Las bata­lli­tas del abue­lo- Borro­ka Garaia

JARRAI

Por estas fechas hace 18 años nos jun­ta­mos un buen y nutri­do gru­po de jóve­nes (hoy no tan jóve­nes, como pasa el tiem­po oye) en Etxa­rri-Ara­natz. No creo que enton­ces nadie supie­ra que casi dos déca­das des­pués aún se segui­rían rea­li­zan­do encuen­tros juve­ni­les de ese cali­bre y diver­sas ini­cia­ti­vas por las mis­mas fechas. Pese a ser sema­na san­ta nun­ca fui­mos muy san­tos que se diga pero se ha lle­va­do ade­lan­te reli­gio­sa­men­te y con pun­tua­li­dad. Los gaz­te topa­gu­ne tam­bién die­ron paso a Men­di martxas don­de nos juga­ba­mos la vida por cami­nos impo­si­bles y nos endu­re­cía­mos polí­ti­ca­men­te a base de caí­das y de rodar bien. Al levan­tar­nos nos tem­bla­ban has­ta las pes­ta­ñas pero era­mos aún muy jóve­nes y real­men­te eran otros los que tem­bla­ban.

Esa gene­ra­ción que se jun­tó en Etxa­rri-Ara­natz cele­bra­ba el deci­mo­quin­to ani­ver­sa­rio de una orga­ni­za­ción juve­nil cuyo nom­bre aún hoy infun­de un res­pe­to entre el mito y la leyen­da. Se reco­gió el tes­ti­go de aque­lla otra gene­ra­ción que en 1979 dio ini­cio a esta aven­tu­ra. Una aven­tu­ra que aún hoy, no ha ter­mi­na­do. Se podría decir que aque­llos jóve­nes del 79 eran dis­tin­tos a los del 94 y que los jóve­nes de aho­ra, en el 2012, tam­bién lo son a aque­llos del 94. Y es cier­to. Pero lo que tam­bién es ver­dad es que tan­to a unos como a otros les guía el mis­mo y cal­ca­do sen­ti­mien­to, la mis­ma deter­mi­na­ción y las mis­mas ganas de tra­ba­jar por su pue­blo y por el movi­mien­to juve­nil.

Cada coyun­tu­ra es dife­ren­te, cada gene­ra­ción reco­ge lo bueno y lo malo de la ante­rior pero en defi­ni­ti­va es el mis­mo camino, y el hoy es el pro­duc­to del ayer y será lo que gene­re el maña­na. A veces, en char­las con algu­nos de mi quin­ta he podi­do oir; “es que los jóve­nes de aho­ra..”, “ya no es como era antes…”, y no pue­do evi­tar sol­tar una son­ri­sa. Cole­gas, les digo, los jóve­nes de hoy son pre­ci­sa­men­te pro­duc­to de lo que se sem­bró en su día así que son direc­ta­men­te vues­tro pro­pio refle­jo. Y es que siem­pre se tien­de a idea­li­zar épo­cas pasa­das, sobre todo aque­llas en las que se es más joven y más acti­vo. Aque­llos que en las mesas de pre-mili­tan­cia y con el libri­llo rojo leían teo­ría muy avan­za­da ape­nas lle­ga­ron a apli­car­la, fue la gene­ra­ción siguien­te la que se lan­zó de lleno en la cons­truc­ción nacio­nal y social que es real­men­te lo que hace revo­lu­cio­na­rio un movi­mien­to y no otros ele­men­tos. Aque­lla juven­tud que lan­zó una ofen­si­va que hizo tem­blar los cimien­tos del esta­do no fue la mis­ma que tiem­po des­pués tuvo que enfren­tar­se a una repre­sión cruel por el mero hecho de hacer polí­ti­ca. Cada momen­to his­tó­ri­co tie­ne sus carac­te­rís­ti­cas y sus res­pues­tas con­si­guien­tes. El movi­mien­to juve­nil vas­co ha evo­lu­cio­na­do y no lo ha hecho a peor. Pue­de que sea pre­ci­sa­men­te el res­to el que no ha esta­do siem­pre a la altu­ra. La juven­tud vas­ca hoy está más pre­pa­ra­da que nun­ca y todo el reco­rri­do his­tó­ri­co se con­cen­tra en este pun­to don­de esta­mos aho­ra. Se habla de nue­vo tiem­po, de nue­vas fases, de pata­tín y pata­tán, pero la nue­va fase real de haber­la será la que la juven­tud vas­ca lle­ve a cabo y abra. Esta nue­va gene­ra­ción está ya dan­do pin­ce­la­das y ade­lan­tan­do­nos lo que se vie­ne enci­ma. Hemos cono­ci­do el martxo­ko iraul­tza, el pro­ta­go­nis­mo en la huel­ga gene­ral que han toma­do diver­sas ini­cia­ti­vas juve­ni­les y estu­dian­ti­les. Está mucho por venir aún.

La juven­tud vas­ca tan­to ayer como hoy ha pues­to la car­ne en el asa­dor. Y al igual que ayer, hoy, hará que que gra­cias a su ini­cia­ti­va poda­mos todos sol­ven­tar muchas de las incóg­ni­tas del actual pano­ra­ma. El camino ha sido duro pero la martxa con­ti­núa y pese a que la juven­tud ha paga­do con cre­ces la fac­tu­ra de su atre­vi­mien­to de que­rer ser libre, que aho­ra empie­cen a pagar otros la fac­tu­ra polí­ti­ca del atre­vi­mien­to de opri­mir a todo un pue­blo. Para ello la juven­tud vas­ca será bue­na cobra­do­ra. Des­de Sara a Lesa­ka y por toda Eus­kal Herria. Aupa zuek!.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *