­les, no le ha ido tan mal en 2011. La eco­no­mía pri­va­da cre­ció el año pasa­do un 46 por cien­to, fren­te al 34 de la pro­pie­dad colec­ti­va y el 15 del sec­tor esta­tal.

Sin duda, la debi­li­ta­ción de la deman­da por la cri­sis en el mun­do desa­rro­lla­do ha com­pli­ca­do las pers­pec­ti­vas de muchos nego­cios pri­va­dos. El espe­jo de esa reali­dad ha sido Wenzhou, refe­ren­te de la eco­no­mía pri­va­da chi­na y don­de muchos empre­sa­rios se han fuga­do o sui­ci­da­do. Hoy se lide­ra des­de el Con­se­jo de Esta­do la inter­pre­ta­ción de que la fal­ta de cré­di­to públi­co lle­vó a los empre­sa­rios a invo­lu­crar­se en mane­jos ile­ga­les. El ejem­plo es la empre­sa­ria Wu Ying, pro­to­ti­po de la exi­to­sa mujer de nego­cios y hoy con­de­na­da a muer­te a espe­ra de la revi­sión del Tri­bu­nal Popu­lar Supre­mo. La pre­sen­cia del sec­tor pri­va­do en el mun­do finan­cie­ro lo habría evi­ta­do, se dice, ya que éste ha pri­vi­le­gia­do el sec­tor públi­co des­cui­dan­do la eco­no­mía pri­va­da. La rup­tu­ra de los mono­po­lios, sen­ten­cia la repre­sen­ta­ción del FMI en Chi­na, per­mi­ti­ría un aumen­to de 10 veces del PIB per cápi­ta de Chi­na…. en el lar­go pla­zo. Las empre­sas pri­va­das están entu­sias­ma­das con la posi­bi­li­dad de entrar en estos sec­to­res ya que “sue­len traer gran­des bene­fi­cios”, ase­gu­ra Yuan Gang­ming, inves­ti­ga­dor de la CASS.

Pre­ci­sa­men­te Wenzhou, til­da­da por algu­nos como la Gre­cia chi­na, se ha con­ver­ti­do, en la mejor tra­di­ción de la refor­ma, en el labo­ra­to­rio finan­cie­ro del PCCh, con obje­to de dar res­pues­ta a las nece­si­da­des finan­cie­ras de la pymes de esta ciu­dad, muchas de ellas en manos de enti­da­des para-mafio­sas en las que han podi­do encon­trar el auxi­lio nega­do por la ban­ca ofi­cial.

La cla­ve, pues, del actual momen­to chino con­sis­te en defi­nir de nue­vo el espa­cio y fun­cio­nes del sec­tor públi­co, según unos para supri­mir los obs­tácu­los que impi­den man­te­ner y socia­li­zar la pros­pe­ri­dad y según otros para impul­sar una reor­ga­ni­za­ción de las eli­tes oli­gár­qui­cas que toma­rían el con­trol de ape­ti­to­sos boca­dos del sec­tor públi­co, acom­pa­ña­do de un debi­li­ta­mien­to del papel del PCCh

La ges­tión de esa ten­sión deter­mi­na­rá el carác­ter de la nue­va cúpu­la chi­na. De ahí la gran movi­li­za­ción que pro­ta­go­ni­zan cla­nes y gru­pos de pre­sión, líde­res en acti­vo y vete­ra­nos, para ganar influen­cia en un Comi­té Cen­tral que se reno­va­rá en oto­ño en más de la mitad al igual que el Buró Polí­ti­co y el Comi­té Per­ma­nen­te.

Los líde­res chi­nos son ple­na­men­te cons­cien­tes del valor y trans­cen­den­cia de la varia­ble eco­nó­mi­ca. La usan a menu­do en sus rela­cio­nes más con­flic­ti­vas, den­tro y fue­ra del país. La apues­ta que dibu­ja Wen Jia­bao y que pare­ce com­par­tir su pro­ba­ble suce­sor Li Keqiang con­vier­te en agua de borra­jas dis­cur­sos recien­tes como el de Hu Jin­tao con­tra “las fuer­zas hos­ti­les que occi­den­ta­li­zan Chi­na” o sus refe­ren­cias a la pure­za del PCCh con las que pre­ten­de man­te­ner una equi­dis­tan­cia mal disi­mu­la­da y muy cues­tio­na­da por los sec­to­res afi­nes al ante­rior secre­ta­rio gene­ral Jiang Zemin, que plan­ta­rán bata­lla has­ta el final. En la mis­ma línea podría posi­cio­nar­se Xi Jin­ping.

En su ato­lla­de­ro, la refor­ma pare­ce haber des­ata­do inexo­ra­bles fuer­zas con capa­ci­dad para dina­mi­tar las cau­te­las y pre­vi­sio­nes de Deng Xiao­ping cuan­do aven­tu­ra­ba que con ella solo pre­ten­día cons­truir el socia­lis­mo dan­do un rodeo por el capi­ta­lis­mo. Con tan­to rodeo ¿no se habrán per­di­do?…

Xulio Ríos es direc­tor del Obser­va­to­rio de la Polí­ti­ca Chi­na y autor de Chi­na en 88 pre­gun­tas .

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *