El ase­si­na­to- Anto­nio Alva­rez-Solis

Era far­ma­céu­ti­co jubi­la­do en Gre­cia. Tenía seten­ta y sie­te años bien lle­va­dos has­ta que le deja­ron casi sin pen­sión a fin de sal­var la deu­da de su país, en manos de los espe­cu­la­do­res. Se dis­pa­ró un tiro en la cabe­za fren­te al Par­la­men­to de Ate­nas para no acu­dir a los cubos de basu­ra en bus­ca de algo que comer. Murió con dig­ni­dad, que era lo úni­co que le que­da­ba. Una sen­ci­lla his­to­ria. Nada impor­tan­te. Según la tesis del minis­tro de Eco­no­mía espa­ñol, Sr. Guin­dos, le fal­tó pacien­cia para espe­rar ese «medio pla­zo» que tar­da­rá en lle­gar la nor­ma­li­dad. En una encues­ta de «El Mun­do» el 62% por cien­to de los ciu­da­da­nos espa­ño­les cree que «a medio pla­zo» fun­cio­na­rán las medi­das esta­bi­li­za­do­ras del Gobierno del Sr. Rajoy. Supon­go que para enton­ces aún segui­rán vivos muchos far­ma­céu­ti­cos. Esta­mos, pues, ante una cues­tión téc­ni­ca. Que no fal­te la espe­ran­za. Pero yo me pre­gun­to si el Sr. Rajoy y ese 62% de encues­ta­dos por el perió­di­co de la ruda dere­cha saben lo que es un ser vivo. No pare­ce. Acla­re­mos, pues, la cues­tión: un ser vivo es un ciu­da­dano que come todos los días y paga el alqui­ler, la luz y el agua. Es decir, para él el «pla­zo medio» de aguan­te abar­ca del lunes al mar­tes. Todo lo demás son pro­ce­sio­nes de Sema­na San­ta e infor­mes del Sr. Guin­dos.

Si fue­se escri­tor poli­cía­co pro­pon­dría un argu­men­to con cri­men nue­vo: aquel en que la víc­ti­ma apa­re­ce dejan­do jun­to a sí el últi­mo plá­tano a medio comer. Poi­rot ten­dría que bus­car quién entre­gó a la víc­ti­ma el plá­tano mor­tal. Podría ser un ban­que­ro o un minis­tro. Lue­go los jue­ces le envia­rían a la gui­llo­ti­na a medio pla­zo. Por­que habría que acla­rar antes si comer medio plá­tano no des­es­ta­bi­li­za la deu­da, que es el cri­men del sui­ci­da­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *