Euro­pa: el cre­púscu­lo del capi­ta­lis­mo y el hori­zon­te del socia­lis­mo- belaa​li​.over​-blog​.com

Tra­duc­ción del fran­ces por Boltxe Kolek­ti­boa

grecia_kke_banderas[1]

Con dece­nas de millo­nes de para­dos, de tra­ba­ja­do­res en pre­ca­rio, de pobres, de sin techo, etcé­te­ra, Euro­pa se hun­de pro­fun­da­men­te en la mise­ria. Los pue­blos de Euro­pa, como «escla­vos», se ven redu­ci­dos a vivir bajo la dic­ta­du­ra bru­tal del capi­tal. Su vida y su des­tino están entre las manos de las mul­ti­na­cio­nes, de los mer­ca­dos finan­cie­ros, de las agen­cias de nota­ción, de los exper­tos de la Unión Euro­pea, del BCE, del FMI, que deci­den en su lugar. Los gobier­nos repi­ten a lo lar­go de todo el día y de la noche que su pro­pe­ri­dad, su bien­es­tar y su feli­ci­dad resi­den en los pla­nes de rigor y de aus­te­ri­dad. Y cuan­do se orga­ni­zan elec­cio­nes, los ins­ti­tu­tos de son­deos y los medios de comu­ni­ca­ción se encar­gan de «ayu­dar­les» dic­tán­do­les lo que han de esco­ger. Esta «far­sa demo­crá­ti­ca» se hace regu­lar­men­te y lle­va a la direc­ción de los Est­ga­dos a par­ti­dos cuya misión es la de eje­cu­tar las órde­nes de los mono­po­lios que deten­tan el ver­da­de­ro poder. Algu­nas veces, la cla­se domi­nan­te no juz­ga que sea útil rea­li­zar elec­cio­nes. Enton­ces esco­ge sus gober­nan­tes sin preo­cu­par­se lo más míni­mo de la opi­nión de las pobla­cio­nes. Solo han hecho fal­ta unos pocos días para reem­pla­zar Geor­ges Papan­dreu y Sil­vio Ber­lus­co­ni. En su lugar, la bur­gue­sía ha pues­to hom­bres que ser­vi­rán a sus intere­ses de una mane­ra más bru­tal y más vio­len­ta apli­can­do su polí­ti­ca de des­truc­ción de lo que que­da del teji­do eco­nó­mi­co y social. Gre­cia e Ita­lia se encuen­tran a par­tir de aho­ra bajo la tute­la de la Unión Euro­pea. La sobe­ra­nía nacio­nal y la demo­cra­cia han sido de esta mane­ra vacia­das de su con­te­ni­do y trans­for­ma­das en una mas­ca­ra­da bur­da y ridí­cu­la.

En Espa­ña, J.L. Zapa­te­ro ha arrui­na­do a su país a gol­pes de pla­nes de aus­te­ri­dad antes de ceder su pla­za a Mariano Rajoy. Sola­men­te algu­nos meses des­pués de las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de noviem­bre de 2011, los espa­ño­les se han dado cuen­ta que M. Rajoy, por el que vota­ron masi­va­men­te, apli­ca las mis­mas rece­tas eco­nó­mi­cas que J.L. Zapa­te­ro. Más de 100.000 para­dos suple­men­ta­rios, sola­men­te en el mes de febre­ro de 2012, han lle­van­do el núme­ro total de hom­bres y muje­res pri­va­dos de empleo a 4,7 millo­nes, ¡récord abso­lu­to para la Espa­ña de Zapa­te­ro y Rajoy! Decep­cio­na­do, des­am­pa­ra­do e indig­na­do, el pue­blo de Espa­ña ha sali­do masi­va­men­te a la calle el 19 de febre­ro de 2012 y se pon­drá en huel­ga gene­ral el 29 de mar­zo para pro­tes­tar con­tra esta polí­ti­ca de mise­ria impues­ta por el capi­tal a tra­vés de los gobier­nos. En las regio­nes autó­no­mas de Valen­cia y de Gali­cia se han rea­li­za­do impor­tan­tes movi­li­za­cio­nes popu­la­res con­tra esta polí­ti­ca mise­ra­ble lle­va­da a cabo por el gobierno regio­nal y por el cen­tral. En Anda­lu­cía, dura­men­te cas­ti­ga­da por el paro, los obre­ros agrí­co­las vuel­ven a rea­li­zar ocu­pa­cio­nes de tie­rras. Des­de el 4 de mar­zo, 500 obre­ros agrí­co­las ocu­pan la Fin­ca Somon­te, cer­ca de Cór­do­ba. Esta ocu­pa­ción de tie­rras recuer­da las glo­rio­sas luchas rea­li­za­das por los ahbi­tan­tes de Mari­na­le­da en los años 80.

En los Paí­ses Bajos, pre­sen­ta­dos con Ale­ma­nia como el mode­lo a seguir y a quien las agen­cias de nota­ción han acor­da­do la «tri­ple A», se encuen­tran ante un cla­ro aumen­to del paro y una rece­sión per­sis­ten­te. Como los otros paí­ses de la Unión Euro­pea, sufren de lleno la cri­sis del capi­ta­lis­mo. La bur­gue­sía holan­de­sa va a apro­ve­char esta situa­ción para recor­tar los gas­tos públi­cos en edu­ca­ciòn y en salud espe­cial­men­te. Apro­ve­cha­rá igual­men­te para «fle­xi­bi­li­zar» un poco más el mer­ca­do del tra­ba­jo para mayor feli­ci­dad de la patro­nal neer­lan­de­sa.

Las pocas dife­ren­cias apa­ren­tes que no de esen­cia que exis­ten entre el UMP y el PS, dos par­ti­dos que se alter­nan en el poder en Fran­cia des­de hace dece­nas de años des­pre­cian­do lo que ellos lla­man los «peque­ños par­ti­dos», no serán sufi­cien­tes para inver­tir esta ten­den­cia de fon­do. Todo lo con­tra­rio, esta alter­nan­cia, pro­fun­da­men­te arrai­ga­da en la Unión Euro­pea, no hace más que empeo­rar la situa­ción eco­nó­mi­ca y social de los tra­ba­ja­do­res. La bur­gue­sía fran­ce­sa, como todas las otras bur­gue­sías euro­peas, está deter­mi­na­da a aca­bar con el con­jun­to de logros socia­les arran­ca­dos por las gene­ra­cio­nes ante­rio­res a tra­vés de fuer­tes luchas. A lo lar­go de la cam­pa­ña elec­to­ral, la cla­se diri­gen­te fran­ce­sa ha des­ti­la­do, como un veneno mor­tal, su dis­cur­so lleno de odio y fas­ci­san­te y ha crea­do un cli­ma sofo­can­te y detes­ta­ble. Fran­cia nun­ca ha cono­ci­do una cam­pa­ña elec­to­ral tan medio­cre y peli­gro­sa. Glo­bal­men­te ha con­se­gui­do rela­ti­va­men­te fácil ocul­tar duran­te toda la cam­pa­ña elec­to­ral, gra­cias a los medios de comu­ni­ca­ción, las des­gra­cias que roen la vida de los ciu­da­da­nos en el día a día (paro, pre­ca­rie­dad, Salud, Edu­ca­ción, vivien­da, etc.). Sea cual sea el par­ti­do que sal­drá ven­ce­dor de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y legis­la­ti­vas de 2012, ten­drá como res­pon­sa­bi­li­dad prin­cial la de con­ti­nuar la polí­ti­ca de aus­te­ri­dad con todas sus con­se­cuen­cias dra­má­ti­cas para las capas popu­la­res.

En toda Euro­pa, con o sin elec­cio­nes, en el Este como en el Oes­te, es siem­pre la mis­ma polí­ti­ca al ser­vi­cio de los mis­mos intere­ses que se rea­li­za: maxi­mi­li­za­ción de las gana­cias sea cual sea el pre­cio que las pobla­cio­nes ten­gan que pagar.

Corrup­ción, escán­da­los finan­cie­ros, nego­cios de todos los tipos se mul­ti­pli­can en el momen­to mis­mo en que la bur­gue­sía exi­ge de las cla­ses popu­la­res sacri­fi­cios cada vez más inso­por­ta­bles. Impo­si­ción de car­gos direc­ti­vos, jubi­la­cio­nes dora­das, pri­mas, bonos y opcio­nes sobre accio­nes son ale­gra­men­te con­ce­di­das a los diri­gen­tes de las gran­des empre­sas, inclu­so cuan­do des­pi­den a los que han pro­du­ci­do esas rique­zas, los asa­la­ria­dos.

Para escon­der su res­pon­sa­bi­li­dad en la des­truc­ción masi­va de las eco­no­mías euro­peas y des­viar la cóle­ra y el com­ba­te de los tra­baj­do­res y asa­la­ria­dos en gene­ral de los ver­da­de­ros pro­ble­mas eco­nó­mi­cos socia­les y polí­ti­cos, la bur­gue­sía euro­pea fabri­ca cabe­zas de tur­co. El «extran­je­ro», el «negro», el «musul­mán», el «gitano», los «sin pape­les», etc., todos aque­llos cuya fuer­za de tra­ba­jo la bur­gue­sía ya no nece­si­ta más son pre­sen­ta­dos ante una pobla­ción trau­ma­ti­za­da y pau­pe­ri­za­da por los dife­ren­tes pla­nes de aus­te­ri­dad como los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de las des­di­chas de Euro­pa. La cla­se diri­gen­te inten­ta, a tra­vés de esta estig­men­ta­ción gene­ra­li­za­da, ocul­tar su quie­bra eco­nó­mi­ca y moral. Movi­li­za a los gobier­nos, los medios de comu­ni­ca­ción, la jus­ti­cia, etc., para per­se­guir estos enemi­gos que «roban» el empleo a los «ver­da­de­ros» euro­peos y reba­jan «la civi­li­za­ción euro­pea». Recor­de­mos, para no olvi­dar­lo, que fue en nom­bre de esta mis­ma «civi­li­za­ción» que la bur­gue­sía euro­pea, en bús­que­da desen­fre­na­da de más ganan­cias, inva­dió y colo­ni­zó todo el mun­do al pre­cio de las peo­res masa­cres de la his­to­ria. Los crí­me­nes de la bur­gue­sía en Euro­pa y en el mun­do, a menu­do en nom­bre de esta pre­ten­di­da «civi­li­za­ción», son inume­ra­bles y van más alla del maar­co de este artícu­lo.

Pero a pesar de todas estas des­di­chas, el capi­tal y su cla­se, la bur­gue­sía, pro­du­cen y pre­pa­ran al mis­mo tiem­po las con­di­cio­nes mate­ria­les de trans­for­ma­ción social y de supera­ción del capi­ta­lis­mo. Los tra­ba­ja­do­res y los asa­la­ria­dos en gene­ral no tie­nen nada que espe­rar de este sis­te­ma que les opri­me. Todo lo con­tra­rio, tie­nen un mun­do a ganar tra­ba­jan­do uni­dos en su pro­pia eman­ci­pa­ción. Recor­de­mos que en este sis­te­ma la vida de los hom­bres en sí mis­ma no tie­ne nun­gún valor.

La abo­li­ción del capi­ta­lis­mo y la cons­truc­ción del socia­lis­mo son las úni­cas pers­pec­ti­vas. El socia­lis­mo, sin embar­go, no es un dog­ma, un mode­lo, un idea, es un movi­mien­to que coge su fuer­za de la reali­dad eco­nó­mi­ca, social y polí­ti­ca engen­dra­da por el capi­ta­lis­mo mis­mo. La socie­dad bur­gue­sa actual tie­ne cada vez más difí­cil enmas­ca­rar lo opo­si­ción entre el desa­rro­llo pro­di­gio­so de las cien­cias y de la téc­ni­ca que da una poten­cia cien­tí­fi­ca a la pro­duc­ción nun­ca antes vis­ta en la his­to­ria y el repar­to de las rique­zas que con­ti­núan con­cen­tra­das entre las manos de una mino­ría: rique­zas fabu­lo­sas para una peque­ña par­te de la pobla­ción, por un lado, y mise­ria sór­di­da para la mayo­ría, por otro.

El ejem­plo de la situa­ción mate­rial de las capas popu­la­res, en rela­ción a la mino­ría domi­nan­te en Gre­cia, Espa­ña, Por­tu­gal, y pron­to en Ita­lia, Rei­no Uni­do, Fran­cia, sin hablar de los paí­ses de Euro­pa del Este, es elo­cuen­te. El desa­rro­llo de las aso­cia­cio­nes cari­ta­ti­vas como los Res­tau­ran­tes del Cora­zón [les Res­tos du Coeur] en Fran­cia o la dis­tri­bu­ción de la sopa popu­lar por los ayun­ta­mien­tos y la igle­sia en Gre­cia, el tra­ba­jo de los niños que dejan la escue­la para ayu­dar a sus padres en paro, no son más que algu­nos sig­nos visi­bles de esta mise­ria que se extien­de por Euro­pa. El pau­pe­ris­mo en Euro­pa es una reali­dad que la pro­pa­gan­da de la cla­se domi­nan­te no con­si­gue escon­der.

Pero el capi­ta­lis­mo no des­apa­re­ce­rá por si solo. Cuan­to más se hun­de en la cri­sis, más peli­gro­so es. Se ve en Euro­pa en las arti­ma­ñans del capi­tal finan­cie­ro que es un com­po­nen­te esen­cial del sis­te­ma vis­to en su tota­li­dad. Se cons­ta­ta igual­men­te en el mun­do ára­be en don­de el impe­ria­lis­mo inten­ta rom­per, direc­ta o indi­rec­ta­men­te, el impul­so y la vita­li­dad revo­lu­cio­na­ria de los pue­blos. En Amé­ri­ca Lati­na, uti­li­za los medios de los que dis­po­ne para aplas­tar y blo­quear las expe­rien­cias ori­gi­na­les de cier­tos paí­ses que inten­tan salir del capi­ta­lis­mo para ir hacia el socia­lis­mo: con­trol de los recur­sos natu­ra­les, nacio­na­li­za­ción de amplios sec­to­res de la eco­no­mía, repar­tro más equi­ta­ble de las rique­zas, acce­so uni­ver­sal a la edu­ca­ción, a la salud, pro­tec­ción del medio ambien­te, resis­ten­cia al impe­ria­lis­mo ame­ri­cano, etcé­te­ra.

El cre­púscu­lo del capi­ta­lis­mo no sig­ni­fi­ca por lo tan­to el alba del socia­lis­mo.

Si cier­tos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na deple­gan esfuer­zos reales para pro­gre­sar hacia el socia­lis­mo del siglo XXI, Euro­pa se hun­de en la noche oscu­ra del capi­ta­lis­mo: pri­va­ti­za­cio­nes de todos los sec­to­res de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, sumi­sión total al capi­tal, subi­da del neo­fas­cis­mo, gue­rras inte­rio­res y exte­rio­res, des­pre­cio abso­lu­to de la vida de los hom­bres, etcé­te­ra. Des­gra­cia­da­men­te, el pro­yec­to de pasar a la socie­dad socia­lis­ta no es más que un hori­zon­te lejano para las fuer­zas del pro­gre­so en Euro­pa. Des­tro­za­dos por el paro masi­vo y la «gue­rra de todos con­tra todos» en un mer­ca­do de tra­ba­jo mun­dia­li­za­do, la cla­se obre­ra en Euro­pa tie­ne difi­cul­ta­des para pro­du­cir direc­cio­nes sin­di­ca­les y polí­ti­cas capa­ces de resis­tir efi­caz­men­te a los asal­tos del capi­ta­lis­mo. La bur­gue­sía saca fuer­zas de la debi­li­dad de sus enemi­gos de cla­se.

Sin embar­go, hay revuel­tas un poco por todos los lados. Toda­vía son tími­das, dis­per­sas, ais­la­das las unas de las otras, efí­me­ras y sin un pro­yec­to real­men­te socia­lis­ta. Pero la huí­da hacia ade­lan­te de la bur­ge­sía en las polí­ti­cas de auss­te­ri­dad va a agra­var toda­vía maś la situa­ción mate­rial de amplias capas de la pobla­ción: los tra­ba­ja­do­res y el con­jun­to de las víc­ti­mas del capi­ta­lis­mo en Euro­pa deben pre­pa­rar­se para nue­vos com­ba­tes si no quie­ren ver empeo­rar su exis­ten­cia. Las fuer­zas del pro­gre­so, en cada país, pri­me­ra­men­te, deben ampli­fi­car las movi­li­za­cio­nes que ya exis­ten y segui­da­men­te exten­der­las a toda Euro­pa. La lucha con­tra el capi­ta­lis­mo enve­je­ci­do no debe limi­tar­se a una gue­rra de esca­ra­mu­zas con­tra sus efec­tos. Es nece­sa­rio tra­ba­jar al mis­mo tiem­po en la pro­pia des­apa­ri­ción del capi­ta­lis­mo y en la cons­truc­ción del socia­lis­mo.

Moha­med BELAALI

29 de mar­zo de 2012

http://​belaa​li​.over​-blog​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *